Universo FSH
Hola Smile amigo te invito a registarte o conectarte por que hay nuevas mejoras en el foro, ademas que en este universo hay muchos mundos que podras conocer!!!
Últimos temas
» 50 sombras de Grey
Mar Oct 23, 2012 12:24 am por JessicaGeeh

» Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.
Lun Ago 13, 2012 2:18 am por JessicaGeeh

» Abrazo de la noche - Sherrilyn Kenyon.
Mar Ago 07, 2012 11:31 pm por JessicaGeeh

» Placeres de la noche - Sherrilyn Kenyon.
Vie Ago 03, 2012 12:26 am por JessicaGeeh

» De regreso...XD
Lun Oct 24, 2011 5:06 am por Noctis Lucis Caelum

» La Muerte de Superman
Lun Mar 07, 2011 7:46 pm por ALVIN DYAS

» Bleach Movie 3: Fade to Black - Kimi no Na o Yobu Online
Dom Ago 29, 2010 2:41 pm por F.S.H.

» Bleach Movie 3: Fade to Black - Kimi no Na o Yobu (Peso:270MB, Server: MU)
Dom Ago 29, 2010 2:19 pm por F.S.H.

» Avances, noticias y confirmaciones para Smallville 10ma Temporada
Mar Ago 24, 2010 1:48 pm por F.S.H.

» Hajime no Ippo O.S.T. Full (Server: MU, 1 Link)
Mar Ago 24, 2010 1:14 pm por F.S.H.

» Bleach (Peso:65MB, Caps:01-282/¿?, Fansubs:WZF/XnF, Server:MU)
Jue Ago 05, 2010 2:51 am por F.S.H.

» Discografia Completa One Republic (Server: MU, Link: 1)
Jue Ago 05, 2010 2:35 am por F.S.H.

» Radio UniversoFSH
Vie Jun 25, 2010 10:49 pm por F.S.H.

» Radio UniversoFSH
Jue Jun 24, 2010 2:12 am por DonGonza

» BleachTemporada II (2005) Online
Miér Jun 16, 2010 11:35 pm por F.S.H.

Universo FSH Informando
Hola amigos, ademas de ser el administrador del foro soy escritor estilo comics y me gustaria comenzar uno, el cual logicamente se publicara en el foro de comics propios, los interesados deben dejar su respuesta en el tema con el mismo nombre, que se encuentra en en el foro de avisos clasificados, los requisitos son los siguientes:-Ser mienbro del foro.-Responsabilidad con el tema.para los que no tienen idea de lo que es un entintador, es la persona que se dedica a entintar o pintar el dibujo agregandole las sombras y lo que especifique el guionista que debe aparecer en el dibujo, por cualquier duda dejenla en su respuesta en el tema.Atte F.S.H.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Galería


Estadísticas
Tenemos 173 miembros registrados.
El último usuario registrado es anha44.

Nuestros miembros han publicado un total de 1103 mensajes en 472 argumentos.
Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Furl  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Universo FSH en tu sitio de bookmarking social

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Mensaje por Barachiel el Lun Jun 22, 2009 12:54 am

Un estremecimiento de dejà vu descendió por la columna de Ash mientras caminaba por un espeluznante pasillo, lleno de bruma, que había deseado no volver a ver jamás. El reino inferior de Tartarus era reservado para aquellos que estaban siendo castigados en la siguiente vida por los crímenes cometidos en una vida humana.
Los gritos de los condenados hacían eco en las paredes, tan negras como la propia alma de Ash. Le daría crédito a Hades, el antiguo dios Griego definitivamente sabía cómo hacer sufrir a la gente.
En momentos como este, Ash odiaba ser un dios. Era insoportable saber que tenía el poder de detener y cambiar las cosas, y la profunda responsibilidad de permitir que la naturaleza tomara su curso. El libre albedrío humana jamás debería ser alterado. Su propia condenación era un recordatorio constante de exactamente porqué.
Aún así, esa realidad lo carcomía constantemente. Cómo envidiaba a Artemisa, Hades y muchos otros dioses, que podían no hacer caso del sufrimiento humano como algo normal.
Pero habiendo sido una vez humano, Ash no era inmune a eso. Comprendía qué era lo que causaba que la gente tomara malas decisiones que pasarían el resto de la eternidad pagando. Y esa parte humana de sí mismo quería aliviar su dolor desesperadamente.
Era un regalo agridulce el que su madre le había otorgado cuando tomó la decisión de ocultarlo en el mundo humano. Hasta el día de hoy, no estaba seguro de si debía estar agradecido o maldecirla por eso.
Hoy, quería maldecirla.
-No tienes que hacer esto.
Ignoró la voz de Artemisa en su cabeza. Sí tenía que hacerlo.
Era hora.
Ash se detuvo en un umbral que estaba cubierto por un fango iridiscente. Brillaba como un resbaladizo arcoiris de aceite bajo la débil luz. Para su asombro, no provenía ningún sonido desde el interior. Ningún movimiento. Era como si el ocupante estuviera muerto.
Pero a diferencia de los otros que vivían en Tartarus, esta persona en particular no podía morir.
Al menos no hasta que Ash muriera, y como era un dios...
Usó sus poderes para abrir la puerta sin tocarla.
Estaba completamente oscuro dentro de la sucia y pequeña habitación. Horrorosas imágenes de su pasado humano lo chocaron ante la visión. Emociones largamente enterradas lo desgarraron, con dagas de dolor que laceraron su corazón.
Quería escapar de este lugar.
Sabía que no podía.
Apretando los dientes, Ash se forzó a dar los seis pasos que lo separaban del hombre que estaba hecho una pelota en una esquina. Una réplica idéntica de sí mismo, el hombre tenía largo cabello rubio, que estaba hecho nudos debido al tiempo que había pasado aquí, sin cepillarlo.
Pero Ash jamás llevaba su cabello rubio voluntariamente. Era un miserable recordatorio de una época en su pasado que quería olvidar condenadamente.
El hombre en el piso no se movía. Sus ojos estaban firmemente cerrados, como un niño que pensara que si no hacía ruido ni se movía, la pesadilla terminaría.
Ash había vivido mucho tiempo en semejante estado, y al igual que el hombre ante él, había rogado por la muerte repetidamente. Pero a diferencia de sus plegarias, que no habían sido respondidas, las de Styxx sí lo serían.
-Styxx –dijo, con su tono grave resonando en las paredes.
Styxx no reaccionó.
Ash se arrodilló e hizo algo que había desagradado a Styxx cuando habían sido hermanos humanos en la antigua Grecia. Tocó el hombro de su hermano.
-¿Styxx? –intentó nuevamente.
Styxx gritó mientras Ash se abría paso a través de los brutales recuerdos de horror que Mnimi, la diosa de la memoria, le había dado a Styxx como castigo por intentar asesinar a su hermano. Era un castigo con el que Ash jamás había estado de acuerdo. Nadie necesitaba los recuerdos de su pasado humano. Ni siquiera él.
Pudo oír los pensamientos de Styxx al dejar el pasado de Ash y regresar a su control.
Sabiendo que su hermano estaría disgustado con él, Ash lo soltó y dio un paso atrás.
Como humanos, él y Styxx jamás habían sido unidos. Styxx lo había odiado con una irreflexiva pasión. Por su parte, Ash había agravado ese odio.
La explicación humana de Ash había sido que, si iban a odiarlo de cualquier modo, entonces le daría a todos una buena razón para hacerlo. Había hecho todo lo posible para repelerlos. Todo lo posible para contrariarlos.
Sólo su hermana le había otorgado bondad.
Y, al final, Ash la había traicionado...
Styxx luchó para respirar mientras se percataba de que él no era Acheron.
”Soy Styxx. Príncipe Griego. Heredero de...”
No, no era el legítimo heredero de nada. Acheron lo había sido. Él y su padre le habían robado eso a Acheron.
Le habían quitado todo.
Todo.
Por primera vez en once mil años, Styxx comprendía esa realidad. A pesar de lo que su padre lo había convencido, había sido muy injustos con Acheron.
La diosa Griega Mnimi había tenido razón. El mundo, tal como el Príncipe Styxx lo había visto, había sido encubierto por mentiras y odio.
El mundo de Acheron había sido completamente diferente. Había estado empapado en soledad y dolor, y decorado con terror. Era un mundo que él jamás había soñado que existía. Abrigado y protegido toda su vida, Styxx jamás había conocido ni un solo insulto. Jamás había conocido el hambre o el sufrimiento.
Pero Acheron sí...
El cuerpo de Styxx tembló incontrolablemente mientras miraba alrededor de la oscura y fría habitación. Había visto un lugar así en los recuerdos de Acheron.
Un lugar que habían dejado alegremente que Acheron enfrentara solo. Sólo que este sitio era más limpio. Menos terrorífico.
Y él era mucho más grande de lo que había sido Acheron.
Styxx cubrió sus ojos y sollozó mientras esa agonía lo desgarraba de un modo diferente. Sentía las emociones de Acheron. Su desesperanza. Su desesperación.
Escuchaba los gritos de Acheron pidiendo por la muerte. Sus silenciosas súplicas de piedad, silenciosas porque expresarlas sólo empeoraba su situación.
Resonaban y se burlaban de él desde el pasado.
¿Cuántas veces lo había lastimado Styxx? La culpa lo roía, dándole asco.
-Te los quitaré.
Styxx se sobresaltó ante la voz que sonaba idéntica a la suya, excepto por el suave timbre rítmico que marcaba la de Acheron, por los años que había pasado en la Atlántida.
Años que Styxx deseó a los dioses poder volver atrás y cambiar. Pobre Acheron. Nadie merecía lo que se le había entregado.
-No –dijo Styxx calmadamente, con la voz temblando mientras se recomponía-. No quiero que lo hagas.

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Mensaje por Barachiel el Lun Jun 22, 2009 12:55 am

Miró hacia arriba, para ver la sorpresa en el rostro de Acheron.
Fue algo que Acheron escondió rápidamente tras una máscara de estoicismo.
-No hay ninguna razón para que sepas todo eso sobre mí. Mis recuerdos jamás le han servido de algo a nadie.
Eso no era cierto, y Styxx lo sabía.
-Si me los quitas, te odiaré nuevamente.
-No me importa.
Sin dudas. Acheron estaba acostumbrado a ser odiado.
Styxx se encontró con esa espeluznante mirada remolineante de su gemelo.
-A mí sí.
Ash no podía respirar debido a las crudas emociones que sentía mientras observaba a Styxx ponerse de pie.
Se parecían tanto físicamente, y sin embargo eran extremos opuestos en lo que concernía a su pasado y a su presente.
Lo único que tenían realmente en común era que ambos eran herederos añorados. Styxx lo era para heredar el reino Griego de su padre, mientras que Acheron había sido concebido por una diosa Atlante para destruir el mundo.
Era un destino que ninguno de los dos había cumplido jamás.
Para protegerlo de la furia de los dioses Atlantes que lo querían muerto, la verdadera madre de Ash lo había metido a la fuerza al útero de la madre de Styxx, y luego había unido sus fuerzas de vida para proteger a Ash. Ash había nacido humano contra su voluntad... y contra la voluntad de su familia adoptiva humana, que de algún modo había percibido que él no era realmente uno de ellos.
Y lo habían odiado por eso.
-¿Cuánto tiempo he estado aquí? –preguntó Styxx, mirando alrededor de su oscura prisión.
-Tres años.
Styxx rió amargamente.
-Pareció una eternidad.
Probablemente así era. Ash no envidiaba que Styxx hubiese tenido que sufrir los recuerdos de su pasado humano. Pero se envidiaba aún menos a sí mismo por haberlos vivido.
Se aclaró la garganta.
-Puedo regresarte a la Isla Desaparecida otra vez, o puedes quedarte aquí, en el Inframundo. No puedo llevarte a los Campos Elíseos, pero hay otros sitios aquí que son casi igualmente pacíficos.
-¿Qué tuviste que intercambiar con Artemisa y Hades por esto?
Ash apartó la mirada, sin querer pensar en eso.
-No importa.
Styxx dio un paso hacia él, y entonces se detuvo.
-Sí importa. Sé lo que te cuesta ahora… lo que te costaba entonces.
-Entonces sabes que a mí no me importa.
Styxx se mofó.
-No. Sé que estás mintiendo, Acheron. Soy el único que lo sabe.
Ash se sobresaltó ante la verdad. Pero no cambiaba nada.
-Toma tu decisión, Styxx. No tengo más tiempo para perder aquí.
Styxx dio otro paso adelante. Se paró tan cerca que ahora Ash podía ver su reflejo en los ojos azules de Styxx.
Esos ojos lo perforaban con sinceridad.
-Quiero ir a Katoteros.
Ash frunció el ceño.
-¿Por qué?
-Quiero conocer a mi hermano.
Ash se burló de eso.
-No tienes un hermano –le recordó. Era algo que Styxx había proclamado fuerte y claro a través de los siglos-. Sólo compartimos un útero durante un tiempo muy corto.
Styxx hizo algo que jamás había hecho antes. Se estiró y tocó el hombro de Ash. Ese toque quemó a Ash, mientras le recordaba al niño que había sido, que no había deseado nada más que el amor de su familia humana.
Un niño al que habían escupido y negado.
-Una vez me dijiste, hace mucho tiempo –dijo Styxx en un tono discordante-, que mirara un espejo y viera tu rostro. Entonces me rehusé. Pero ahora Mnimi me ha forzado a observar mi propio reflejo. Lo he visto a través de mis ojos y a través de los tuyos. Le pido a los dioses poder cambiar lo que pasó entre nosotros. Si pudiera regresar, jamás te negaría. Pero no puedo. Ambos lo sabemos. Ahora sólo quiero la oportunidad de conocerte como debería haberte conocido todos esos siglos atrás.
Enfurecido por su noble discurso y por un doloroso pasado que ningún mero puñado de palabras podría aliviar, Ash usó sus poderes para aplastarlo contra la pared, lejos de él. Styxx revoloteó como un águila con las alas extendidas, sobre el piso, su rostro pálido mientras Ash le mostraba sus poderes. Sabía, por los pensamientos de Styxx, que él estaba consciente exactamente de qué podía hacer. Aunque estuviesen conectados, Ash podría matarlo sin pensarlo una sola vez. Podía hacerlo pedazos.
Una parte de él quería hacerlo. Era la parte de él que ellos habían vuelto violenta. La parte de él que pertenecía a su verdadera madre, la Destructora.
-No soy un dios del perdón.
Styxx encontró su mirada sin sobresaltarse.
-Y yo no soy un hombre acostumbrado a disculparse. Estamos conectados. Tú lo sabes y yo lo sé.”
-¿Cómo podría confiar en ti?
Styxx quería llorar ante esa pregunta. Acheron tenía razón. ¿Cómo podía confiar en él? No había hecho nada excepto lastimar a su hermano.
Incluso había intentado matarlo.
-No puedes. Pero he vivido dentro de tus recuerdos por los últimos tres años. Conozco el dolor que ocultas. Conozco el dolor que causé. Si me quedo aquí, me volveré loco por los gritos. Si regreso a la Isla Desaparecida, me estancaré allí, solo, y probablemente aprenderé a odiarte otra vez. -Styxx se detuvo mientras la pena lo inundaba ante la verdad-. Ya no quiero odiarte, Acheron. Eres un dios que puede controlar el destino humano. ¿No es posible que haya una razón por la que fuimos unidos? Seguramente los Destinos quisieron que fuésemos hermanos.
Ash apartó la mirada mientras esas palabras hacían eco en su cabeza. Era una crueldad divina que él pudiese ver el destino de todos los que lo rodeaban, excepto aquellos que eran importantes para él o cuyos destinos estaban entrelazados con el suyo. Tenía el destino del mundo entero en sus manos y sin embargo no podía ver su propio futuro.
¿Qué tan jodido era eso?
¿Qué tan injusto?
Miró a su “hermano.” Era más probable que Styxx lo espetara que él le hablara.
Y sin embargo percibía algo diferente acerca de él.
Olvídalo. Borra sus recuerdos de ti y déjalo aquí para que se pudra.
Era más generoso que cualquier cosa que Styxx hubiese hecho por él. Pero muy profundo dentro suyo, en un sitio que Ash odiaba, estaba ese pequeño niño que había extendido la mano hacia su hermano. Ese pequeño que había pedido a gritos repetidamente por su familia, sólo para encontrarse solo.
¿Ash debería negar a ese niño también?
Depositó a Styxx en el suelo.

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Mensaje por Barachiel el Lun Jun 22, 2009 12:55 am

Ash no se movió mientras los recuerdos y las emociones despertadas lo asaltaban. Podía percibir que Styxx se estaba aproximando. Se puso tenso, por costumbre. Cada vez que Styxx se había acercado, lo había lastimado.
-No puedo deshacer el pasado –susurró Styxx-. Pero en el futuro, sacrificaré mi vida por ti felizmente, hermano.
Antes de darse cuenta de lo que Styxx estaba haciendo, él lo acercó.
Aún así, Ash no se movió mientras sentía los brazos de Styxx a su alrededor. Había soñado con este momento cuando era un niño. Lo había anhelado.
El dios furioso dentro suyo quería hacer pedazos a Styxx por atreverse a tocarlo ahora, pero esa inocente parte suya… ese corazón humano se destrozó. Fue la parte a la que escuchó.
Ash envolvió sus brazos alrededor de su hermano y lo abrazó por primera vez en sus vidas.
-Lo siento tanto –dijo Styxx en un tono discordante.
Ash asintió mientras se apartaba.
-Errar es humano, perdonar es divino.
Styxx sacudió la cabeza ante el dicho.
-No pido tu perdón. No lo merezco. Sólo pido una oportunidad para demostrarte ahora que no soy el tonto que alguna vez fui.
Ash sólo esperaba poder creerlo. Las probabilidades estaban en contra de ambos. Cada vez que Styxx había recibido una oportunidad para aplacar su pasado, la había usado para lastimarlo aún más.
Cerrando sus ojos, Ash los teletransportó fuera de Tartarus hacia Katoteros, el reino que una vez había sido el hogar de los dioses Atlantes.
Styxx se apartó para quedarse mirando con la boca abierta el opulento vestíbulo donde se encontraban. Todo era blanco y fresco, casi estéril.
-Así que aquí es donde vives –suspiró, impresionado por la belleza.
-No –dijo Acheron mientras cruzaba los brazos sobre el pecho, e indicó las altas y doradas ventanas que mostraban las tranquilas aguas que se estiraban hacia el horizonte-. Vivo al otro lado del Río Athlia, cruzando las Orillas Lypi. No hay ningún Charon que te lleve a través del río hacia mi hogar, así que no te molestes en buscar.
Estaba completamente confundido por eso.
-No comprendo.
Acheron se apartó un paso de él, y Styxx quedó desconcertado por la sospecha que vio en los ojos plateados de su hermano.
-Me ocuparé de que tengas sirvientes y todo lo que pudieras desear aquí.
-Pero pensé que estaríamos juntos.
Acheron sacudió la cabeza.
-Hiciste tu elección y quisiste venir aquí. Así que, aquí estás.
Pero esto no era lo que él quería. Él había pensado...
Styxx intentó acercarse a él, sólo para encontrarse con que una pared invisible cortaba su camino.
-Pensé que habías dicho que errar es humano y perdonar es divino.
Esos remolineantes y plateados ojos lo quemaron.
-Soy un dios, Styxx, no un santo. Te perdono, pero confiar en ti es otro asunto. Como dijiste, tendrás que probarte ante mí. Hasta entonces, tú y yo tomaremos esto como un paso por vez, y entonces veremos qué será de nosotros.
Y en cuanto esas palabras fueron pronunciadas, Styxx se encontró solo.

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: SEGUNDAS OPORTUNIDADES

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:18 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.