Universo FSH
Hola Smile amigo te invito a registarte o conectarte por que hay nuevas mejoras en el foro, ademas que en este universo hay muchos mundos que podras conocer!!!
Últimos temas
» 50 sombras de Grey
Mar Oct 23, 2012 12:24 am por JessicaGeeh

» Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.
Lun Ago 13, 2012 2:18 am por JessicaGeeh

» Abrazo de la noche - Sherrilyn Kenyon.
Mar Ago 07, 2012 11:31 pm por JessicaGeeh

» Placeres de la noche - Sherrilyn Kenyon.
Vie Ago 03, 2012 12:26 am por JessicaGeeh

» De regreso...XD
Lun Oct 24, 2011 5:06 am por Noctis Lucis Caelum

» La Muerte de Superman
Lun Mar 07, 2011 7:46 pm por ALVIN DYAS

» Bleach Movie 3: Fade to Black - Kimi no Na o Yobu Online
Dom Ago 29, 2010 2:41 pm por F.S.H.

» Bleach Movie 3: Fade to Black - Kimi no Na o Yobu (Peso:270MB, Server: MU)
Dom Ago 29, 2010 2:19 pm por F.S.H.

» Avances, noticias y confirmaciones para Smallville 10ma Temporada
Mar Ago 24, 2010 1:48 pm por F.S.H.

» Hajime no Ippo O.S.T. Full (Server: MU, 1 Link)
Mar Ago 24, 2010 1:14 pm por F.S.H.

» Bleach (Peso:65MB, Caps:01-282/¿?, Fansubs:WZF/XnF, Server:MU)
Jue Ago 05, 2010 2:51 am por F.S.H.

» Discografia Completa One Republic (Server: MU, Link: 1)
Jue Ago 05, 2010 2:35 am por F.S.H.

» Radio UniversoFSH
Vie Jun 25, 2010 10:49 pm por F.S.H.

» Radio UniversoFSH
Jue Jun 24, 2010 2:12 am por DonGonza

» BleachTemporada II (2005) Online
Miér Jun 16, 2010 11:35 pm por F.S.H.

Universo FSH Informando
Hola amigos, ademas de ser el administrador del foro soy escritor estilo comics y me gustaria comenzar uno, el cual logicamente se publicara en el foro de comics propios, los interesados deben dejar su respuesta en el tema con el mismo nombre, que se encuentra en en el foro de avisos clasificados, los requisitos son los siguientes:-Ser mienbro del foro.-Responsabilidad con el tema.para los que no tienen idea de lo que es un entintador, es la persona que se dedica a entintar o pintar el dibujo agregandole las sombras y lo que especifique el guionista que debe aparecer en el dibujo, por cualquier duda dejenla en su respuesta en el tema.Atte F.S.H.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Galería


Estadísticas
Tenemos 173 miembros registrados.
El último usuario registrado es anha44.

Nuestros miembros han publicado un total de 1103 mensajes en 472 argumentos.
Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Furl  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Universo FSH en tu sitio de bookmarking social

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Mensaje por Barachiel el Sáb Jun 20, 2009 1:58 am

Prólogo
Grecia, 7382 AC
Acheron sintió una presencia detrás suyo. Giró en redondo, con el bastón listo para golpear, esperando que fuera otro Daimon atacándolo.
No lo era.
En cambio, encontró a Simi colgando boca abajo de un árbol, sus largas alas de murciélago color burdeos, plegadas contra su aniñado cuerpo. Vestía una amplia túnica negra que ondeaba suavemente con la brisa de la noche. Sus ojos rojo sangre brillaban de forma sobrenatural en la oscuridad, mientras su larga trenza negra se balanceaba desde su cabeza hasta el suelo.
Acheron se relajó, y apoyó uno de los bordes de su bastón sobre la húmeda hierba mientras la mira-ba.
–¿Dónde has estado, Simi? –preguntó con dureza. Había estado llamando al demonio Caronte durante la última media hora.
–Oh, por ahí, akri –dijo ella, sonriendo mientras se balanceaba hacia atrás y hacia adelante en la ra-ma–. ¿Akri me extrañó?
Acheron suspiró. Le gustaba Simi un montón, pero deseó haber tenido un demonio maduro como su acompañante. No uno que aún a los tres mil años de edad, funcionaba al nivel de un niño de cinco años. Pasarían centurias antes de que Simi madurase totalmente.
–¿Entregaste mi mensaje? –preguntó.
–Sí, akri –dijo ella, usando el término atlante para “mi señor y amo”–. Lo entregué tal como tú dijis-te, akri.
La piel detrás del cuello de Acheron se erizó. Había algo en su tono que lo inquietaba.
–¿Qué hiciste, Simi?
–El Simi no hizo nada, akri. Pero...
Él esperó mientras ella miraba nerviosamente alrededor.
–¿Pero? –insistió.
–El Simi tuvo hambre en su camino de vuelta.
Él se congeló de terror.
–¿A quién te comiste esta vez?
–No era un quién, akri. Era algo que tenía cuernitos en su cabeza como yo. Había un montón de ellos, de hecho. Todos ellos tenían cuernitos y hacían un extraño sonido... mu mu.
–¿Quieres decir vacas? ¿Comiste ganado?
–Eso es, akri. Comí ganado.
–Eso no es tan malo.
–No, de hecho fue bastante bueno, akri. ¿Por qué no le hablaste al Simi sobre las vacas? Son muy sabrosas cuando están asadas. Al Simi le gustaron mucho.
–Entonces, ¿por qué estás preocupada?
–Porque ese hombre realmente alto con un solo ojo salió de una cueva y estaba gritando al Simi. Él dijo que Simi era malvada por comer las vacas y que tendría que pagar por ellas. ¿Qué significa eso, akri? ¿Pagar? El Simi no sabe nada sobre pagar.
Acheron deseaba poder decir lo mismo.
–Ese hombre tan grande, ¿era un cíclope?
–¿Qué es un cíclope?
–Un hijo de Poseidón.
–Oh, verás, eso fue lo que dijo. Sólo que él no tenía cuernitos. En cambio, tenía una enorme y pelada cabeza.
Acheron no quería discutir sobre la gran cabeza calva del cíclope con su demonio. Lo que necesitaba saber era qué hacer para corregir el voraz apetito de ella.
–Entonces, ¿qué fue lo que el cíclope te dijo?
–Que estaba furioso con el Simi por comerse el ganado. Dijo que las vacas cornudas pertenecían a Poseidón. ¿Quién es Poseidón, akri?
–Un dios griego.
–Oh, entonces, el Simi no está en problemas. Mato al dios griego y todo estará bien.
–No puedes matar un dios griego, Simi. No está permitido.
–Ya estás otra vez, akri, diciendo que no al Simi. No comas eso, Simi. No mates eso, Simi. Quédate aquí, Simi. Ve a Katoteros, Simi, y espera a que te llame. –Ella cruzó los brazos sobre su pecho y le lanzó una severa mirada con el entrecejo fruncido–. No me gusta que me digan no, akri.
Acheron hizo una mueca ante el dolor que se estaba iniciando detrás de su cráneo. Deseó que se le hubiese dado un loro como mascota en su veintiún cumpleaños. El demonio Caronte iba a ser su muer-te... otra vez.
–¿Y por qué estás llamando al Simi, akri?
–Quería tu ayuda con los Daimons.
Ella se relajó y volvió a mecerse en la rama.
–Tú no pareces necesitar ninguna ayuda, akri. El Simi piensa que te ocupaste bastante bien de ellos por tu cuenta. Me gustó particularmente la manera en que ese Daimon giró en el aire antes de que lo matases. Muy lindo. No sabía que eran tan coloridos cuando explotaban.
Ella se deslizó de la rama y fue a pararse a su lado.
–¿Adónde vamos ahora, akri? ¿Llevarás a Simi a algún lugar frío otra vez? Me gustó ese último lugar al que fuimos. La montaña era muy bonita.
¿Acheron?
Él hizo una pausa mientras sentía a Artemisa convocándolo. Dejó salir otro sufrido suspiro.
Durante dos mil años, había estado ignorándola. Aún así, ella insistía en llamarle. Hubo un tiempo en que siempre se le aparecía en persona, pero él había bloqueado esa habilidad. Su conexión telepática con él era el único contacto que no podía cortar por completo.
–Ven, Simi –dijo, comenzando su viaje que lo llevaría de vuelta a Therakos. Los Daimons habían ins-talado allí una colonia desde donde estaban depredando a los pobres griegos que vivían en una pequeña villa.
Acheron. Necesito tu ayuda. Mis nuevos Cazadores Oscuros necesitan un entrenador.
Se congeló ante las palabras de Artemisa.
¿Nuevos Cazadores Oscuros? ¿Qué diablos era eso?
–¿Qué has hecho, Artemisa? –su voz susurró al viento, viajando al Olimpo donde ella esperaba en su templo.
Entonces, me hablas.
Él escuchó el alivio en su tono.
Había empezado a preguntarme si oiría el sonido de tu voz de nuevo.
Acheron frunció el labio. No tenía tiempo para esto.
¿Acheron?
La ignoró. Ella no no tuvo en cuenta la indirecta.
La amenaza Daimon se está esparciendo más rápido de lo que tú puedes contenerla. Necesitas ayuda, y eso te estoy ofreciendo.
Él se mofó ante la idea de su ayuda. Las diosas griegas nunca habían hecho nada por alguien que no fuese ellas mismas desde el alba de los tiempos.
–Déjame tranquilo, Artemisa. Hemos terminado, tú y yo. Tengo trabajo que hacer, y no tengo tiempo para que me molestes.
Muy bien. Los enviaré a enfrentarse a los Daimons sin estar preparados. Si mueren, bueno, ¿a quién le importa un humano? Simplemente puedo crear más como ellos para luchar.
Era un truco. Y aún así, en el fondo de sus entrañas, Acheron sabía que no lo era. Ella probablemente había hecho más Cazadores Oscuros, y si realmente lo había hecho, entonces definitivamente lo haría otra vez. Especialmente si eso lo hacía sentir culpable a él.
Maldita. Tendría que ir a su templo de nuevo. Personalmente, hubiera preferido ser destripado. Miró a su demonio.
–Simi, necesito ver a Artemisa ahora. Tú vuelve a Katoteros y no te metas en problemas hasta que yo te llame.
La demonio hizo una mueca.
–Al Simi no le gusta Artemisa, akri. Desearía que hubieses dejado al Simi matar a esa diosa. El Simi quería tirar de su largo y rojo cabello.
Él conocía el sentimiento.
Simi se había encontrado con Artemisa solamente una vez, tiempo atrás cuando Acheron era mortal. El acontecimiento había sido desastroso.
–Lo sé, Simi, por eso quiero que te quedes en Katoteros. –Él echó a andar, entonces se dio vuelta para enfrentarla.– Y por el amor de Archon, por favor, no comas nada hasta que yo regrese. Especial-mente no a un humano.
–Pero…
–No, Simi. Nada de comida.
–«No, Simi. Nada de comida» –se burló ella–. Al Simi no le gusta esto, akri. Katoteros es aburrido. No hay nada divertido allí. Sólo vieja gente muerta que quiere volver aquí. ¡Bleh!

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Mensaje por Barachiel el Sáb Jun 20, 2009 1:58 am

–Simi… –dijo él, su voz marcada con amenaza.
–Escucho y obedezco, akri. Pero el Simi jamás dijo que lo haría sin protestar.
Él meneó la cabeza ante la incorregible demonio, y se impulsó a sí mismo desde la tierra hasta el templo de Artemisa en el Olimpo.
Acheron se paró encima del dorado puente que atravesaba un sinuoso río. El sonido del agua hacía eco sobre los escarpados bordes de la montaña que se elevaba a su alrededor. En los últimos dos mil años, nada había cambiado. Toda la cumbre de la montaña estaba salpicada de centelleantes puentes y senderos, cubiertos por una niebla de arco iris, que llevaba a los diversos templos de los dioses. Las mansiones del Monte Olimpo eran opulentas y macizas. Perfectos hogares para los egos de los dioses que vivían dentro de ellos.
El de Artemisa estaba hecho de oro, con una cúspide abovedada y blancas columnas de mármol. La vista del cielo y del mundo abajo desde su salón del trono, quitaba la respiración.
O eso había pensado en su juventud. Pero eso había sido antes de que el tiempo y la experiencia hubieran agriado su apreciación. Para él ahora no había nada de espectacular o hermoso aquí. Solamente veía la egoísta vanidad y frialdad de los Olímpicos.
Estos nuevos dioses eran muy diferentes de los dioses con los que Acheron se había criado. Todos menos uno de los dioses Atlantes habían estado llenos de compasión. Amor. Amabilidad. Clemencia.
Sólo hubo una ocasión en que los Atlantes habían dejado que su temor los liderase, esa equivocación les había costado a todos ellos sus vidas inmortales, y había permitido a los dioses Olímpicos reemplazarlos. Había sido un triste día para el mundo humano en más de una forma.
Acheron se forzó a sí mismo a cruzar el Puente que llevaba al templo de Artemisa. Dos mil años atrás, había dejado este lugar, y jurado que nunca volvería. Debió haber sabido que tarde o temprano ella tramaría un plan para traerlo de vuelta.
Con sus entrañas contraídas por la furia, Acheron usó su telequinesis para abrir las enormes puertas doradas. Fue instantáneamente asaltado con el sonido de los ensordecedores gritos de las asistentes de Artemisa. No estaban acostumbradas en absoluto a que un hombre entrase en los dominios privados de su diosa.
Artemisa siseó ante el penetrante sonido y a continuación desintegró a cada una de las mujeres que la rodeaban.
–¿Las has matado? –preguntó Acheron.
Artemisa frotó sus orejas.
–Debería, pero no, sencillamente las arrojé al río de afuera.
Sorprendido, la contempló. Cuán inusual para la diosa que él recordaba. Quizás había adquirido un grado de compasión y misericordia tras los últimos dos mil años. Conociéndola, eso era altamente im-probable.
Ahora que estaban solos, ella se bajó de su acolchonado trono de marfil, y se aproximó a él. Vestía una ligera túnica blanca que abrazaba las curvas de su voluptuoso cuerpo y sus oscuros rizos castaños resplandecían en la oscuridad. Sus verdes ojos brillaban cálidamente dándole la bienvenida.
La mirada lo atravesó como una lanza. Caliente. Perforadora. Dolorosa.
Él sabía que verla de nuevo sería duro para él, esa era una de las razones por las cuales siempre ignoraba sus llamadas.
Pero saber algo, y experimentarlo, eran dos cosas enteramente diferentes. No estaba preparado para las emociones que amenazaban con sobrepasarlo ahora que la veía de nuevo.
El odio. La traición. Peor de todas era la necesidad. El ansia. El deseo.
Había todavía una parte de él que la amaba. Una parte de él que estaba dispuesta a perdonarle todo. Incluso su muerte…
–Te ves bien, Acheron. De pies a cabeza tan apuesto como lo estabas la última vez que te vi. –Ella se acercó para tocarlo.
El dió un paso atrás, fuera de su alcance.
–No vine aquí para charlar, Artemisa, yo...
–Solías llamarme Artie.
–Solía hacer un montón de cosas que ya no puedo hacer más –le dirigió una dura mirada para re-cordarle todo lo que ella le había arrebatado.
–Todavía estás furioso conmigo.
–¿Eso crees?
Los ojos de ella escupieron fuego esmeralda, recordándole el demonio que residía en su divino cuer-po.
–Podría haberte forzado a venir a mí, lo sabes. He sido muy tolerante con tu desafío. Más de lo que debería.
Él miró hacia otro lado, sabiendo que ella tenía razón. Ella, solamente, poseía la fuente de alimento que él necesitaba para funcionar. Cuando estaba demasiado tiempo sin comida, se convertía en un asesino incontrolable. Un peligro para todo aquel que estuviese cerca de él.
Sólo Artemisa poseía la llave que lo mantenía tal como era. Cuerdo. Entero. Compasivo.
–¿Por qué no me forzaste a venir a tu lado? –preguntó él.
–Porque te conozco. De haberlo intentado, tú nos hubieras hecho pagar a los dos por eso.
De nuevo, ella tenía razón. Sus días de subyugamiento hacía mucho que habían acabado. Él había tenido mucho más de lo que le correspondía durante su niñez y juventud. Habiendo saboreado la libertad y el poder, había decidido que le gustaban demasiado para volver atrás a ser lo que había sido anteriormente.
–Cuéntame de estos nuevos Cazadores Oscuros –dijo él–. ¿Por qué crearías más de mi clase?
–Te lo dije, necesitas ayuda.
–No necesito tal cosa.
–Los otros dioses griegos y yo estamos en desacuerdo.
–Artemisa… –gruñó su nombre, sabiendo que ella estaba mintiendo sobre esto. Él era más que capaz de controlar y matar los Daimons que depredaban a los humanos–. Juro...
Apretó sus dientes mientras pensaba en los tempranos días de su conversión. No había tenido a nadie para mostrarle el camino. Nadie para explicarle lo que necesitaba hacer. Como vivir. Las reglas que lo ataban a la noche.
Los nuevos estarían perdidos. Confundidos. Y lo peor de todo, serían vulnerables hasta que hubiesen aprendido a usar sus poderes.
Maldita fuese.
–¿Dónde están?
–Esperando en Falossos. Se esconden en una cueva que los mantiene alejados de la luz del sol. Pero no están seguros de lo que deben hacer o cómo encontrar a los Daimons. Son hombres con necesidad de liderazgo.
Acheron no quería hacer esto. Deseaba liderar a alguien tanto como querría seguir las órdenes de otro. No deseaba tratar con otras personas en absoluto. Nunca había deseado algo en su vida excepto que lo dejasen tranquilo.
El pensamiento de colaborar con otros… Eso hizo que su sangre corriese helada.
Medio tentado a seguir su propio camino, Acheron sabía que no podría. Si no entrenaba a los hombres sobre cómo luchar y matar a los Daimons, terminarían muertos. Y estar muerto sin un alma era una existencia muy mala. Él, de todos los hombres, sabía eso.
–Está bien –dijo–. Los entrenaré.
Ella sonrió.

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Mensaje por Barachiel el Sáb Jun 20, 2009 1:59 am

Capítulo 1
Acheron se comunicó desde el templo de vuelta a Simi, y le ordenó estarse quieta un poquito más. La demonio sólo complicaría un ya de por sí complicado asunto. Una vez que estuvo seguro de que ella se quedaría, se impulsó a Falossos.
Encontró a los tres hombres acurrucados en la oscuridad tal como Artemisa había dicho. Estaban charlando tranquilamente entre ellos, agrupados alrededor de un pequeño fuego para calentarse y sus ojos aún lagrimeaban por el brillo de las llamas. Sus ojos ya no eran humanos, y no podrían soportar el brillo que viniera de cualquier fuente de luz nunca más.
Tenía mucho que enseñarles.
Acheron se adelantó, saliendo de las sombras.
–¿Quién eres tú? –preguntó el más alto tan pronto le vio.
El hombre era sin dudas un Dórico, con largo cabello negro. Era alto, poderosamente constituido, y todavía vestido con su armadura de batalla, el cual necesitaba urgentemente cuidado y reparación.
Los demás eran rubios Griegos. Sus armaduras no estaban mejor que la del primer hombre. El más joven de ellos tenía un agujero en el centro del pectoral de su armadura, por donde habían atravesado su corazón con una jabalina.
Estos hombres nunca podrían salir y mezclarse con las personas vivas vistiendo así. Cada uno de ellos necesitaba cuidados. Descanso. Instrucción.
Acheron bajó la capucha de su negra túnica y observó a cada hombre a su vez. Cuando notaron el arremolinante color plata de sus ojos, los hombres palidecieron.
–¿Eres un dios? –preguntó el más alto–. Nos fue dicho que un dios nos mataría si estábamos en su presencia.
–Soy Acheron Parthenopaeus –dijo él suavemente–. Artemisa me envió para entrenaros.
–Soy Callabrax de Likonos –dijo el más alto. Señaló al hombre a su derecha–. Kyros de Seklos –después al más joven de su grupo–, e Ias de Groesia.
Ias permanecía detrás, sus oscuros ojos hundidos. Acheron podía oír sus pensamientos tan claramente como si estuviesen en su propia mente. El dolor del hombre le alcanzó, haciendo que su propio estómago se contrajese en simpatía.
–¿Cuánto tiempo ha pasado desde que fuisteis creados? –les preguntó Acheron.
–Unas pocas semanas para mí –dijo Kyros.
Callabrax asintió.
–Yo fui creado hace alrededor del mismo tiempo.
Acheron miró a Ias.
–Hace dos días –dijo él, su voz hueca.
–Todavía está enfermo por la conversión –contribuyó Kyros–. Hace casi una semana que yo conseguí... ajustarme.
Acheron ahogó el impulso de reír amargamente. Era una excelente palabra para describirlo.
–¿Habéis matado ya algún Daimon? –les preguntó.
–Lo intentamos –dijo Callabrax–, pero es muy distinto a matar soldados. Son más fuertes. Más rápidos. No se mueren fácilmente. Ya perdimos a dos hombres con ellos.
Acheron se sobresaltó ante el pensamiento de dos hombres no preparados yendo contra los Daimons y la terrorífica existencia que les esperaba cuando hubieran muerto. Lo que le recordó su primera pelea... Echó el recuerdo fuera de su mente.
–¿Habéis comido esta noche?
Ellos asintieron.
–Entonces seguidme fuera y os enseñaré lo que necesitais saber para matarlos.
Acheron trabajó con ellos hasta que casi llegó el alba. Compartió con ellos todo lo que pudo durante una noche. Les enseñó nuevas tácticas. Dónde y cómo los Daimons eran más vulnerables. Al finalizar la noche, los dejó en su cueva.
–Os encontraré un lugar mejor para esconderos durante la luz del día –les prometió.
–Soy un Dórico –dijo Callabrax con orgullo–. No requiero nada más de lo que tengo.
–Pero nosotros no –dijo Kyros–. Una cama sería muy bienvenida para Ias y para mí. Un baño más aún.
Acheron inclinó su cabeza, a continuación se dirigió a Ias para que le acompañase fuera. Él se quedó atrás e Ias salió primero, entonces lo llevó lejos del oído de los otros.
–Quieres ver a tu esposa de nuevo –dijo Acheron suavemente.
Él alzó la vista, pasmado.
–¿Cómo sabes eso?
Acheron no respondió. Incluso como humano, había odiado las preguntas personales ya que enseguida le llevaban a conversaciones que él no quería tener. Remordiéndole la conciencia ante recuerdos que quería mantener enterrados.
Cerrando sus ojos, Acheron dejó que su mente vagara a través del cosmos hasta encontrar a la mu-jer que atormentaba la mente de Ias.
Liora.
Era una mujer hermosa, con cabello tan negro como el ala de un cuervo. Ojos tan claros y azules como el mar abierto.
No era extraño que Ias la echase de menos.
En ese momento, la mujer estaba de rodillas, llorando. Por favor, –suplicaba a los dioses–. Por favor, devuélvanme a mi amor. Por favor, dejen que mis niños tengan a su padre en casa.
Acheron sintió simpatía por ella, ante la vista y el sonido de sus temores. Nadie le había dicho aún lo que había pasado. Ella estaba rezando por el bienestar de un hombre que ya no estaría con ella.
Eso lo perturbó.
–Entiendo tu tristeza –le dijo a Ias–. Pero no puedes dejarles saber que ahora vives en esta forma. Ellos te temerán si vuelves a casa. Tratarán de matarte.
Los ojos de Ias se anegaron de lágrimas y cuando habló, sus colmillos cortaron sus labios.
–Liora no tiene a nadie más que se preocupe por ella. Era una huérfana, y mi hermano fue asesinado el día anterior a que yo lo fuera. No hay nadie que provea para mis niños.
–No puedes regresar.
–¿Por qué no? –preguntó Ias con furia–. Artemisa dijo que podría tener mi venganza sobre el hombre que me mató, y luego viviría para servirla. No dijo nada acerca de que no pudiese ir a mi hogar.
Acheron apretó el puño en su bastón.
–Ias, piensa por un momento. Ya no eres humano. ¿Cómo crees que actuarían tus paisanos si volvieses a casa con colmillos y ojos negros? No puedes aventurarte a la luz del día. Tu lealtad es hacia toda la humanidad, no sólo hacia tu familia. Nadie puede cumplir con las obligaciones de ambas. No puedes volver jamás.
Los labios del hombre temblaron, pero asintió, comprendiendo.
–Yo salvo a los humanos mientras mi inocente familia es arrojada para morirse de hambre sin nadie para protegerlos. Así que ese es el trato.
Acheron miró hacia otro lado mientras su corazón se condolía por el hombre y su familia.
–Ve adentro con los otros –dijo Acheron.
Observó a Ias volver mientras pensaba en las palabras del hombre. No podía dejarlo así. Acheron podía arreglárselas solo, pero los otros…
Cerrando sus ojos, se deseó a sí mismo de vuelta con Artemisa. Esta vez, cuando sus mujeres abrieron sus bocas para gritar, Artemisa congeló sus cuerdas vocales.
–Dejadnos –les ordenó.
Las mujeres se apresuraron hacia la puerta tan rápido como pudieron, cerrándola de un golpe tras ellas. Tan pronto como estuvieron solos, Artemisa le sonrió.
–Has vuelto. No esperaba verte tan pronto.
–No, Artemisa –dijo él, refrenando el carácter juguetón de ella antes de que empezase–. Básicamente estoy de vuelta para gritarte.
–¿Para qué?
–¿Cómo te atreves a mentirles a esos hombres para tenerles a tu servicio?
–Yo nunca miento.
Él arqueó una ceja. Pareciendo incómoda, ella se aclaró la garganta y se reclinó en su trono.
–Tú eras diferente y yo no mentí. Simplemente olvidé mencionar unas pocas cosas.
–Eso es semántica, Artemisa, y no se trata de mí. Es sobre lo que les has hecho a ellos. No puedes dejar a esos pobres bastardos allí fuera como has hecho.
–¿Y por qué no? Tú sobreviviste bastante bien por tu cuenta.
–Yo no soy como ellos y lo sabes muy bien. No tenía nada en mi vida por lo que valiera la pena volver. Ni familia, ni amigos.
–Tengo que objetar a eso. ¿Qué fui yo?
–Una equivocación que he estado lamentando durante los últimos dos mil años.
Su rostro se enrojeció. Salió de su trono y descendió dos escalones para pararse ante él.
–¡Cómo te atreves a hablarme de esa manera!

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Mensaje por Barachiel el Sáb Jun 20, 2009 1:59 am

Acheron se quitó rápidamente su capa y furiosamente la arrojó a ella y a su bastón a una esquina.
–Mátame por eso, Artemisa. Vamos, adelante. Haznos a ambos un favor, y líbrame de mi miseria.
Ella intentó abofetearlo, pero él atrapó su mano en la suya y la miró fijamente a los ojos. Artemisa vio el odio en la mirada de Acheron, la mordaz condena.
Sus airadas respiraciones se mezclaron, y el aire alrededor de ellos crepitó furiosamente mientras sus poderes chocaban.
Pero no era su furia lo que ella quería. No, nunca su furia…
Su mirada le recorrió. Sobre los planos perfectamente esculpidos de su rostro, sus altos pómulos, su larga, aquilina nariz. La negrura de su cabello. El sobrenatural mercurio de sus ojos.
Nunca había habido un mortal que pudiese igualar su perfección física.
Y no era sólo su belleza lo que atraía a la gente hacia él. No era su belleza lo que la atraía.
Él poseía una cruda, rara clase de carisma masculino. Poder. Fuerza. Encanto. Inteligencia. Determi-nación.
Mirarlo era desearlo. Verlo era padecer por tocarlo.
Había sido creado para complacer, y entrenado para el placer. Todo en él, desde los músculos ondulantes hasta el profundo y erótico timbre de su voz, seducían a cualquiera que tuviese contacto con él.
Como un letal animal salvaje, se movía con una primaria promesa de peligro y poder masculino. Con la promesa de una suprema realización sexual.
Eran promesas que cumplía muy bien. En toda la eternidad, él fue el único hombre que la había hecho vulnerable. El único hombre que ella había amado.
Tenía poder en él para matarla. Ambos lo sabían. Y ella encontraba el hecho de que no lo hiciera in-trigante y provocativo. Seductor y erótico.
Lo recordó como había sido la primera vez que se habían conocido. Su fuerza. La pasión.
Desafiante, él había permanecido de pie en su templo, y había reído cuando ella lo amenazó con ma-tarlo.
Allí ante su estatua, se había atrevido a hacer lo que ningún hombre antes o después se había atre-vido...
Ella aún podía saborear ese beso.
A diferencia de otros hombres, él nunca la había temido.
Ahora, el calor de su mano en su carne la calcinaba, pero su toque siempre lo había hecho. No había nada que anhelase más que el sabor de sus labios. El fuego de su pasión.
Y con una equivocación, lo había perdido.
Artemisa quería llorar por lo desesperanzador de todo eso. Había intentado una vez, hace mucho, de volver el tiempo atrás y rehacer esa mañana. De volver a ganarse el amor y la confianza de Acheron.
El Destino la había castigado severamente por su audacia.
Durante los últimos dos mil años, lo había intentado todo para traerlo de vuelta a su lado. Nada había funcionado. Nada se había aproximado a lograr que la perdonase o volviese a su templo.
Nada hasta que se le ocurrió la única cosa por la cual él nunca podría decir que no – un alma mortal bajo amenaza.
Acheron haría cualquier cosa para salvar a los humanos.
Su plan para hacerlo responsable de más Cazadores Oscuros había funcionado y ahora él estaba de vuelta. Si sólo pudiera conservarlo con ella.
–¿Quieres que los libere? –preguntó ella.
Por él, ella haría cualquier cosa.
–Sí.
Por ella, él no haría nada.
Nada a menos que ella lo forzara a ello.
–¿Qué harás por mí, Acheron? Conoces las reglas. Un favor requiere un favor.
Él la soltó con una furiosa maldición y se alejó de ella.
–He aprendido lo suficiente como para no jugar a este juego contigo.
Artemisa se encogió de hombros con una indiferencia que no sentía. En este mismo momento, todo lo que a ella le importaba estaba en jaque. Si él decía que no, eso la destruiría.
–Bien, ellos continuarán como Cazadores Oscuros, entonces. Solos sin nadie para enseñarles lo que necesitan saber. Nadie que se preocupe por lo que les suceda.
Él soltó un largo, cansado suspiro. Ella quería consolarlo, pero sabía que rechazaría su toque. Él siempre había rechazado consuelo o solaz. Era más fuerte de lo que cualquiera tenía derecho a ser.
Cuando la miró, su mirada envió un crudo, sensual estremecimiento sobre ella.
–Si ellos están para servirte a ti y a los dioses, Artemisa, hay cosas que necesitan.
–¿Cómo qué?
–Armaduras, por ejemplo. No puedes enviarlos a luchar sin armas. Necesitan dinero para conseguir comida, ropas, caballos e incluso sirvientes para velar por ellos durante la luz del día mientras descan-san.
–Pides demasiado para ellos.
–Pido sólo lo que necesitan para sobrevivir.
–Tú nunca pediste nada de eso para ti mismo. –Ella se sentía herida ahora por ese hecho.
Él nunca pidió nada.
–No necesito comida y mis poderes me permiten procurarme todo lo demás que necesite. Y como protección, tengo a Simi. Ellos no durarán solos.
Nadie dura solo, Acheron. Nadie. Ni siquiera tú. Y especialmente, no yo.
Artemisa levantó su mentón, determinada a tenerlo a su lado sin importar las consecuencias.
–Y de nuevo te digo, ¿qué me darás por lo que ellos necesiten?
Acheron miró hacia otro lado, sus entrañas contraídas. Sabía lo que ella deseaba y la última cosa que quería era dárselo.
–Esto es para ellos, no para mí.
Ella se encogió de hombros.
–Bien entonces, ellos pueden estar sin eso, dado que no tienen nada con lo que negociar.
La furia de él se encendió profundamente por su despreocupado abandono ante sus vidas y bienes-tar. Ella no había cambiado para nada.
–Maldita seas, Artemisa.
Ella se le aproximó lentamente.
–Te deseo, Acheron. Te deseo de vuelta como eras antes.
Él se encogió interiormente mientras la mano de ella acunaba su cara en su mano. Ellos nunca podrían volver a lo que habían sido antes. Había aprendido demasiado sobre ella desde entonces.
Había sido traicionado.
Podría decir que aprendía despacio, pero eso no era cierto. Lo que había estado era tan desesperado por alguien al que él le importase, que había ignorado el lado oscuro de la naturaleza de ella. Ignorado, hasta que ella le había vuelto la espalda y le había dejado para que muriese.
Algunos crímenes estaban por encima de su capacidad para perdonar.
Sus pensamientos pasaron de sí mismo a los inocentes hombres que estaban viviendo en una cueva. Hombres que no sabían nada de sus nuevas existencias o enemigos. No los podía dejar allí de esa ma-nera.
Él le había costado a bastantes personas sus vidas, sus futuros. De ninguna manera podría dejarlos perder también sus almas y vidas.
–De acuerdo, Artemisa. Te daré lo que quieres, si tú les das lo que ellos necesitan para sobrevivir.
Ella se iluminó.
–Pero –continuó él–, mis condiciones son estas: vas a pagarles cada mes un salario que les permita comprarse lo que sea que ellos necesiten o deseen. Como recalqué antes, necesitarán escuderos que se ocupen personalmente de ellos, para que no tengan que preocuparse de buscar comida, ropas o armas. No quiero que se distraigan de su trabajo.
–Bien, encontraré humanos que los servirán.
–Humanos vivos, Artemisa. Quiero que les sirvan por su propia voluntad. No más Cazadores Oscuros.
–Cuatro de vosotros no son suficientes. Necesitamos más para mantener a los Daimons bajo control.
Acheron cerró sus ojos mientras sentía lo interminable de esta relación. Demasiado fácilmente podía ver en el futuro y adonde se dirigía esto.
A más Cazadores Oscuros, más estaría él enredado a ella. No había manera de evitar que lo atara a ella para siempre. ¿O había alguna?
–Muy bien –dijo él–. Cederé en esto, si accedes a procurarles una manera para dejar de estar a tu servicio.
–¿Qué quieres decir?
–Quiero que establezcas para los Cazadores Oscuros una manera de recobrar sus almas, para que así ellos no estén atados a ti si eso es lo que eligen.
Artemisa retrocedió. Esto no era algo que hubiese anticipado. Si le daba esto, entonces incluso él estaría atado a eso. Podría abandonarla.
Había olvidado cuán astuto podía ser Acheron. Lo bien que conocía las reglas del juego, y como manipularlas a ellas y a ella. Realmente era su igual.
Y si se negaba a darle esto, entonces la dejaría de todas formas. No tenía elección, y él lo sabía bien.
Sin embargo, todavía había cosas que podrían mantenerlo a su lado. Una manera que ella sabía ase-guraría su presencia en su vida por toda la eternidad.
–Muy bien. Hagamos las reglas para gobernarlos, entonces –ella sintió que los pensamientos de él se dirigían de vuelta hacia Ias.
Compadecía al pobre soldado griego que amaba a su esposa. Piedad, misericordia y compasión, serían siempre su perdición.
–Número uno, es que ellos deben morir para reclamar sus almas.
–¿Por qué? –preguntó él.
–Un alma solo puede ser liberada de un cuerpo en el momento de la muerte. Asimismo, sólo puede retornar a un cuerpo que ya no esté funcionando. Mientras tanto ellos “vivan” como Cazadores Oscuros, nunca podrán tener sus almas de nuevo. Esa no es mi regla, Acheron, es simplemente la naturaleza de las almas.
Él frunció el ceño ante eso.
–¿Cómo matas a un Cazador Oscuro inmortal?
–Bien, podríamos cortar sus cabezas o exponerles a la luz del día, pero dado que eso dañaría sus cuerpos más allá de toda reparación, como que no sirve al propósito.
–No eres divertida.
Y tampoco lo era él. Ella no quería liberarlos de su servicio. Sobre todo, no quería liberarlo a él.
–Tienes que drenarles sus poderes de Cazadores Oscuros –le dijo–. Hacer a sus inmortales cuerpos vulnerables para atacarlos y luego detener los latidos de sus corazones. Únicamente entonces ellos mue-ren de una forma que les permita volver a la vida.
–Bien, puedo hacer eso.

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Mensaje por Barachiel el Sáb Jun 20, 2009 2:01 am

–De hecho, tú no puedes.
–¿Qué quieres decir?
Ella luchó contra la ansiedad por sonreír. Aquí era donde lo tenía.
–Hay unas pocas leyes que necesitas saber sobre las almas, Acheron. Una es que el poseedor debe darla libremente. Desde que yo poseo sus almas...
Acheron maldijo.
–Yo tendré que negociar contigo por cada alma.
Ella asintió.
Él pareció poco complacido ante la información. Pero se recuperaría, con tiempo. Sí, definitivamente se recuperaría...
–¿Qué más? –preguntó.
Ahora su única regla que lo ataría a ella por siempre.
–Únicamente un sincero y puro corazón puede liberar el alma de vuelta a un cuerpo. Quien retorne el alma debe ser la única persona que los ame por encima de cualquier otro. Una persona que ellos amen y confíen también.
–¿Por qué?
–Porque el alma necesita algo que la motive al movimiento, de otra forma, se queda donde está. Yo uso la venganza para motivar al alma en mi posesión. Solo una emoción igual de poderosa motivará al alma de vuelta a su cuerpo. Como yo puedo elegir esa emoción, escojo que sea el amor. La más hermosa y noble de todas las emociones. La única por la que vale la pena volver.
Acheron miró fijamente el piso de mármol mientras sus palabras susurraban alrededor de él.
Amor. Confianza.
Unas palabras tan sencillas de nombrar. Unas palabras tan poderosas para sentir. Envidiaba a aquellos que conocían su verdadero significado.
Él nunca había conocido ninguna de ellas de verdad. Traición, dolor, degradación, suspicacia, odio. Esa era su existencia. Eso era lo único que le había sido mostrado.
Parte de él quería dar la vuelta y dejar a Artemisa para siempre.
Devuélvanme a mi amor. Por favor, haré cualquier cosa para tenerlo aquí en casa...
Las palabras de Liora resonaban en su cabeza. Podía oír sus lágrimas incluso ahora. Sentir su dolor. Sentir el dolor de Ias mientras pensaba en sus niños y en su esposa. Su preocupación por su bienestar.
Acheron nunca había conocido esa clase de amor desinteresado. Ni antes ni después de su muerte.
–Dame el alma de Ias.
Artemisa le dirigió una airada mirada.
–¿Estás de acuerdo con el precio que pido por eso, y con las condiciones para su liberación?
Su corazón se encogió ante sus palabras. Recordó al joven que había sido tiempo atrás.
Todo tiene un precio, chico. Nadie consigue nunca nada gratis. Su tío le había enseñado bien el precio de la supervivencia.
Acheron había pagado bien caro por todo lo que había tenido o querido. Comida. Refugio. Ropas. Pagado con carne y sangre. Algunas cosas nunca cambian.
–Sí –dijo–. Estoy de acuerdo. Pagaré.
Artemisa sonrió.
–No parezcas tan triste, Acheron. Te lo prometo, lo disfrutarás.
Su estómago se encogió más aún. También había oído esas palabras antes.

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Mensaje por Barachiel el Sáb Jun 20, 2009 2:02 am

Capítulo 2
Era el atardecer cuando Acheron retornó a la cueva. No estaba solo mientras caminaba subiendo la pequeña elevación. Lideraba a dos hombres y cuatro caballos.
–¿Qué es todo esto? –preguntó Callabrax.
–Estos van a ser los escuderos para ti y para Kyros. Han venido a enseñaros a ambos las casas en donde vais a vivir. Mirarán por todo lo que necesitéis y yo vendré más tarde para terminar nuestro en-trenamiento.
–¿Qué hay de mí? –preguntó Ias.
–Tú vienes conmigo.
Acheron esperó hasta que los otros dos hubieron montado sus caballos y alejado, antes de volverse hacia Ias.
–¿Estás listo para ir a casa?
Ias pareció sorprendido.
–Pero dijiste...
–Estaba equivocado. Puedes regresar.
–¿Qué pasa con mi juramento a Artemisa?
–Ya ha sido solucionado.
Ias lo abrazó como a un hermano.
Acheron se encogió ante el contacto, especialmente desde que agravaba las profundas heridas por su vuelta. Las aún más profundas heridas que residían en su alma.
Siempre había odiado a todo el que lo tocase.
Con suavidad, apartó a Ias.
–Vamos, veamos tu hogar.
Acheron los impulsó de vuelta a la pequeña granja de Ias, en donde su esposa acababa de enviar a sus dos niños a la cama. Su hermoso rostro empalideció mientras los veía al lado de su fuego.
–¿Ias? –Ella parpadeó–. Me dijeron esta mañana que estabas muerto.
Ias movió su cabeza, sus ojos brillantes.
–No, mi amor. Estoy aquí. He venido a casa, a ti.
Acheron inspiró profundamente mientras Ias corría hacia ella y la abrazaba estrechamente. Había recorrido un largo camino para calmar el dolor de su vuelta.
–Todavía hay un par de cosas, Ias –dijo suavemente Acheron.
Ias se echó atrás con el ceño fruncido.
–Tu esposa tendrá que liberar tu alma de vuelta a tu cuerpo.
Liora frunció el ceño.
–¿Qué?
–Me juré a mí mismo servir a Artemisa –explicó Ias–, pero ella va a dejarme ir, para que pueda regresar contigo.
Ella parecía desconcertada ante sus palabras.
–¿Qué debemos hacer? –preguntó Ias.
–Tendrás que morir de nuevo.
Él empalideció un poco.
–¿Estás seguro?
Acheron asintió y entregó su daga a Liora.
–Tendrás que apuñalarlo en el corazón.
Ella pareció horrorizada y espantada ante su sugerencia.
–¿Qué?
–Es la única manera.
–Es asesinato. Seré colgada.
–No, lo juro.
–Hazlo, Liora –urgió Ias–. Quiero estar de nuevo contigo.
Con su rostro escéptico, ella tomó la daga en su mano y trató de presionarla dentro del pecho de él. No resultó. Todo lo que hizo la hoja fue punzar la piel.
Acheron hizo una mueca mientras recordaba lo que Artemisa había dicho sobre los poderes de los Cazadores Oscuros. Un humano común no sería capaz de herir a un Cazador Oscuro con una daga.
Pero él podría.
Tomando la daga de Liora, atravesó limpiamente el corazón de Ias.
Ias tropezó hacia atrás, jadeando.
–No te asustes –dijo Acheron, tendiéndolo ante su fuego–. Te tengo.
Acheron se levantó y empujó a Liora a su lado. Tomó el medallón de piedra que contenía el alma de Ias de su bolso.
–Tienes que tomar esto en tu mano cuando él muera, y liberar su alma de vuelta a su cuerpo.
–¿Cómo? –preguntó ella.
–Presiona la piedra sobre su marca con el arco y la flecha.
Acheron esperó hasta el momento justo antes de que Ias muriese. Le entregó el medallón a Liora. Ella gritó tan pronto le tocó su mano y la arrojó al suelo.
–¡Está ardiendo! –chilló ella.
Ias boqueaba mientras luchaba por vivir.
–Levántalo –le ordenó Acheron a Liora.
Ella sopló aire fresco en su palma, mientras negaba con la cabeza.
–¿Qué pasa contigo, mujer? –preguntó Acheron–. Él va a morir si no le salvas. Recoge su alma.
–No.
–¿No? ¿Cómo puedes negarte? Te oí rogando por él para que volviese a ti. Dijiste que darías cualquier cosa para que tu amado retornara.

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Mensaje por Barachiel el Sáb Jun 20, 2009 2:04 am

Capítulo 2
Era el atardecer cuando Acheron retornó a la cueva. No estaba solo mientras caminaba subiendo la pequeña elevación. Lideraba a dos hombres y cuatro caballos.
–¿Qué es todo esto? –preguntó Callabrax.
–Estos van a ser los escuderos para ti y para Kyros. Han venido a enseñaros a ambos las casas en donde vais a vivir. Mirarán por todo lo que necesitéis y yo vendré más tarde para terminar nuestro en-trenamiento.
–¿Qué hay de mí? –preguntó Ias.
–Tú vienes conmigo.
Acheron esperó hasta que los otros dos hubieron montado sus caballos y alejado, antes de volverse hacia Ias.
–¿Estás listo para ir a casa?
Ias pareció sorprendido.
–Pero dijiste...
–Estaba equivocado. Puedes regresar.
–¿Qué pasa con mi juramento a Artemisa?
–Ya ha sido solucionado.
Ias lo abrazó como a un hermano.
Acheron se encogió ante el contacto, especialmente desde que agravaba las profundas heridas por su vuelta. Las aún más profundas heridas que residían en su alma.
Siempre había odiado a todo el que lo tocase.
Con suavidad, apartó a Ias.
–Vamos, veamos tu hogar.
Acheron los impulsó de vuelta a la pequeña granja de Ias, en donde su esposa acababa de enviar a sus dos niños a la cama. Su hermoso rostro empalideció mientras los veía al lado de su fuego.
–¿Ias? –Ella parpadeó–. Me dijeron esta mañana que estabas muerto.
Ias movió su cabeza, sus ojos brillantes.
–No, mi amor. Estoy aquí. He venido a casa, a ti.
Acheron inspiró profundamente mientras Ias corría hacia ella y la abrazaba estrechamente. Había recorrido un largo camino para calmar el dolor de su vuelta.
–Todavía hay un par de cosas, Ias –dijo suavemente Acheron.
Ias se echó atrás con el ceño fruncido.
–Tu esposa tendrá que liberar tu alma de vuelta a tu cuerpo.
Liora frunció el ceño.
–¿Qué?
–Me juré a mí mismo servir a Artemisa –explicó Ias–, pero ella va a dejarme ir, para que pueda regresar contigo.
Ella parecía desconcertada ante sus palabras.
–¿Qué debemos hacer? –preguntó Ias.
–Tendrás que morir de nuevo.
Él empalideció un poco.
–¿Estás seguro?
Acheron asintió y entregó su daga a Liora.
–Tendrás que apuñalarlo en el corazón.
Ella pareció horrorizada y espantada ante su sugerencia.
–¿Qué?
–Es la única manera.
–Es asesinato. Seré colgada.
–No, lo juro.
–Hazlo, Liora –urgió Ias–. Quiero estar de nuevo contigo.
Con su rostro escéptico, ella tomó la daga en su mano y trató de presionarla dentro del pecho de él. No resultó. Todo lo que hizo la hoja fue punzar la piel.
Acheron hizo una mueca mientras recordaba lo que Artemisa había dicho sobre los poderes de los Cazadores Oscuros. Un humano común no sería capaz de herir a un Cazador Oscuro con una daga.
Pero él podría.
Tomando la daga de Liora, atravesó limpiamente el corazón de Ias.
Ias tropezó hacia atrás, jadeando.
–No te asustes –dijo Acheron, tendiéndolo ante su fuego–. Te tengo.
Acheron se levantó y empujó a Liora a su lado. Tomó el medallón de piedra que contenía el alma de Ias de su bolso.
–Tienes que tomar esto en tu mano cuando él muera, y liberar su alma de vuelta a su cuerpo.
–¿Cómo? –preguntó ella.
–Presiona la piedra sobre su marca con el arco y la flecha.
Acheron esperó hasta el momento justo antes de que Ias muriese. Le entregó el medallón a Liora. Ella gritó tan pronto le tocó su mano y la arrojó al suelo.
–¡Está ardiendo! –chilló ella.
Ias boqueaba mientras luchaba por vivir.
–Levántalo –le ordenó Acheron a Liora.
Ella sopló aire fresco en su palma, mientras negaba con la cabeza.
–¿Qué pasa contigo, mujer? –preguntó Acheron–. Él va a morir si no le salvas. Recoge su alma.
–No.
–¿No? ¿Cómo puedes negarte? Te oí rogando por él para que volviese a ti. Dijiste que darías cualquier cosa para que tu amado retornara.

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Mensaje por Barachiel el Sáb Jun 20, 2009 2:05 am

Ella dejó caer su mano y le clavó una fría mirada.
–Ias no es mi amado. Lycantes lo es. Era por él por quien yo rogaba, y ahora está muerto. Me contaron que el fantasma de Ias lo había asesinado porque él había matado a Ias en batalla, para que nosotros dos pudiéramos juntos criar a nuestros hijos.
Acheron quedó mudo ante sus palabras. Miró a Ias y vió el dolor en sus ojos antes de que se volvieran vacíos e Ias muriera.
Con su corazón martilleando, Acheron levantó el medallón y trató de liberar el alma él mismo. No funcionó.
Furioso, congeló a Liora en su lugar antes de matarla por sus acciones.
–¡Artemisa! –gritó al techo.
La diosa se apareció en la choza.
–Sálvalo.
–No puedo cambiar las reglas, Acheron. Te dije las condiciones y tú estuviste de acuerdo con ellas.
Él avanzó hacia la mujer que era ahora una estatua humana.
–¿Por qué no me dijiste que ella no lo amaba?
–No tenía forma de saberlo, no más allá de la que tenías tú –Sus ojos se opacaron–. Incluso los dioses pueden cometer errores.
–Entonces, ¿por qué al menos no me dijiste que el medallón la quemaría?
–Eso no lo sabía. No me quema a mí y no te quema a ti. Nunca tuve a un humano que sostuviese una antes.
La cabeza de Acheron zumbó con culpa y pesar. Con odio para sí mismo y para ella.
–¿Qué pasará con él ahora?
–Es una Sombra. Sin un cuerpo o alma, su esencia está atrapada en Katoteros.
Acheron rugió con el dolor por lo que ella le estaba diciendo. Había matado a un hombre, y le había sentenciado a un destino mucho peor que la muerte.
Y, ¿para qué? ¿Por amor? ¿Por misericordia?
Dioses, era tan estúpido.
Mejor que nadie, debería haber sabido hacer las preguntas correctas. Debería haber sabido mejor, antes que confiar en el amor de otra persona.
Maldita sea, ¿cuándo aprendería?
Artemisa se inclinó hacia él y levantó su barbilla con la mano hasta que la miró.
–Dime, Acheron, ¿hay alguien en quien confíes lo suficiente como para liberar tu alma?

-fin-

Barachiel
Cinefilo

Cantidad de envíos : 297
Escudo de Armas : BRACCHI
Puntos de Agradecimiento : 3
Fecha de inscripción : 01/04/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: HISTORIAS DE SHERRILYN KENYON: EL COMIENZO

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:18 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.