Universo FSH
Hola Smile amigo te invito a registarte o conectarte por que hay nuevas mejoras en el foro, ademas que en este universo hay muchos mundos que podras conocer!!!
Últimos temas
» 50 sombras de Grey
Mar Oct 23, 2012 12:24 am por JessicaGeeh

» Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.
Lun Ago 13, 2012 2:18 am por JessicaGeeh

» Abrazo de la noche - Sherrilyn Kenyon.
Mar Ago 07, 2012 11:31 pm por JessicaGeeh

» Placeres de la noche - Sherrilyn Kenyon.
Vie Ago 03, 2012 12:26 am por JessicaGeeh

» De regreso...XD
Lun Oct 24, 2011 5:06 am por Noctis Lucis Caelum

» La Muerte de Superman
Lun Mar 07, 2011 7:46 pm por ALVIN DYAS

» Bleach Movie 3: Fade to Black - Kimi no Na o Yobu Online
Dom Ago 29, 2010 2:41 pm por F.S.H.

» Bleach Movie 3: Fade to Black - Kimi no Na o Yobu (Peso:270MB, Server: MU)
Dom Ago 29, 2010 2:19 pm por F.S.H.

» Avances, noticias y confirmaciones para Smallville 10ma Temporada
Mar Ago 24, 2010 1:48 pm por F.S.H.

» Hajime no Ippo O.S.T. Full (Server: MU, 1 Link)
Mar Ago 24, 2010 1:14 pm por F.S.H.

» Bleach (Peso:65MB, Caps:01-282/¿?, Fansubs:WZF/XnF, Server:MU)
Jue Ago 05, 2010 2:51 am por F.S.H.

» Discografia Completa One Republic (Server: MU, Link: 1)
Jue Ago 05, 2010 2:35 am por F.S.H.

» Radio UniversoFSH
Vie Jun 25, 2010 10:49 pm por F.S.H.

» Radio UniversoFSH
Jue Jun 24, 2010 2:12 am por DonGonza

» BleachTemporada II (2005) Online
Miér Jun 16, 2010 11:35 pm por F.S.H.

Universo FSH Informando
Hola amigos, ademas de ser el administrador del foro soy escritor estilo comics y me gustaria comenzar uno, el cual logicamente se publicara en el foro de comics propios, los interesados deben dejar su respuesta en el tema con el mismo nombre, que se encuentra en en el foro de avisos clasificados, los requisitos son los siguientes:-Ser mienbro del foro.-Responsabilidad con el tema.para los que no tienen idea de lo que es un entintador, es la persona que se dedica a entintar o pintar el dibujo agregandole las sombras y lo que especifique el guionista que debe aparecer en el dibujo, por cualquier duda dejenla en su respuesta en el tema.Atte F.S.H.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Galería


Estadísticas
Tenemos 173 miembros registrados.
El último usuario registrado es anha44.

Nuestros miembros han publicado un total de 1103 mensajes en 472 argumentos.
Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Furl  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Universo FSH en tu sitio de bookmarking social

Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 



Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por JessicaGeeh el Lun Ago 13, 2012 1:43 am

ARGUMENTO

Tras 900 años de exilio en las áridas tierras de Alaska, Zarek, el cazador oscuro, regresa a la civilización por un tiempo. Durante ese período logra cabrear tanto a Artemisa y Dioniso que éstos acaban exigiendo su muerte. Pero el líder de los cazadores oscuros, Acheron, insiste en que tenga un juicio justo.
Artemisa accede de mala gana a que Astrid, diosa de la justicia, sea quien decida si Zarek tiene alguna cualidad a su favor que le redima. Para que nada influya en su decisión, Astrid es privada temporalmente del sentido de la vista.
Criado como esclavo y habiendo sufrido constantes abusos toda su vida, Zarek jamás conoció la bondad humana. A estás alturas poco le importa lo que piensen de él, por lo que disfruta molestando a todo el que se le pone por delante... lo que significa que la amable y dulce Astrid le tiene completamente desconcertado. Pero Astrid no pierde la calma por mucho que Zarek refunfuñe y enseñe los dientes. Y será finalmente a ella a la que Zarek abriá una puerta que creía cerrada hace mucho tiempo.


PROLOGO

Nueva Orleáns - El día después de Mardi Gras.
Zarek se reclinó en su asiento mientras el helicóptero despegaba. Se iba a casa, a Alaska.
Sin duda moriría allí.
Si Artemisa no lo mataba, entonces estaba seguro que Dionisio lo haría. El dios del vino y el exceso había sido muy explícito en su desagrado sobre la traición de Zarek, y en lo que tenía intención de hacerle como castigo.
Por la felicidad de Sunshine Runningwolf, Zarek se había cruzado en el camino del dios, quien se aseguraría de hacerle sufrir aún peores horrores que aquellos vividos en su pasado humano.
No era que a él le importase. No había mucho en la vida o la muerte por lo que Zarek alguna vez se hubiera preocupado.
Todavía no sabía por qué había puesto su trasero en la línea por Talon y Sunshine, aparte del hecho de que joder a las personas era lo único que verdaderamente le daba placer.
Su mirada cayó a la mochila que estaba a sus pies.
Antes de percatarse lo que hacía, sacó el tazón, hecho a mano, que Sunshine le había dado y lo sostuvo entre sus manos.
Fue el único momento en su vida que alguien le había dado algo sin que tuviese que pagarlo.
Pasó sus manos sobre los diseños intrincados que Sunshine había grabado. Ella probablemente había pasado horas con este tazón.
Tocándolo con manos amorosas.
—Pierden el tiempo con una muñeca de trapo y eso se vuelve de suma importancia para ellos; y si alguien se los quita, entonces lloran…
El pasaje del Principito pasó por su mente. Sunshine había pasado mucho tiempo en esto y le había dado arduo trabajo sin ninguna razón aparente. Ella probablemente no tenía idea cuánto lo había conmovido su sencillo regalo.
—Realmente eres patético —suspiró agarrando firmemente el tazón en sus manos mientras torcía su labio en repugnancia. —No significó nada para ella, y por un pedazo de arcilla sin valor te consignaste a la muerte eterna.
Cerrando los ojos, él tragó.
Era cierto.
Una vez más, iba a morir por nada.
— ¿Y qué?
Déjenlo morir. ¿Qué importaba?
Si no lo mataban en el viaje, entonces sería en una buena pelea, y las buenas peleas eran demasiado pocas y muy esporádicas en Alaska.
Esperaba con ilusión el desafío.
Enojado consigo mismo y con todo el mundo, Zarek hizo añicos el tazón con sus pensamientos, luego se sacudió el polvo de sus pantalones.
Sacando su reproductor de MP3, seleccionó la canción de Nazareth Hair of the Dog, se puso los audífonos, y esperó a que Mike aclarara las ventanas del helicóptero y dejara entrar la luz del sol tan letal para él.
Era, después de todo, lo qué Dionisio había pagado al Escudero para que hiciera, y si el hombre tenía una pizca de sentido común obedecería, porque si Mike no lo hacía, iba a desear haberlo hecho.


CAPÍTULO 1


Acheron Parthenopaeus era un hombre de muchos secretos y poderes. Como Cazador Oscuro primogénito y líder de los de su clase, había proclamado ser, desde hacía nueve mil años, el intermediario entre ellos y Artemisa, la diosa de la cacería, quien los había creado.
Era un trabajo que rara vez disfrutaba y una situación que siempre había odiado. Como una niña descarriada, a Artemisa no había nada que le gustara más que provocarlo, sólo para ver hasta dónde podía llegar antes de que él la reprendiese.
La de ellos era una relación complicada que dependía de un balance de poder. Solamente él poseía la habilidad para mantenerla calma y racional.
Al menos la mayoría de las veces.
Entretanto ella tenía la única fuente de alimento que él necesitaba para mantenerse humano. Compasivo.
Sin ella, se convertiría en un asesino sin espíritu, peor aún que los Daimons que atacaban a los humanos.
Sin él, ella no tendría corazón o conciencia.
En la noche de Mardi Gras, había negociado con ella intercambiando dos semanas de servidumbre para que liberara el alma de Talon y permitiera que el Cazador Oscuro dejara su servicio y pasara su inmortalidad con la mujer que amaba.
Talon fue liberado de cazar vampiros y otras criaturas demoníacas que asechaban la tierra buscando víctimas desventuradas.
Ahora Ash estaba restringido a usar la mayor parte de sus poderes mientras estaba recluido dentro del templo de Artemisa, donde tenía que depender de su capricho de mantenerlo informado sobre el progreso de la cacería de Zarek.
Sabía lo traicionado que Zarek se sentía y eso lo atormentaba mentalmente. Mejor que cualquiera, él entendía lo que era ser dejado completamente solo, para sobrevivir por instinto y tener sólo enemigos alrededor de él.
Ash no podía soportar pensar que uno de sus hombres se sintiera así.
—Quiero que llames a Thanatos —dijo Ash mientras se sentaba sobre el piso de mármol a los pies de Artemisa. Ella yacía recostada en su trono coloreado en marfil, el cual siempre le había parecido una silla de salón muy recargada. Era decadente y suave, un estudio de puro deleite hedonista.
Artemisa no era nada sino una criatura del confort.
Ella sonrió lánguidamente mientras se tendía sobre la espalda. Su blanco y diáfano peplo exhibía más de su cuerpo que lo que cubría, y mientras se movía, su mitad inferior quedó enteramente desnuda para él.
Desinteresado, levantó su mirada a la de ella.
Ella arrastró una mirada caliente, lujuriosa sobre su cuerpo, el cual estaba desnudo excepto por un par de ajustados pantalones de cuero negro. La satisfacción brillaba en los luminosos ojos verdes mientras ella jugueteaba con una hebra de su largo cabello rubio, que cubría la mordedura en su cuello. Ella estaba bien alimentada y contenta por estar con él.
Él ninguna de las dos cosas.
—Aún estás débil, Acheron –dijo ella quedamente, —y en ninguna posición para hacerme demandas. Además, tus dos semanas conmigo recién han comenzado. ¿Dónde esta la obediencia que me prometiste?
Ash se levantó lentamente para elevarse sobre ella. Afirmó sus brazos a cada lado de ella y se acercó hasta que sus narices casi se tocaron. Sus ojos se agrandaron un grado, sólo lo suficiente como para dejarle saber que a pesar de sus palabras, ella sabía cuál de ellos era el más poderoso, aún mientras estuviese debilitado. —Llama a tu mascota, Artie. Lo digo en serio. Te dije hace mucho tiempo que no había necesidad que un Thanatos asechara a mis Hunters y yo estoy cansado de este juego que juegas. Lo quiero enjaulado.
—No —dijo ella en un tono que era casi petulante. —Zarek debe morir. Fin de la sinfonía. En el momento que su foto salió en el noticiero nocturno, mientras mataba Daimons, colocó a todos los Cazadores Oscuros en peligro. No podemos dejar que las autoridades humanas se enteren de ellos. Si alguna vez encuentran a Zarek...
— ¿Quién lo va a encontrar? Está recluido en el medio de ningún lugar por tu crueldad.
—No lo puse allí, tú lo hiciste. Yo lo quería matar y te rehusaste. Es culpa tuya que este desterrado en Alaska, así que no me culpes.
Ash frunció su labio. —No iba dar muerte a un hombre porque tú y tus hermanos estaban jugando con su vida.
Él quería otro destino para Zarek. Pero hasta ahora, ninguno de los dioses, ni Zarek, habían cooperado.
Maldito libre albedrío, de cualquier manera. Los había metido a todos ellos en más problemas de los que necesitaban.
Ella entrecerró los ojos. — ¿Por qué te importa tanto, Acheron? Comienzo a sentir celos de este Cazador Oscuro y del amor que tienes por él.
Ash se apartó de ella. Ella hacía que su preocupación por uno de sus hombres sonara obscena.
Por supuesto, era buena en eso.
Lo que sentía por Zarek era un lazo de amistad, como hermanos. Mejor que cualquiera, él entendía la motivación del hombre. Sabía por que Zarek atacaba con enojo y frustración.
Había sólo una cantidad de golpes que un perro podía recibir antes de que se volviera mordedor.
Él mismo estaba tan cerca de cambiar que no podía culpar a Zarek por el hecho de haberse convertido en rabioso, siglos atrás.
Aún así, no podía dejar morir a Zarek. No de esta forma. No sobre algo que no había sido su culpa. El incidente en el callejón de Nueva Orleáns, donde Zarek había atacado a los policías, había sido una trampa puesta por Dionisio para exponer a Zarek a los humanos y así causar que Artemisa llamara a una cacería de sangre por la vida del hombre.
Si Thanatos o los Escuderos lo mataban, entonces Zarek se convertiría en una sombra incorpórea que estaba condenada a pasar la eternidad en la tierra. Por siempre hambriento y sufriendo.
Por siempre adolorido.
Ash se sobresaltó ante el pensamiento.
Incapaz de soportarlo, se apresuró a la puerta.
— ¿Adónde vas? —preguntó Artemisa.
—A encontrar a Themis y deshacer lo que has comenzado.
Artemisa repentinamente apareció delante de él, bloqueando su camino hacia la puerta. —No vas a ningún lado.
—Entonces llama a tu perro.
—No.
—Bien —. Ash bajó la mirada a su brazo derecho en la que tenía un tatuaje de dragón que iba desde el hombro hasta la muñeca. — Simi —ordenó él. —Toma forma humana.
El dragón se levantó de su piel, intercambió su forma a la de una demoníaca mujer joven, no más alta que noventa centímetros. Ella revoloteó sin esfuerzo a su derecha.
En esta encarnación, sus alas eran azul oscuro y negro, si bien ella usualmente prefería el color borgoña. El color más oscuro de las alas combinadas con el color de sus ojos le decía claramente qué tan desdichada estaba Simi de encontrarse aquí, en el Olimpo.
Sus ojos eran blancos, bordeados en rojo, y su largo pelo rubio flotaba alrededor de ella. Tenía cuernos negros que eran más bellos que siniestros y largas y puntiagudas orejas. Su vestido rojo se envolvía alrededor de su cuerpo ágil y musculoso, el cuál ella podía amoldar a cualquier tamaño desde tres centímetros a dos metros cuarenta de alto en forma humana o tan grande como veinticuatro metros como un dragón.
— ¡No! —dijo Artemisa, tratando de usar sus poderes para contener al demonio Charonte . Esto no perturbó a Simi, quien sólo podía ser convocada o controlada por Ash o su madre.
— ¿Que necesitas, akri?—preguntó Simi a Ash.
—Mata a Thanatos.
Simi mostró sus colmillos mientras se frotaba las manos alegremente y dirigía una malvada sonrisa afectada a Artemisa. — ¡Oh, sí! ¡Voy a enojar a la diosa pelirroja!
Artemisa miró desesperadamente a Ash. —Ponla de regreso en tu brazo.
—Olvídalo, Artemisa. Tú no eres la única que puede ordenar un asesinato. Personalmente, pienso que sería interesante ver simplemente cuánto tiempo tu Thanatos duraría en contra de mi Simi.
La cara de Artemisa palideció.
—Él no durará mucho, akri –le dijo Simi a Ash, usando el término Atlante para "lord y maestro". Su voz era serena pero poderosa y tenía un tono musical. —Thanatos es barbacoa.
Ella sonrió a Artemisa. — Y a mí me gusta la barbacoa. Sólo dime cómo lo quieres, akri, receta normal o extra crujiente. Soy partidaria del extra crujiente. Hacen mucho ruido al masticarlos cuando están fritos en mucho aceite. Eso me recuerda, necesito un poco de pan.
Artemisa tragó audiblemente. —No la puedes enviar tras él. Es incontrolable sin ti.
—Ella hace sólo lo que le digo que haga.
—Esa cosa es una amenaza, con o sin ti. Zeus prohibió que alguna vez fuera sola al mundo humano.
Ash se mofó ante eso. —Ella es menos amenaza de lo que tú eres y ella sale todo el tiempo.
—No puedo creer que la sueltes tan descuidadamente. ¿Qué estás pensando?
Mientras discutían, Simi flotaba alrededor del cuarto, haciendo una lista en un pequeño libro cubierto de cuero. —Ooo, veamos, necesito mi salsa especiada de barbacoa. Definitivamente algunos guantes para horno, porque va a estar caliente por haber sido asado a la parrilla. Necesito traer un par de manzanos para así tener madera y que la carne quede con sabor a manzana. Hay que darle ese sabor extra, porque no me gusta el sabor a Daimon. ¡Ack!
— ¿Qué está haciendo? —preguntó Artemisa mientras se percataba que Simi hablaba sola.
—Hace una lista de lo que necesita para matar a Thanatos.
—Suena como si fuera a comerlo.
—Probablemente.
Los ojos de Artemisa se estrecharon. —No lo puede comer. Lo prohíbo.
Ash le dirigió una media sonrisa siniestra. —Ella puede hacer lo que quiera. La enseñé a no desaprovechar.
Simi hizo una pausa y levantó su cabeza de la lista para decir con un bufido a Artemisa. —Simi tiene mucho cuidado con el medio ambiente. Come todo excepto pezuñas. No me gustan, lastiman mis dientes —. Ella miró a Ash. — ¿Thanatos no tienen pezuñas, no?
—No, Simi, él no tiene.
Simi dio un grito feliz. —Ooo, buena comida esta noche. Traigo a un Daimon para barbacoa. ¿Puedo ir ahora, akri? ¿Puedo? ¿Puedo? ¿Puedo, por favor? —. Simi bailó por todos lados como un niño pequeño, feliz en una fiesta de cumpleaños.
Ash clavó los ojos en Artemisa. —Depende enteramente de ti, Artie. Él vive o muere por tu palabra.
— ¡No, akri!— Simi lloriqueó después de una pausa breve, atontada. Ella sonó como si estuviera sufriendo. —No le preguntes a ella eso. Ella nunca me dejaría tener diversión. ¡Ella es una diosa mezquina!
Ash sabía cuánto odiaba Artemisa que él le ganara una discusión. Sus ojos ardieron con furia reprimida. — ¿Qué quieres que haga?
—Dices que Zarek es inadecuado para vivir, que representa una amenaza para los otros. Todo lo que quiero es que Themis lo juzgue. Si su juicio encuentra que Zarek es un peligro para los que están a su alrededor, entonces enviaré a Simi tras él para quitarle la vida.
Simi descubrió sus colmillos a Artemisa mientras intercambiaban burlas venenosas.
Finalmente, Artemisa lo miró. —Muy bien, pero no confío en tu demonio. Haré que Thanatos se retire, pero después de que Zarek sea juzgado culpable, enviaré a Thanatos para matarle.
—Simi —dijo Ash a su compañera Charonte. —Regresa a mí.
Ella se vio disgustada por el mero pensamiento. —Regresa a mí, Simi —. Simi se burlaba mientras intercambiaba de forma. —No salgo a freír a la diosa. No salgo a freír a Thanatos —. Ella hizo un bufido extraño. —No soy un yo—yo, akri. Soy un Simi. Odio cuando me excitas sobre ir a matar algo y luego me dices que no. No me gusta eso. Es aburrido. Ya no me dejas divertirme.
—Simi –dijo él, acentuando su nombre.
El demonio hizo pucheros y luego voló al lado izquierdo de su cuerpo y regresó a su brazo con la forma de un pájaro estilizado, en su bícep.
Ash frotó su mano sobre la pequeña quemadura que siempre sentía cada vez que Simi salía o regresaba a su piel.
Artemisa se quedó con la mirada fija, con malicia ante la forma nueva de Simi. Luego, dio un paso alrededor de él y se apoyó contra su espalda mientras pasaba una mano sobre la imagen de Simi. —Un día voy a encontrar la manera de librarte de la bestia que descansa en tu brazo.
—Seguro que sí —dijo él, obligándose a soportar el toque de Artemisa mientras ella respiraba sobre su piel en tanto se apoyaba contra su espalda. Era algo que Ash nunca había podido tolerar sin dificultad, y era algo que ella sabía que él odiaba.
La miró sobre su hombro. —Y un día voy a encontrar la manera de deshacerme de la bestia que descansa sobre mi espalda.
Astrid se sentó sola en el atrio a leer su libro favorito, El Principito de Antoine de Saint-Exupéry. No importa cuántas veces lo leyera, siempre encontraba algo nuevo en él.
Y hoy ella necesitaba encontrar algo bueno. Algo que le recordara que había belleza en el mundo. Inocencia. Alegría. Felicidad.
Sobre todo, quería encontrar esperanza.
Una brisa suave con perfume a lila flotó fuera del río, a través de las columnas dóricas de mármol y del tílburi blanco de mimbre donde ella estaba sentada. Sus tres hermanas habían estado aquí por poco tiempo, pero las había enviado de regreso.
Ni siquiera ellas la podían confortar.
Cansada y desilusionada, había buscado paz en su libro. En éste, ella veía bondad, una bondad que faltaba en la gente que había conocido en su vida.
¿No había decencia? ¿Ninguna bondad?
¿La humanidad finalmente las había destruido a ambas?
Sus hermanas, tanto como ella las amaba, eran tan despiadadas como cualquier otro. Eran completamente indiferentes a las suplicas y sufrimientos de cualquiera no relacionado con ellas.
Ya nada las tocaba más.
Astrid no podía recordar la última vez que había llorado. La última vez que se había reído.
Ella estaba insensible ahora.
El entumecimiento era la maldición de las de su tipo. Su hermana Atty le había advertido hacía mucho tiempo que si prefería ser juez este día llegaría.
Joven, vanidosa y estúpida, Astrid tontamente había ignorado la advertencia, pensando que nunca le sucedería.
Ella nunca sería indiferente a la gente o su dolor.
Y ahora eran sólo sus libros los que le traían las emociones de otros. Si bien realmente "no las podía sentir", las emociones irreales y mudas de los personajes la confortaron en algún nivel.
Y si ella era capaz de eso, eso la haría llorar.
Astrid oyó a alguien acercándose desde atrás. No queriendo que alguien viera lo que estaba leyendo y menos que le preguntaran por qué, y ella se viera forzada a admitir que había perdido su compasión, Astrid lo metió bajo el cojín de la silla. Se volvió para ver a su madre cruzando el césped, tan bien cuidado, donde pastaba un trío de pequeños cervatillos.
Su madre no estaba sola.
Artemisa y Acheron estaban con ella.
El pelo largo, rojo de su madre se rizaba adecuadamente alrededor de una cara que no aparentaba mayor edad que treinta. Themis vestía una camisa azul con mangas cortas, hecha a medida y pantalones flojos caquis.
Nadie alguna vez la tomaría por la diosa griega de la justicia.
Artemisa estaba vestida con uno de los peplos clásicos griegos mientras Acheron traía puesto sus típicos pantalones de cuero negro y una remera negra. Su cabello rubio largo estaba suelto alrededor de sus hombros.
Un escalofrío bajó por su columna vertebral, pero claro, siempre le pasaba cuando Acheron se acercaba. Había algo acerca de él que era apremiante e irresistible.
Aterrador también.
Ella nunca había conocido a alguien como él. Era atrayente de un modo que desafiaba sus mejores habilidades para explicarlo. Era como si su misma presencia llenara a todo el mundo de un deseo tan potente que era difícil mirarlo sin querer sacarle sus ropas, tirarlo al suelo, y hacer el amor con él por innumerables siglos.
Pero había más de él que su atracción sexual. Había también algo antiguo y primitivo. Algo tan poderoso que aún los dioses temían.
Uno podía ver ese miedo en los ojos de Artemisa mientras caminaba a su lado.
Nadie sabía que relación había entre ellos. Nunca se tocaban, rara vez se miraban. Y aun así Acheron venía a menudo a ver a Artemisa a su templo.
Cuando Astrid había sido una niña, él solía venir y visitarla, también. Jugaba con ella y le enseñaba a manejar sus poderes limitados. Le había traído incontables libros tanto del pasado como del futuro.
De hecho, era Acheron quien le había dado El Principito.
Esas visitas se terminaron el día que ella alcanzó la pubertad y se percatara justamente qué tan deseable era Acheron como hombre. Él se había apartado, dejando una pared tangible entre ellos.
— ¿A qué debo el honor? — Astrid preguntó mientras lo tres la rodeaban.
—Tengo un trabajo para ti, querida —dijo su madre.
Astrid puso una cara llena de dolor. —Pensé que quedamos en que podría tomarme un tiempo.
—Oh, vamos, Astrid —dijo Artemisa. —Te necesito, primita —. Ella dirigió una mirada malvada en dirección a Acheron. Hay un Cazador Oscuro que necesita ser reprimido.
La cara de Acheron era impasible mientras miraba a Astrid sin comentario.
Astrid suspiró. Ella no quería hacer esto. Demasiados siglos juzgando a otros la habían dejado emocionalmente quebrada. Ella había comenzado a sospechar que ya no era capaz de sentir el dolor de nadie.
Ni siquiera el de ella.
La falta de compasión había arruinado a sus hermanas. Ahora temía que también la arruinara a ella.
—Hay otros jueces.
Artemisa dejó escapar una respiración altamente indignada. —No confío en ellos. Son corazones sangrantes que probablemente puedan encontrarlo tanto inocente como culpable. Necesito un juez pragmático, imparcial que no pueda ser persuadido a hacer otra cosa que no sea lo correcto y necesario. Te necesito.
Los cabellos al dorso de su cuello se levantaron. Astrid deslizó su mirada de Artemisa a Acheron, quien se mantuvo con los brazos cruzados sobre su pecho. Su mirada fija inquebrantable, miraba a Astrid con sus extraños ojos plateados.
Ésta no era la primera vez que ella había recibido instrucciones de evaluar un Cazador Oscuro descarriado y aun así hoy sentía algo diferente en Acheron.
— ¿Lo crees inocente? —preguntó ella.
Acheron asintió.
—Él no es inocente —se burló Artemisa. —Él mataría a cualquiera o cualquier cosa sin pestañear. No tiene principios morales ni le importa alguien aparte de sí mismo.
Acheron le dirigió a Artemisa una mirada que decía que esas palabras le recordaban a otra persona que conocía.
Casi tuvo éxito en traer una sonrisa a los labios de Astrid.
Mientras su madre se mantuvo atrás unos pasos para darles espacio, Acheron se acuclilló al lado del tílburi de Astrid y encontró su mirada al mismo nivel. —Sé que estás cansada, Astrid. Sé que quieres renunciar, pero no confío en nadie más para juzgarle.
Astrid frunció el ceño mientras él decía esas cosas, las cuales ella no le había dicho a nadie. Nadie sabía que ella quería renunciar.
Artemisa miró a Acheron con desconfianza. — ¿Por qué estás tan complacido con el juez que elegí? Ella nunca ha encontrado a alguien inocente en toda la historia de mundo.
—Lo sé —dijo él con esa voz enriquecedora, profunda que era aún más seductora que su increíble buena apariencia. —Pero confío en ella para hacer lo correcto.
Artemisa entrecerró sus ojos mientras lo miraba. — ¿Qué truco estás pensado?
Su cara era completamente impasible mientras continuaba mirando a Astrid, con una intensidad que era inquietante. —Nada.
Astrid consideró tomar la misión sólo por Acheron. Él nunca le había pedido algo y ella recordaba muy bien cuántas veces él la había confortado cuando había sido una niña. Había sido como un padre y un hermano mayor para ella.
— ¿Cuánto tiempo tengo que quedarme? —les preguntó ella. —Si voy y el Cazador Oscuro esta más allá del perdón, ¿puedo partir inmediatamente?
—Sí –dijo Artemisa. —De hecho, cuanto más pronto lo juzgues culpable será mejor para todos nosotros.
Astrid se volvió al hombre a su lado. — ¿Acheron?
Él bajo la cabeza en señal de asentimiento. — Acataré lo que decidas.
Artemisa resplandeció. —Tenemos nuestro pacto entonces, Acheron. Te he dado a un juez.
Una sonrisa pequeña jugó en las comisuras de los labios de Acheron. —Lo has dado, ciertamente.
Artemisa se puso repentinamente nerviosa. Miraba de Acheron a Astrid, luego hacia atrás otra vez. — ¿Qué sabes que yo no sé? —le preguntó.
Esos pálidos, cambiantes ojos miraron a través de Astrid mientras Acheron decía quedamente, —Sé que Astrid sostiene una verdad profunda dentro de ella.
Artemisa puso sus manos en las caderas. — ¿Y eso es?
—Es sólo con el corazón que uno puede ver correctamente. Lo esencial es invisible a los ojos.
Otro escalofrío bajó por la columna vertebral de Astrid mientras Acheron citaba la línea exacta de El Principito que ella había estado leyendo cuando se acercaban.
¿Cómo sabia él lo que había estado leyendo?
Miró hacia abajo para estar segura que el libro estaba completamente escondido de su vista.
Lo estaba.
Oh, sí, Acheron Parthenopaeus era un hombre atemorizante.
—Tienes dos semanas, hija —dijo su madre quedamente. —Si te lleva menos tiempo, entonces que así sea. Pero al final de las dos semanas, de una u otra manera, el destino de Zarek será sellado por tu mano.

JessicaGeeh
Otaku

Cantidad de envíos : 87
Escudo de Armas :
Puntos de Agradecimiento : 0
Fecha de inscripción : 02/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por JessicaGeeh el Lun Ago 13, 2012 1:44 am

CAPÍTULO 2

Zarek maldijo mientras las baterías del MP3 se acababan. Su maldita suerte.
Todavía faltaba una hora para aterrizar y lo último que quería era escuchar a Mike en la cabina del piloto del helicóptero, lamentándose y quejándose por lo bajo sobre tener que llevarlo de regreso a Alaska. Si bien treinta centímetros de negro acero sólido separaban el compartimiento sin sol de Zarek, del de Mike, él podía oírlo a través de las paredes tan fácilmente como si Mike estuviera sentado a su lado.
Peor, Zarek odiaba estar metido en ese pequeño compartimiento que parecía estar cerrándose sobre él. Cada vez que se movía, se golpeaba un brazo o una pierna con la pared. Pero ya que habían estado volando a la luz del día, era o el cubo o la muerte.
Por alguna razón él todavía no estaba realmente seguro de por qué había escogido el cubo.
Se quitó los audífonos y sus oídos fueron asaltados inmediatamente por el rítmico golpeteo de las aspas del helicóptero, ráfagas de vientos invernales y la conversación, llena de estática, de Mike por radio.
— ¿Y..., lo has hecho?
Zarek arqueó una ceja ante la voz masculina tan ansiosa y poco familiar.
Ah, la belleza de sus poderes. Su audición le daría celos a Superman. Y él sabía cual era el tema de la conversación.
Él.
O más bien su muerte.
A Mike le habían ofrecido una fortuna para matarle, y desde el momento que habían dejado Nueva Orleáns, hacía unas doce horas aproximadamente, Zarek había estado esperando que el Escudero de mediana edad abriera las ventanas selladas y lo expusiera a la luz del sol o que arrojara al mar su compartimiento y lo dejara caer sobre algo que garantizara terminar con su inmortalidad.
En lugar de eso, Mike estaba jodiendo con él y aún le faltaba jalar el interruptor. No era que a Zarek le importara. Él tenía unos cuantos trucos para enseñar al Escudero, si es que Mike trataba de hacer algo.
—Nah —dijo Mike, mientras el helicóptero se sumergía sin previo aviso bruscamente hacia la izquierda haciendo que Zarek se golpeara ruidosamente contra la pared del compartimiento. Comenzaba a sospechar que el piloto lo hacía justamente para joderlo y divertirse.
El helicóptero se inclinó otra vez mientras Zarek se preparaba para eso.
—Pensé en eso, realmente lo hice, pero sabes, creo que freír a este bastardo es algo demasiado bueno para él. Preferiría dejarlo en la Ceremonia de Sangre de los Escuderos y dejar que lo sacaran despacio y dolorosamente. Personalmente, me gustaría oír el grito del sicótico hijo de puta pidiendo misericordia, especialmente después de lo que hizo a esos inocentes policías.
Un músculo en la mandíbula de Zarek comenzó al latir a ritmo con los latidos rápidos y enojados de su corazón mientras oía. Síp, esos policías habían sido realmente inocentes, claro. Si Zarek hubiera sido mortal, entonces la paliza que le habían dado lo habría matado o estaría en coma ahora mismo.
La voz habló por el radio otra vez. —Escuché de los Oráculos que Artemisa pagará el doble al Escudero que lo mate. Si lo agregas a lo que Dionisio iba a pagarte por matarlo y personalmente pienso que eres un tonto si lo dejas pasar.
—Sin duda, pero tengo suficiente dinero para quedarme tranquilo. Además, soy el que tiene que tolerar su actitud de mierda y sus mofas. Él piensa que es un tipo muy rudo. Quiero verlos bajarle los humos antes de que le corten la cabeza.
Zarek puso sus ojos en blanco ante las palabras de Mike. Él no daba ni la cola de una rata por lo que el hombre pensaba de él.
Había aprendido hacía mucho tiempo que no tenía caso tratar de llegar a la gente.
Todo lo que lograba era que lo abofetearan.
Metió el reproductor de MP3 en su bolso negro e hizo una mueca ante su rodilla pegada a la pared. Dioses, sáquenme de este lugar apretado y restringido. Se sentía como si estuviera en un sarcófago.
—Estoy asombrado que el Concejo no activara el estado de Nick a Blood Rite para esta cacería —dijo el otro. —Ya que pasó la última semana con Zarek, pensé que estaría más que dispuesto para esto.
Mike bufó. —Lo intentaron, pero Gautier se rehusó.
— ¿Por qué?
—No tengo idea. Sabes cómo es Gautier. No acepta muy bien las órdenes. Me hace preguntarme por qué siquiera lo iniciaron en la hermandad de los Escuderos, para empezar. No puedo imaginar ningún Cazador Oscuro aparte de Acheron o Kyrian que puedan soportar esa boca.
—Sí, es un maldito sabelotodo. Y hablando de eso, mi Cazador Oscuro está llamándome así que mejor me voy a trabajar. Cuídate de Zarek y permanece fuera de su camino.
—No te preocupes. Voy a deshacerme de él y dejarlo para que los demás lo atrapen, luego sacaré mi trasero de Alaska más rápido de lo que puedas decir “Rumpelstiltskin”.
El radio se apagó.
Zarek se quedó perfectamente quieto en la oscuridad y escuchó a Mike respirando en la cabina del piloto.
Entonces, el idiota había cambiado de idea acerca de matarlo.
Bien, bravo por eso. Al Escudero finalmente le habían crecido las pelotas, y medio cerebro. En algún punto durante las últimas horas Mike había decidido que el suicidio no era la respuesta.
Por eso, Zarek lo dejaría vivir.
Pero lo haría angustiarse por el privilegio.
Y que los dioses ayudaran al resto que viniera tras él. En la tierra congelada del interior de Alaska, Zarek era invencible. A diferencia de los otros Cazadores Oscuros y Escuderos, él había tenido novecientos años de entrenamiento en supervivencia ártica. Novecientos años de estar solo él y la tierra salvaje que no figuraba en el mapa.
Indefectiblemente, Acheron lo había visitado cada década o poco más o menos sólo para asegurarse que aún estaba vivo, pero nadie más, siquiera una vez, había venido.
Y las personas se preguntaban por qué estaba demente.
Hasta diez años atrás, no había tenido contacto en absoluto con el mundo exterior durante los meses largos del verano que lo obligaban a vivir adentro de su remota cabaña.
Ni teléfono, ni computadora, ni televisión.
Nada más que la tranquila soledad en la que releía la misma pila de libros una y otra vez hasta que los había aprendido de memoria. Esperando con ansiosa anticipación que las noches se hicieran más largas, lo suficiente para permitirle viajar de su cabaña rural a Fairbanks en donde los negocios aún estaban abiertos y él podía interactuar con gente.
Para eso, sólo había pasado un siglo y medio desde que el área se hubiera poblado lo suficiente para que él pudiera tener algún contacto humano.
Antes de eso, por incontables centurias, había vivido solo, sin otro ser humano cerca de él. Ocasionalmente había divisado a nativos que estaban aterrorizados al encontrar un hombre extraño, a un hombre alto, caucásico, con colmillos y viviendo en un bosque remoto. Sólo echaban una mirada a sus más de dos metros de altura y su parka de buey almizclero, y salían corriendo tan pronto como podían en otra dirección, dando gritos que el Iglaaq los iba a atrapar.
Supersticiosos hasta el extremo, habían creado una leyenda basada en él.
Eso dejaba sólo las raras visitas de los Daimons en el invierno, quienes se aventuraban en su bosque a fin de poder decir que habían enfrentado al lunático Cazador Oscuro. Desafortunadamente, habían estado más interesados en pelear que en conversar y así que su relación con ellos siempre había sido breve. Unos pocos minutos de combate para aliviar la monotonía y luego estaba solo otra vez con la nieve y los osos.
Y no eran ni siquiera were—bears .
La carga magnética y eléctrica de la aurora boreal imposibilitaba a los Were Hunter aventurarse tan al norte. También causaba estragos con la electrónica y los enlaces de satelitales, cortando sus comunicaciones periódicamente durante el año, así que aún en este mundo moderno, estaba todavía dolorosamente solo.
Tal vez debería dejarles que lo mataran después de todo.
Y todavía, de alguna manera, siempre se encontraba continuando. Un año más, un verano más.
Uno más de comunicaciones cortadas.
Supervivencia básica era todo lo que Zarek siempre había conocido.
Tragó mientras recordaba Nueva Orleáns.
Cómo había amado esa ciudad. La animación. El calor. La mezcla de olores exóticos, vistas, y sonidos. Se preguntaba si la gente que vivía allí se percataba de lo bien que estaban. Qué tan privilegiados eran por estar bendecidos con semejante ciudad.
Pero eso estaba detrás de él ahora. Había cometido un error tan grande que no había forma que ni Artemisa ni Acheron le permitieran regresar a un área poblada donde pudiera interactuar con un gran grupo de personas.
Eran él y Alaska para la eternidad. Todo lo que podía esperar era una masiva explosión demográfica, pero dada la severidad del clima, eso era tan probable como que a él lo destinaran a Hawai.
Con ese pensamiento, sacó del bolso su ropa para la nieve y empezó a ponérsela. Sería temprano en la mañana, cuando llegaran y aún estaría oscuro, pero el amanecer no estaría muy lejos. Tendría que apresurarse para llegar a su cabaña antes de la salida del sol.
Para cuando se había frotado vaselina sobre su piel y se había puesto sus calzoncillos largos, un suéter negro con cuello de tortuga, el abrigo largo de buey almizclero y las aislantes botas de invierno, ya podía sentir descender al helicóptero.
En un impulso, Zarek repasó rápidamente las armas en su bolso. Había aprendido hacía mucho tiempo a llevar un gran surtido de herramientas. Alaska era un lugar rudo para estar por cuenta propia y nunca sabías cuándo te ibas a encontrar con algo mortífero.
Siglos atrás, Zarek había tomado la decisión de ser la cosa más mortífera en la tundra.
Tan pronto como aterrizaron, Mike cortó el motor y esperó a que las aspas dejaran de dar vueltas antes de salir, maldiciendo por la temperatura bajo cero, y abrió la puerta trasera. Mike hizo un repugnante gesto de desprecio mientras se hacía para atrás para darle el espacio suficiente a Zarek para desocupar el helicóptero.
—Bienvenido a casa —dijo Mike con una nota de veneno en la voz. El estúpido estaba disfrutando con el pensamiento de que los Escuderos le siguieran la pista y lo desmembraran.
Bueno, también Zarek.
Mike sopló sus manos enguantadas. —Espero que todo esté como lo recuerdes.
Lo estaba. Aquí, ninguna cosa cambiaba nunca.
Zarek se sobresaltó ante el brillo de la nieve aún en la oscuridad del pre-amanecer. Se bajó los lentes sobre los ojos para protegerlos y saltó afuera. Agarró su bolso, lo lanzó sobre el hombro, luego se abrió camino a través de la nieve hacia el cobertizo climatizado en donde, la semana anterior, había dejado su Ski Doo MX Z Rev, hecha a medida.
Oh, sí, ésta era la temperatura por debajo de congelación que recordaba, el aire ártico que mordía tan ferozmente. Cada pedazo de su piel expuesta ardía. Apretó sus dientes para evitar que castañearan, algo no muy agradables cuando un hombre tenía colmillos largos y filosos en lugar de dientes.
Bienvenido a casa...
Mike se dirigía hacia la cabina del piloto cuando Zarek se dio vuelta para mirarlo.
—Oye, Mike —lo llamó, su voz sonó a través de la fría quietud.
Mike se detuvo.
—Rumpelstiltskin —dijo antes de lanzar una granada debajo del helicóptero.
Mike dejó escapar una apestosa maldición mientras corría a través de la nieve tan rápido como podía, tratando de alcanzar algún refugio.
Por primera vez en un largo rato, Zarek sonrió al ver al Escudero enojado y el sonido de la nieve crujiendo ruidosamente bajo los apurados pasos de Mike.
El helicóptero explotó en el mismo instante que Zarek alcanzaba su vehículo de nieve. Pasó una larga pierna vestida en cuero sobre el asiento negro y miró hacia atrás para ver cómo los pedazos de metal, del helicóptero Sikorsky de veintitrés millones de dólares, llovían sobre la nieve.
Ahh, fuegos artificiales. Cómo le gustaban. La vista era casi tan bella como la aurora boreal.
Mike todavía estaba maldiciendo y dando saltos, como un niño enojado, mientras miraba su juguete hecho a medida arder en llamas.
Zarek echó a andar el motor y condujo hacia Mike, pero no antes de dejar caer otra granada para reventar el cobertizo, impidiendo de esa forma que el Escudero la usara.
Mientras el vehículo de nieve vibraba bajo él, se bajó la bufanda lo suficiente a fin de que Mike le pudiera entender cuándo le hablara. —El pueblo está a unos seis kilómetros por ese camino —dijo, señalando hacia el sur. Le lanzó a Mike un tubito de vaselina. —Mantén los labios cubiertos para que no sangren.
—Debería haberte matado —Mike gruñó.
—Sí, deberías haberlo hecho —. Zarek se cubrió la cara, y aceleró al máximo el motor. —Ya que estamos, si das con lobos en el bosque, recuerda, realmente son lobos y no Were-Hunters al acecho. Ellos viajan en jaurías así que si escuchas a uno, hay más detrás de él. Mi mejor consejo para eso es escalar un árbol y esperar que se aburran antes de que un oso venga y decida subir tras de ti.
Zarek hizo girar su máquina y se dirigió hacia el nordeste donde su cabaña lo esperaba en el medio de ciento veinte hectáreas de bosque.
Probablemente debería sentirse culpable por lo que le había hecho a Mike, pero no lo hacía. El Escudero sólo había aprendido una valiosa lección. La próxima vez que Artemisa o Dionisio le hicieran una oferta, él la tomaría.
Zarek rotó su muñeca, dando al vehículo de nieve más potencia mientras corcoveaba sobre el escabroso camino nevado. Aún tenía un largo camino a casa y su tiempo se acababa.
El amanecer ya llegaba.
Maldición. Debería haber llevado a su Mach Z. Era lustrosa y más rápida que el MX Z Rev en que estaba ahora, pero mucho menos divertida.
Zarek tenía frío, estaba hambriento, y cansado, y en una forma extraña todo lo que quería hacer era regresar a las cosas que le eran familiares.
Si los otros Escuderos querían cazarlo, entonces que así fuese. Al menos de esta manera él estaba prevenido.
Y como el helicóptero y el cobertizo lo demostraron, él ya estaba preparado de antemano.

Si querían enfrentarlo, entonces les deseaba suerte. Iban a necesitarla y también un montón de refuerzos.
Esperando con ilusión el desafío, hizo volar su máquina sobre el terreno congelado.
Faltaba poco para el amanecer cuando llegó a su aislada cabaña. Más nieve había caído bloqueando su puerta, mientras había estado ausente. Deslizó el vehículo de nieve en un cobertizo pequeño que estaba pegado a su cabaña y la cubrió con una lona impermeable. Mientras enchufaba la calefacción para el motor, se percató que no había suficiente poder en la conexión ni para la MX ni la Mach que estaba estacionada al lado. Gruñó enojado. Maldición. Sin duda el motor del Mach se había quebrado por las temperaturas bajo cero, y si no tenía cuidado el motor de la MX también se quebraría.
Zarek se apresuró a salir y comprobar los generadores antes de que el sol se levantara sobre las colinas, sólo para encontrar a ambos congelados y sin funcionar.
Gruñó otra vez mientras golpeaba uno con el puño.
Bien, eso en cuanto a comodidad. Parecía que hoy iban a ser él y la pequeña estufa a leña. No era la mejor fuente de calor, pero era lo mejor que iba a obtener.
—Genial, simplemente genial —masculló. No era la primera vez que se había visto forzado a tolerar dormir con frío, en el piso de la cabaña. Sin duda no sería la última vez.
Sólo parecía peor esta mañana porque había pasado la última semana en el clima templado de Nueva Orleáns. Había estado tan cálido cuando estuvo allí que ni siquiera había necesitado usar la calefacción.
Hombre, cómo extrañaba ese lugar.
Sabiendo que su tiempo antes de la salida del sol era críticamente pequeño, regresó con paso pesado a su vehículo de nieve y envolvió el motor con su parka, para ayudar a mantener el calor, tanto como pudiera. Luego rescató su bolso del asiento y fue a excavar frente a su puerta a fin de poder entrar en su cabaña.
Se agachó rápidamente mientras atravesaba la puerta y mantuvo la cabeza inclinada. El cielo raso era bajo, tan bajo, que si se paraba derecho, la parte superior de la cabeza lo rozaría, y si no estaba prestando atención, el ventilador de techo, en medio del cuarto, le decapitaría.
Pero el cielo raso bajo era necesario. El calor en el corazón del invierno era una comodidad valiosa y lo último que cualquiera querría era que se dispersara bajo un cielo raso de 3 metros. Un cielo raso más bajo significaba un lugar más caliente.
Sin mencionar que novecientos años atrás cuando había sido desterrado aquí, no había tenido mucho tiempo para construir su refugio. Pasando la noche en una caverna durante la luz del día, había trabajado en la cabaña durante la noche hasta que finalmente había construido Hogar Asqueroso Hogar .
Sí, era bueno estar de regreso.
Zarek dejó caer su bolsa de lona al lado de la estufa a leña. Luego se volvió y colocó el antiguo pestillo de madera dentro del hueco sobre la puerta para atrancarla, y así mantener alejada a la fauna silvestre de Alaska que algunas veces se aventuraba demasiado cerca de su cabaña.
Andando a tientas a lo largo de la pared, tallada con sus manos, encontró la linterna que pendía allí y la pequeña caja de fósforos Lucifer que estaba sujeta a ella. Si bien su vista de Cazador Oscuro estaba diseñada para la noche, no podía ver en la oscuridad total. Con la puerta cerrada, su cabaña estaba sellada tan ajustadamente que ninguna luz en absoluto podía penetrar las gruesas paredes de madera.
Una vez encendida la linterna, tembló de frío en tanto se daba vuelta para mirar el interior de su casa. Conocía cada centímetro del lugar íntimamente. Cada estante de libros que revestía las paredes, cada muesca tallada que la decoraba.
Él nunca había tenido muchos muebles. Dos alacenas altas; una para su puñado de ropas y otra para su comida. Había también una mesita para el televisor y los estantes de libros, y eso era todo. Como un ex—esclavo romano, Zarek no estaba acostumbrado a mucho.
Estaba tan frío adentro que podía ver su respiración a través de la bufanda y cuando miró alrededor del estrecho lugar, hizo una mueca a su computadora y el televisor, los cuales tendrían que descongelarse antes de poder usarlos.
Con tal que la humedad no los hubiera alcanzado.
Reacio a preocuparse por eso, se dirigió a la despensa de comida en la parte trasera donde no había más que productos enlatados. Había aprendido hacia mucho tiempo que si los osos y los lobos olían comida, rápidamente le harían una visita no deseada. No tenía ganas de matarlos sólo porque estaban hambrientos y eran estúpidos.
Zarek agarró una lata de carne de cerdo con frijoles y su abrelatas, y se sentó en el piso. Mike se había rehusado a alimentarlo durante el viaje de trece horas de Nueva Orleáns a Fairbanks. Mike había afirmado que no quería arriesgarse a exponer a Zarek a la luz del sol para alimentarlo.
En realidad, el Escudero era un idiota, y el hambre no era algo nuevo para Zarek.
—Ah, grandioso —masculló cuando abrió la lata y encontró los frijoles sólidamente congelados adentro. Consideró en sacar el pica hielo, pero cambió de idea. No estaba tan hambriento para que un helado de carne de cerdo y frijoles le atrajera.
Suspiró con repugnancia, luego abrió la puerta y lanzó la lata tan lejos en el bosque como pudo.
Cerrando de un golpe la puerta antes de que la luz del amanecer se filtrara, Zarek buscó en su bolsa hasta que encontró su teléfono celular, el reproductor de MP3, y la laptop. Colocó el teléfono y el reproductor en sus pantalones a fin de que el calor del cuerpo evitara que se congelaran. Luego dejó a un lado su laptop hasta que pudiera encender la estufa a leña.
Fue a la esquina frente a la estufa y agarró un manojo de figurillas de madera talladas, que había amontonado allí y las colocó adentro de la estufa.
Tan pronto como abrió la pequeña puerta de hierro, hizo una pausa.
Había un visón diminuto en el interior con tres recién nacidos. La madre, enojada al ser perturbada, siseó una advertencia para él mientras se miraban a los ojos.
Zarek siseó en respuesta.
—Hombre, no creo esto —refunfuñó Zarek coléricamente.
El visón debía haber entrado por el tubo de la estufa y haberse mudado cuando él se había ido. Probablemente habría estado todavía cálida cuando la encontró y la estufa era un lugar extremadamente seguro como cubil.
—Lo mínimo que podrías haber hecho era traer unos cincuenta de tus amigos contigo. Y así yo podría usar un abrigo nuevo.
Ella le mostró sus dientes.
Zarek exasperado, cerró la puerta y devolvió el montón a la esquina. Era un imbécil, pero ni siquiera él los echaría. Siendo inmortal, sobreviviría el frío. La madre y las crías no lo harían.
Recogió su laptop y la colocó dentro de su abrigo cerrado para conservarla caliente y se fue a la esquina lejana donde estaba su jergón. Mientras se acostaba, pensó en irse a dormir bajo tierra en donde estaba más caliente, pero entonces, ¿Para qué molestarse?
Tendría que mover la estufa para alcanzar su sótano escondido y eso sólo contrariaría a la mamá visón otra vez.
En esta época del año la luz del día era corta. Sólo serían unas cuantas horas más hasta la puesta de sol, y él estaba más que acostumbrado a su páramo congelado.
Tan pronto como pudiera, iría al pueblo a comprar suministros y un generador nuevo. Jalando las colchas y las pieles sobre él, exhaló un suspiro largo y cansado.
Zarek cerró los ojos y dejó que su mente vagara sobre los acontecimientos de la semana pasada.
—Gracias, Zarek.
Él rechinó los dientes mientras recordaba la cara de Sunshine Runningwolf. Sus grandes ojos café oscuros eran increíblemente seductores y ella estaba muy lejos del tipo de modelo flaca que la mayoría de los hombres preferían; tenía un cuerpo exuberante, curvilíneo que lo había puesto duro con sólo estar cerca de ella.
Hombre, debería haber tomado un mordisco de su cuello cuando había tenido la oportunidad. Todavía no estaba seguro por qué no había saboreado su sangre. Sin duda lo habría mantenido caliente, aún ahora.
Oh, pues bien. Debía apuntarlo como otro arrepentimiento, total él tenía una lista infinita de ellos.
Sus pensamientos regresaron a ella...
Sunshine había aparecido inesperadamente en su casa de Nueva Orleáns mientras había estado esperando que Nick lo llevara al sitio de aterrizaje para irse.
Su pelo negro estaba trenzado y sus ojos café habían mostrado una amistad que nunca antes había visto cuando alguien lo miraba.
—No puedo quedarme por mucho tiempo. No quiero que Talon se despierte y encuentre que me he ido, pero antes de que te vayas debía agradecerte lo que hiciste por nosotros.
Él todavía no sabía por qué los había ayudado a ella y a Talon. Por qué había desafiado a Dionisio y había peleado contra el dios cuando éste había tratado de destruirlos a ambos.
Por su felicidad, se había consignado a sí mismo a morir.
Pero mientras la miraba ayer, había parecido que, en cierta forma, había valido la pena.
Y mientras dejaba que el sueño lo alcanzara, se preguntaba si todavía pensaría que valió la pena cuando los Escuderos encontraran su cabaña y la quemaran hasta los cimientos con él en su interior...
Resopló ante el pensamiento. ¿Qué diablos? Al menos estaría caliente unos pocos minutos antes de morir.
Zarek no estaba seguro cuánto tiempo había dormido. Cuando se despertó, estaba oscuro otra vez.
Esperaba que no hubiera sido por mucho tiempo ya que su vehículo de nieve corría la posibilidad de congelarse. Si lo hacía, entonces sería una fría y larga caminata al pueblo.
Se dio vuelta y arrugó la cara de dolor. Había estado descansando sobre su laptop. Sin mencionar el teléfono y reproductor de MP3 que estaban mordiendo algo mucho más incómodo.
Temblando en contra del frío glacial, se obligó a sí mismo a levantarse y agarrar otra parka de su armario. Una vez que estuvo vestido para el clima, salió a su garaje provisional. Puso la laptop, el teléfono, y reproductor de MP3 en su mochila y la lanzó sobre sus hombros, luego montó el vehículo y desenvolvió el motor.
Afortunadamente arrancó en el primer intento. ¡Aleluya! Tal vez su suerte estaba cambiando después de todo. Nadie lo había tostado mientras dormía y realmente tenía suficiente combustible para llegar a Fairbanks donde podía obtener alguna comida caliente y deshelarse por unos minutos.
Agradecido por los pequeños favores, se dirigió a través de su tierra, dobló al sur para el largo, accidentado viaje que lo llevaría a la civilización.
No le importaba. Estaba malditamente agradecido que ahora hubiera una civilización a dónde dirigirse.
Zarek llegó a la ciudad poco después de las seis.
Estacionó su vehículo en la casa de Sharon Parker, que estaba a una corta distancia del centro del pueblo. Había conocido a la ex—camarera diez años atrás cuando la había encontrado en el interior de su coche averiado, tarde en la noche, a un costado de una calle secundaria que raramente era usada en el Polo Norte.
Había estado próximo a sesenta grados bajo cero y ella había estado llorando, acurrucada bajo mantas, asustada de que ella y su bebé murieran antes de que le llegara algún tipo de ayuda. Su hija de siete meses estaba enferma de asma y Sharon había estado tratando de llevarla al hospital para tratarla, pero habían rechazado su ingreso ya que ella no tenía seguro social ni dinero para pagar.
Le habían dado indicaciones de cómo llegar a una clínica de caridad y se había perdido mientras trataba de encontrarla.
Zarek los había llevado de regreso al hospital y había pagado por el cuidado del bebé. Mientras esperaban, había averiguado que Sharon había sido desalojada de su departamento y que no podía cubrir los gastos con lo que ella ganaba.
Así es que le había ofrecido a Sharon un negocio. A cambio de una casa, el coche, y el dinero, ella le proveía de alguien amigable para hablar cuando fuera que él viniera a Fairbanks, y una pocas comidas caseras o sobras cocinadas, lo que fuere que ella tuviera en ese momento.
Lo mejor de todo, era que en el verano cuando él estaba completamente encerrado dentro de su cabaña durante las veintitrés horas y medias de luz del día, ella pasaba por la oficina de correos o la tienda y le traía libros y suministros y los dejaba fuera de su puerta.
Había sido el mejor trato que alguna vez había hecho.
Ella nunca le había preguntado nada personal, ni aún cuando él no dejaba su cabaña en los meses de verano. Sin duda estaba demasiado agradecida de tener su apoyo financiero para preocuparse por sus actitudes excéntricas.
A cambio, Zarek nunca había tomado su sangre o le había preguntado a ella algo personal. Eran simplemente empleador y empleada.
— ¿Zarek?
Él levantó la vista del bloque caliente que estaba enchufando en su vehículo de nieve, para verla sacar la cabeza por la puerta principal de su casa estilo rancho. Su pelo castaño oscuro estaba más corto que un mes atrás cuando él la había visto por última vez, ahora tenía un corte desmechado que se mecía sobre sus hombros.
Alta, delgada, y sumamente atractiva, estaba vestida con un suéter negro y jeans. Cualquier otro tipo a estas fechas, probablemente ya habría hecho una movida con ella, y una noche, cuatro años atrás, ella había insinuado que si alguna vez quisiese algo más íntimo, ella gustosamente se lo daría, pero Zarek se había rehusado.
A él no le gustaba que las personas se acercaran demasiado, y las mujeres tenían una horrorosa tendencia de mirar al sexo como algo muy significativo.
Él no. El sexo era sexo. Era básico y animal. Algo que el cuerpo necesitaba como necesitaba comida. Pero un tipo no tenía que ofrecer una cita a un bistec antes de comerlo.
¿Entonces por qué las mujeres necesitaban un testamento de afecto antes de abrir sus piernas?
Él no lo entendía.
Y nunca se involucraría con Sharon. El sexo con ella sería una complicación que no necesitaba.
— ¿Zarek, eres tú?
Bajó la bufanda de su cara y respondió a gritos. —Sí, soy yo.
— ¿Entras?
—Regresaré en un momento. Tengo que ir a comprar unas pocas cosas.
Ella asintió con la cabeza, luego regresó adentro y cerró la puerta.
Zarek caminó calle abajo hacia la tienda. El almacén general de Frank tenía de todo. Lo mejor es que tenía una gran variedad de artículos electrónicos y generadores. Desafortunadamente, no podría usar la tienda por mucho tiempo. Él había sido un cliente regular por acerca de quince años, y aunque Frank era un poco torpe, había empezado a notar el hecho que Zarek no había envejecido en todo este tiempo.
Tarde o temprano, Sharon lo notaría también y tendría que dejar su único contacto con el mundo mortal.
Ese era el gran inconveniente de la inmortalidad. Él no se atrevía a rondar por ahí mucho tiempo más o se enterarían quién y qué era él. Y a diferencia de otros Cazadores Oscuros, cada vez que había pedido a un Escudero que le sirviese y protegiese su identidad, el Concejo se lo había negado.
Parecía que su reputación era tal que nadie quería la obligación de ayudarlo.
Bien. Nunca había necesitado a nadie, de cualquier manera.
Zarek entró en la tienda y se tomó un minuto para sacarse los lentes y guantes y desabotonarse el abrigo. Escuchó a Frank conversando con uno de sus empleados en la parte de atrás.
—Ahora presta atención, chico. Es un hombre extraño, pero mejor sé amable con él, ¿me escuchas? Gasta una tonelada de dinero en esta tienda y a mí no me importa qué tan espeluznante se ve, tú sé simpático.
Lo dos salieron de atrás. Frank se paró en seco para clavar los ojos en él.
Zarek le devolvió la mirada. Frank estaba acostumbrado a verle con una barba de chivo o con barba, su pendiente de espadas cruzadas, y la garra de plata que llevaba puesta en su mano izquierda. Tres cosas que Acheron le había ordenado abandonar en Nueva Orleáns.
Sabia cómo se veía sin barba y lo odiaba. Pero al menos no tenía que mirarse en un espejo. Los Dark—Hunters sólo podían reflejarse cuando querían.
Zarek nunca había querido.
El hombre mayor sonrió con una sonrisa que era más costumbre que amistosa y caminó hacia él. Si bien la gente de Fairbanks era en extremo amigable, la mayoría de ellos todavía tendían a dejar un espacio alrededor de Zarek.
Tenía ese efecto en las personas.
— ¿Qué puedo ofrecerte hoy? –preguntó Frank.
Zarek recorrió con la mirada al adolescente, quien lo miraba curiosamente.
—Necesito un generador nuevo.
Frank respiró entre dientes y Zarek esperó lo que sabía vendría. —Podría haber un problema.
Frank siempre decía eso. No importaba lo que Zarek necesitara, iba a ser un problema obtenerlo, por lo tanto tendría que pagar más dólares por él.
Frank se rascó los bigotes grises de su cara barbuda. —Sólo tengo uno y se supone que debe ser entregado a los Wallabys mañana.
Síp, correcto.
Zarek estaba demasiado cansado para jugar al regateo con Frank esta noche. En este punto, estaba dispuesto a pagar cualquier cosa por recuperar la electricidad dentro de su casa. —Si me dejas tenerlo, hay seis grandes extras para ti.
Frank frunció el ceño y continuó rascando su barba. —Ahora bien, hay otro problema. Los Wallabys lo estarán esperando ansiosamente.
—Diez grandes, Frank, y otros dos si lo puedes llevar a casa de Sharon dentro de una hora.
Frank resplandeció. —Tony, ya escuchaste al hombre, carga su generador en este momento —. Los ojos del viejo eran claros y casi amigables. — ¿Necesitas alguna otra cosa?
Zarek negó con la cabeza y salió.
Se abrió paso hacia lo de Sharon e hizo lo mejor que pudo por ignorar los latigazos del viento.
Golpeó la puerta antes de empujarla con el hombro para abrirla y entrar. Por raro que pareciera, la sala de estar estaba vacía. A esta vez hora de la noche, la hija de Sharon, Trixie usualmente corría de un lado a otro, jugando y gritando como un demonio o haciendo una tarea bajo extrema protesta. Ni siquiera la oía en la parte de atrás.
Por un segundo, pensó que tal vez los Escuderos lo habían encontrado, pero eso era ridículo. Nadie sabía de Sharon. Zarek no se llevaba exactamente bien con el Concejo de Escuderos u otros Cazadores Oscuros.
— ¿Oye, Sharon? —llamó. — ¿Esta todo bien?
Ella caminó lentamente desde la cocina. —Regresaste.
Un mal presentimiento le sobrevino. Algo no estaba bien. Lo podía sentir. Ella parecía nerviosa.
—Sí. ¿Sucede algo? ¿No interrumpí una cita o algo, no?
Y luego lo oyó. Era el sonido de un hombre respirando, de pisadas fuertes dejando la cocina.
El hombre vino andando por el vestíbulo, con una forma lenta y metódica de caminar, como un depredador tomándose su tiempo para situar el paisaje mientras pacientemente observaba a su presa.
Zarek frunció el ceño ante el hombre que se detenía en el vestíbulo detrás de Sharon. Parado era sólo tres centímetros más bajo que Zarek, tenía el pelo oscuro largo, atado en una cola de caballo y traía puesto un pañuelo al estilo de las novelas del Oeste. Había un aura mortal alrededor del hombre y tan pronto como sus ojos se cruzaron, Zarek supo que había sido traicionado.
Éste era otro Cazador Oscuro.
Y solo había uno de los miles de Cazadores Oscuros que sabían de Sharon y él...
Zarek maldijo su estupidez.
El Cazador Oscuro inclinó su cabeza hacia él. –Z —pronunció arrastrando las palabras pesadamente en un acento sureño que Zarek conocía demasiado bien. —Tú y yo tenemos que hablar.
Zarek no podía respirar mientras clavaba los ojos en Sharon y Sundown a la vez. Sundown era la única persona en quien él alguna vez se había confiado en sus dos mil años de vida.
Y sabía por qué Sundown estaba aquí.
Sólo Sundown conocía a Zarek. Conocía los lugares que frecuentaba y sus hábitos.
¿Quién mejor para seguirle la pista y matarle que su mejor amigo?
— ¿Hablar sobre qué? —preguntó bruscamente, entrecerrando los ojos.
Sundown se movió delante de Sharon como para protegerla. Que él pensase por un instante, que Zarek la amenazaría, le dolió más que nada.
—Pienso que sabes por qué estoy aquí, Z.
Sí, lo sabía bien. Sabía exactamente lo que Sundown quería de él. Una muerte agradable, rápida a fin de que Sundown pudiera reportar a Artemisa y Acheron que todo estaba bien otra vez en el mundo, y luego el vaquero regresaría a su casa en Reno.
Pero Zarek había ido dócilmente, una vez, a su ejecución. Esta vez, tenía la intención de luchar por su vida, como fuese.
—Olvídalo, Jess –dijo él, usando el nombre real de Sundown.
Se dio vuelta y corrió hacia la puerta.
Zarek logró regresar al jardín antes de que Sundown lo atrapara y jalara para detenerlo. Él dejó al descubierto sus colmillos, pero Jess no pareció notarlo.
Zarek le dio un duro puñetazo en el estómago. Fue un golpe poderoso que hizo que Jess se tambaleara hacia atrás y puso de rodillas a Zarek. Siempre que un Cazador Oscuro atacaba a otro, el Cazador Oscuro que atacaba sentía el golpe diez veces peor que el que lo recibía. Había una única forma de evitar esto, que Artemisa levantara su prohibición. Solo esperaba que no se la hubiera levantado a Jess.
Zarek luchó por respirar ante el dolor y se forzó a sí mismo a pararse. A diferencia de Jess, el dolor físico era algo a lo que estaba habituado.
Pero antes de poder alejarse vio a Mike y a otros tres Escuderos en las sombras. Caminaban hacia ellos con pasos determinados que decían que estaban armados para el Cazador Oscuro.
—Déjenmelo a mí –ordenó Sundown.
Lo ignoraron y siguieron avanzando.
Dándose vuelta, Zarek se dirigió hacia su vehículo de nieve sólo para encontrar el motor hecho pedazos. Obviamente habían estado ocupados mientras estaba en lo de Frank.
Maldita sea. ¿Cómo pudo ser tan estúpido?
Ellos debían haber destruido sus generadores para obligarlo a ir al pueblo. Le habían hecho salir del bosque como cazadores con un animal salvaje.
Bien. Si querían cazar a un animal, entonces él lo sería.
Estiró su brazo con la mano abierta y usó su telequinesia para derribar a los Escuderos.
Sin querer lastimarse otra vez, Zarek esquivo a Jess y corrió hacia el pueblo.
No alcanzó a llegar muy lejos cuando más Escuderos aparecieron y abrieron fuego sobre él.
Las balas atravesaron su cuerpo, haciendo tiras su piel. Zarek siseó y se tambaleó ante el dolor.
Aún así, continuó corriendo.
No tenía alternativa.
Si se quedaba quieto, entonces lo desmembrarían, y aunque su vida apestaba en serio, no tenía intención de convertirse en una Sombra. Ni les daría la satisfacción de haberlo matado.
Zarek rodeó el costado de un edificio.
Algo duro lo golpeó en su centro.
La agonía explotó a través de él mientras era lanzado patas arriba sobre la tierra. Terminó de espalda en la nieve sin poder respirar.
Una sombra con ojos fríos, despiadados se movía y lo vigilaba.
De por lo menos dos metros diez centímetros, el hombre era dueño de una perfección masculina sobrenatural. Tenía pálidos cabellos rubios y ojos oscuros, y cuando sonrió, reveló el mismo par de colmillos de Zarek.
— ¿Qué eres? —preguntó Zarek, sabiendo que el desconocido no era un Daimon o un Apolita, si bien se parecía a uno.
—Soy Thanatos, Cazador Oscuro —dijo en griego clásico, usando el nombre que significaba "muerte" —y estoy aquí para matarte.
Agarró a Zarek de su abrigo y lo tiró contra un edificio lejano como si no fuera nada más que una muñeca de trapo.
Zarek golpeó la dura pared y se deslizó hacia la calle. Su cuerpo estaba tan lastimado que sus extremidades se estremecieron mientras trataba de gatear lejos de la bestia.
Zarek se detuvo. —No moriré de esta forma otra vez —gruñó. No sobre su estómago como un animal asustado esperando su muerte.
Como un esclavo sin valor siendo golpeado.
Con su cuerpo fortificado por la furia, se forzó a sí mismo a ponerse de pie y se dio media vuelta para enfrentar a Thanatos.
La criatura sonrió. —La columna vertebral. Cómo me gusta. Pero no tanto como me gusta chupar la médula de ella.
Zarek atrapó su brazo mientras lo trataba de alcanzar.
— ¿Sabes lo que amo? —Zarek rompió el brazo de la criatura y lo agarró del cuello. —El sonido de un Daimon exhalando su último aliento.
Thanatos se rió. El sonido era diabólico y frío.
—No puedes matarme, Cazador Oscuro. Soy aún más inmortal que tu.
Zarek boqueó mientras el brazo de Thanatos cicatrizaba instantáneamente.
— ¿Qué eres? –preguntó Zarek otra vez.
—Te lo dije. Soy La Muerte y nadie puede derrotar o escapar de La Muerte.
Oh, mierda. Estaba jodido ahora.
Pero estaba lejos de estar derrotado. La Muerte podía llevarlo, pero el bastardo iba a tener que trabajar para ello.
—Sabes –dijo Zarek, cayendo en la calma surrealista que le había permitido, cuando era un niño, sobrevivir a las innumerables palizas. —Apuesto que la mayoría de la gente caga sus pantalones cuando dices esa línea. ¿Pero sabes qué, Señor—quiero—ser—espeluznante—y—estoy—fallando—miserablemente? No soy una persona. Soy un Cazador Oscuro y en el gran esquema de las cosas, no significas ni una mierda para mí.
Él concentró todos sus poderes en su mano, luego dio un golpe poderoso directamente al plexo solar de Thanatos. La criatura voló hacia atrás.
—Ahora puedo sentarme aquí y jugar contigo —. Envió otro golpe asombroso a Thanatos. —Pero más bien prefiero sacarnos a ambos de nuestras miserias.
Antes de que pudiera golpear otra vez, una explosión de escopeta lo golpeó directamente en la espalda. Zarek sintió la metralla atravesándolo rasgándole su cuerpo, evitando por poco al corazón.
Las sirenas de la policía sonaron a lo lejos.
Thanatos lo agarró por la garganta y lo levantó hasta que él se vio forzado a estar sobre las puntas del pie. —Mejor aún, ¿por qué no te saco de las tuyas?
Luchando por respirar, Zarek sonrió desagradablemente mientras sentía un hilo de sangre correrle por la esquina de los labios. El sabor metálico de eso impregnó su boca. Estaba herido, pero no atemorizado.
Sonriendo sarcástico al Daimon, golpeó al bastardo con la rodilla en sus joyas.
El Daimon se encogió. Zarek empezó a correr otra vez, lejos del Daimon, los Escuderos y los policías, sólo que no era tan rápido como solía hacerlo.
El dolor hacía que su vista estuviera borrosa y mientras más corría más se lastimaba.
La agonía de su cuerpo era insoportable.
En ninguna de todas las palizas que había recibido cuando niño lo habían herido tanto. No sabía cómo lograba continuar. Sólo una parte de él se rehusaba a caerse y dejarlos tenerle.
No estaba seguro cuando los perdió, o tal vez estaban justo detrás de él. Zarek no podía saberlo debido al zumbido en sus oídos.
Desorientado, desaceleró, tropezando hacia adelante hasta que no pudo ir más lejos.
Cayó en la nieve.
Zarek yació allí esperando a los demás para agarrarlo. Esperando a Thanatos para terminar lo que habían empezado, pero como los segundos hicieron tictac, se percató que se debía haber escapado de ellos.
Aliviado, trató de levantarse.
No podía. Su cuerpo no cooperaba más. Lo único que podía hacer era gatear hacia delante, un metro más, donde divisaba una gran casa tipo cabaña frente a él.
Se veía cálida y acogedora y en el fondo de su mente estaba el pensamiento que si podía llegar a la puerta la persona adentro lo podría ayudar.
Se rió amargamente ante el pensamiento.
Nadie nunca lo había ayudado.
Ni siquiera una vez.
No, éste era su destino. No tenía sentido oponerse a él, y en verdad, estaba cansado de luchar solo en el mundo.
Cerrando los ojos, soltó un largo, trabajoso respiro y esperó lo que era inevitable.

JessicaGeeh
Otaku

Cantidad de envíos : 87
Escudo de Armas :
Puntos de Agradecimiento : 0
Fecha de inscripción : 02/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por JessicaGeeh el Lun Ago 13, 2012 1:45 am

CAPÍTULO 3


Astrid estaba sentada en el borde de la cama mientras comprobaba las heridas de su "invitado". Hacía cuatro días que él yacía inconsciente en su cama, mientras ella velaba por él.
Los apretados músculos bajo sus manos eran firmes y fuertes, pero no los podía ver.
Ella no lo podía ver.
Perdía su vista cuando era enviada a juzgar a alguien. Los ojos podían engañar. Juzgaban las cosas muy diferente de los otros sentidos.
Astrid siempre debía ser imparcial si bien por el momento no se sentía verdaderamente así.
¿Cuántas veces había ido con el corazón abierto sólo para ser engañada?
El peor caso había sido Miles. Un Cazador Oscuro descarriado, había sido encantador y divertido. La había deslumbrado con su vivacidad y su habilidad para hacer de todo un juego. Cada vez que había tratado de empujarlo a sus límites, él había tomado a risa sus pruebas y había demostrado ser bueno para todo.
Él había parecido el hombre perfecto, equilibrado.
Por un tiempo, se había imaginado enamorada de él.
Al final, había tratado de matarla. Había sido completamente amoral y cruel. Frío. Insensible. La única persona que podía amar era a sí mismo, y aunque que no era nada más que escoria, en su mente, él había sido calumniado por el género humano, así que estaba bien que hiciera lo que quisiera con ellos.
Y ese era el problema más grande de Astrid con los Cazadores Oscuros. Ellos eran humanos que usualmente eran reclutados de las cloacas. Azotados por los otros desde el nacimiento hasta la muerte, eran hostiles con el mundo. Artemisa nunca tomó eso en consideración cuándo los convirtió. Todo lo que quería era un soldado bajo las órdenes de Acheron. Una vez que eran creados, Artemisa se lavaba las manos y los dejaba para que otros los monitorearan y mantuvieran.
Al menos hasta que cruzaban cualquier línea que Artemisa hubiese trazado. Entonces la diosa se apuraba para que fueran juzgados y ajusticiados, y aunque no lo pudiera probar, Astrid sospechaba que Artemisa sólo seguía el protocolo para evitar que Acheron se enojara con ella.
Así que Astrid había sido llamada múltiples veces durante los siglos para encontrar alguna razón que les permitiera a los Cazadores Oscuro vivir.
Ella nunca la encontró. Ni siquiera una vez. Cada vez que había juzgado habían sido peligrosos y toscos. Una amenaza que amenazaba a la humanidad más que los Daimons que perseguían.
La justicia del Olimpo no operaba como la justicia humana. No había suposición de inocencia. En el Olimpo, una vez que se era inculpado, el acusado debía probar que era digno de compasión.
Nadie alguna vez la tuvo.
El que más cerca había estado alguna vez a la clemencia de Astrid, había sido Miles, y mira cómo había resultado. La aterrorizaba pensar qué tan cerca había estado de juzgarle inocente y luego dejarlo suelto otra vez en el mundo.
Esa experiencia había colmado la medida para ella. Desde entonces, se había separado de todo el mundo.
No dejaría que la belleza de un hombre o el encanto la hechizaran otra vez. Su trabajo ahora era llegar al corazón de este hombre que estaba en su cama.
Artemisa había dicho que Zarek no tenía corazón en absoluto. Acheron no había dicho nada. Sólo le había echado una mirada penetrante que decía que él dependía de ella para hacer lo correcto.
¿Pero qué era correcto?
—Despiértate, Zarek –murmuró ella. —Sólo te quedan diez días para salvarte.
Zarek se despertó con un dolor que era indescriptible, lo que dado sus antecedentes brutales como chivo expiatorio y esclavo era difícil de creer. Especialmente desde que siendo un ser humano el dolor había sido la única certeza en su vida.
Su cabeza le latía, cambió de posición, esperando sentir nieve fría y tierra debajo de él. En lugar de eso, estaba encendido de tanto calor que sentía.
Estoy muerto, pensó sardónicamente.
Ni siquiera sus sueños, lo habían hecho sentir alguna vez así de caliente.
Aún mientras parpadeaba abriendo los, atisbó un fuego ardiendo en una chimenea y una montaña de mantas sobre él, se percató que estaba muy vivo y acostado en el dormitorio de alguna persona.
Miró alrededor del cuarto, el cual estaba decorado en tonos tierra: rosados pálidos, tostados, marrones, y verde oscuro. Las paredes de la cabaña de troncos eran de calidad superior, lo que denotaba que alguien quería la apariencia de una cabaña rústica, pero que tenía bastante dinero para asegurarse que estuviera adecuadamente resguardada del frío y que fuese acogedora, y no tuviera corrientes de aire.
Su cama era una cara reproducción de hierro de las camas grandes del fin del siglo diecinueve. A su izquierda había una mesa de luz pequeña donde había una jarra y una jofaina pasadas de moda.
Quienquiera que poseía este lugar estaba cargado.
Zarek odiaba a las personas adineradas.
— ¿Sasha?
Zarek frunció el ceño ante la voz suave y melódica. La voz de una mujer. Ella estaba en el vestíbulo, en otro cuarto, pero él realmente no podía precisar su posición a través del dolor en su cráneo.
Escuchó un suave quejido canino.
—Oh, deja eso —la mujer regañó con un tierno tono. —Realmente no quería lastimar tus sentimientos, ¿Lo hice?
El ceño fruncido de Zarek se hizo más profundo mientras trataba de poner sentido a lo que había ocurrido. Jess y los demás le estaban cazando y recordaba haberse derrumbado delante de una casa.
Alguien de la casa debía haberlo encontrado y arrastrado adentro, aunque no podía imaginar por qué alguien se había tomado la molestia.
No es que tuviese importancia. Jess y Thanatos estarían tras él, y no necesitarían llevar a un científico espacial para saber en dónde estaba, especialmente con toda la sangre que había estado perdiendo mientras corría. Sin duda, había una huella dirigida directo a la puerta de esta cabaña.
Lo que significaba que debía salir de aquí lo antes posible. Jess no haría nada para lastimar a aquellos que lo hubieran ayudado, pero no se podía decir lo que Thanatos era capaz de hacer.
En su mente pasaron las imágenes de un pueblo ardiendo. La horrible vista de personas yaciendo muertas...
Zarek se sobresaltó ante el recuerdo, preguntándose por que lo perseguía ahora.
Decidió, que era un recordatorio de lo que él era capaz, y un recordatorio del porque tenia que escaparse de aquí. No quería lastimar a nadie que hubiera sido amable con él.
No otra vez.
Obligándose a olvidar el dolor de su cuerpo, se sentó lentamente.
El perro, instantáneamente, entró corriendo en su cuarto.
Sólo que no era un perro, se percató mientras se detenía ante la cama y le gruñía. Era un gran lobo blanco americano. Uno que parecía odiarle.
—Aléjate, Scooby —él chasqueó. –Me he hecho botas de lobos más grandes y malos que tu.
El lobo dejó al descubierto sus dientes como si entendiera sus palabras y le desafiara a que lo probara.
— ¿Sasha?
Zarek se congeló cuando una mujer apareció en la puerta.
Maldición...
Ella era increíble. Su largo cabello rubio era del color de la miel, y caía en ondas suaves alrededor de sus delgados hombros. Su piel era pálida, con mejillas sonrosadas y labios que obviamente habían sido protegidos muy cuidadosamente, del clima rudo de Alaska. Medía cerca de un metro ochenta y vestía un suéter blanco tejido a mano y jeans.
Sus ojos eran de un azul muy pálido. Tan claros que a primera vista, eran casi incoloros. Y mientras entraba en el cuarto, con sus manos extendidas, avanzando lenta y metódicamente, tratando de localizar al lobo, él se dio cuenta de que estaba completamente ciega.
El lobo le ladró dos veces a él, luego se volvió y fue con su dueña.
—Ahí estas –murmuró ella, arrodillándose para acariciarlo. —No deberías ladrar, Sasha. Despertarás a nuestro invitado.
—Estoy despierto y estoy seguro que es por eso que está ladrando.
Ella volteó su cabeza hacia él como si tratara de verle. —Lo siento. No tenemos mucha compañía y Sasha tiende a ser un poco antisocial con desconocidos.
—Créeme, conozco el sentimiento.
Ella caminó hacia la cama, otra vez con su mano extendida. — ¿Cómo te sientes? —preguntó, palmeando su hombro mientras lo localizaba.
Zarek se encogió ante la sensación de su mano caliente en su carne. Era tierna. Ardiente. E hizo que una parte ajena a él doliese. Pero lo peor de todo, hizo que su ingle se endureciera. Fuertemente.
Nunca había podido aguantar a alguien tocándolo.
—Preferiría que no hicieras eso.
— ¿Hacer qué? —preguntó.
—Tocarme.
Ella se echó para atrás lentamente y parpadeó metódicamente como si fuera más un hábito que un reflejo. —Veo al tacto –dijo ella suavemente. —Si no te toco, entonces estoy completamente ciega.
—Bien, todos tenemos problemas —. Se corrió al otro lado de la cama y se levantó. Estaba desnudo excepto por sus pantalones de cuero y unos pocos vendajes. Ella debía haberlo desvestido y curado sus heridas. Ese pensamiento lo hizo sentir un poco extraño. Nunca nadie se había tomado la molestia de cuidarlo cuando estaba herido.
¿Por qué lo haría ella?
Aún Acheron y Nick lo habían dejado por su cuenta después de que hubiera sido herido en Nueva Orleáns. Lo mejor que le ofrecieron fue llevarlo hasta su casa así él podía sanar en soledad.
Por supuesto, le podrían haber ofrecido más si hubiese sido un poco menos hostil con ellos, pero ser hostil era lo que mejor hacia.
Zarek encontró sus ropas dobladas en una silla mecedora al lado de la ventana. A pesar de las dolorosas protestas de sus músculos, empezó a ponérselas encima. Sus poderes de Cazador Oscuro le habían permitido cicatrizar la mayoría de las heridas mientras dormía, pero no estaba en tan buen forma como debería haberlo estado si un Dream Hunter lo hubiera ayudado. A menudo iban con los Cazadores Oscuros heridos para sanarlos durante su sueño, pero no con Zarek.
Los asustaba tanto como asustaba a todos los demás.
Entonces, había aprendido a tomar sus golpes y ocuparse del dolor. Lo cuál estaba bien para él. No le gustaban las personas, inmortales o de otro tipo, cerca suyo.
La vida era mejor estando solo.
Hizo una mueca cuando divisó el hueco en la parte de atrás de su camisa donde la explosión de la escopeta lo había golpeado.
Sip, la vida era definitivamente mejor estando solo. A diferencia de su "amigo" no podía pegarse un tiro en la espalda, aún si lo quisiera.
— ¿Estás levantado? — preguntó la mujer desconocida, con voz asombrada. — ¿Vistiéndote?
—No —dijo irritado. —Estoy meando tu alfombra. ¿Qué piensas que estoy haciendo?
—Soy ciega. Por lo que sé, realmente puedes estar meando mi alfombra, que sea dicho de paso es muy bonita, así que tengo la esperanza de que estés bromeando.
Sintió una extraña punzada de diversión en su contestación. Era rápida y lista. A él le gustaba eso.
Pero no tenía tiempo que perder. —Mira, señorita, no sé cómo me trajiste aquí dentro, pero lo aprecio. Sin embargo, tengo que emprender la marcha. Créeme, estarás muy arrepentida si no lo hiciera.
Ella se obligó a alejarse de la cama ante sus palabras hostiles y fue en ese momento que él se percató que lo había expresado con un gruñido.
—Hay una ventisca muy fuerte afuera –dijo ella, con voz menos amigable que antes. —Nadie va a ser capaz de salir a cualquier lado por un tiempo.
Zarek no podía creerlo hasta que apartó las cortinas de la ventana. La nieve caía tan rápida y gruesa que parecía una densa pared blanca.
Maldijo por lo bajo. Entonces más fuerte preguntó, — ¿por cuánto tiempo ha estado así?
—Las últimas horas.
Apretó los dientes en tanto se percataba que estaba atascado allí.
Con ella.
Esto no era realmente bueno, pero al menos evitaría que los demás estuvieran rastreándolo. Con suerte la nieve escondería sus huellas y sabía, de hecho, que Jess odiaba el frío.
Por lo que respectaba a Thanatos, bien, dado su nombre, su lenguaje, y su aspecto general, Zarek daba por hecho que también era un mediterráneo antiguo, y eso le decía a Zarek que todavía tenía una ventaja sobre los dos. Había aprendido hacía siglos, cómo moverse rápidamente sobre la nieve y qué peligros evitar.
¿Quién podría haber sabido que novecientos años en Alaska, realmente le convendrían algún día?
— ¿Cómo puedes estar parado y moviéndote?
Su pregunta lo sobresaltó. — ¿Perdón?
—Estabas gravemente herido cuando te traje hace unos días. ¿Cómo puedes estar moviéndote ahora?
— ¿Unos días? —preguntó, estupefacto por sus palabras. Pasó las manos sobre su cara y sintió su barba gruesa. Mierda. Habían sido días. — ¿Cuántos?
—Casi cinco.
Su corazón se aceleró. ¿Había estado aquí por cuatro días y no lo habían encontrado? ¿Cómo era eso posible?
Frunció el ceño. Algo acerca de esto no parecía estar bien.
—Pensé que sentí una herida de bala en tu espalda.
Ignorando el hueco abierto en la camisa, Zarek se puso encima su camiseta negra. Estaba seguro que había sido Jess quien le había disparado. Las escopetas eran el arma preferida del vaquero. Su único consuelo era pensar que Jess estaría tan dolorido como él. A menos que Artemisa hubiera levantado su prohibición. Entonces el bastardo no sentiría nada más que satisfacción.
—No era una herida de bala —mintió. —Sólo me caí.
—Sin intención de ofenderte, pero tendrías que haber caído del Monte Everest para tener esas heridas.
—Sí, puede ser que la próxima vez recuerde llevar el equipo para escalar conmigo.
Ella lo miró con ceño. — ¿Estás burlándote de mí?
—No —contestó honestamente. —Sólo que no quiero pensar en lo que sucedió.
Astrid inclinó la cabeza asintiendo, mientras trataba de percibir más acerca de este hombre enojado, que parecía no poder hablar sin gruñirla. Despiértate, él esta muy lejos de ser agradable.
Había estado cerca de la muerte cuando Sasha lo había encontrado. Nadie debería ser golpeado y disparado en semejante forma, para luego ser dejado morir como él lo había sido.
¿Qué habían estado pensando los Escuderos?
Ella estaba asombrada que este Cazador Oscuro descarriado pudiera estar parado del todo aún después de cuatro días de descanso.
Semejante tratamiento era inhumano e impropio de esos que habían declarado bajo juramento proteger al género humano. Si un humano hubiera encontrado a Zarek, entonces su cubierta se habría arruinado por la imprudencia de ellos, y los humanos se habrían enterado de su inmortalidad.
Era algo que tenía la intención de informarle a Acheron.
Pero eso vendría más tarde. Por ahora, Zarek estaba levantado y en movimiento. Su vida inmortal o su muerte estaban completamente en sus manos y tenía la intención de probarlo con creces para ver simplemente qué tipo de hombre era.
¿Tenía algo de compasión dentro de él o estaba tan vacío como ella lo estaba?
Su trabajo era ser el epítome de las cosas que conducían a Zarek hacia el enojo. Lo empujaría a su nivel de tolerancia y aún más allá para ver que hacía él.
Si podía controlarse con ella, entonces lo evaluaría inofensivo y cuerdo.
Si la zamarreaba con intención de lastimarla de alguna forma, entonces lo juzgaría culpable y moriría.
Que comiencen las pruebas...
Rápidamente examinó en su mente, lo poco que sabía de él. A Zarek no le gustaba hablar con las personas. No le gustaban los ricos.
Sobre todo, aborrecía ser tocado o que le dieran órdenes.
Así es que resolvió presionar su primer botón con conversación despreocupada.
— ¿De qué color es tu pelo? —preguntó. La pregunta aparentemente innocua trajo a su memoria, la forma en que lo había sentido bajo sus manos mientras le limpiaba la sangre.
Su pelo había sido suave, liso. Se había deslizado sensualmente por sus dedos, acariciándolos. De la percepción de eso, supo que no era demasiado corto o demasiado largo, probablemente caía sobre sus hombros cuando lo peinaba.
— ¿Perdón? —sonó asombrado por su pregunta y por una vez no gruñó las palabras.
Tenía una bella voz. Rica y profunda. Resonaba con su acento griego, y cada vez que hablaba, enviaba un escalofrío extraño a través de ella. Nunca había oído a un hombre tener una voz tan innatamente masculina.
—Tu pelo –repitió ella. —Me preguntaba qué color es.
— ¿Por qué te importa? —preguntó belicosamente.
Ella se encogió de hombros. —Sólo curiosidad. Paso mucho tiempo sola y aunque realmente no recuerdo los colores, trato de describirlos de cualquier manera. Mi hermana, Cloie, una vez me dio un libro que decía que cada color tenía una textura y una sensación. El rojo, por ejemplo, decía que era caliente y agitado.
Zarek la miró ceñudamente. Ésta era una conversación extraña, pero bueno, él había pasado bastante tiempo solo para entender la necesidad de hablar cualquier cosa, con cualquiera que estuviese el suficiente tiempo como para tomarse la molestia. —Es negro.
—Lo pensé.
— ¿Lo hiciste? —preguntó antes de poderse detener.
Ella inclinó la cabeza asintiendo mientras rodeaba la cama y se acercaba a él. Se paró tan cerca que sus cuerpos casi se tocaban. Sintió un extraño impulso por tocarla. Por ver si su piel era tan suave como parecía.
Dioses, ella era bella.
Su cuerpo era ágil y alto, sus pechos llenarían perfectamente sus manos. Había pasado un largo tiempo desde la última vez que había tenido sexo con una mujer. Una eternidad desde que hubiera estado así de cerca de una sin saborear su sangre.
Juraba que podía saborear la de ella ahora. Sentir su corazón latiendo contra sus labios mientras bebía y al mismo tiempo sentir que sus emociones y sentimientos se vertían en él, llenándolo con algo más que entumecimiento y dolor.
Si bien beber sangre humana estaba prohibido, era lo único que alguna vez le había dado placer. Lo único que enterraba el dolor dentro de él y le permitía experimentar esperanzas, sueños.
Lo único que le permitía sentirse humano.
Y él quería sentirse humano.
Quería sentirla a ella.
—Tu pelo es fresco y sedoso –dijo ella suavemente, —como terciopelo de medianoche.
Sus palabras hicieron que su erección se tensara de necesidad y deseo.
Fresco y sedoso.
Le hizo pensar en sus piernas deslizándose contra él. En la piel delicada, femenina que cubría sus caderas y muslos. La forma en que se sentirían contra sus piernas mientras penetraba en ella.
Su respiración se entrecortó, imaginó cómo sería deslizar esos descoloridos jeans apretados, por sus largas piernas y extenderlas completamente. Correr su mano a través de sus cortos, crespos pelos hasta tocarla íntimamente, acariciándola hasta que sus dulces jugos recubrieran sus dedos mientras ella murmuraba en su oído y se frotaba contra él.
Cómo sería acostarla en la cama, yacer detrás de ella y hundirse profundamente en su interior caliente y mojado hasta que ambos llegaran al clímax.
Sentir su boca en su cuerpo.
Sus manos tanteándolo.
Ella extendió la mano para tocarle.
Incapaz de moverse por la fuerza de su fantasía, Zarek se quedó perfectamente quieto mientras ella colocaba su mano en su hombro. El olor de mujer, humo, y rosas lo invadió y sintió una necesidad desesperada de bajar la cabeza y enterrar su cara en su piel cremosa, y sólo inspirar su dulce perfume. Hundir los colmillos en su suave, tierno cuello y probar la fuerza vital dentro de ella.
Inconscientemente, abrió sus labios, descubriendo sus colmillos.
Su necesidad por ella era casi apabullante.
Pero ni de cerca tan exigente como el deseo de tocar su cuerpo.
—Eres más alto de lo que pensé que serías —. Ella siguió la curva de sus bíceps. Escalofríos lo recorrieron mientras se endurecía aún más.
La deseaba. Mal.
Muérdela.
Su lobo gruñó.
Zarek lo ignoró mientras continuaba mirándola.
Sus asuntos con mujeres habían sido siempre breves y apresurados. Nunca había permitido a una mujer mirarlo a la cara o tocarlo mientras tenían relaciones sexuales.
Siempre había tomado a sus mujeres en todas las formas posibles desde atrás, furioso y rápido como un animal. Nunca había querido pasar un tiempo con ellas aparte del que necesitaba para saciar su cuerpo.
Pero él fácilmente podía verse tomando a esta desconocida en sus brazos y penetrarla, cara a cara. Sintiendo su respiración en su piel mientras la montaba despacio y duro, durante toda la noche, bebiendo de ella...
No habló mientras ella rozaba con la mano su brazo y no podía imaginar por qué no la apartaba de un empujón lejos de él.
Por alguna razón, ella lo mantenía inmóvil con su toque.
Su pesada erección ardía de cruel necesidad. Si no lo supiese mejor, juraría que ella lo animaba a propósito.
Pero había una inocencia en su toque que le decía que ella sólo quería "verle". No había nada sexual en esto.
Al menos no de su lado.
Zarek se alejó y puso un metro de distancia entre ellos.
Él tenía que hacerlo.
Un minuto más y la tendría desnuda en esa cama y a su merced...
No es que él tuviese compasión por alguien.
Ella dejó caer su mano y se quedó quieta como si esperara que la tocara.
No lo hizo. Un toque y sería el animal que todos pensaban que era.
— ¿Cuál es tu nombre? —formuló la pregunta antes de poder detenerse.
Ella le ofreció una sonrisa amistosa que sacudió su erección. —Astrid. ¿Y el tuyo?
—Zarek.
Su sonrisa se amplió. —Eres griego. Pensé eso por tu acento.
Su lobo giró en torno a sus pies y se sentó al lado de ella para escudriñarlo. Relampagueando sus dientes amenazadoramente.
Realmente comenzaba a odiar a ese animal.
— ¿Quieres algo, Zarek?
Sí, gatea desnuda a esa cama y deja que te viole hasta el amanecer.
Tragó ante el pensamiento y su erección se tensó aún más al sonido de su nombre en sus labios.
No podía haber estado más duro si ella le hubiera estado acariciando con su mano.
Su boca...
¿Qué estaba mal con él? ¿Estaba corriendo por su vida y lo único que podía pensar era en sexo?
Estaba siendo un idiota total.
—No, gracias —dijo. —Estoy bien.
Su estómago retumbó, traicionándolo.
—Suenas hambriento.
Muerto de hambre, para ser honestos, pero en este mismísimo momento deseaba ardientemente el sabor de ella mucho más que el de la comida.
— Sí. Supongo que lo estoy.
—Vamos —le dijo ella, extendiendo la mano. —Puedo ser ciega, pero puedo cocinar. Prometo que a menos que Sasha haya movido las cosas en la cocina, no he envenenado mi estofado.
Zarek no tomó su mano.
Ella tragó como si estuviera nerviosa o abochornada, luego dejó caer la mano y salió del cuarto.
Sasha le gruñó otra vez.
Zarek gruñó en respuesta y golpeó con el pie al perro molesto, quien lo miraba como si no quisiese nada más que arrancarle su pierna.
Percibió el gesto de censura en la cara de Astrid mientras ella se detenía en la puerta y se devolvía hacia ellos. — ¿Estás siendo malo con Sasha?
—No. Solo le devuelvo el saludo —. Las orejas del lobo estaban erguidas hacia atrás como lanzándolo de la habitación. —Parece que no le gusto mucho a Rin Tin Tin .
Ella se encogió de hombros. —A él no le gusta mucho nadie. Algunas veces ni siquiera yo.
Astrid cambió de dirección y se dirigió hacia el vestíbulo con Zarek detrás de ella. Había algo muy siniestro acerca de este hombre. Mortífero. Y no era solamente la fuerza que ella había sentido en su brazo cuando lo tocó.
Exudaba una oscuridad antinatural que parecía alertar a todo el mundo, aún a los ciegos, de mantenerse alejados. Ese era más que nada a lo que Sasha reaccionaba. Era sumamente desconcertante.
Aún atemorizante.
Tal vez Artemisa estaba en lo correcto. Tal vez debería juzgarlo culpable y regresar a casa...
Pero no la había atacado. Al menos, no todavía.
Astrid lo dejó ante la barra del desayunador en donde tenía tres banquetas. Sus hermanas las habían colocado allí más temprano cuando habían venido a visitarla y advertirla sobre su última asignación.
Todas sus hermanas, las tres, habían estado sumamente descontentas con su decisión de juzgar a Zarek para su madre, pero al final, no habían tenido más elección que dejarla hacer su trabajo.
Para la eterna consternación de ellas, había algunas cosas que ni aún los Destinos podían controlar.
El libre albedrío era una de esas.
— ¿Te gusta el estofado de carne? —preguntó a Zarek.
—No soy muy exigente. Estoy simplemente agradecido por tener algo caliente que no tenga que cocinarlo yo mismo.
Ella notó la amargura en su voz. — ¿Lo haces mucho?
Él no contestó.
Astrid anduvo a tientas hacia la cocina.
Como se acercaba mucho a la olla, Zarek repentinamente estuvo allí, agarrando su mano y haciéndola para atrás. Se había movido tan rápido y silenciosamente que ella se quedó sin aliento, sobresaltada.
Su velocidad y su fuerza la hicieron detenerse. Este hombre realmente la podía lastimar si así lo quisiera, y dado lo que ella tenía planeado para él, era algo a tener en cuenta.
—Déjame hacer eso –dijo él agudamente.
Ella tragó ante la cólera injustificada de su tono. —No estoy imposibilitada. Hago esto todo el tiempo.
Él la soltó. —Estupendo, quema tu mano entonces, no me importa —se alejó de ella.
— ¿Sasha? —llamó.
Su lobo fue a su lado y se apoyó contra su pierna para hacerle saber donde estaba. Arrodillándose, tomó su cabeza entre sus manos y cerró los ojos.
Extendiéndose con su mente, se conectaba con Sasha para utilizar su visión como propia. Vio a Zarek regresando a la barra y tuvo que esforzarse para no quedarse sin aliento.
Asustada que su aspecto pudiera influir en su opinión acerca de su carácter, antes de tener la posibilidad de interactuar con él, no había usado antes, a Sasha para verle.
Ahora ella supo qué tan correcta había estado.
Zarek era increíblemente guapo. Su largo pelo negro y lacio, colgaba un poco más abajo de sus hombros anchos. El cuello negro de tortuga que traía puesto se pegaba a un cuerpo que ondeaba con precisión los tonificados músculos. Su cara era delgada y adecuadamente esculpida. Los planos de ella, aún cubierta por la barba, eran un estudio de perfectas proporciones masculinas. Si bien él no era bonito, era misteriosamente guapo. Casi de apariencia siniestra, excepto por sus largas pestañas negras y sus labios firmes que le suavizaban la cara.
Y cuando tomó asiento, tuvo una vista espectacular de un trasero bien formado cubierto por cuero.
¡El hombre era un dios!
Pero lo que la golpeó más cuando se sentó en la banqueta y clavó los ojos en la barra, fue la tristeza profunda que había en sus ojos de medianoche. La sombra obsesionada que revoloteaba allí.
Se veía cansado. Perdido.
Sobre todo, se veía terriblemente solo.
Él los recorrió con la mirada y frunció el ceño.
Astrid palmeó la cabeza de Sasha y le dio un abrazo como si nada en particular hubiese ocurrido. Esperaba que Zarek no tuviese idea sobre qué había estado haciendo.
Sus hermanas le habían advertido que este Cazador Oscuro en particular tenía poderes extremos como telequinesia y audición refinada, pero ninguna de ellas sabía si podía sentir sus poderes limitados.
Ella estaba agradecida que no fuese telepático. Eso le habría hecho el trabajo infinitamente más complicado.
Ella se puso de pie y fue al gabinete para sacar un tazón para Zarek, y muy cuidadosamente, sirvió el estofado. Luego se lo llevó a la barra, no lejos de donde Zarek había estado.
Él extendió la mano y tomó el tazón de ella. — ¿Vives sola?
—Solo Sasha y yo —se preguntó por qué le había preguntado eso.
Su hermana Cloie le había advertido que Zarek podía ponerse violento con poca provocación. Que era conocido por atacar a Acheron y a cualquier otro que se le acercara.
El rumor de los Dark—Hunters decía que su exilio en Alaska se había debido a que había destruido un pueblo del cual había sido responsable. Nadie sabía por qué. Sólo que una noche había perdido la razón y había asesinado a toda la gente de allí, luego había echado abajo las casas.
Sus hermanas se habían rehusado a explicar en detalle lo que había sucedido esa noche por miedo de predisponer su punto de vista.
Por el delito cometido por Zarek, Artemisa lo había desterrado a la congelada tierra salvaje.
¿Podía Zarek estar curioso acerca de su forma de vida o había allí una razón más siniestra para su pregunta?
— ¿Te gustaría algo para beber? —le preguntó.
—Seguro.
— ¿Qué prefieres?
—No me importa.
Ella negó con la cabeza ante sus palabras. — ¿No eres muy exigente, no?
Ella lo oyó aclararse la voz. —No.
—No me gusta la forma en que te mira.
Ella arqueó una ceja ante las enojadas palabras de Sasha en su cabeza. —A ti no te gusta la forma en que mira cualquier hombre.
El lobo se mofó. —Cálmate, él no ha apartado su vista de ti, Astrid. Te está mirando en este momento. Su cabeza esta inclinada hacia abajo, pero hay lujuria en sus ojos cuando clava la mirada en ti. Como si ya te pudiera sentir bajo él. No confío en él o en su mirada. Su mirada es demasiado intensa. ¿Lo puedo morder?
Por alguna razón, al saber que Zarek la estaba mirando sintió elevarse la temperatura y se estremeció. —No, Sasha. Sé simpático.
—No quiero ser simpático, Astrid. Cada instinto que tengo me dice que lo muerda. Si tienes algún respeto por mis habilidades animales, déjame ponerlo en el suelo ahora y así nos ahorrarnos diez días más en este frío lugar.
Ella negó con la cabeza. —Recién lo encontramos, Sasha. ¿Que habría ocurrido si Lera te hubiera estimado culpable en su primer encuentro contigo hace tantos siglos?
— ¿Así que crees en la bondad otra vez?
Astrid hizo una pausa. No, ella no lo hacía. Probablemente Zarek merecía morir, especialmente si la mitad de lo que le habían sido dicho era verdad.
Y aún así la alusión de Acheron la perseguía.
—Le debo a Acheron más que diez minutos de mí tiempo.
Sasha se mofó.
Vertió té caliente en una taza y se lo llevó a Zarek. —Es té de romero, ¿está bien?
—Lo que sea.
Cuando lo tomó de su mano, sintió el calor de sus dedos rozando los de ella.
Una increíble ráfaga la traspasó. Ella sintió su sorpresa. Su necesidad ardiente. Su hambre no saciada.
Eso realmente la asustó. Éste era un hombre capaz de cualquier cosa. Uno con poderes como los dioses.
Podía hacerle cualquier cosa que quisiera...
Necesitaba distraerlo.
Y a ella también.
—Entonces, ¿qué te ocurrió realmente? —preguntó, preguntándose si violaría el Código de Silencio, contándole que era buscado por los demás.
—Nada.
—Bueno, espero nunca atravesarme con NADA si es capaz de hacer un agujero en mi espalda.
Lo escuchó levantar su té, pero no habló.
—Deberías ser más cuidadoso —le dijo.
—Créeme, no soy el que necesita ser cuidadoso —su voz fue siniestra cuando dijo esas palabras, reforzando su letalidad.
— ¿Estás amenazándome? —preguntó.
Otra vez no dijo nada. El hombre era una pared total de silencio.
Así es que ella lo presionó otra vez. — ¿Tienes a alguien al que necesitemos llamar y dejarlos saber que estás bien?
—No —dijo con tono vacío.
Ella asintió mientras pensaba en eso. A Zarek nunca le habían concedido un Escudero.
No podía imaginar ser desterrado en la forma que Zarek lo había sido. En el tiempo de su encarcelación, esta área del mundo había estado muy escasamente poblada.
El clima áspero. Inhospitalario. Desolado. Frió y sombrío.
Ella sólo había estado viviendo aquí unos cuantos días y le había costado acostumbrarse. Pero al menos tenía a su madre, hermanas, y a Sasha para ayudarla a adaptarse.
A Zarek se le había negado tener a alguien.
Mientras a otros Cazadores Oscuros les era permitido tener compañeros y sirvientes, Zarek se había visto forzado a resistir su existencia en la soledad.
Completamente solo.
No podía imaginar cómo debía haber sufrido durante los siglos, luchando a través de los días, sabiendo que nunca tendría un alivio temporal de cualquier tipo.
No era extraño que estuviera demente.
Aún así, no era una excusa para su comportamiento. Como le había dicho a ella más temprano, todo el mundo tenía sus problemas.
Zarek terminó la comida y luego llevó los platos al fregadero. Sin pensar, los lavó y los enjuagó, luego los colocó al costado.
—No tenías que hacer eso. Los habría limpiado.
Se secó las manos en el paño para secar platos que ella tenía en la mesada.
—Hábito.
—Debes vivir solo, también.
—Sí.
Zarek la vio acercarse. Se movió a su lado otra vez, invadiendo su espacio personal. Estaba desgarrado entre querer seguir parado al lado de ella y querer maldecir su cercanía.
Optó por apartarse. —Mira, ¿puedes mantenerte lejos de mí?
— ¿Te molesta que me acerque?
Más de lo que ella podía imaginar. Cuando estaba junto a él, era fácil olvidar lo que era. Era fácil fingir que era un ser humano que podía ser normal.
Pero ese no era él.
Nunca lo había sido.
—Sí, me molesta —dijo en tono bajo, amenazador. —No me gusta que las personas se me acerquen.
— ¿Por qué?
—Eso no es de tu maldita incumbencia, señora –contestó bruscamente. —Simplemente no me gusta que la gente me toque y no me gusta que ellos se me acerquen. Así que retrocede y déjame tranquilo antes de que te lastime.
El lobo le gruñó otra vez, más ferozmente esta vez.
—Y tú, Kibbles –le gruñó al lobo, —ten una mejor canción para mí. Un gruñido más y juro que voy a castrarte con una cuchara.
—Sasha, ven aquí.
Él observó como el lobo iba instantáneamente a su lado.
—Siento que nos encuentres tan molestos –dijo ella. —Pero ya que vamos a estar atrapados por un tiempo, podrías hacer un intento y ser algo más sociable. Al menos ser mínimamente cortés.
Tal vez ella tuviera razón. Pero lo malo era que no sabía como ser sociable, mucho menos cortés. Nadie, nunca, había querido conversar tanto con él en su vida humana o de Cazador Oscuro.
Aún cuando se había suscripto en el sitio Web Cazador Oscuro.com para chatear, diez años atrás, el otro, un antiguo Cazador Oscuro se había lanzado y lo había atacado.
Él estaba exiliado. Las reglas de su exilio requerían que ninguno de ellos le hablara.
Había sido suprimido del correo de los anuncios, las salas de chat, aún de las conexiones privadas.
Sólo había sido por accidente que había tropezado con Jess, quien había estado en una de las salas de juego esperando a que llegara su adversario Myst. Demasiado joven para ser un Cazador Oscuro, no sabía que no estaba permitido hablar con Zarek, Jess lo había saludado como un amigo.
La novedad de eso había hecho a Zarek vulnerable y así es que se encontró hablándole al vaquero. Antes de darse cuenta, en cierta forma se habían hecho amigos.
¿Y qué había obtenido de eso?
Nada menos que un agujero de bala en la espalda.
Olvídalo. No necesitaba hablar. No necesitaba nada. Y lo último que quería era ser sociable con una mujer humana que llamaría a la policía si alguna vez se enteraba quién y qué era él.
—Mira princesa, ésta no es una visita social. Tan pronto como el clima lo permita, me iré de aquí. Así es que solamente déjame solo las siguientes horas y pretende que no estoy aquí.
Astrid resolvió echarse atrás un poco y dejarlo acostumbrase a ella un poco más.
Él no lo sabía, pero iba a estar atrapado aquí bastante más que unas pocas horas. Esta tormenta no iba a menguar hasta que ella lo quisiera.
Por ahora, le daría tiempo para reflexionar y reagruparse.
Todavía había otras pruebas que él tenía que pasar. Pruebas en las que ella no aflojaría.
Pero habría tiempo para eso más tarde. Ahora mismo él aún estaba herido y traicionado.
—Bien –dijo ella, —estaré en mi dormitorio si me necesitas.
Dejó a Sasha en la cocina para vigilarlo.
—No quiero vigilarlo –protestó Sasha.
—Sasha, obedece.
— ¿Qué ocurre si hace algo repugnante?
— ¡Sasha!
El lobo gruñó. —Bien. ¿Pero puedo morder una parte pequeña de él? ¿Sólo para que tenga un saludable respeto por mí?
—No.
— ¿Por qué?
Ella hizo una pausa mientras entraba a su cuarto. —Porque algo me dice que si lo atacas, entonces serás tú el que respetará saludablemente sus poderes.
—Sí, claro.
— ¡Sasha! Por favor.
—Bien, lo vigilo. Pero si él hace cualquier cosa asquerosa, me voy de aquí.
Ella suspiró ante su incorregible compañero y se acostó en la cama para tratar de descansar antes de que empezara la siguiente batalla de voluntades con Zarek.
Astrid inspiró profundamente y cerró los ojos. Se conectó otra vez con Sasha a fin de poder ver a Zarek. Estaba de pie ante la ventana de adelante, mirando hacia afuera, la nieve.
Ella vio la rasgadura en la parte de atrás de la camisa. Vio el cansancio en su cara. Se veía desanimado y al mismo tiempo determinado.
Sus rasgos parecían no tener edad. Una sabiduría que en cierta forma se veía contradictoria con su apariencia siniestra.
¿Quién eres, Zarek? Se preguntó silenciosamente.
La pregunta fue morbosamente seguida por otra. En los siguientes días, ella conocería exactamente quién y qué era él. Y si Artemisa tenía razón y él era realmente amoral y letal, entonces no dudaría en dejar a Sasha matarle.








CAPÍTULO 4

—Despiértate, Astrid. Tu criminal sicótico esta jugando con cuchillos.
Astrid se despertó inmediatamente al escuchar la voz de Sasha en su cabeza.
— ¿Qué? –preguntó ella en voz alta antes de darse cuenta. Se sentó en su cama.
Una imagen mental de Sasha brilló intermitentemente en su mente. Vio a Zarek en su cocina, registrando el cajón en donde tenía todos los cuchillos.
Zarek sacó un cuchillo grande de carnicero, luego probó el borde con su pulgar. Ella frunció el ceño ante la acción.
¿Qué estaba haciendo?
Dejó a un lado el cuchillo y regresó a los demás en el cajón.
Sasha gruñó.
—Cállate, Scooby –gruño Zarek. Le echó a Sasha una mirada feroz y cruel, que contenía más veneno que una serpiente de cascabel. — ¿Te he dicho alguna vez cuánto me gusta el estofado de perro? Tienes suficiente carne para que me dure una semana.
Sasha avanzó.
— ¡Alto! Ella irrumpió mentalmente en su compañero.
—Vamos, Astrid. Déjame morderlo. Una sola vez.
—No, Sasha. Retírate.
Lo hizo, pero de mala gana. Dio un paso atrás, sus ojos nunca dejando a Zarek, quien sacó un pequeño cuchillo de pelar. Zarek pasó el dedo por el borde otra vez, mirando a Sasha. Podía ver el brillo en los ojos de medianoche de Zarek, que decían que él realmente consideraba usar el cuchillo en su compañero.
Finalmente, devolvió el cuchillo de carnicero al cajón, luego llevó el cuchillo de pelar a la sala.
El ceño fruncido de Astrid se hizo más hondo mientras Zarek iba hasta la pila de leña al lado de la chimenea y extraía un pedazo grande de madera. La llevó al sofá y se sentó.
Ignorando a Sasha, quien lo había seguido a cada paso y finalmente había terminado sentándose cerca de sus pies, Zarek comenzó a tallar la madera.
Astrid estaba atravesada por sus acciones inesperadas.
Se sentó allí por incontables minutos, en silencio total, trabajando en el trozo. Pero lo que la asombró aún más que su conducta paciente y silenciosa, era ver como el lobo que estaba tallando tomaba forma real. Iba de un pedazo de madera a un parecido notable de Sasha en muy poco tiempo.
Inclusive Sasha había levantado su cabeza para observar.
Las manos de Zarek movían el cuchillo sobre la madera con una gracia experta. Se detenía sólo a veces, cuando levantaba la mirada para comparar la pieza con Sasha.
El hombre era un artista sumamente talentoso y su talento parecía completamente contrario a lo que sabía de él.
Astrid intrigada, se encontró levantándose y regresando a la sala de estar. Sus movimientos rompieron su conexión mental con Sasha. Caminar siempre lo hacía. Ella sólo podía usar su vista siempre y cuando estuviera perfectamente quieta.
Zarek levantó la mirada en tanto sentía el aire detrás de él agitarse.
Hizo una pausa mientras contemplaba a Astrid y ella se quedó sin respiración. No acostumbrado a tener personas en una casa con él, no estaba seguro si debía saludarla o debía guardar silencio.
Optó por sólo mirarla.
Ella era tan femenina y bella. Tenia el tipo de Sharon, sólo que había una sensación de vulnerabilidad en ella de la que Sharon carecía. Sharon poseía una boca inteligente que podía rivalizar con la suya y sus años como madre soltera habían dejado un filo muy duro en ella. Pero no en Astrid. Ella tenía ese tipo de tierna suavidad que causaría a algunas personas tomaran ventaja de ella o la victimizaran.
El pensamiento envió una sacudida inesperada de cólera a través de él.
Astrid avanzó en línea recta hacia el cuarto, y se dirigió derecho hacia la otomana que él había movido fuera de su lugar más temprano.
Su primer pensamiento fue dejarlo ahí y dejarla caer, pero apenas logró correrlo a tiempo. Ella no tropezó con la otomana, pero sin embargo, sí lo hizo con él, causando que el cuchillo resbalase.
Zarek siseó mientras la hoja sumamente afilada cortaba profundamente su mano.
— ¿Zarek?
La ignoró mientras entraba precipitadamente en la cocina para atender la herida palpitante antes de que chorreara sangre por todo el piso pulido de madera y las caras alfombras.
Maldiciendo, dejó caer el cuchillo en el fregadero y abrió la canilla para enjuagarlo.
Ella lo siguió a la cocina. — ¿Zarek? ¿Hay algo mal?
—No –gruñó lavando la sangre de su mano. Hizo una mueca al ver la profundidad de la herida. Si fuese humano, necesitaría puntadas.
Astrid se paró a su lado. —Huelo sangre. ¿Estás herido?
Antes de darse cuenta de lo que ella intentaba, le tomó su mano con las de ella. Su toque era como una pluma ligera mientras amablemente tocaba su herida, pero aún así la sensación de su mano en la de él lo derribó. Sintió como si alguien le hubiera dado en el estómago con un martillo pesado.
Estaba tan cerca de él que todo lo que tenía que hacer era inclinarse hacia adelante y podría besarla.
Saborear su cuello.
Su sangre...
Ninguna mujer, nunca, lo había tentado como esta.
Por primera vez en su vida, quería saborear los labios de alguien. Sostener su cara en sus manos y violar su boca con su lengua.
¿Qué se sentiría ser abrazado. ?
¿Qué diablos está mal conmigo?
No era el tipo de hombre al que nadie abrazara, ni él lo quería.
No realmente.
Él sólo quería...
—Esto es profundo —dijo ella quedamente, su voz encantándole aún más.
Miró hacia abajo, pero en lugar de su mano, todo lo que podía ver era el valle profundo entre sus pechos que estaban al descubierto por la V de su suéter. Sólo tenía que mover su mano unos pocos centímetros para hundirla suavemente entre los suaves montículos. Para empujar su suéter a un lado hasta que pudiera ahuecarlos con su mano.
— ¿Qué sucedió? —preguntó ella.
Zarek parpadeó para disipar la imagen que había causado que su erección doliera y latiera demandando satisfacción.
—Nada.
— ¿Esa es la única palabra que sabes? —. Ella hizo una mueca mientras sostenía su mano con las de ella y alcanzaba una botella de peróxido del gabinete sobre el fregadero. Estaba asombrado que conociese cuál envase era, pero bueno, todo en el gabinete parecía estar deliberadamente y cuidadosamente colocado.
Siseó otra vez mientras ella vertía el líquido sobre su corte. El frío del líquido punzaba tanto como el desinfectante.
A pesar de eso, estaba aturdido por sus acciones compasivas, por la gentileza de su mano en la de él.
Ella dio palmaditas sobre la mesada buscando el paño para secar los platos. Una vez que lo encontró, lo envolvió alrededor de su mano. —Mantenla en alto. Llamaré a un doctor...
—No –dijo él severamente, interrumpiéndola. —Ningún doctor.
—Pero estás herido.
—Créeme, no es nada.
Astrid notó la presión en su voz mientras decía eso. Más que nunca, deseaba poder verlo mientras hablaba.
— ¿Te cortaste porque me tropecé contigo?
Él no contestó.
Astrid trató de alcanzarlo con sus sentidos y no encontró nada. No podía decir si estaba con ella o si estaba completamente sola.
Sus sentidos nunca le habían fallado antes.
Daba miedo no tener ninguna habilidad para "sentirle".
— ¿Zarek?
— ¿Qué?
Ella realmente saltó ante el sonido de su profunda voz con acento, tan cerca de su oído. —No contestaste mi pregunta.
—Sí, ¿y qué más da? No es que a ti te importe cómo me lastimé, de cualquier manera.
Su voz se desvaneció como si se estuviera alejando.
— ¿Sasha, dónde esta?
—Se esta dirigiendo hacia la sala.
Ella oyó a Sasha gruñendo en el vestíbulo.
—Hacia atrás –dijo Zarek con un gruñido.
—Sabes —dijo él más fuerte. —He escuchado que los perros viven más tiempo cuando son castrados. Y son más amigables, también.
—Oh, bravo, te castramos a ti y veremos si eso te afecta, tú...
— ¡Sasha!
— ¿Qué? Él es aborrecible. Y no soy un perro.
Ella fue andando por el vestíbulo para palmear la cabeza de Sasha. —Lo sé.
Zarek ignoró al lobo y a la mujer dirigiéndose a la ventana y jalando las cortinas para atrás. Era poco después de la una a.m. y la ventisca era tan feroz como había sido antes.
Demonios. Nunca iba a poder salir de aquí. Sólo esperaba que el clima se apaciguara el tiempo suficiente como para permitirle regresar a su bosque. Sin duda los Escuderos, Jess, y Thanatos estaban esperándolo en su cabaña, pero él tenía muchas más áreas "seguras" que ninguno de ellos conocía. Lugares en donde podía obtener armas y suministros.
Pero tenía que estar en su tierra para alcanzarlos.
— ¿Zarek?
Él exhaló irritadamente.
— ¿Qué? —dijo bruscamente.
—No uses ese tono conmigo –dijo ella con una nota filosa en su voz que causó que él arqueara una ceja por su audacia. —Me gusta saber dónde están las personas en mi casa. Sé simpático, o te pondré un cencerro.
Él sintió un deseo extraño de reírse. Pero la risa y él eran desconocidos.
—Me gustaría verte intentarlo.
— ¿Eres siempre así de gruñón o sólo te levantaste del lado incorrecto de la cama?
—Así soy, cariño, acostúmbrate.
Ella se paró a su lado y él tuvo el presentimiento que lo hacía a propósito, justamente para fastidiarlo. — ¿Y si no quiero acostumbrarme a eso?
Él se giró para confrontarla. —No me empujes, princesa.
—Oooo –dijo ella con voz poco impresionada. —Lo próximo será que estarás hablando como el Increíble Hulk. 'No me hagas enojar, no te gustaré cuando me enoje' —. Ella lanzó una mirada arrogante en su dirección. —No me asustas, Señor Zarek. Así que puedes dejar tu actitud en la puerta y ser agradable conmigo mientras estés aquí.
La incredulidad lo atormentó. Nadie en sus dos mil años lo había despachado tan fácilmente y lo enojó que ella se atreviera ahora. Le trajo a la memoria demasiados malos recuerdos de personas que veían a través de él. Personas que no lo apreciaban en lo absoluto.
El primer voto que se había hecho a sí mismo como Cazador Oscuro era que nunca más se preocuparía por tratar de ganar la bondad o el respeto de los demás.
El miedo era una herramienta mucho más poderosa.
La empujó hacia atrás, contra la pared.
Astrid se aterrorizó mientras sentía a Zarek presionándola en tanto la pared detrás bloqueaba su escapada. Ella no tenía ninguna parte adonde ir. No podía respirar. No podía moverse.
Él era tan grande, tan fuerte.
Todo lo que podía sentir era a él. La rodeó con poder y peligro. Con la promesa de reflejos letales. Trataba de hacerle sentir miedo por él, lo sabía.
Estaba funcionando muy bien.
No la tocó, pero bueno, no tenía que hacerlo. Su sola presencia era aterradora.
Oscura. Peligrosa.
Letal.
Le sintió inclinarse para hablarle coléricamente en su oído. —Si quieres algo agradable, cariño, juega con tu jodido perro. Cuando estés lista para jugar con un hombre, entonces llámame.
Antes de que pudiera responder, Sasha atacó.
Zarek tropezó, alejándose de ella con una maldición, mientras el aire alrededor de ella se agitaba cruelmente con los movimientos frenéticos de Sasha.
Encogiéndose instintivamente, Astrid contuvo su aliento mientras oía el sonido de lobo y el hombre peleando. Se esforzó por mirar, pero ella estaba rodeada de oscuridad y de los abrumadores sonidos enojados.
— ¡Sasha! —gritó, deseando poder ver qué ocurría entre ellos.
Todo lo que escuchó fue la mezcla de siseos, gruñidos, y maldiciones.
Luego algo sólido golpeó la pared a su lado.
Sasha ladró.
Aterrada de lo que Zarek le había hecho a su compañero, Astrid se arrodilló en el piso y anduvo a tientas hacia donde Sasha yacía, delante de la chimenea.
— ¿Sasha? —pasó su mano temblorosa a través de su pelaje, buscando heridas.
No se movía.
Su corazón dejó de latir mientras el terror la invadía. ¡Si cualquier cosa le hubiese ocurrido a Sasha, entonces ella mataría a Zarek por sí misma!
Por favor, por favor que estés bien...
— ¿Sasha? —la mantuvo cerca y extendió sus pensamientos a él.
—Lo mataré. Así es que ayúdame, lo haré.
Ella se estremeció con alivio ante la cólera de Sasha. ¡Gracias a Zeus que estaba vivo!
Zarek se quitó la camisa rota y la usó para contener la sangre en su brazo derecho, cuello, y en el hombro donde el perro había hecho trizas su piel con sus garras y dientes.
Apenas podía contener su furia. No había sido herido tantas veces en una sola hora desde el día que había muerto.
Gruñendo, clavó los ojos en la carne roja hinchada. Odiaba estar herido.
Era todo lo que podía hacer para no regresar a la sala y asegurarse que ese perro maldito nunca mas atacara a otra cosa viva en su vida.
Quería sangre. Sangre de lobo.
Para el caso, quería sangre humana. Un pellizco rápido para calmar su furia y recordarle lo que él era.
Solo saborearla una vez...
Astrid entró al cuarto de baño y se topó con él.
Él gruñó ante la sensación de su cuerpo cálido estrellándose contra él.
Sin comentarios, lo apartó del fregadero y se arrodilló para sacar un botiquín de primeros auxilios.
—Podrías haber dicho 'Permiso'.
—No te dirijo la palabra –gruñó ella.
—También te quiero, cariño.
Ella se congeló ante su comentario sarcástico y miró encolerizadamente en su dirección. — ¿Eres realmente un animal, no?
Zarek apretó los dientes ante sus palabras. Era así como todos lo habían visto en su vida. Estaba demasiado viejo, ahora, como para empezar una nueva vida. —Woof, woof.
Resoplando de furia, comenzó a salir, luego se detuvo. Se volvió hacia él con un gruñido. —Sabes, no tengo idea de dónde vienes y realmente no me importa. Nada te da el derecho para lastimar a otras personas o a Sasha. Sólo me protegía, mientras que tú... no eres más que un matón.
Zarek se quedó inmóvil mientras imágenes crueles, horrorosas atravesaban su memoria. La vista de su pueblo en llamas.
De cuerpos dispersos por todas partes.
Los débiles sonidos de personas gritando.
La furia dentro de su corazón que demandaba sangre...
Se sobresaltó mientras el dolor lo laceraba. Odiaba sus recuerdos tanto como se odiaba a sí mismo.
—Un día alguien debe enseñarte a ser civilizado —. Astrid giró y se volvió hacia la sala.
—Si – dijo él, frunciendo los labios. —Ve a atender a tu perro, princesa. Él te necesita.
Zarek, por otra parte, no necesitaba a nadie.
Nunca lo necesitó.
Con ese pensamiento en mente, fue al cuarto donde se había despertado.
Tormenta o no tormenta, era hora de irse.
Se puso encima su abrigo sobre el pecho desnudo y lo abotonó. También estaba dañado por el disparo y dejaría su herida en la espalda expuesta al clima. Que así fuera.
No era como si él pudiera congelarse hasta morir de cualquier manera. Había algo de ventaja en ser inmortal.
El agujero sólo haría que una linda brisa fresca recorriese su columna vertebral hasta que pudiera encontrar más ropas.
Después de que se hubo vestido, se dirigió hacia la puerta e hizo lo mejor que pudo para no advertir a Astrid, quien estaba de rodillas delante del fuego caliente, serenando y consolando a su mascota como lo había atendido a él.
La vista lo hizo sentir dolor, en cierto modo, como no habría creído posible.
Sí, era la maldita hora de que se fuera de aquí.
—Él se esta yendo.
Astrid se sobresaltó ante el sonido de Sasha en su cabeza. — ¿Cómo que se está yendo?
—Está detrás de ti ahora mismo, vestido y dirigiéndose al exterior.
— ¿Zarek?
Le contestó el golpe de la puerta cerrándose.

JessicaGeeh
Otaku

Cantidad de envíos : 87
Escudo de Armas :
Puntos de Agradecimiento : 0
Fecha de inscripción : 02/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por JessicaGeeh el Lun Ago 13, 2012 1:50 am

CAPÍTULO 5

Zarek se congeló fuera de la puerta. Literal y figurativamente. El viento pegaba tan rudamente que le quitó la respiración y le envió un agudo temblor por todo su cuerpo.
Estaba tan frío afuera, que apenas podía moverse. La nieve caía rápida y furiosamente, y era tan densa que no podía ver a más de tres centímetros desde su propia nariz. Inclusive sus gafas se habían congelado.
Nadie cuerdo estaría fuera esta noche.
Así que era algo bueno que estuviera demente.
Apretando los dientes, se dirigió hacia el norte. Demonios, iba a ser una larga y miserable caminata a casa. Sólo esperaba poder encontrar algún tipo de refugio antes del amanecer.
En caso de que no, Artemisa y Dionisio iban a ser dos dioses felices en unas cuantas horas y el viejo Acheron tendría un dolor de cabeza menos en su vida.
— ¿Zarek?
Él maldijo al escuchar la voz de Astrid sobre el aullido del viento.
No contestes.
No mires.
Pero era compulsivo. Miró hacia atrás antes de poder detenerse y allí la vio saliendo de la cabaña sin ningún abrigo encima.
— ¡Zarek! —ella tropezó en la nieve y cayó.
Déjala. Ella debería haberse quedado adentro donde estaba a salvo.
Él no podía.
Sola estaba indefensa y no la dejaría afuera para morir.
Mascullando una apestosa maldición que habría hecho a un marinero encogerse, fue a su lado. La levantó rudamente y la empujó hacia la casa.
—Entra antes de que mueras de frío.
— ¿Qué hay de ti?
— ¿Qué hay de mí?
—No puedes quedarte aquí afuera, tampoco.
—Créeme, princesa, he dormido en peores condiciones que esta.
—Morirás aquí afuera.
—No me importa.
—Bueno, a mi sí.
Zarek habría quedado mucho menos estupefacto si ella lo hubiera abofeteado. Al menos eso se lo hubiera esperado.

Por un minuto completo no pudo moverse mientras esas palabras sonaban en sus oídos. La idea que a alguien le importara si vivía o moría era tan extraña para él que no estaba seguro de cómo responder.
—Entra —gruñó, empujándola amablemente hacia la puerta.
El lobo le gruñó.
—Cállate, Sasha –resopló ella antes de que él tuviese la posibilidad. —Un sonido más tuyo y tú te quedarás afuera.
El lobo inhaló por la nariz indignado, como si la entendiera, luego se dirigió rápidamente hacia la casa.
Zarek cerró la puerta mientras Astrid temblaba del frío. La nieve que le había caído se derritió, mojándola instantáneamente. Él estaba mojado también, no es que le importara. Estaba acostumbrado a la incomodidad física.
Ella no.
— ¿Qué estabas pensando? —le gritó a ella, sentándola en el sofá.
—No te atrevas a usar ese tono de voz conmigo.
Así es que en lugar de eso le gruñó y caminó hacia el cuarto de baño donde pudo agarrar una toalla de la percha. Luego se encaminó a su dormitorio y agarró una manta.
Regresó a ella. —Estás empapada.
—Me he dado cuenta.
Astrid se sorprendió por el calor repentino e inesperado de una manta cubriéndola, especialmente dadas sus palabras furiosas, llenas de enojo que le decían que era una idiota por ir tras él.
Zarek la envolvió apretadamente, luego se arrodilló ante ella. Le sacó las zapatillas revestidas de piel y frotó los congelados dedos del pie hasta que otra vez pudo sentir algo aparte de la quemadura dolorosa del frío.
Ella nunca había experimentado un frío como éste antes y se preguntó cuántas veces Zarek debía haberlo padecido sin nadie allí para calentarle.
—Lo que hiciste, fue una cosa estúpida —dijo severamente.
— ¿Entonces por que lo hiciste tu?
Él no contestó. En lugar de eso, dejó caer su pie y se movió alrededor de ella.
No sabía que iba a hacer hasta que sintió una toalla cubriéndole la cabeza. Tensándose, esperó que él fuese rudo.
No lo fue. De hecho, su toque era asombrosamente tierno mientras le secaba el pelo con la toalla.
¿Cuán extraño era esto? ¿Quién hubiera pensado que la cuidaría tan tiernamente?
Era completamente inesperado.
Quizá había más en él de lo que demostraba...
Zarek rechinó los dientes ante la suavidad de pelo húmedo mientras caía contra sus manos. Trató de mantener la toalla entre ella y su piel, pero no funcionó. Las hebras de su pelo continuamente rozaban su piel, haciéndolo arder.
¿Cómo sería besar a una mujer?
¡Cómo sería besarla a ella!
Nunca antes tuvo la inclinación. Cada vez que una mujer había hecho un intento, había movido los labios lejos de ella. Era una intimidad que no tenía deseos de experimentar con cualquiera.
Pero sentía el anhelo ahora. Sintió hambre por probar los labios húmedos y rosados de Astrid.
¿Qué eres? ¿Un demente?
Sí, lo era.
No había lugar en su vida para una mujer, ningún lugar para un amigo o un compañero. Lo había aprendido desde la hora de su nacimiento, sólo tenía un destino.
La soledad.
Aun cuando trató de tener un sitio, no surtió efecto. Él era un extraño. Eso era todo lo que sabía.
Alejó la toalla de su pelo y clavó los ojos en ella, queriendo pasar su mano a través de esas húmedas hebras y peinarlas. Su piel todavía estaba cenicienta y gris del frío. Pero ella no estaba menos preciosa. No menos atractiva.
Antes de poder detenerse, colocó su mano desnuda contra su mejilla helada y dejó que la suavidad de ella lo traspasara.
Dioses, se sentía tan bien tocarla.
Ella no se apartó de su toque o se encogió de miedo. Se sentó allí y lo dejó tocarla como un hombre.
Como un amante...
— ¿Zarek? —su voz estaba llena de incertidumbre.
—Estás helada —gruñó y la dejó. Tenía que escaparse de ella y de los extraños sentimientos que removía dentro de él. No quería estar a su alrededor.
No quería ser doblegado.
Cada vez que se había permitido estar atado a otro humano, había sido traicionado.
Por todo el mundo.
Aún Jess, quien había parecido seguro porque vivía muy alejado.
Un eco del dolor apuñaló su espalda.
Aparentemente Jess no había vivido lo suficientemente lejos.
Zarek miró fuera de la ventana de la cocina donde la nieve continuaba cayendo. Tarde o temprano, Astrid se dormiría y entonces se iría.
Entonces ella no podría detenerlo.
Astrid comenzó a ir tras de Zarek, pero se detuvo. Quería ver lo que haría. Lo que pretendía.
— ¿Sasha, qué está haciendo?
Se quedó quieta y usó la vista de Sasha. Zarek desabotonaba su abrigo. Su respiración quedó atrapada ante la vista de su pecho desnudo. Cada músculo en su cuerpo ondeaba mientras se quitaba el abrigo y lo colgaba detrás de la silla escalera.
El hombre era simplemente bellísimo. Sus hombros anchos, tostados y desnudos eran tentadores. Deliciosos.
Pero lo que la dejó estupefacta, fue su brazo derecho y su hombro, los cuales eran un desastre total por el ataque de Sasha.
Astrid se quedó sin aliento ante la vista de lo que había hecho su compañero. Zarek por otro lado no parecía tener un mínimo de molestia por las mordidas. Se había ocupado de sus asuntos con la mayor naturalidad.
— ¿Tengo que mirar esto? —Sasha lloriqueó en su cabeza. —Me voy a quedar ciego mirando a un hombre desnudo.
—No te vas a quedar ciego y él no está desnudo —Desafortunadamente.
Astrid se quedó desconcertada por ese pensamiento inusual. Ella nunca había mirado fijamente a un hombre antes, pero se encontró embelesada por Zarek.
—Sí lo soy, y sí lo esta. Lo suficientemente desnudo como para hacerme perder mi almuerzo de cualquier manera. —Sasha comenzó a salir de la cocina.
—Sasha, quédate.
—No soy un perro, Astrid, y no me preocupo por ese tono imperativo. Me quedo contigo por mi elección, no por la tuya.
—Lo sé, Sasha. Lo siento. Por Favor, quédate por mí —. Gruñendo en un modo muy parecido al de Zarek, Sasha regresó a la cocina y se sentó para vigilarlo.
Zarek prestó poca atención a Sasha mientras se movía por la cocina buscando algo.
Ella frunció el cejo al verlo sacar una cacerola pequeña. Mientras se movía hacia la heladera, su respiración quedó cortada ante la vista de un estilizado dragón tatuado en la parte baja de su espalda. Y bien por encima de este, estaba la horrible herida en dónde alguien le había disparado.
Ella se encogió con una simpatía inesperada. Por primera vez en mucho tiempo realmente sintió lástima por alguien. Se veía cruel y dolorosa.
Zarek se movió como si apenas lo advirtiera.
Fue a la heladera y sacó la leche y una barra grande de Hershey que ella había comprado por un impulso. Vertió la leche en la cacerola y luego le añadió pedazos de chocolate.
Qué raro. Casi le había arrancado la cabeza e intimidado, luego la había atendido, y ahora le hacía chocolate caliente.
— No es para ti —le dijo Sasha.
—Silencio, Sasha.
—No lo es. ¿Quieres apostar a que trata de envenenarme con el chocolate?
—Entonces, no lo tomes.
Zarek se dio la vuelta y le dirigió una burla siniestra a Sasha. —Aquí, Lassie, ¿quieres salir a buscar a Timmy en el pozo? Vamos, chica, incluso te abriré la puerta y te lanzaré una galleta.
—Vamos psicópata—Hunter, ¿quieres descubrir mis dientes en tus...?
— ¡Sasha!
—No lo puedo evitar. Él me molesta. Bastante.
Zarek miró el agua y los platos con comida que Astrid había colocado en una bandeja pequeña, que estaba aproximadamente a diez centímetros del piso, para Sasha.
Sasha descubrió sus dientes. —No mi comida, hombre. La contaminas y te morderé hasta sacar toda la mierda de ti.
—Sasha, por favor.
Zarek se acercó a los recipientes de acero inoxidable.
—Te lo dije, Astrid, el bastardo va a envenenarme. Va a escupir en mi agua o va a hacer algo peor.
Zarek hizo la cosa más inesperada de todas. Se inclinó, recogió el recipiente casi vació de agua, lo lavó en el fregadero y lo rellenó con agua, luego cuidadosamente lo devolvió a la bandeja.
Astrid no estaba segura cuál de los dos estaba más impresionado por sus acciones. Ella o Sasha.
Sasha se dirigió a su recipiente y lo olfateó suspicazmente.
Zarek regresó al fregadero para lavarse las manos. Una vez que la leche con chocolate estuvo caliente, la vertió en un jarro y se lo llevó a ella.
—Aquí –le dijo él, su voz sonando con su usual nota ruda, hostil. Tomó su mano y la llevó hacia la taza.
— ¿Qué es? –le preguntó.
—Arsénico y vómito.
Ella retorció su cara con repugnancia ante el pensamiento. — ¿En serio? Y lograste hacerlo muy silenciosamente. ¿Quién lo diría? Gracias. Nunca he tomado vómito antes. Estoy seguro que es extra especial.
Bien, eso pasaba por pensar que Zarek tenía un lado más amable, más suave.
—Bébelo o no —gruñó. —No me importa.
Lo escuchó dejar el cuarto otra vez.
Astrid sostuvo la taza. Si bien ella lo había visto hacerlo a través de los ojos de Sasha y sabía que no había hecho nada para contaminarlo, estaba todavía renuente a saborearlo después de su comentario antipático.
—Te está mirando –le dijo Sasha.
Levantó la cabeza muy lentamente. — ¿De que forma?
—Como si te estuviera desafiando a saborearlo.
Astrid contuvo su respiración, debatiendo qué hacer. ¿Era una prueba de él? ¿Se estaba preguntando si ella confiaba en él?
Aspirando profundamente, bebió el chocolate, el cual estaba a temperatura perfecta y muy sabroso.
Zarek estaba asombrado de su valentía. Entonces, ella no había creído en su fanfarronada y había confiado en él. Él nunca hubiera bebido algo que le diera un desconocido y lo sorprendía que ella lo hubiera hecho.
Sintió un gran respeto por ella. La mujer tenía un montón de agallas, le concedería eso.
Pero al final del día, las agallas no contaban para mucho, y todo lo que lograrían hacer sería que fuera asesinada por Thanatos si los encontraba antes de que él tuviese la posibilidad de salir.
Su mirada se puso ruda al recordar al demonio o Daimon o lo que fuere que había sido enviado para matarlo.
Todo este tiempo, los Cazadores Oscuros habían asumido que Acheron era el perro de caza que Artemisa solía usar para rastrear y matar Cazadores Oscuros deshonestos.
Todos los hombres que sabían la verdad ahora estaban vagando por la tierra como Shades . Entidades sin espíritu, incorpóreas que podían sentir hambre y sed y nunca tendrían permiso para saciarlo.
Podían sentir y percibir el mundo, pero nadie podría sentirlos o percibirlos.
Él entendía esa existencia. Por que los veintiséis años que había vivido como un humano mortal, había sido uno de ellos.
Sólo entonces, un mundo que no sabía que él existía había sido preferible. Porque cuando las personas se habían percatado que estaba por ahí, habían hecho un esfuerzo extraordinario para aumentar su dolor.
Habían hecho un esfuerzo extraordinario para lastimarlo y humillarlo.
La furia lo inundó mientras su mirada se agudizaba otra vez. Miró alrededor de la cabaña inmaculada donde cada detalle mostraba la riqueza de Astrid. En su existencia humana una mujer como ella habría escupido en su cara por ningún otra razón más que el hecho de que se hubiese atrevido a cruzarse en su camino. Habría estado tan por debajo de ella que habría sido golpeado aún por atreverse a levantar su mirada a su cara.
Mirarla a los ojos habría sido su muerte.
— ¿Está este esclavo molestándola, señora?
Se sobresaltó ante el recuerdo que corría por su mente.
A la edad de doce había sido lo suficientemente tonto como para escuchar a sus hermanos al señalarle a una mujer que estaba en el mercado.
—Ella es tu madre, esclavo. ¿No lo sabías? El tío la liberó al año pasado. ¿Por qué no vas con ella, Zarek? Tal vez se apiade de ti y te libere, también.
Demasiado joven y demasiado estúpido, había clavado los ojos en la mujer que le habían señalado. Ella tenía pelo negro como el suyo y perfectos ojos azules. Nunca antes había visto a su madre. Nunca había sabido que ella era tan bella.
Pero en su corazón, siempre había sido más bella que Venus. La había visualizado como una esclava como él que no tenía más alternativa que hacer lo que su amo dijera. Había creado un sueño de cómo había sido apartado de sus brazos después del nacimiento. Cómo había llorado para que se lo devolvieran.
Cómo había sufrido cada día por su hijo perdido.
Entretanto, él había sido dado a su padre despiadado, que vengativamente lo había mantenido lejos de sus brazos compasivos.
Zarek estaba seguro que lo amaría. Todas las madres amaban a sus niños. Era por eso por lo que las otras esclavas no se ocupaban de él. Estaban guardando todas sus raciones y afectos para ellos.
Pero esta mujer... era la suya.
Y ella lo amaría.
Zarek había corrido hacia ella y la había abrazado, diciéndole quién era y cuánto la amaba.
Pero no había habido ninguna bienvenida cálida. Ningún afecto maternal.
Lo había mirado con un abierto disgusto y horror. Sus labios se habían torcido cruelmente mientras le siseaba a él. —Le pagué a esa puta bastante dinero para verte muerto.
Sus hermanos se habían reído de él.
Zarek había estado demasiado apabullado por su rechazo para moverse o respirar. Había estado desolado al enterarse que su madre había sobornado a otro esclavo para matarlo.
Cuando un soldado se acercó a ellos para preguntarle si estaba siendo molestada, entonces ella había dijo fríamente. —Este esclavo sin valor me tocó. Quiero que lo golpeen por eso.
Incluso después de dos mil años esas palabras resonaban a través de él. Al igual que la apariencia despiadada de su cara mientras cambiaba de dirección y lo dejaba con los soldados, que alegremente habían llevado a cabo su orden.
—No vales nada, esclavo. No eres bueno para nada. Ni siquiera vales las migajas que te mantienen vivo. Si tenemos suerte tal vez mueras, y nos ahorres las raciones del invierno para un esclavo que tenga más valor.
Zarek gruñó como si sus recuerdos lo sujetasen. Incapaz de enfrentar el dolor que causaban, sus poderes explotaron. Cada bombilla en la sala se hizo añicos, el fuego crepitó en la chimenea, esquivando por poco a Sasha, que había estado echado allí. Los cuadros se cayeron de las paredes.
Todo lo que quería era que el dolor se detuviera...
Astrid gritó ante los sonidos extraños que asaltaban a sus oídos. — ¿Sasha, qué está ocurriendo?
—El bastardo trató de matarme.
— ¿Cómo?
—Disparó una bola de fuego de la chimenea a mis cuartos traseros. Hombre, mi pelaje esta chamuscado. Está teniendo un ataque de algún tipo y usando sus poderes.
— ¿Zarek?
La cabaña entera tembló con tal ferocidad que ella medio esperaba que esta estallara.
— ¡Zarek!
El silencio era total.
Todo lo que Astrid podía oír era el latido de su corazón.
— ¿Qué está ocurriendo? —preguntó a Sasha.
—No sé. El fuego se apagó y no puedo ver nada. Esta completamente oscuro. Él hizo añicos las luces.
— ¿Zarek? —intentó otra vez.
Otra vez nadie contestó. Su pánico se triplicó. Podía matarla y ni ella ni Sasha lo verían venir.
Podía hacerle cualquier cosa.
— ¿Por qué me salvaste?
Saltó ante el sonido de su voz justo al lado de su oreja mientras se sentaba en el sofá. Estaba tan cerca de ella que podía sentir su respiración caliente en su piel.
—Estabas herido.
— ¿Cómo supiste que estaba herido?
—No lo supe hasta después de que te traje adentro. Yo... pensé que estabas borracho.
—Sólo un tonto redomado metería a un hombre extraño en su casa cuando es ciego y vive solo. No me trates como a un idiota.
Ella tragó. Era bastante más listo de lo que ella había creído.
Y bastante más espeluznante.
— ¿Por qué estoy aquí? —demandó.
—Te lo dije.
Él apartó de un empujón el sofá con tanta fuerza que patinó hacia adelante varios centímetros. Luego estaba delante de ella, inmovilizándola contra los cojines. Haciéndola temblar por su presencia feroz. — ¿Cómo me metiste?
—Te arrastré.
— ¿Sola?
—Por supuesto.
—No pareces lo suficientemente fuerte.
Ella boqueó con miedo. ¿Qué iba a hacerle? ¿Qué intentaba hacerle?
—Soy más fuerte de lo que parezco.
—Pruébalo —agarró sus muñecas.
Ella forcejeó con él para varios segundos. —Déjame ir.
— ¿Por qué? ¿Te soy repulsivo?
Sasha gruñó. Ruidosamente.
Ella se congeló y miró encolerizadamente hacia donde esperaba que su cara estuviese.
—Zarek –dijo ella dijo. —Me estas lastimando. Déjame ir.
Para su sorpresa, lo hizo. Se movió hacia atrás muy ligeramente pero su presencia enojada era todavía tangible. Opresiva. Aterradora.
—Has algo inteligente, princesa —gruñó él en su oreja. —Quédate lejos de mí.
Lo oyó alejarse.
—Él es culpable –lanzó Sasha. —Astrid. Júzgale.
No podía. Todavía no. Aún cuando Zarek la había asustado. Aún cuando en este momento se veía desequilibrado y aterrador.
Él realmente no la había lastimado. Sólo la había asustado, y eso no era algo por lo que alguien debía morir.
Después de esto, ella podía entender perfectamente cómo pudo haber explotado y matado a todas las personas en el pueblo que le había sido confiado para defender.
¿Explotaría así con ella?
Ya que ella era inmortal, no la podía matar, pero sí la podía lastimar.
Un juez menor podría haber seguido adelante y dar el veredicto basado solamente en las acciones de esta noche. Ella estaba tentada, pero no lo haría. Todavía no.
— ¿Estás bien? —preguntó Sasha después de que ella se rehusase a responder su demanda de un veredicto.
—Sí.
Pero ella mentía y tenía el presentimiento que Sasha lo sabía. Zarek la había aterrorizado de una forma que nadie antes había hecho.
Por demasiados siglos, había juzgado a incontables mujeres y hombres. Asesinos, traidores, blasfemadores. Tú nómbralos.
Pero ninguno de ellos la había asustado alguna vez. Ninguno de ellos alguna vez la había hecho querer salir corriendo hacia la protección de sus hermanas.
Zarek lo hacía.
Había algo acerca de él que realmente no estaba sano. Ella era capaz de tratar con personas que trataban de esconder su locura. Hombres que podían jugar a ser héroes galantes mientras por dentro eran fríos y crueles.
Zarek había explotado y aun así no la había lastimado.
Al menos todavía no.
Pero sus métodos intimidantes iban a tener que irse.
Recordó las palabras de Acheron para ella: “Es sólo con el corazón que uno puede ver correctamente...”
¿Qué había dentro del corazón de Zarek?
Exhalando largamente, Astrid extendió sus sentidos y trató de localizar a Zarek.
Como antes, no lo pudo localizarlo para nada. Era como si él estuviera tan acostumbrado a mantenerse oculto que no se registraba en el radar de nadie. Ni aun en el suyo intensificado.
— ¿Dónde está? —preguntó a Sasha.
—En su cuarto, pienso.
— ¿Dónde estas?
Sasha vino y se sentó a sus pies. —Artemisa tiene razón. Por el bien de la humanidad, él debe ser eliminado. Hay algo seriamente mal con este hombre.
Astrid frotó sus orejas mientras consideraba eso. —No sé. Acheron negoció con Artemisa a fin de que yo pudiera juzgar a Zarek. Él no habría hecho eso sin una razón. Sólo un tonto hace trueques con Artemisa por nada. Y Acheron está muy lejos de ser un tonto. Debe haber algo bueno en Zarek o si no...
—Acheron siempre se sacrifica por sus hombres. Es lo que él hace —se mofó Sasha.
—Tal vez...
Pero ella lo conocía mejor. Acheron siempre haría lo que fuese mejor para todos los involucrados. Él nunca antes había interferido a la hora de juzgar o ejecutar un Cazador Oscuro rebelde, y aún así, le había pedido personalmente que juzgara a éste
Él no había permitido que asesinaran a Zarek novecientos años atrás por destruir su pueblo y a los inocentes humanos.
Si Zarek verdaderamente planteaba un peligro, entonces Acheron nunca hubiera negociado con ellos por una audiencia o para permitirle al Cazador Oscuro vivir. Allí tenía que haber algo más.
Ella tenía que creer en Acheron.
Tenía que hacerlo.
Zarek se sentó solo en su cuarto, observando a la nieve caer afuera, a través de las cortinas abiertas. Estaba sentado en la silla mecedora, pero la mantenía inmóvil. Después de su "sobrecarga", había ido a través de la casa reemplazando bombillas y recogiendo los cuadros quebrados. Ahora todo estaba misteriosamente quieto.
Tenía que salir de allí antes que explotara otra vez. ¿Por qué la tormenta no se detenía?
La luz del vestíbulo se prendió, cegándolo por un momento.
Él miró ceñudamente. ¿Por qué Astrid prendía luces cuando era ciega?
La escuchó pisar suavemente por el vestíbulo hacia la sala. Parte de él quería unírsele, hablar con ella. Pero él nunca había sido dado a la conversación insustancial.
No sabía como conversar. Nunca nadie había estado interesado en cualquier cosa que él tuviera para decir.
Así es que lo mantenía para sí mismo y eso estaba bien para él.
— ¿Sasha?
El sonido de su melódica voz lo traspasó como un vaso haciéndose añicos.
—Siéntate aquí mientras hago otro fuego.
Casi se levantó para ayudarla, pero se forzó a permanecer en su silla. Sus días como criado para los ricos habían terminado. Si ella quería un fuego, entonces ella era tan capaz para hacer uno como lo era él.
Por supuesto que él podía ver para atizar el fuego y sus manos eran ásperas por el arduo trabajo.
Las de ella eran suaves. Delicadas.
Manos frágiles que podían apaciguar...
Antes de darse cuenta, se dirigía hacia la sala.
Encontró a Astrid arrodillada frente al hogar, tratando de empujar nuevos leños sobre la parrilla de hierro. Estaba luchando contra eso y haciendo lo mejor para no quemarse durante el proceso.
Sin decir una palabra, la hizo para atrás.
Ella se quedó sin aliento, alarmada.
—Muévete de mi camino –gruñó él.
—No estaba en tu camino. Tú te metiste en el mío.
Cuando se rehusó a moverse, la alzó y la dejó caer en el sillón verde oscuro.
— ¿Qué estás haciendo? —preguntó con expresión sobresaltada.
—Nada —. Regresó al hogar y prendió el fuego. —No puedo creer que con todo el dinero que tienes, no tengas a nadie aquí para ayudarte.
—No necesito a nadie que me ayude.
Él hizo una pausa ante sus palabras. — ¿No? ¿Cómo haces para estar por tu cuenta?
—Simplemente lo hago. No puedo soportar a alguien tratándome como si estuviera inválida. Resulta que soy tan capaz como cualquier otro.
—Muy bien por ti, princesa —. Pero él sintió otra oleada de respeto por ella. En el mundo en que había crecido, las mujeres como ella nunca hacían nada por ellas mismas. Habían comprado a personas como él para servir a todos sus antojos.
— ¿Por qué me llamas princesa todo el tiempo?
— ¿Es lo que eres, no? El querido brillante de tus padres.
Ella frunció el ceño. — ¿Cómo sabes eso?
—Lo puedo oler en ti. Eres una de esas personas que nunca han tenido un momento de preocupación en su vida. Todo lo que alguna vez has querido, lo has tenido.
—No todo.
— ¿No? ¿Qué es lo que te ha faltado alguna vez?
—Mi vista.
Zarek se quedó callado mientras sus palabras sonaban en sus oídos. —Sí, ser ciego apesta.
— ¿Cómo lo sabes?
—Estando ahí, habiéndolo sido.

CAPÍTULO 6

— ¿Eras ciego? —preguntó Astrid.
Zarek no contestó. No podía creer que se le escapara. Era algo de lo que nunca había hablado, ni siquiera con Jess.
Sólo Acheron lo sabía y Acheron, agradecidamente, había guardado el secreto.
Reacio a visitar su pasado otra vez esta noche y el dolor que lo esperaba allí, Zarek dejó la sala y regresó a su cuarto donde cerró la puerta y así, en paz, se puso a esperar a que pasara la tormenta.
Al menos estando solo no tenía que preocuparse por traicionarse a sí mismo o lastimar a alguien.
Pero mientras se sentaba en la silla, no eran las imágenes del pasado las que lo perseguían.
Era el perfume de rosas y madera, los pálidos ojos claros de una mujer.
El recuerdo de su mejilla suave y fría bajo sus dedos. Su húmedo y desordenado pelo que enmarcaba unos rasgos que eran femeninos y atractivos.
Una mujer que no se sobresaltaba con él o se acobardaba.
Era asombrosa y sorprendente. Si él fuera otra persona, entonces regresaría a la sala en donde estaba sentada con su lobo y la haría reír. Pero no sabía como hacer reír a las personas. Podía reconocer el humor, más especialmente la ironía, pero no era el tipo de hombre que hacía chistes o producía sonrisas en otras personas. Especialmente no en una mujer.
Eso no lo había molestado antes.
Esta noche sí.
— ¿Es culpable?
Astrid escuchó la voz de Artemisa en su cabeza. Todas las noches desde que Zarek había sido traído a la casa, Artemisa la había fastidiado con aquélla pregunta una y otra vez, hasta que se sintió como Juana De Arco siendo atormentada por voces.
—Todavía No, Artemisa. Se acaba de despertar.
—Bien, ¿qué es lo que te lleva tanto tiempo? Mientras él vive, Acheron tiene los nervios de punta y yo positivamente odio cuando él esta inquieto. Júzgalo como mala persona ya.
— ¿Por qué quieres tanto que Zarek muera?
El silencio descendió. Al principio pensó que Artemisa la había dejado, así que cuando la respuesta vino, la sorprendió. —A Acheron no le gusta ver sufrir a nadie. Especialmente no a uno de sus Cazadores Oscuros. En tanto Zarek viva, Acheron sufre, y a pesar de lo que Acheron piensa, no me gusta verlo sufrir.
Astrid nunca se había imaginado que Artemisa pudiera decir tal cosa. La diosa no era exactamente conocida por su bondad o compasión, o por pensar en alguien aparte de sí misma.
— ¿Amas a Acheron?
La voz de Artemisa era cortante cuando le contestó, —Acheron no es de tu incumbencia, Astrid. Sólo Zarek lo es, y juro que si pierdo más de la lealtad de Acheron por esto, estarás muy apenada por eso.
Astrid se puso rígida ante la amenaza y el tono hostil. Haría falta más que Artemisa para lastimarla, y si la diosa quería una pelea, entonces era mejor que estuviera preparada.
A ella no le podría gustar más su trabajo, pero Astrid lo tomaba en serio y nadie, especialmente Artemisa, iba a intimidarla para dar un veredicto prematuro.
— ¿Si juzgo a Zarek antes de tiempo, no piensas que Acheron se enojará y demandará un re—juzgamiento?
Artemisa hizo un ruido grosero.
—Además, le dijiste a Acheron que no interferirías, Artemisa. Le hiciste jurar que él no me contactaría para tratar de influenciar mi veredicto y aún así estas aquí, tratando de hacer eso. ¿Cómo piensas que reaccionará si le cuento de tus acciones?
—Bien –resopló ella. —No te incomodaré otra vez. ¡Pero encárgate ya!
Sola finalmente, Astrid se sentó en la sala, considerando lo próximo que debía hacer, cómo podía empujar a Zarek para ver si explotaba otra vez y se volvía más violento.
Había atacado a su casa, pero no a ella. Sasha lo había atacado, y aunque él había lastimado al lobo, el lobo lo había lastimado mucho más. Había sido una pelea justa entre ellos y Zarek no había tratado de matar a Sasha por atacarlo. Se había sacado al lobo de encima y luego lo había dejado solo.
En lugar de buscar venganza en Sasha, Zarek le había dado agua.
El peor delito de Zarek hasta ahora era su actitud hostil y el hecho de que tenía una presencia verdaderamente atemorizante. Pero hacía cosas amables que eran contrarias a su mal carácter.
Su sentido común le decía que hiciera lo que decía Artemisa, declararlo culpable y marcharse.
Su instinto le decía que esperara.
Siempre que no se encolerizara con ella o Sasha, seguiría adelante.
Pero si alguna vez los atacaba, entonces ella estaría fuera de la puerta y él estaría frito.
—Los hombres inocentes no existen.
Astrid dejó escapar un suspiro de cansancio. Le había dicho eso a su hermana Atty la última vez que había hablado con ella. Parte suya honestamente creía en eso. Ninguna vez, en todos estos siglos, había encontrado a alguien inocente. Cada hombre que alguna vez había juzgado le había mentido.
Todos ellos habían tratado de engañarla.
Algunos habían tratado de sobornarla.
Algunos habían tratado de escaparse.
Algunos habían tratado de golpearla.
Y uno había tratado de matarla.
Ella se preguntaba en cuál categoría caería Zarek.
Inspirando profundamente para fortificarse, Astrid se levantó y fue a su habitación para buscar entre las ropas que Sasha traía puestas cuando estaba en su forma humana.
— ¿Qué estas haciendo? —preguntó Sasha mientras se unía a ella.
—Zarek necesita ropas –dijo ella en voz alta sin pensar.
Sasha mordió sus manos, y con su nariz metió sus ropas en la canasta al fondo del armario. —Él puede ponerse las suyas. Estas son mías.
Astrid las sacó. —Vamos, Sasha, sé amable. No tiene ropas aquí y las que lleva puestas están harapientas.
— ¿Y?
Ella buscó entre los pantalones y las camisas, deseando poder verlas. —Eras tú el que se quejaba de tener que mirar a un hombre desnudo. Pensé que preferirías ver alguna ropa sobre él.
—También me quejo acerca del hecho que tengo que orinar afuera y comer en recipientes, pero no te veo dejándome usar el cuarto de baño o la vajilla estando él alrededor.
Ella negó con la cabeza. — ¿Podrías parar? Te quejas como una vieja —. Recogió un suéter pesado.
—No –protestó Sasha. —No el suéter Borgoña. Ese es mi favorito.
—Sasha, te lo juro. ¡Eres tan caprichoso!
—Y ese es mi suéter. Devuélvelo.
Ella se levantó para llevárselo a Zarek.
Sasha la siguió, quejándose todo el camino.
—Te compraré uno nuevo, —prometió ella.
—No quiero a uno nuevo. Quiero "ese".
—No lo estropeará.
—Sí lo hará. Mira sus ropas. Están arruinadas. Y no quiero que su cuerpo toque algo que yo uso. Lo contaminará.
—Oh, Dios mío, Sasha. No seas niño. Tienes cuatrocientos años de edad y estás actuando como un cachorro. No es como si tuviera piojos o algo.
— ¡Sí los tiene!
Ella miró encolerizadamente hacia su pierna donde lo podía sentir. Él agarró el suéter con sus dientes y se lo sacó de las manos.
— ¡Sasha! —ella chasqueó en voz alta, corriendo tras él. —Dame ese suéter o juro que te veré castrado.
El lobo corrió a través de la casa.
Astrid fue tras él tan rápido como podía. Confiaba en su memoria respecto de donde estaban las cosas.
Alguien había movido la mesa de café. Siseó cuando su pierna se golpeó con la esquina de esta y perdió el equilibrio. Extendió la mano para refrenarse, pero solo sintió el mantel deslizarse. Se inclinó bajo su peso.
La parte superior de vidrio cayó de costado, echando a volar las cosas.
Algo golpeó su cabeza y se hizo pedazos.
Astrid se congeló, asustada de moverse.
No sabía qué había roto, pero el sonido había sido inconfundible.
¿Dónde estaba el vidrio?
Su corazón martillaba, maldijo su ceguera. No se atrevía a moverse por miedo de cortarse.
— ¿Sasha? —preguntó.
Él no contestó.
—No te muevas —. La voz dominante, profunda de Zarek tembló por su columna vertebral.
La siguiente cosa que supo fue que dos brazos fuertes la levantaban del piso con una facilidad que era verdaderamente aterradora. La acunó contra un cuerpo que era roca dura y carne fibrosa. Uno que se ondeaba con cada movimiento que él hacia mientras la guiaba fuera de la sala.
Ella le puso los brazos alrededor de sus anchos, masculinos hombros, que se endurecieron en reacción a su contacto. Su respiración cayó contra su cara, haciendo que su cuerpo entero se derritiese.
— ¿Zarek? —preguntó tentativamente.
— ¿Hay alguien más en esta casa que te pueda cargar, del cual necesito saber su existencia?
Ignoró su comentario sarcástico mientras la llevaba a la cocina y la colocaba sobre una silla.
Ella perdió su calor instantáneamente. Le produjo un dolor extraño en el pecho que ni esperaba ni entendía.
—Gracias —dijo ella quedamente.
Él no respondió. En lugar de eso, lo oyó salir del cuarto.
Unos minutos más tarde, regresó y echó algo en el basurero.
—No sé que le hiciste a Scooby — dijo con tono casi normal, —pero ésta en una esquina echado sobre un suéter y no deja de gruñirme.
Ella ahogó el deseo de reírse ante esa imagen. —Está siendo malo.
—Sí, pues bien, de donde vengo, le pegamos a las cosas que son malas.
Astrid frunció el ceño ante las palabras y la emoción subyacente que dejaba traslucir. —Algunas veces entender es más importante que castigar.
—Y algunas veces no lo es.
—Tal vez –murmuró ella.
Zarek dejó salir el agua en el fregadero. Sonó como si se estuviera lavando las manos otra vez.
Extraño, parecía hacer eso bastante seguido.
—Recogí todo los vidrios que pude encontrar — dijo por sobre el sonido del agua corriendo, —pero el florero de cristal sobre tu mesa se hizo añicos. Deberías usar zapatos allí por unos días.
Astrid estaba extrañamente tocada por sus acciones y su advertencia. Se levantó de la silla y cruzó el piso para parase al lado de él. Si bien no lo podía ver, lo podía sentir. Sentir su calor, su fuerza.
Sentir la cruda sensualidad del hombre.
Un temblor la atravesó y bajó por su cuerpo, seduciéndola con deseo y necesidad.
Una parte extraña suya ardía por alcanzar y tocar la piel suave y tostada que la llamaba con la promesa de un calor primitivo. Aún ahora recordaba como se veía su piel. La forma en que la luz jugaba en ella.
Ella quería atraer sus labios hacia los de ella y ver que sabor tenían. Ver si él podía ser tierno.
¿O sería rudo y violento?
Astrid debería escandalizarse por sus pensamientos. Como juez, se suponía que no podía tener este tipo de curiosidad, pero como mujer, no podía evitarlo.
Había pasado bastante tiempo desde que ella hubiera sentido deseo por un hombre. En lo más profundo había todavía una parte suya que quería encontrar la bondad en la que Acheron creía.
Eso no era algo que ella tampoco había querido hacer por siglos.
La bondad de Zarek no tenía sentido. — ¿Cómo supiste que te necesitaba?
—Oí el vidrio romperse y me imaginé que estabas atrapada.
Ella sonrió. —Eso fue muy dulce de parte tuya.
Presentía que él la estaba mirando. Su carne se calentó considerablemente ante el pensamiento. Sus pechos se endurecieron.
—No soy dulce, princesa. Confía en mí.
No, él no era dulce. Era duro. Espinoso y extrañamente fascinante. Como una bestia salvaje que necesitaba ser domesticada.
Si alguien alguna vez pudiera domesticar algo como él.
—Trataba de darte algunas ropas –dijo ella suavemente, tratando de recobrar el control de su cuerpo, el cuál parecía no querer responder al sentido común. —Hay más suéteres en el fondo de mi armario si quisieras tomarlos prestado.
Él se mofó mientras cerraba el agua y arrancaba una toalla de papel para secarse las manos. —Tus ropas no me quedarán, princesa.
Ella se rió. —No son mías. Pertenecen a un amigo.
Zarek no podía respirar con ella tan cerca de él. Todo lo que tenía que hacer era reclinarse hacia abajo muy ligeramente y podría besar los labios ligeramente separados.
Estirarse, y la tocaría.
Lo que verdaderamente lo asustó era cuánto él quería tocarla. Cuánto quería presionar su cuerpo contra el de ella y sentir sus curvas suaves contra las duras líneas masculinas de él.
No podía recordar en toda la vida haber deseado algo así.
Cerrando los ojos, se torturó con una imagen de lo dos desnudos. De él poniéndola sobre la encimera delante de él a fin de poder follarla hasta hacerle estallara de deseo. De deslizarse adentro y afuera de su calor hasta estar demasiado cansado para mantenerse de pie.
Demasiado sensible como para moverse.
Quería sentir el calor de su piel deslizándose contra la de él. Su respiración en su carne.
Sobre todo, quería su perfume en su piel. Para saber lo cómo se sentiría tener una mujer que no mostrara miedo o desprecio por él.
En todos estos siglos, nunca había tenido sexo con una mujer a la que no hubiera tenido que pagar. La mayoría de las veces ni siquiera había tenido eso.
Había estado solo por tanto tiempo...

JessicaGeeh
Otaku

Cantidad de envíos : 87
Escudo de Armas :
Puntos de Agradecimiento : 0
Fecha de inscripción : 02/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por JessicaGeeh el Lun Ago 13, 2012 1:51 am

— ¿Dónde esta ese amigo tuyo? —preguntó con voz extrañamente grave mientras pensaba en ella con otro hombre. Le dolía de un modo que no debería.
Sasha entró en el cuarto para clavar los ojos en ellos y ladrar.
—Mi amigo está muerto –dijo Astrid sin titubear.
Zarek arqueó una ceja. — ¿Cómo murió?
—Mmm, él tenía parvo.
— ¿No es una enfermedad que le da a los perros?
—Sí. Fue trágico.
— ¡Oye! –le dijo Sasha a Astrid. —Estoy resentido por eso.
—Compórtate o te daré parvo.
Zarek se alejó de ella. — ¿Lo extrañas?
Ella miró en la dirección del ladrido de Sasha. —No, no realmente. Era una molestia.
—Te mostraré lo que es una molestia, ninfa. Sólo espera.
Astrid refrenó una sonrisa. —Entonces, ¿estas interesado en las ropas? —le preguntó a Zarek.
—Seguro.
Ella lo condujo a su cuarto.
—Eres tan malvada —Sasha gruñó. —Sólo espera. Haré que te arrepientas de esto. ¿Sabes de ese confort al que estas aficionada? Está frito. Y yo no volvería a usar mis zapatillas si fuera tú.
Ella lo ignoró.
Zarek no habló mientras lo llevaba a su habitación, la cual estaba decorada con suaves tonos de rosa. Era todo femenino y suave. Pero era el perfume en el aire lo que lo hizo arder.
Rosas y madera ahumada.
Olía como ella.
Ese perfume lo puso tan duro y rígido, que lo hizo doler. Su pene se estiró contra la áspera cremallera, rogándole que hiciera algo aparte de mirarla.
Contra su voluntad, su mirada permaneció fija en la cama. Podía imaginarla yaciendo dormida allí. Sus labios separados, su cuerpo relajado y desnudo...
El cobertor rosa pálido envuelto alrededor de sus piernas desnudas.
—Aquí tienes.
Tuvo que arrastrar su mirada de la cama al armario.
Ella se hizo para atrás para darle acceso a las ropas de hombre, que estaban dobladas pulcramente, en una canasta de lavandería. —Puedes tomar lo que quieras.
Ahora había un doble sentido en esa declaración, si es que él alguna vez oyó uno. El único problema era que lo que más quería, definitivamente no estaba en el canasto.
Zarek le agradeció, luego sacó un suéter negro de cuello vuelto gris que no debería ser muy pequeño para él. —Me cambiaré en mi habitación —dijo, preguntándose para qué se tomaba la molestia. A ella no le importaría si él dejaba la habitación o no. No era como si ella pudiera verlo o algo.
En casa él andaba medio desnudo la mayoría de las veces.
Pero eso no era civilizado, ¿no?
¿Desde cuándo eres civilizado?
Desde esta noche, parecía.
Sasha le ladró mientras salía del cuarto, luego el lobo entró corriendo al cuarto para ladrar a Astrid.
—Silencio, Sasha –dijo ella, —o te haré dormir en el garaje.
Ignorándolos, Zarek se encaminó a su cuarto para ponerse las nuevas ropas.
Cerró la puerta y dejó a un lado la ropa mientras se quedaba parado sintiéndose muy raro. Era simplemente ropa lo que ella le ofrecía. Y refugio.
Una cama.
Comida.
Miró alrededor del elegante cuarto, costosamente provisto. Se sentía perdido aquí. Inseguro de sí mismo. Nunca en su vida había experimentado algo como esto.
Se sentía humano en este lugar.
Sobre todo, se sentía bienvenido. Algo que él nunca sintió con Sharon.
Como todos los demás que él había conocido durante los siglos, Sharon hacía lo que él le pagaba para hacer. Nada más, nada menos. Siempre sintió como si se estuviera entrometiendo cada vez que se acercaba a ella.
Sharon era formal y distante, especialmente después de que había ignorado el avance que ella le hizo. Siempre sintió que había una parte de ella que estaba asustada de él. Uno parte suya que lo vigilaba, especialmente cuando su hija estaba alrededor, como si ella esperara que se saliera de control con ellas o algo por el estilo.
Siempre se había sentido insultado por eso, pero bueno, él estaba tan acostumbrado a los insultos que se había desentendido del asunto.
Pero no se sentía así con Astrid.
Ella lo trataba como si fuera normal. Haciéndole olvidar fácilmente que no lo era.
Zarek se vistió rápidamente y regresó a la sala donde Astrid estaba sentada, lateralmente sobre el sofá, leyendo un libro en Braille. Sasha estaba descansando en el sofá a sus pies. El lobo levantó la cabeza y clavó los ojos en él con lo que parecía ser odio en sus ojos gris lobuno.
Zarek, había rescatado el cuchillo de la cocina, y agarró otro pedazo de madera.
— ¿Cómo terminaste con un lobo como mascota? —preguntó, sentándose en la silla próxima al fuego a fin de que pudiera lanzar las virutas de madera en la chimenea.
No sabía por qué le habló. Normalmente, no se habría tomado la molestia, pero se sentía extrañamente curioso acerca de su vida.
Astrid se estiró para acariciar al lobo a sus pies. —No estoy realmente segura. Muy parecido a ti, lo encontré herido, lo traje y lo cuidé hasta que sanó. Ha estado conmigo desde entonces.
—Estoy sorprendido que te dejara domesticarlo.
Ella sonrió ante eso. —Yo, también. No fue fácil hacerlo que confiara en mí.
Zarek pensó en eso por un minuto. –“Debes tener mucha paciencia. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo”.
La boca de Astrid se abrió sorprendida mientras Zarek continuaba citando uno de sus pasajes favoritos. Ella no podía haber estado más estupefacta si él le hubiera lanzado algo. — ¿Conoces a El Principito?
—Lo he leído una o dos veces.
Más que eso para poder citarlo tan infaliblemente. Astrid se reclinó otra vez para tocar a Sasha a fin de poder mirar a Zarek.
Estaba sentado en diagonal a ella mientras tallaba. La luz del fuego jugaba en sus ojos de medianoche. El suéter negro abrazaba su cuerpo, y aunque una barba negra cubría su cara, estaba otra vez atónita de lo bien parecido que era.
Había algo casi relajante en él mientras trabajaba. Una gracia poética que guerreaba con la torsión cínica de su boca. Un aura mortífera que lo envolvía más apretado que sus jeans negros.
—Amo a ese libro –dijo ella quedamente. —Siempre ha sido uno de mis favoritos.
Él no habló. Estaba sentado allí con su pedazo de madera sostenido cuidadosamente en su mano en tanto sus largos dedos se movían con gracia sobre él. Ésta era la primera vez que el aire alrededor de él no parecía tan oscuro. Tan peligroso.
No lo llamaría tranquilo exactamente, pero no era tan siniestro como había sido antes.
— ¿Lo leíste cuando eras niño? —le preguntó.
—No –dijo él quedamente.
Ella levantó la cabeza, observándolo mientras trabajaba.
Hizo una pausa, luego se giró para mirarla con ceño.
Astrid soltó a Sasha y se recostó.
Zarek no se movió mientras los observaba a ella y su perro. Había algo muy extraño aquí: Cada instinto que tenía, se lo decía. Clavó los ojos en Sasha.
Si él no lo conociera mejor...
¿Pero por qué un were-wolf estaría en Alaska con una mujer ciega? Los campos magnéticos serían muy duros tanto para un Arcadio como para un Katagari, los cuales tendrían momentos difíciles tratando de mantener una forma consistente mientras los electrones en el aire destruían su magia.
No, no era probable.
Y aún así...
Corrió la mirada de ellos hacia el reloj pequeño sobre la repisa de la chimenea. Era casi las cuatro en la mañana. Para él todavía era temprano, pero no muchos humanos tenían su horario. — ¿Siempre te quedas levantada hasta tan tarde, princesa?
—Algunas veces.
— ¿No tienes un trabajo para el que necesitas levantarte?
—No. Tengo dinero de la familia. ¿Qué hay acerca de ti, Príncipe Azul?
La mano de Zarek se aflojó ante sus palabras. Dinero familiar. Ella estaba aún más forrada de lo que había sospechado. —Debe ser agradable no tener que trabajar para vivir.
Astrid oyó la amargura en su voz. — ¿No te gustan las personas que tienen dinero, no?
—No tengo prejuicios contra nadie, princesa. Odio a todo el mundo por igual.
Ella había oído eso acerca de él. Oído de Artemisa que él era grosero, rudo, no refinado, y que era el idiota más insoportable que Artemisa alguna vez hubiera conocido.
Viniendo de la Reina de los Insoportables, era bastante que decir.
—No contestaste mi pregunta, Zarek. ¿Qué haces para ganarte la vida?
—Esto y aquello.
— ¿Esto y aquello, huh? ¿Eres un vagabundo entonces?
— ¿Si te dijera que sí, me harías ir?
Aunque su tono era parejo y sin emoción, ella sentía que él esperaba su respuesta. Que había una parte de él que quería que ella lo arrojara afuera.
Una parte de él que lo esperaba.
—No, Zarek. Te lo dije, eres bienvenido aquí.
Zarek dejó de tallar y clavó los ojos en el fuego, sus palabras lo hicieron temblar inesperadamente. Pero no eran las llamas lo que él veía, era su cara. Su voz dulce resonaba profundamente en su corazón, el cual él pensaba que había muerto hacía mucho tiempo.
Nadie alguna vez le había dado la bienvenida a ningún lugar.
—Podría matarte y nadie lo sabría.
— ¿Me vas a matar, Zarek?
Zarek se sobresaltó mientras los recuerdos lo desgarraban. Se vio a sí mismo caminando entre los cuerpos en su pueblo devastado. La vista de ellos con sus gargantas sangrando, sus casas ardiendo...
Se suponía que los tenía que proteger.
En lugar de eso, los había matado a todos.
Y aun no sabía por qué. No recordó nada excepto la furia que lo había poseído. La necesidad que había sentido por sangre y expiación.
—Espero que no, princesa —él murmuró.
Levantándose, regresó a su cuarto y cerró la puerta.
Sólo esperaba que ella hiciera lo mismo.
Horas más tarde, Astrid escuchó la respiración pesada de Zarek cuando se quedó dormido. La casa estaba quieta ahora, a salvo de su furia. El aire había perdido su aura diabólica y todo estaba calmo, tranquilo, excepto para el hombre, quien parecía estar en la angustia de una pesadilla.
Ella estaba exhausta, pero no tenía ganas de dormir. Tenía muchas preguntas en su cabeza.
Cómo deseaba poder hablar con Acheron acerca de Zarek y preguntarle acerca del hombre que él creía que valía la pena salvar. Pero Artemisa había estado de acuerdo con esta prueba sólo si Acheron permanecía completamente fuera de ella y no hacía nada para influenciar el veredicto. Si Astrid trataba de hablar con Acheron, entonces Artemisa terminaría la prueba y mataría a Zarek inmediatamente.
Debía haber otra manera para enterarse de algo de su invitado.
Ella miró a Sasha que estaba durmiendo como un lobo sobre su cama. Los dos se conocían desde hacía siglos. Era apenas un cachorro cuando su patria había firmado pelear con la diosa egipcia Bast contra Artemisa.
Una vez que la guerra entre las diosas terminó, Artemisa había demandado que se juzgara a todos los que habían peleado contra ella. Lera, la media hermana de Astrid, había sido enviada y había declarado a todos culpables, excepto a Sasha, quien había sido demasiado joven para ser responsabilizado por seguir el liderazgo de los otros.
Su propia manada se había vuelto contra él instantáneamente, pensando que los había traicionado por la absolución, si bien sólo tenía catorce años. En el mundo Katagaria, los instintos animales y las reglas eran supremas. La manada era un todo unificado y cualquiera que amenazaba a la manada era sacrificado, aún si era uno de ellos.
Casi lo habían matado. Pero afortunadamente, Astrid lo había encontrado y lo había cuidado hasta sanarlo, y aunque él verdaderamente odiaba a los dioses olímpicos, era usualmente tolerante, sino cariñoso con ella.
Él podía irse en cualquier momento, pero no tenía ningún lugar donde ir. Los Arcadios Were-Hunters lo querían muerto porque él una vez había estado con los Cazadores Katagaria que se habían vuelto en contra de los dioses olímpicos, y los Cazadores lo querían muerto porque pensaban que los había traicionado.
Su vida era precaria en el mejor de los casos, incluso ahora.
En aquel entonces, había sido una fiera y había estado aterrorizado de ser hecho pedazos por su gente.
Así siglos atrás, los dos habían formado una alianza que los beneficiaba a ambos. Ella evitaba que los demás lo mataran mientras era un cachorro y él la ayudaba cada vez que ella estaba sin ver.
Con el paso del tiempo, se habían hecho amigos y ahora Sasha permanecía con total lealtad hacia ella.
Sus poderes mágicos Katagari eran por lejos más fuertes que los de ella y él a menudo los usaba a su pedido.
Consideró eso ahora. Los Katagaria podían viajar a través del tiempo...
Pero sólo con limitaciones. No, ella necesitaba algo que garantizara que ella estaría aquí antes de que Zarek se despertase.
En momentos como este, deseaba ser una diosa plena y no una ninfa. Los dioses tenían poderes que podían...
Ella sonrió ante el golpe de una idea.
—M'Adoc –dijo ella suavemente, convocando a uno de los Oneroi. Eran los dioses de los sueños que mantenían dominio sobre Phantosis, el reino de sombra entre el consciente y el subconsciente.
El aire alrededor de ella titiló con energía invisible, poderosa, que ella podía sentir mientras el Oneroi aparecía.
Midiendo cerca de 2 metros diez, M'Adoc la dejaba como una enana, algo que sabía por experiencia. Si bien ella no lo podía ver ahora mismo, sabía exactamente que aspecto tenía. Su pelo negro sería tan oscuro que apenas reflejaría la luz y sus ojos eran de un azul tan pálido que se verían casi incoloros y parecerían que resplandecían.
Como todos los de su tipo, él era tan bien parecido que para aquellos que podían ver, era difícil hasta poder mirarlo.
—Primita –dijo él con voz cargada de electricidad y seducción y falta de emoción ya que las emociones estaban prohibidas para los Oneroi. —Ha pasado tiempo. Al menos trescientos o cuatrocientos años.
Ella inclinó la cabeza asintiendo. —He estado ocupada.
Él se estiró para tocar su brazo a fin de que ella supiera dónde estaba parado. — ¿Qué necesitas?
— ¿Sabes algo acerca del Cazador Oscuro Zarek? —. Los Oneroi eran a menudo los que curaban a los Cazadores Oscuros, tanto físicamente como mentalmente. Ya que los Cazadores Oscuros eran creados de personas que habían sido abusadas o violadas, un Dream Hunter era a menudo asignado para los recién creados Cazadores Oscuros para ayudarlos a cicatrizar mentalmente a fin de que pudieran funcionar en el mundo sin lastimar a otros.
Una vez que el Cazador Oscuro estaba sano mentalmente, el Dream Hunter lo llevaba a través del tiempo y lo ayudaba a cicatrizar físicamente dondequiera que estuviesen heridos. Ese era el motivo por lo que los Cazadores Oscuros sentían una necesidad sobrenatural de dormir cuando estaban heridos.
Sólo en los sueños era donde los Oneroi eran efectivos.
—Sé de él.
Ella esperó una explicación, pero cuándo no se la dio, preguntó, — ¿Qué sabes?
—Que esta más allá de la ayuda que alguno de los nuestros pueda darle.
Ella nunca había escuchado una cosa así antes. — ¿Nunca?
—Algunas veces un Skotos ha ido a él mientras dormía, pero sólo van a fin de poder tomar una parte de su furia para ellos. Es tan intensa que ninguno de ellos la puede aguantar por mucho tiempo antes de tener que partir.
Astrid quedó aturdida. Los Skoti eran apenas más que demonios. Eran los hermanos y las hermanas de los Oneroi, cazaban emociones humanas y las usaban a fin de poder sentir emociones otra vez. Si se los dejaba sin control, el Skoti era sumamente peligroso y podía matar a la persona que "trataban".
En lugar de apaciguar a Zarek, una visita de uno de ellos sólo incrementaría su locura.
— ¿Por qué es él así? ¿Qué prendió su furia?
— ¿Qué importancia tiene? —M'Adoc preguntó. —Me informaron que ha sido marcado para morir.
—Prometí a Acheron que lo juzgaría primero. Sólo morirá si digo eso.
—Entonces deberías ahorrarte el trabajo y ordenar su muerte.
¿Por qué todo el mundo quería que Zarek muriera? Ella no podía entender tal animosidad hacia él. No importa que el hombre actuara en la forma que lo hacía.
¿A alguien alguna vez le había caído bien?
Ni siquiera una vez en toda la eternidad M'Adoc había hablado tan severamente acerca de alguien. —No es como tú.
Ella le oyó inspirar profundamente mientras tensaba la mano en su hombro. —Un perro rabioso no puede ser salvado, Astrid. Es mejor para todos, incluido el perro, que sea eliminado.
— ¿Shadedom sería preferible para vivir? ¿Estas tu demente?
—En el caso de Zarek, lo sería.
Ella estaba consternada. —Si eso fuese cierto, entonces Acheron no sería compasivo con él y no me habría pedido que lo juzgara.
—Acheron no lo mata porque sería muy parecido a suicidarse.
Ella pensó en eso por un minuto. — ¿Qué quieres decir? No veo nada parecido entre ellos.
Ella tenía la impresión que M'Adoc indagaba su mente con la de él.
—Tienen mucho en común, Acheron y Zarek. Cosas que la mayoría de la gente no puede ver o puede entender. Pienso que Acheron siente que si Zarek no puede salvarse, entonces tampoco puede él.
— ¿Salvarse de qué?
—De él mismo. Ambos hombres tienen tendencia a escoger su dolor. Ellos no lo escogen sabiamente.
Astrid sintió algo extraño al oír esas palabras. Una puñalada diminuta en su estómago. Algo que no había sentido en mucho tiempo. Ella realmente sufría por ambos hombres.
Sobre todo, sufría por Zarek.
— ¿Cómo escogen su dolor?
M'Adoc se rehusó a explicarse. Pero bueno, lo hacía a menudo. Tratar con los dioses del sueño era sólo un nivel menos frustrante que tratar con un Oráculo.
—M'Adoc, muéstrame por qué Zarek ha sido abandonado por todo el mundo.
—No creo que quieras...
—Muéstrame —ella insistió. Ella tenía que saber, y en lo más profundo sospechaba que no tenía mucho que ver con su trabajo como quería pensar. Su necesidad de saber se sentía más personal que profesional.
Su voz era completamente sin emoción. —Va contra las reglas.
—Cualquiera sea la repercusión, la soportaré. Ahora muéstrame. Por favor.
M'Adoc la hizo sentarse sobre la cama.
Astrid se recostó y le dio permiso al Dream Hunter que la sedujera para dormir. Había varios sueros que ellos podían usar para adormecer a alguien o podían usar la niebla de Wink, que era un dios menor del sueño.
El Oneroi así como también los otros dioses del sueño, por mucho tiempo habían usado a Wink y su niebla para controlar a los humanos.
No importa qué método escogían, los efectos de estos eran casi inmediatos para quienquiera que servían.
Astrid no estaba segura de que método usó M'Adoc con ella, pero antes de cerrar sus ojos se encontró flotando hacia el reino de Morfeo.
Aquí ella tenía vista aún mientras estuviera juzgando. Era el por qué siempre le había gustado soñar durante sus asignaciones.
M'Adoc apareció a su lado. Su belleza masculina era incluso más notable en este reino. — ¿Estás segura de esto?
Ella inclinó la cabeza, asintiendo.
M'Adoc la dirigió a través de una serie de puertas en el hall de Phantosis. Aquí unos kallitechnis, o maestros del sueño, podían moverse a través de los sueños de cualquiera. Podían entrar en el pasado, en el futuro, o peregrinar a reinos más allá del entendimiento humano.
M'Adoc alcanzó una puerta e hizo una pausa. —Él sueña con su pasado.
—Quiero verlo.
Él vaciló como si debatiera consigo mismo. Finalmente, abrió la puerta.
Astrid entró primero. Ella y M'Adoc dieron un paso hacia atrás de la escena, lejos de cualquiera que pudiera verlos o sentirlos.
No era que realmente lo necesitaran, pero ella quería asegurarse de no interferir en el sueño de Zarek.
Las personas que estaban soñando sólo podían ver al Oneroi o al Skoti en sus sueños cuando los dioses del sueño se los permitían. Ella no estaba segura si ella, como una ninfa, era invisible para Zarek o no.
Ella miró alrededor en el sueño.
Lo que más la golpeó fue lo vívido que todo era. La mayoría de la gente soñaba con detalles imprecisos. Pero éste era claro como el cristal y tan real como el mundo que había dejado atrás.
Ella vio a tres niñitos congregados en un antiguo atrio romano.
Sus edades iban desde los cuatro a los ocho años, y todos tenían varas en sus manos y estaban riendo y gritando. —Saboréalo, saboréalo, saboréalo.
Un cuarto niño de alrededor de doce años pasó corriendo delante de ella. Sus ojos azules y cabellos negros eran espectaculares, y tenía un parecido notable con el hombre a quien ella había visto a través los ojos de Sasha.
— ¿Es ese Zarek?
M'Adoc negó con la cabeza. —Ese es su medio hermano, Marius.
Marius corrió hacia los demás.
—Él no lo hará, Marius –dijo otro niño antes de golpear con su vara lo que fuese que estuviera en la tierra.
Marius tomó la vara de la mano de su hermano y atizó el bulto sobre la tierra. — ¿Qué ocurre, esclavo? ¿Eres demasiado bueno para comer desechos?
Astrid se quedó sin aliento al percatarse que había otro niño sobre el terreno. Uno que estaba vestido con ropa hecha jirones al cual estaban tratando de forzar a comer alimento podrido. El niño estaba doblado en posición fetal, cubriéndose su cabeza al punto que apenas se veía humano.
Los que tenían las varas siguieron atizándolo y golpeándolo. Pateándolo cuando no respondía a sus golpes o a sus insultos.
— ¿Quiénes son todos estos niños? –preguntó ella.
—Los medio hermanos de Zarek —. M'Adoc los señaló. —Marius, lo conoces. Marcus es el que esta vestido de azul con ojos café. Él tiene nueve años de edad, creo. Lucius es el bebé, quien recién tiene cinco años y está vestido de rojo. El de ocho años es Aesculus.
— ¿Dónde está Zarek?
—Es el que está sobre la tierra con la cabeza cubierta.
Ella se sobresaltó, si bien había sospechado algo así. Para ser honestos, no podía quitar su mirada de él. Todavía no se había movido. No importa cuán duro lo golpeaban, no importa lo que le decían. Él yació allí como una roca inamovible.
— ¿Por qué lo torturan?
Los ojos de M'Adoc estaban tristes, dejándola saber que él estaba extrayendo algunas de las emociones de Zarek mientras observaba a los niños. —Porque pueden. Su padre era Gaius Magnus. Él gobernaba a todo el mundo, incluida su familia, con puño severo. Él era tan malo que mató a la madre de ellos porque ella le sonrió a otro hombre.
Astrid estaba horrorizada por las noticias.
—Magnus usaba a sus esclavos para ayudar a entrenar a sus hijos para la crueldad. Zarek tuvo la desgracia de ser uno de sus chivos expiatorios y, a diferencia de los demás, no tuvo la suficiente suerte como para morir.
Ella apenas podía entender lo que M'Adoc le decía. Había visto bastante crueldad en su tiempo, pero nunca algo como esto.
Era inimaginable que tuvieran permiso de tratarlo así, especialmente cuando era de la familia.
—Dijiste que eran los medio hermanos de Zarek. ¿Cómo es que él es un esclavo cuando ellos no lo son? ¿Ellos eran familiares a través de su madre muerta?
—No. Su padre engendró brutalmente a Zarek con una de las esclavas griegas de su tío. Cuando Zarek nació, su madre sobornó a uno de los sirvientes para sacar a Zarek y exponerlo a fin de que muriera. El criado se apiadó del niño, y en lugar de matarlo, se aseguró que el bebé fuera con su padre.
Astrid miró hacia atrás al niño sobre el terreno. —Su padre no lo quiso, tampoco —era una afirmación de los hechos.
No había ninguna duda que nadie en este lugar quería al niño.
—No. Para él Zarek era sucio. Débil. Zarek podía tener su sangre en él, pero también cargaba la sangre de una esclava sin valor. Así que Gadus entregó a Zarek a sus esclavos, quienes volcaron el odio por su padre sobre él.
Cada vez que uno de los esclavos o los sirvientes estaban enojados con el padre de Zarek o sus hermanos, el niño sufría por eso. Creció como el chivo expiatorio de todo el mundo.
Ella observó como Marius agarraba a Zarek por el pelo, y lo levantaba. Su respiración quedó atrapada en la garganta al ver la condición de la bella cara. No tenía más de diez años, estaba lleno de cicatrices tan feas que apenas parecía humano.
— ¿Qué ocurre, esclavo? ¿No tienes hambre?
Zarek no contestó. Tiró de la mano de Marius, tratando de escaparse. Pero no pronunció una sola palabra de protesta. Era como si supiese que era lo mejor o estuviese tan acostumbrado al abuso que no se tomó la molestia.
— ¡Déjalo ir!
Ella giró al ver a otro niño de la edad de Zarek. Como Zarek, tenía ojos azules y cabellos negros, y tenía un fuerte parecido con sus hermanos.
El recién llegado se precipitó sobre Marius y lo forzó a soltar a Zarek. Retorció la mano del niño mayor detrás de su espalda.
—Ese es Valerius —le informó M'Adoc. —Otro de los hermanos de Zarek.
— ¿Cuál es tu problema, Marius? –demandó Valerius. —No deberías atacar a los débiles. Míralo. Apenas puede estar parado.
Marius se contorsionó para liberarse de Valerius, y lo golpeó tirándolo al piso. —No tienes valor, Valerius. No puedo creer que lleves el nombre del abuelo. No haces más que deshonrarlo.
Marius se rió sarcásticamente como si rechazara la presencia del niño.
—Eres débil. Cobarde. El mundo pertenece sólo a aquellos que son lo suficientemente fuertes para tomarlo. No obstante te compadecerías también de los que son débiles para pelear. No puedo creer que vengamos del mismo vientre.
Los otros niños atacaron Valerius mientras Marius regresaba a Zarek.
—Tienes razón, esclavo –dijo él, agarrando a Zarek por el pelo. —No mereces un repollo. El estiércol es todo lo que mereces de comida.
Marius lo tiró hacia...
Astrid se salió del sueño, incapaz de soportar lo que sabía que iba a ocurrir.
Acostumbrada a no sentir nada por otras personas, ahora estaba abrumada por sus emociones. Ella realmente se estremeció de furia y dolor por él.
¿Cómo esto podía haber sucedido?
¿Cómo pudo aguantar Zarek vivir la vida que había recibido?
En este momento, ella odió a sus hermanas por su parte durante la infancia de él.
Pero claro, ni aún los Destinos podían controlar todo. Ella sabía eso. Aún así, no alivió el dolor en su corazón por un niño que debería haber sido mimado.
Un niño que se había convertido en un hombre enojado, amargado.
¿Se podía esperar que él no fuera tan rudo? ¿Cómo alguien podía esperar que fuera de otra manera cuando todo lo que alguna vez le habían mostrado era desprecio?
—Te lo advertí –dijo M'Adoc mientras se unía con ella. —Por esto incluso los Skoti se niegan a visitar sus sueños. Tomando en consideración, que este es uno de sus recuerdos más apacibles.
—No entiendo cómo sobrevivió —murmuró ella, tratando de hacer que tuviera sentido. — ¿Por qué no se suicidó?
M'Adoc la miró cuidadosamente. —Sólo Zarek puede contestar a eso.
Él le dio un frasco pequeño.
Astrid clavó los ojos en el líquido rojo oscuro que tenía un gran parecido con la sangre. Idios. Es un suero inusual que era hecho por los Oneroi, que posibilitaba a ellos o alguien más, por un corto período de tiempo, convertirse en uno con el soñador.
Podía ser usado en los sueños para guiar y dirigir, para permitir que una persona que duerme pudiera experimentar la vida de otra persona a fin de poderlo entender mejor.
Sólo tres de los Oneroi lo poseían. M'Adoc, M'Ordant, y D'Alerian. Más a menudo lo usaban con los humanos para dispensar comprensión y compasión.
Un sorbo y ella podría estar en los sueños de Zarek. Tendría total comprensión de él.
Ella sería de él.
Y sentiría todas sus emociones...
Era un enorme paso a dar. En lo más profundo sabía que si lo tomaba, entonces nunca sería la misma.
Y otra vez, podría encontrar que no había ninguna cosa más en Zarek que la furia y el odio. Él muy bien podría ser el animal que los otros lo acusaban ser.
Un sorbo y ella sabría la verdad...
Astrid quitó el tapón y bebió del frasco.
Ella no sabía qué estaba soñando Zarek en este momento, sólo esperaba que él hubiera seguido adelante del sueño del que había sido testigo.
Él había seguido.
Zarek ahora tenía catorce años.
Al principio, Astrid pensó que su ceguera había regresado hasta que se dio cuenta de que veía a través de los ojos de Zarek. O el ojo, más bien. El lado izquierdo de la cara dolía cada vez que trataba de parpadear. Una cicatriz había fundido la costra con su mejilla, haciendo que los músculos faciales dolieran.
Su ojo derecho, todavía funcionando, tenía una extraña neblina parecida a una catarata y le tomó unos minutos antes de que sus recuerdos se convirtieran en los de ella y así poder entender lo que le había sucedido.
Había sido golpeado tan brutalmente dos años antes por un soldado en el mercado, que el revestimiento de la córnea de su ojo derecho había sido gravemente dañado. Su ojo izquierdo había sido cegado varios años antes, por otra paliza, obra de su hermano Valerius.
Zarek no era capaz de ver mucho más que sombras y borrones.
No es que a él le importase. Al menos así, no tenía que ver su propio reflejo.
Ni se preocupaba más por el desprecio en las miradas de las personas.
Zarek caminó arrastrando los pies a través de una vieja calle, abarrotada en el mercado. Su pierna derecha estaba tiesa, apenas capaz de doblarse de todas las veces que había estado quebrada y no había sido acomodada.
Por eso, era algo más corta que su pierna izquierda. Tenía un modo de andar irritante que no le permitía moverse tan velozmente como la mayoría de la gente. Su brazo derecho estaba casi de la misma forma. Tenía poco o ningún movimiento en él y su brazo derecho estaba virtualmente inútil.
En su mano izquierda, agarraba firmemente tres quadrans. Monedas que no tenían valor para la mayoría de los romanos, pero que eran preciosas para él.
Valerius había estado enojado con Marius y había lanzado el bolso de Marius por la ventana. Marius había obligado a otro esclavo a recogerlas, pero tres quadrans habían quedado sin recoger. La única razón por lo que había sabido acerca de eso era porque lo habían golpeado en la espalda.
Zarek debería haber entregado las monedas, pero si hubiera hecho el intento, Marius lo hubiera golpeado por eso. El mayor de sus hermanos no podía aguantar verlo y Zarek había aprendido hacía mucho tiempo a quedarse tan lejos de Marius como podía.
Por lo que respectaba a Valerius...
Zarek lo odiaba más que a todos. A diferencia de los demás, Valerius trató de ayudarlo pero cada vez que Valerius había tratado de hacer eso, habían sido atrapados y el castigo de Zarek se había incrementado.
Como el resto de su familia, odiaba el corazón blando de Valerius. Era mejor que Valerius lo insultara como hacían los demás. Por que al final, Valerius se veía forzado a lastimarlo más aún para probar a todos que no era débil.
Zarek, siguió el perfume de pan horneado, cojeó hasta la panadería. El perfume era maravilloso. Caliente. Dulce. El pensamiento de degustar un pedazo hacía que sus latidos se aceleraran y su boca se hiciera agua.
Él oyó a las personas maldecirlo mientras se acercaba. Vio sus sombras alejarse a toda prisa de él.
No le importaba. Zarek sabía qué tan repulsivo era. Se lo habían dicho desde la hora de su nacimiento.
Si tuviese alguna vez una opción, se habría dejado a sí mismo también. Pero como era, él estaba clavado en este cuerpo cojo y lleno de cicatrices.
Sólo deseaba ser sordo además de ciego. Entonces así no tendría que oír los insultos.
Zarek se acercó a lo que pensó podría ser un joven, parado con una canasta de pan.
— ¡Sal de aquí! —le gruñó el joven.
—Por favor, señor, —dijo Zarek, asegurándose de mantener su borrosa mirada sobre el suelo. —He venido a comprar una rebanada de pan.
—No tenemos nada para ti, miserable.
Algo duro lo golpeó en la cabeza.
Zarek estaba tan acostumbrado al dolor que ni siquiera se sobresaltó. Trató de dar sus monedas al hombre, pero algo golpeó su brazo y soltó las preciosas monedas de su agarre.
Desesperado por un trozo de pan que fuera fresco, Zarek cayó de rodillas para juntar el dinero. Su corazón martillaba. Miró de reojo como mejor pudo, tratando de encontrarlas.
¡Por favor! ¡Tenía que tener sus monedas! Nunca nadie le daría algo más y no había forma de saber cuando Marius y Valerius pelearían otra vez.
Buscó frenéticamente entre la suciedad.
¿Dónde estaba su dinero?
¿Dónde?
Sólo había encontrado una de las monedas cuando alguien lo golpeó en la espalda con lo que parecía ser una escoba.
— ¡Vete de aquí! –gritó una mujer. —Ahuyentas a nuestros clientes.
Demasiado acostumbrado a las palizas para advertir los golpes de la escoba, Zarek siguió buscando sus otras dos monedas.
Antes de que las pudiera encontrar, fue pateado duramente en las costillas.
— ¿Eres sordo? –preguntó un hombre. —Vete de aquí, pordiosero despreciable, o llamaré a los soldados.
Esa era una amenaza que Zarek tomó en serio. Su último encuentro con un soldado le había costado su ojo derecho. No quería perder la poca vista que le habían dejado.
Su corazón dio bandazos mientras recordaba a su madre y su desprecio.
Pero más que eso, recordaba como había reaccionado su padre una vez que lo habían devuelto a casa después de que los soldados hubieron terminado de golpearlo.
El castigo de su padre había hecho que el de ellos pareciera compasivo.
Si era descubierto en la ciudad otra vez, no había palabras para decir lo que su padre haría. No estaba autorizado para estar fuera de los terrenos de la villa. Y mucho menos el hecho que tenía tres monedas robadas.
Bueno, sólo una ahora.
Agarrando su moneda apretadamente, deambuló lejos del panadero tan rápido como su cuerpo destrozado se lo permitía.
Mientras atravesaba el gentío, sintió algo mojado en su mejilla. Lo apartó sólo para descubrir sangre allí.
Zarek suspiró cansadamente mientras se tocaba la cabeza hasta que encontró la herida por encima de la frente. No era demasiado profunda. Sólo lo suficiente para estar lastimado.
Resignado por su lugar en la vida, pasó la mano sobre eso.
Todo lo que quería era pan tierno. Sólo un pedazo. ¿Era pedir demasiado?
Él miró alrededor, tratando de usar su nariz y vista poco definida para encontrar a otro panadero.
— ¿Zarek?
Él se aterrorizó ante el sonido de la voz de Valerius.
Zarek trató de correr a través del gentío, hacia la villa, pero no llegó muy lejos antes de que su hermano lo atrapase.
El agarre fuerte de Valerius lo inmovilizó.
— ¿Qué haces aquí? —demandó, sacudiendo el brazo dañado de Zarek rudamente. — ¿Tienes idea de qué te ocurriría si uno de los otros te encontrase aquí?
Por supuesto que la tenía.
Pero Zarek estaba demasiado asustado para contestar. Su cuerpo entero se estremecía por el peso de su terror. Todo lo que podía hacer era escudar su cara de los golpes que estaba seguro comenzarían de un momento a otro.
—Zarek, —dijo Valerius con la voz espesa de aversión. — ¿Por qué no puedes hacer alguna vez lo que se te dice? Juro que debes disfrutar ser golpeado. ¿Por qué si no harías las cosas que haces?
Valerius lo agarró apenas por su hombro dañado y lo empujó hacia la villa.
Zarek tropezó y cayó.
Su última moneda saltó de su agarre y rodó por calle.
— ¡No! —dijo Zarek jadeando, gateando tras ella.
Valerius lo atrapó y tiró de él para pararlo sobre sus pies. — ¿Qué está mal contigo?
Zarek observó a un niño poco definido recoger su moneda y escabullirse. Su estómago se cerró con fuerza ante el dolor del hambre; estaba completamente derrotado.
—Solo quería una rebanada de pan, —dijo él, su corazón estaba quebrado, sus labios estremeciéndose.
—Tienes pan en casa.
No. Valerius y sus hermanos tenían pan. Zarek era alimentado con los residuos que ni aún los otros esclavos o los perros comían.
Por una sola vez en su vida, quería comer algo que fuera fresco y sin haber sido saboreado por alguien más.
Algo que nadie hubiera escupido.
— ¿Qué es esto?
Zarek se encogió de miedo ante la voz que retumbaba y que siempre lo traspasaba como vidrios haciéndose pedazos. Se echó atrás, tratando de hacerse invisible al comandante que estaba sentado en el caballo, sabiendo que era imposible.
El hombre veía todo.
Valerius se veía tan aterrorizado como Zarek. Como siempre al dirigir la palabra a su padre, el joven tartamudeó. –Yo-yo e-estaba...
— ¿Qué hace el esclavo aquí?
Zarek dio un paso hacia atrás mientras los ojos de Valerius se agrandaban y tragaba saliva. Era obvio que Valerius buscaba una mentira.
—No-nos-nosotros íbamos al mer-mercado –dijo Valerius rápidamente.
— ¿Tu y el esclavo? —el comandante preguntó incrédulamente. — ¿Para Qué? ¿Querías comprar un látigo nuevo con el que golpearlo?
Zarek oró para que Valerius no mintiera. Siempre era peor para él cuando Valerius mentía para protegerlo.
Si sólo se atreviera a decir la verdad, pero él había aprendido hacía mucho tiempo que los esclavos nunca hablaban a sus superiores.
Y él, más que los demás, nunca tuvo permiso para dirigir la palabra a su padre.
—B-B-bien...
Su padre gruñó una maldición y dio una patada a la cara de Valerius. La fuerza del golpe derribó a Valerius, al lado de Zarek, con la nariz vertiendo sangre.
—Estoy harto de la forma que lo proteges —. Su padre desmontó del caballo y saltó hacia Zarek, quien se puso de rodillas y cubrió su cabeza, en espera de la paliza que debía venir.
Su padre le dio una patada en las costillas lastimadas. —Levántate, perro.
Zarek no podía respirar del dolor en su costado y del terror que lo consumía.
Su padre lo pateó otra vez. —Arriba, maldito.
Zarek se forzó a sí mismo a pararse aunque todo lo que quería hacer era correr. Pero había aprendido hacía mucho tiempo a no hacerlo. Correr sólo empeoraba el castigo.
Así es que se paró allí, afirmándose para los golpes.
Su padre lo agarró por el cuello, luego giró hacia Valerius, quien estaba ahora de pie. Agarró a Valerius por sus ropas y le gruñó. —Me disgustas. Tu madre era tan puta que me hace preguntarme qué cobarde te engendró. Sé que no vienes de mí.
Zarek vio un destello de dolor en los ojos de Valerius, pero rápidamente lo camufló. Era una mentira común que su padre pronunciaba siempre que estaba enojado con Valerius. Uno sólo tenía que mirar a ambos para saber que Valerius era tanto su hijo como lo era Zarek.
Su padre lanzó a Valerius lejos de él y arrastró a Zarek por el pelo hacia un puesto.
Zarek quería colocar sus manos encima de la de su padre para que su agarre no lo lastimara tanto, pero no se atrevió.
Su padre no podía soportar que lo tocara.
— ¿Eres un vendedor de esclavos? –preguntó su padre.
Un hombre mayor se paró frente a ellos. —Sí, Su Señoría. ¿Le puedo interesar en un esclavo hoy?
—No. Quiero venderle uno.
Zarek abrió la boca al entender lo que ocurría. El pensamiento de partir de su casa lo aterrorizaba. Tan malas como eran las cosas, había oído bastantes historias de otros esclavos para saber que la vida podría empeorársele significativamente.
El viejo vendedor de esclavos miró a Valerius alegremente.
Valerius dio un paso atrás, su cara estaba pálida.
—Es un niño bien parecido, Su Señoría. Puedo obtener una buena tarifa por él.
—No él –gruñó el comandante. —Este.
Él dio un empujón a Zarek hacia el tratante de esclavos que curvó su labio con repugnancia. El hombre se cubrió la nariz. — ¿Es esto una broma?
—No.
—Padre...
—Mantén tu lengua, Valerius, o tomaré la oferta que hace por ti.
Valerius dio una mirada compasiva a Zarek, pero sabiamente se quedó en silencio.
El vendedor de esclavos negó con la cabeza. —Este no tiene valor. ¿Para qué lo usa usted?
—Como Chivo Expiatorio.
—Él es demasiado viejo para eso, ahora. Mis clientes quieren niños menores, atractivos. Este miserable no es adecuado para ninguna cosa excepto para rogar.
—Lléveselo y le daré dos denarios.
Zarek quedo boquiabierto ante las palabras de su padre. ¿Él pagaba a un tratante de esclavos por tomarlo? Tal cosa no tenía precedente.
—Lo tomaré por cuatro.
—Tres.
El tratante de esclavos inclinó la cabeza. —Entonces por tres.
Zarek no podía respirar mientras sus palabras resonaban dentro de él. ¿Valía tan poco que su padre se había visto forzado a pagar para liberarse de él? Aún el más barato de los esclavos valía dos mil denarios.
Pero no él.
Él era tan sin valor como todo el mundo había dicho.
No era extraño que todos lo odiaran.
Observó como su padre pagaba al hombre. Sin otra mirada hacia él, su padre agarró a Valerius por el brazo y lo arrastró afuera.
Una versión menor del tratante de esclavos entró en su vista poco definida y exhaló repulsivamente. — ¿Qué haremos con él, Padre?
El vendedor de esclavos probó las monedas con sus dientes. —Envíalo adentro a limpiar el pozo ciego para los otros esclavos. Si él muere de alguna enfermedad, ¿a quien le importa? Mejor que él limpie, en vez de algún otro que realmente podríamos vender y obtener una ganancia.
El hombre joven sonrió ante eso.
Usando una vara, aguijoneó a Zarek hacia el establo. —Vamos, rata. Déjame mostrarte tus nuevas obligaciones.
Astrid se despertó del sueño con su corazón martillando. Ella yacía en su cama, rodeada por la oscuridad a la que estaba acostumbrada, mientras el dolor de Zarek la inundaba.
Nunca había sentido tanta desesperación. Tal necesidad.
Tal repugnancia.
Zarek odiaba a todo el mundo, pero sobre todo, se odiaba a sí mismo.
No era extraño que el hombre estuviera demente. ¿Cómo podía haber vivido con tal sufrimiento?
— ¿M'Adoc? —murmuró.
—Aquí —se sentó a su lado.
—Déjame algo más del suero para mí y suero de Loto, también.
— ¿Estás segura?
—Sí.

CAPÍTULO 7

Zarek se despertó poco después del mediodía. Él muy raras veces dormía durante el día. Era más como una siesta. En el verano hacía demasiado calor en su cabaña para dormir cómodamente y en el invierno hacía demasiado frío.
Pero en su mayor parte era porque sus sueños nunca lo dejaban dormir mucho tiempo. El pasado lo perseguía en demasía como para tener paz, y mientras estaba inconsciente, no podía mantener esos recuerdos alejados.
Pero mientras abría los ojos y oía el viento rugiendo afuera, recordó dónde estaba.
La cabaña de Astrid.
Había corrido las cortinas la noche anterior así que no podía saber si todavía estaba nevando afuera o no. No es que tuviese importancia. Durante la luz del día, estaba atrapado aquí.
Atrapado con Ella.
Salió de la cama y caminó por el vestíbulo, hacia la cocina. Cómo deseaba estar en su casa. Realmente necesitaba una bebida sustanciosa. No era que el vodka realmente espantara los sueños que consumían su mente. Pero la quemazón que producía lo distraía un poco.
— ¿Zarek?
Giró ante la voz suave, que descendió por él como una caricia sedosa. Su cuerpo reaccionó instantáneamente a eso.
Todo lo que tenía que hacer era pensar en su nombre y eso lo hacía poner duro, como una piedra, de necesidad.
— ¿Qué? —no supo por qué le contestó cuando normalmente no lo habría hecho.
— ¿Estás bien?
Él bufó ante eso. Nunca en su vida lo había estado. — ¿Tienes algo para beber en este lugar?
—Tengo jugo y té.
—Licor, Princesa. ¿Tienes cualquier cosa en este lugar que muerda un poco?
—Sólo Sasha y tú, por supuesto.
Zarek recorrió con la mirada los cortes crueles en su brazo donde su mascota lo había atacado. Si él fuera cualquier otro Cazador Oscuro esas heridas ya no estarían. Pero con suerte sólo estarían ahí por unos pocos días más.
Así como el agujero en su espalda.
Suspirando, alcanzó la heladera y sacó el jugo de naranja. Abrió la parte superior y casi tenía el envase en sus labios cuando recordó que no era suyo y éste no era su lugar.
Su lado cruel le dijo que continuara y bebiera, ella nunca lo sabría, pero no escuchó esa voz.
Fue al aparador y sacó un vaso, luego lo llenó.
Astrid sólo podía oír débiles signos que le decían que Zarek todavía estaba en la cocina. Estaba tan quieto que tuvo que esforzarse para estar segura.
Caminando hacia delante, ella se dirigió hacia el fregadero. — ¿Tienes hambre?
Fuera de costumbre, extendió sus manos y rozó una cadera caliente y desnuda.
Era suave, invitadora.
Llena de vida.
Atontada por la inesperada sensación de su mano sobre su carne desnuda, bajó la mano por su pierna antes de percatarse que Zarek no llevaba ropas puestas.
El hombre estaba completamente desnudo en su cocina.
Su corazón martillaba.
Él se alejó de ella. —No me toques.
Ella tembló ante la cólera en su voz. — ¿Dónde están tus ropas?
—No duermo con jeans.
Su mano ardió ante recuerdo de su piel bajo ella. —Bien, deberías ponértelos antes de venir aquí.
— ¿Por qué? Estas ciega. No es como si me pudieras ver.
Verdad, pero si Sasha estuviera despierto, habría tenido un ataque por esto.
—No necesito que me recuerdes mis defectos, Príncipe Encantado. Créeme, soy muy consciente del hecho que no puedo verte.
—Bien, entonces, cuentas tus bendiciones.
— ¿Por qué?
—Porque no vale la pena mirarme.
Su mandíbula se aflojó ante la sinceridad que oyó en su voz. El hombre que ella había visto a través de los ojos de Sasha bien valía la pena de ser mirado. Él era bellísimo.
Tan bien parecido como ningún otro hombre que alguna vez hubiera visto.
Luego recordó su sueño. En la forma que las otras personas lo habían mirado.
En su mente, él todavía era el desgraciado herido que otras personas habían golpeado y habían maldecido.
Y eso la hacía querer llorar por él.
—En cierta forma lo dudo —su murmullo logró pasar el nudo que tenía en la garganta.
—No lo dudes.
Lo escuchó caminar coléricamente delante de ella, por el vestíbulo. Cerró de un golpe la puerta.
Astrid se quedó parada en la cocina, debatiendo qué hacer.
Él estaba tan perdido.
Ella entendía eso ahora.
No, ella se corrigió a sí misma. Realmente no lo entendía para nada. ¿Cómo podría?
Nadie nunca se había atrevido a tratarla de la forma en que lo habían tratado a él. Su madre y sus hermanas habrían matado a cualquiera que se atreviera a mirarla por debajo de la nariz. Siempre la habían protegido del mundo, aún mientras ella luchaba para escaparse de ellos.
Zarek nunca había conocido un contacto cariñoso.
Nunca conocido el calor de una familia.
Siempre había estado solo en una forma que ella ni siquiera podía comenzar a entender.
Abrumada por las nuevas emociones que sentía, no estaba segura de lo que debía hacer. Pero quería ayudarlo.
Ella caminó por el vestíbulo sólo para descubrir que había cerrado la puerta. — ¿Zarek?
Él se rehusó a contestarle otra vez.
Suspirando, presionó su cabeza contra la puerta y se preguntó si habría alguna forma con la que ella pudiera alcanzarlo alguna vez.
Alguna forma de salvar a un hombre que no quería ser salvado.
Thanatos estaba furioso con la orden de Artemisa.
—Retírate, mi trasero —no tenía intención de retirarse. Por novecientos años había esperado esta directiva.
Esperando la oportunidad para igualar los tantos con Zarek de Moesia.
Nadie, y más especialmente no Artemisa, se interpondría en su camino ahora.
Tendría a Zarek o moriría haciendo el intento.
Thanatos sonrió por eso. Artemisa no tenía tanto poder como ella pensaba. Al fin, sería su voluntad la que ganaría el día.
No la de ella.
Ella no era nada para él. Nada menos que un medio para conseguir un fin que él reclamaba.
La venganza finalmente sería suya.
Thanatos golpeó a la puerta de la remota cabaña. Al otro lado de la puerta, pudo oír voces bajas llenas de pánico. Apolitas, apresurándose a esconder a sus mujeres y sus niños.
Apolitas que vivían con el miedo de cualquiera que viniera buscándolos.
—Soy la luz de la lira —dijo Thanatos, diciendo palabras que solo los Apolitas o Daimon conocerían. Palabras que eran usadas cuando un Daimon o Apolita buscaba a otro de los suyos para refugiarse. La frase era una referencia a su parentesco con Apolo, el dios del sol, quien los había maldecido y abandonado.
— ¿Cómo es que puedes caminar bajo la luz del día? —era la voz de una mujer. Una llena de miedo.
—Soy el Dayslayer . Abre la puerta.
— ¿Cómo sabemos eso? —esta vez fue un hombre el que habló.
Thanatos gruñó por lo bajo.
¿Por qué quería ayudar a estas personas?
Eran despreciables.
Pero claro, él lo sabía. Una vez, hacía mucho, había sido uno de ellos. También había estado escondiéndose, asustado de los Escuderos y los Cazadores Oscuros. Asustado de la lastimosa humanidad que venía por ellos a la luz del día...
Cómo los odiaba a todos ellos.
—Voy a abrir esta puerta —les advirtió Thanatos. —La única razón por la que golpeé era a fin de que ustedes la destrabaran y se salieran del camino de la luz del día antes de que entrase. Ahora destrábenla o la patearé hasta tirarla.
Oyó el chasquido del cerrojo.
Haciendo una respiración profunda, tranquilizadora, empujó la puerta lentamente.
Tan pronto como entró y cerró la puerta, una pala llegó a su cabeza.
Thanatos la agarró y la sacudió con fuerza, arrancando a una mujer de las sombras.
— ¡No dejaré que lastime a mis niños!
Él tomó la pala y la miró con resentimiento. —Confía en mí, si quisiera lastimarlos, no me podrías detener. Nadie podría. Pero no estoy aquí para eso. Estoy aquí para matar al Cazador Oscuro que cazó a tus parientes.
El alivio inundó su bella cara mientras lo miraba como si él fuese un ángel.
—Entonces realmente es el Dayslayer —la voz era masculina.
Thanatos volteó su cabeza para ver un Daimon masculino dejando las sombras. El Daimon no aparentaba ser mayor de veinte años. Como todos los de su raza, el Daimon era un modelo de excelencia en perfección física. Bello en su juventud y su compostura física, su largo cabello rubio estaba trenzado a su espalda. Su mejilla derecha estaba marcada con tres lágrimas rojas como la sangre que habían sido tatuadas allí.
Thanatos supo cual era su raza instantáneamente.
El Daimon era uno de los raros guerreros Spathi que Thanatos había venido buscando.
— ¿Son lágrimas por sus niños?
El Daimon hizo una brusca inclinación de cabeza. —Cada uno fue muerto por un Dark Hunter. Y yo a mi vez maté al Hunter.
Thanatos sintió dolor por el hombre. Los Apolitas no tenían una oportunidad real y aun así eran castigados porque ellos escogían la vida sobre la muerte. Se preguntó lo que la humanidad y los Cazadores Oscuros harían si les dijeran que tenían una de dos elecciones: morir dolorosamente en medio de su joven vida, o tomar almas humanas y vivir.
Como un mero Apolita, Thanatos había estado preparado para morir.
Como su esposa...
Zarek le había quitado incluso esa opción a su familia.
Demente, él había venido a su pueblo, arrasando a todos los que estaban allí. El hombre apenas había podido esconder a la mujer y a los niños antes de que Zarek los hubiera destruido a todos ellos.
Nadie que se hubiese cruzado en el camino de Zarek había permanecido vivo.
Nadie.
Zarek había matado a Apolitas y Daimons indiscriminadamente. Y por ese delito su único castigo había sido el exilio.
¡Desterrado!
La furia se extendió en él. Cómo demonios Zarek continuó viviendo con comodidad durante todos estos siglos mientras el recuerdo de esa noche supuraría eternamente en el corazón de Thanatos.
Pero se forzó a dejar ese odio a un lado. No era el momento de dejar que su cólera lo dirigiese. Era el momento de ser tan frío y calculador como su enemigo.
— ¿Qué edad tienes, Daimon? —preguntó Thanatos al Spathi.
—Noventa y cuatro.
Thanatos arqueó una ceja. —Lo has hecho bien.
—Sí, lo he hecho. Me cansé de ocultarme.
Él conocía el sentimiento. No había nada peor que verse forzado a vivir en la oscuridad. Vivir la vida confinado.
—No tengas miedo. Ningún Cazador Oscuro irá tras de ti. Estoy aquí para asegurarme de eso.
El hombre sonrió. —Pensamos que eras un mito.
—Todos los buenos mitos tienen sus raíces en la realidad y la verdad. ¿No te enseñó tu madre eso?
Los ojos del Spathi se pusieron oscuros, embrujados. —Tenía solo tres años cuando ella cumplió veintisiete. No tuvo tiempo de enseñarme nada de nada.
Thanatos colocó una mano reconfortante sobre el hombro del hombre.
—Retomaremos este planeta, hermano. Pierde cuidado, nuestro día ha llegado otra vez. Convocaré a los demás de tu especie y uniremos a nuestros ejércitos. La humanidad no tendrá a nadie que los pueda proteger.
— ¿Qué hay de los Cazadores Oscuros? —preguntó la mujer.
Thanatos sonrió. —Están circunscriptos a la noche. Yo no lo estoy. Los puedo asechar cuando quiera —se rió. —Soy inmune a sus heridas. Soy La Muerte para todos ellos y ahora estoy en casa otra vez, con mi gente. Juntos, regiremos esta tierra y todo lo que habita en ella.
Zarek se despertó con el olor del paraíso. Habría pensado que estaba soñando, pero sus sueños nunca eran tan agradables.
Quedándose en la cama, tuvo miedo de moverse. Asustado de que el aroma delicioso resultara ser una invención de su imaginación.
Su estómago rugió.
Él oyó el ladrido del lobo.
—Silencio, Sasha. Despertarás a nuestro invitado.
Zarek abrió sus ojos. Invitado. Nunca nadie más que Astrid lo había llamado así.
Sus pensamientos se dirigieron a la semana que había pasado en Nueva Orleáns.
— ¿Estoy quedándome contigo y Kyrian o con Nick?
—Pensamos que era mejor que tuvieras tu propio lugar.
Las palabras de Acheron habían pateado algo dentro de él que no sabía que todavía tenía.
Nunca nadie lo había querido cerca.
Él pensó que había aprendido a que no le importara.
Y aún así las palabras simples de Astrid tocaron la misma parte extraña que Acheron había tocado.
Saliendo de la cama, se vistió y fue a buscarla.
Zarek se paró en la entrada, observando como hacía panqueques en el horno a microondas. Ella era asombrosamente autosuficiente a pesar de su ceguera.
El lobo lo miró y gruñó.
Astrid levantó la cabeza como tratando de ver si podía oírlo. — ¿Zarek? ¿Estás en la habitación?
—En la puerta —. No supo por qué le respondió. No sabía por qué él estaba todavía aquí.
Concedido, la tormenta era todavía feroz, pero había viajado a través de muchas tormentas durante los siglos cuando había vivido aquí sin las comodidades modernas. Hubo una época, no hacía mucho tiempo, que él había tenido que buscar comida en lo más recio del invierno. Derretir nieve a fin de tener algo que beber.
—He hecho panqueques. No sé si a ti te gustan, pero tengo jarabe de arce y arándanos o fresas frescas si lo prefieres.
Él fue a la mesada y alcanzó un plato.
—Siéntate, te lo traeré.
—No, Princesa –dijo él agudamente. Habiendo sido forzado a servir a otros, se rehusaba a tener a alguien sirviéndolo a él. —Puedo arreglarme solo.
Ella levantó las manos en señal de rendición. —Muy Bien, Príncipe Encantado. Si hay algo que respeto, son aquellos que pueden cuidarse solos.
— ¿Por qué sigues llamándome así? ¿Estás burlándote de mí?
Ella se encogió de hombros. –Tú me llamas “Princesa”, yo te llamo “Príncipe Encantado”. Imagino que es justo.
Concediéndole una mayor cantidad de respeto, alcanzó el tocino que había en un platito sobre la cocina. — ¿Cómo fríes esto cuando no puedes ver?
—Horno de microondas. Sólo marco el tiempo para fritos.
El lobo se acercó y comenzó a oler su pierna. Lo contempló como si estuviera ofendido y comenzó a ladrarle.
—Cállate, Benji — gruñó. —No quiero escuchar sobre mi higiene de alguien que lame sus propias pelotas.
— ¡Zarek! —Astrid se quedó boquiabierta. —No puedo creer hayas dicho eso.
Él apretó sus dientes. Bien, ya no hablaría más. El silencio era lo más conveniente de cualquier manera.
El lobo lloriqueó y ladró.
—Shh —lo serenó ella. —Si él no quiere tomar un baño, entonces no es asunto nuestro.
Su apetito se había ido, Zarek colocó su plato en la mesa y regresó a su cuarto donde no los podría ofender más.
Astrid anduvo a tientas hacia la mesa, esperando encontrar a Zarek allí. Todo lo que encontró fue su plato con comida sin tocar.
— ¿Qué sucedió? —preguntó a Sasha.
— Si él tuviese sentimientos, entonces diría que lo heriste. Como no los tiene, él se regresó al cuarto para encontrar un arma y así poder matarnos.
— ¡Sasha! Dime qué sucedió ahora mismo.
—Ok, bajó el plato y salió.
— ¿Cómo parecía estar?
—Nada. No exteriorizó ningún tipo de emoción.
Eso no la ayudó para nada.
Ella fue tras de Zarek.
—Vete –gruñó él después que ella golpeara la puerta y la empujara para abrirla.
Astrid se paró en la entrada, deseando poder verlo. — ¿Qué quieres, Zarek?
—Yo... —su voz se apagó.
— ¿Tu qué?
Zarek no podía decir la verdad. Él quería tener calor. Una sola vez en su vida, quería calidez. No sólo física sino calidez mental.
—Quiero irme.
Ella suspiró ante sus palabras. —Morirás si sales allí.
— ¿Y qué si lo hago?
— ¿Tu vida verdaderamente no tiene valor o importancia para ti?
—No, no la tiene.
— ¿Entonces por qué no te has suicidado?
Él bufó. — ¿Por qué debería? El único disfrute que tengo en mi vida es saber que disgusto mucho a todo el mundo a mí alrededor. Si estuviera muerto, entonces los haría felices a todos ellos. Dios prohíba que alguna vez haga eso.
Para su sorpresa, ella se rió. —Desearía poder ver tu cara para saber si estás bromeando o no.
—Confía en mí, no lo estoy.
—Entonces lo siento por ti. Desearía que tuvieras algo que te hiciera feliz.
Zarek apartó la vista de ella. Feliz. Él ni siquiera podía entender esa palabra. Era tan extraña como bondad. Compasión.
Amor.
Esa era una palabra que nunca entró en su vocabulario. Él no podía imaginar qué debían sentir los otros.
Por amor, Talon casi había muerto a fin de que Sunshine pudiera vivir. Por amor, Sunshine había canjeado su alma para liberar a Talon.
Todo lo que él conocía era odio, cólera. Era lo único que lo mantenía caliente. Lo único que lo mantenía viviendo.
Siempre que odiara, tendría una razón para vivir.
— ¿Por qué quieres vivir aquí sola en esta cabaña?
Ella se encogió de hombros. —Me gusta tener mi lugar. Mi familia me visita a menudo, por lo que raramente estoy sola.
— ¿Por qué?
—Porque odio ser mimada. Mi madre y mis hermanas actúan como si estuviera desvalida. Quieren hacer todo por mí.
Astrid esperó que le dijera algo más.
No lo hizo.
— ¿Te gustaría tomar un baño? —preguntó después de una corta espera.
— ¿Te molesto?
Ella negó con la cabeza. —Para nada. Depende enteramente de ti.
Zarek nunca había tenido que preocuparse por cosas como bañarse. Cuando era un esclavo, a nadie le importaba si estaba limpio o no, y en verdad se había quedado sucio a fin de que nadie quisiera acercarse más de lo que era necesario.
Como Dark Hunter, había estado completamente solo incluso antes de su exilio en Alaska. Y una vez aquí había sido tan difícil hacer algo tan simple como bañarse, que casi lo había abandonado.
Sólo había sido después de que Fairbanks se hubiera establecido, que decidió comprar una tina grande, que usaba sólo cuando iba al pueblo.
Su corta estadía en Nueva Orleáns había sido una atesorada delicia de hacer correr agua caliente y fría y duchas que podían durar una hora entera antes de que el agua se volviera fría.
Si Astrid le hubiera ordenado tomar un baño, entonces no lo habría considerado. Como ella se lo había ofrecido como una opción, se dirigió hacia el cuarto de baño.
—Las toallas están en el armario del vestíbulo.
Zarek se detuvo ante el armario fuera del cuarto de baño y abrió la puerta. Como todo en la casa, estaba adecuadamente ordenado. Todas las toallas estaban dobladas pulcramente. Demonios, eran de colores que hacían juego con el resto de la casa.
Agarró una grande de color verde y bien mullida y fue a tomar un baño.
Astrid oyó correr el agua. Tomo una respiración profunda y fortificante.
Extraño, hasta que Sasha lo había mencionado, no se había percatado que Zarek no se había bañado. Él no había olido ni nada y se lavaba las manos tan seguido que asumió que el resto de él también estaba limpio.
Regresó a la cocina para encontrar a Sasha comiendo los panqueques de Zarek.
— ¿Qué haces?
—Él no los quiso. Se enfriaban.
— ¡Sasha!
— ¿Qué? No esta bien desaprovechar la comida.
Sacudió la cabeza al lobo mientras se disponía a hacer otra cantidad para Zarek. Tal vez él estuviera más sociable cuando dejara la ducha.
No lo estuvo. Si algo estuvo fue mucho más malhumorado mientras engullía los panqueques.
—Él es asqueroso —le dijo Sasha. —Come como un animal. Agradece que estas ciega.
—Sasha, déjalo tranquilo.
—Dejarlo, mi culo. Él usa el tenedor como una pala y juro que se metió un panqueque entero en su boca de una vez.
Astrid habría estado disgustada si no hubiese estado en sus sueños. Nadie nunca le había enseñado las formas o los modales más básicos. Había sido relegado a una esquina en el piso, como el animal que Sasha lo llamaba.
En su vida humana, la comida había sido escasa. Y en los talones de ese pensamiento venía otro descubrimiento sorprendente. La comida cuando era un Cazador Oscuro había sido escasa, también.
A diferencia de los otros de su tipo, Zarek no tenía a un Escudero para plantar y hacer crecer la comida durante el día. Para atender a los animales y hacer sus comidas. Por siglos, había vivido en el rudo ambiente de Alaska donde, en invierno, las fuentes de comida estaban seriamente limitadas.
Ella se sintió repentinamente descompuesta ante el pensamiento. Sin duda se habría muerto de hambre si hubiera sido un humano.
Los Cazadores Oscuros no podían morir de desnutrición. Pero podían padecerlo igual que un ser humano.
Hizo otro plato de panqueques para él.
— ¿Qué es esto? —preguntó mientras ella colocaba otra tanda cerca de él.
—En caso de que aún tengas hambre.
No dijo nada, pero lo escuchó deslizar el plato a través de la mesa un instante antes de oírlo abrir de golpe la tapa del jarabe.
—No soporto verlo hacer sopa de panqueque con el jarabe, otra vez –dijo Sasha. —Estaré en la sala si me necesitas.
Astrid lo ignoró mientras escuchaba a Zarek comer. Cómo deseaba poder verlo.
—No, no lo deseas –dijo Sasha.
Tenía el presentimiento que Sasha estaba sobre—reaccionando. Conocía al lobo bastante bien como para saber que Zarek podía tener modales impecables y Sasha aun se quejaría.
Después de que Zarek terminó de comer, se levantó de la mesa y enjuagó el plato.
No, él no era un cerdo. Era un hombre solitario, herido, que no sabía cómo hacer frente a un mundo que le había dado la espalda.
Vio en él lo que Acheron veía y su respeto por el Atlante creció inmensamente al darse cuenta de que podía ver lo que nadie más podía.
Ahora sólo tenía que encontrar la forma de salvar a Zarek de una diosa que no quería saber nada más de él.
Si no lo hacía, Artemisa ordenaría que lo mataran.
Lo escuchó cortar una toalla de papel del estante.
—Oí en las noticias que continuará la tormenta. No tienen idea cuándo terminará. Dijeron que era la peor tormenta de nieve en siglos.
Zarek dejó escapar una respiración bastante cansada. —Tengo que irme esta noche.
—No puedes.
—No tengo alternativa.
—Todos tenemos otra alternativa.
—No, no todos la tenemos, princesa. Sólo las personas con dinero e influencia tienen opciones. Para el resto de nosotros, las necesidades básicas ordenan lo que tenemos que hacer para sobrevivir —. Cruzó el piso. —Tengo que irme.
Astrid se aterrorizó. Ya que era un Cazador Oscuro realmente podía salir. A diferencia de los humanos que había juzgado, la vida de Zarek no estaría en peligro si dejaba la cabaña esta noche. Sería frío y cruel, pero él estaba acostumbrado a eso.
¿Qué iba a hacer?
Si lo seguía, entonces se daría cuenta rápidamente que ella también era inmortal.
Por un segundo consideró en llamar a sus hermanas, pero se contuvo. Si hacía eso, nunca la dejarían olvidarlo. Necesitaba manejar esto ella sola.
¿Pero como mantenerlo aquí cuando estaba tan determinado a irse?
Giró hacia la puerta y tumbó algo en la mesada. Recogiéndolo, sintió una botella pequeña de especias que le recordaron el suero que M'Adoc le había dado.
Una dosis bastante grande de Loto mantendría a Zarek inconsciente por unos pocos días...
Pero entonces él estaría atrapado en sus pesadillas sin ninguna forma de poder despertarse.
Tal cosa podría volverlo demente.
O ella podía dirigir sus sueños como un Skoti lo haría.
¿Se atrevería a intentarlo?
Antes de poder reconsiderarlo, fue a su habitación para sacar la botella que había escondido en la mesa de luz.
Ahora solo tenía que encontrar la manera de darle el suero a Zarek.


JessicaGeeh
Otaku

Cantidad de envíos : 87
Escudo de Armas :
Puntos de Agradecimiento : 0
Fecha de inscripción : 02/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por JessicaGeeh el Lun Ago 13, 2012 1:51 am

CAPÍTULO 8

Zarek necesitaba salir, a pesar de la tormenta. Levantó la capucha del abrigo y comenzó a caminar por el vestíbulo.
Astrid lo encontró a medio camino de la puerta. Hizo una pausa al verla esperándolo allí. El deseo lo recorrió, poniéndolo duro y dolorido. Su cara rentara a Acheron y Artemisa, él sabía la verdad. Dos mil años más tarde, todavía era un esclavo. Uno poseído por una diosa griega que lo quería muerto.
Podía negar su destino todo lo que quisiera, pero al final, sabía cuál era su sitio en este mundo.
Las mujeres como Astrid no eran para hombres como él. Estaban destinadas a los hombres decentes y civilizados. Hombres que conocían el significado de palabras simples como "bondad", "calidez", "compasión", "amistad".
Amor.
Él comenzó a pasarla.
—Toma —dijo ella, tendiéndole una taza de té caliente.
El aroma era dulce, agradable, pero no lo calentaba ni la mitad de la vista del sonrojo leve en sus mejillas. — ¿Qué es?
—Diría arsénico y vomito, pero confías en mí tan poco, de cualquier manera, que no me atrevo. Es té caliente de romero con un poco de miel. Quiero que lo bebas antes de irte. Te ayudará a mantenerte caliente en tu viaje.
De alguna forma divertido por que ella repitiera su rudeza, Zarek al principio quiso tirarlo. Pero realmente no podía hacerlo. Era un regalo muy considerado y los regalos considerados era una experiencia extremadamente rara para él.
Odiaba admitir qué tan profundamente ese simple acto lo había afectado.
Se endureció aún más con el pensamiento.
Agradeciéndoselo, lo tomó, clavando los ojos en ella todo el tiempo sobre el borde de la taza. Dioses, cómo la iba a extrañar, pero eso tenía todavía menos sentido que cualquier otra cosa.
Mientras bebía el té, sus ojos bebían la imagen de ella.
Sus jeans apretados, sus piernas torneadas, de las que un hombre no podía evitar soñar tenerlas alrededor de su cintura.
Sus hombros.
Pero era su trasero lo que quería más. Imploraba ser ahuecado por sus manos mientras él apretaba su suavidad con su ingle a fin de que pudiera sentir cuánto ardía por ella.
En contra de su voluntad, la imaginó desnuda en sus brazos. Sus labios en los de él, sus pechos en sus manos, mientras se perdía dentro de su cuerpo caliente y mojado.
Tengo que salir de aquí.
Zarek tragó lo que quedaba del té, luego le devolvió la taza vacía.
Ella se alejó un paso, agarrando firmemente la taza con sus manos, su cara aun más triste que antes. —Desearía que te quedaras, Zarek.
Él saboreó el sonido de esas raras palabras. Aún si ella no las dijera de verdad, todavía lo hacían doler.
—Seguro que sí, princesa.
—Lo deseo —la sinceridad en su cara ardió a través de él.
Pero era cólera lo que más sentía por su comentario. —No me mientas. No puedo soportar las mentiras.
Él la empujó para pasarla, resuelto a llegar a la puerta, pero mientras la alcanzaba, su cabeza comenzó a nublarse.
Su vista se oscureció.
Zarek hizo una pausa al tratar de enfocar su mirada. Sus piernas se sentían pesadas de repente. De plomo. Era una lucha poder respirar.
¿Qué era esto?
Trató de alcanzar la puerta sólo para encontrar sus rodillas doblándose. Luego todo se volvió negro.
Astrid se encogió ante el sonido de Zarek golpeando el piso. Cómo deseó haber podido sostenerlo antes de que cayera. Pero sin su vista, no había nada que pudiera hacer.
Yendo a él, lo revisó para asegurarse que estuviera bien.
Afortunadamente, no parecía estar mucho peor, por su engaño.
— ¿Sasha? — llamó, necesitando su ayuda para levantar a Zarek del piso.
— ¿Qué sucedió? —Sasha preguntó mientras se paraba a su lado.
—Lo drogué
Sintió que Sasha cambiaba a su forma humana.
Ella sabía por experiencia, que su compañero estaría desnudo ahora, siempre lo estaba cuando cambiaba de forma.
Sólo lo había visto destellar pocas veces. Como un Katagari Lykos, su condición natural y preferida era la del lobo, pero sus habilidades mágicas inherentes le permitían tomar forma humana de vez en cuando, si lo necesitaba o quería. Sus poderes y fuerza eran más débiles en su forma humana que en su forma de lobo, por lo cual prefería su cuerpo animal.
No obstante, había ciertas cosas que prefería hacer como humano.
Cosas como formar una pareja y comer.
Como un humano, Sasha tenía largo cabello rubio, tan pálido que era prácticamente tan blanco como el pelaje de su lobo. Sus ojos de un intenso azul brillante eran penetrantes en ambas encarnaciones. Y su cara...
Cautivante y cincelada. Los planos de su cara eran perfectos y duros. Masculinos.
Era una lástima que ella nunca se hubiera sentido sexualmente atraída por él, porque tenía un cuerpo tan en forma y musculoso como Zarek.
Pero Sasha con toda su belleza y su encanto era sólo un amigo para ella. Uno que a menudo actuaba como un hermano mayor sobre protector.
— ¿Qué estabas pensando? —preguntó en un grave tono de barítono que llevaba el peso hechicero de su poder. Se decía que los Katagaria podían seducir a cualquier mujer viva simplemente con pronunciar su nombre.
Sus proezas sexuales y resistencia eran temas de leyenda, incluso entre los dioses.
Y aún así todo lo que ella podía hacer era apreciar el seductor atractivo de Sasha. Ni siquiera una vez había sucumbido a eso.
—No puede dejar esta cabaña hasta que la prueba haya terminado, sabes eso.
Sasha dejó escapar un siseo irritado. — ¿Qué usaste para drogarlo?
—Suero de loto.
— ¿Astrid, tienes idea de lo peligroso que es? Ha matado incontables mortales. Un sorbo y pueden volverse locos. O peor, volverse tan adictos a eso que se rehúsan a despertarse de sus sueños.
—Zarek no es mortal.
Sasha suspiró. —No, no lo es.
Ella se sentó sobre sus talones. —Llévalo a su cama, Sasha.
El aire alrededor de él crepitó con ira. — ¿En donde está mi por favor?
Ella giró a la derecha y esperó estar mirándolo ferozmente. — ¿Por qué estás siendo tan imposible últimamente?
— ¿Por qué estás siendo tan mandona? Pienso que este hombre te esta afectando y no me agrada —hizo una pausa antes de hablar otra vez. —Nunca olvides, Astrid, que estoy aquí por mi propia elección. La única cosa que me mantiene a tu lado es que no quiero verte lastimada.
Ella extendió la mano y colocó su mano en su brazo. —Lo sé, Sasha. Gracias.
Él cubrió su mano con la de él y dio un apretón ligero. —No lo dejes dentro de ti, ninfa. Hay tanto en él que es tan oscuro que podría exterminar completamente toda la bondad que tienes.
Ella pensó en eso por un minuto. No se había considerado buena desde hacía mucho tiempo. El entumecimiento la había regido por demasiados siglos. —Hay personas que dirían lo mismo de ti.
—No me conocen.
—Y no conocemos a Zarek.
—Conozco los de su tipo mejor que tu, ninfa. He pasado mi vida peleando con hombres como él. Los mismos que ven al mundo como un enemigo y que odian a todo el mundo alrededor de ellos.
Sasha la soltó y resopló mientras levantaba a Zarek del piso. —Protege a tu corazón, Astrid. No quiero verte herida otra vez.
Astrid estaba sentada sobre el piso mientras él llevaba a Zarek a su cama, y pensó en la advertencia de Sasha. Tenía razón. Había sido tan seducida por Miles que, aún ciega, había fallado en ver lo que realmente él era.
Pero bueno, Miles había sido un hombre arrogante. Vanidoso.
Zarek no era ninguna de las dos cosas.
Miles había fingido preocuparse por otros mientras sólo se preocupaba por nadie más que sí mismo.
Zarek no se preocupaba por nadie, mucho menos de él.
Pero había una sola manera de saberlo con seguridad.
Levantándose, llenó un vaso de jugo para Sasha.
— ¿Qué vas a hacer con él ahora? —Sasha preguntó minutos más tarde cuando se reunió con ella.
—Lo dejaré dormir un poco —ella dijo evasivamente.
Si Sasha sabía lo que tenía en mente, entonces tendría un ataque y ella no estaba de humor para tratar con un irritado hombre lobo.
Le tendió el vaso, el cuál él tomó sin comentario. Lo escuchó abrir la heladera y luego se movió para esperar al lado de la encimera mientras buscaba algo de comida.
Mientras Sasha había estado atendiendo a Zarek, ella había colocado un poco de suero de Loto dentro de la bebida de Sasha.
Tomó un poco más de tiempo que el suero operara en él. Por su metabolismo, los Were—Hunters eran más difíciles de drogar que los humanos.
—Astrid, ¿dime que no lo hiciste? —dijo Sasha poco tiempo después que la droga comenzara a hacer efecto. Ella oyó el débil restallido eléctrico que presagiaba un cambio en su forma.
Astrid anduvo a tientas hacia él. Era un lobo otra vez y dormía como un tronco.
Sola ahora, atravesó su casa asegurándose que las luces y la estufa estuvieran apagadas y que la calefacción estuviera a un nivel confortable.
Fue a su habitación y sacó el suero Idios. Sosteniéndolo en la mano, fue al cuarto de Zarek.
Tomó un sorbo, luego se acurrucó para dormir a su lado, y así aprender más acerca de este hombre y sobre qué secretos escondía su corazón...
Zarek estaba en Nueva Orleáns. La música distante se filtraba a través del aire fresco de la noche mientras él se detenía cerca del Viejo Convento de las Ursulinas, en el French Quarter.
Un grupo de turistas estaban reunidos alrededor de un guía de excursión que estaba vestido como Lestat de Anne Rice, mientras un segundo "vampiro", vestido en una larga capa negra y colmillos falsos daba un paso hacia atrás, vigilándolo.
Los turistas oían atentamente como el guía relataba un asesinato famoso en la ciudad. Dos cuerpos habían sido encontrados en los escalones del convento, completamente drenados de sangre. Las antiguas leyendas decían que el convento, se creía, alojaba a los vampiros que salían en la noche para cazar en la ciudad.
Zarek bufó ante el absurdo.
El guía, quién alegaba ser un vampiro de trescientos años de edad llamado Andre, miro hacia él.
—Miren –dijo Andre dijo a su grupo y apuntó hacia Zarek. —Hay un auténtico vampiro, allí mismo.
El grupo se dio vuelta como si fuera uno para mirar a Zarek que los miraba con maldad.
Antes de pensarlo mejor, Zarek dejó al descubierto sus colmillos y siseó.
Los turistas gritaron y corrieron.
También los guías del tour.
Si Zarek riera, entonces se hubiese reído de la visión de ellos desplazándose por la calle tan pronto como podían correr. Pero como era, sólo podía apreciar el caos total que había causado con una contorsión cínica de sus labios.
—No puedo creer que hayas hecho eso.
Miró sobre su hombro para ver a Acheron parado en las sombras como un espectro oscuro, vestido todo de negro y luciendo su pelo largo de color púrpura.
Zarek se encogió de hombros. —Cuando dejen de correr y reflexionen sobre eso, pensarán que era parte del show.
—El guía del tour, no.
—Pensará que era una travesura. Los humanos siempre se dan razones convincentes.
Acheron suspiró pesadamente. —Juro, Z que esperaba que utilizaras este tiempo aquí para demostrar a Artemisa que puedes entremezclarte con personas otra vez.
Él miró a Acheron jocosamente. —Seguro que sí. ¿Por qué no me cubres en mierda y me dices que es barro mientras lo haces?
Él comenzó a caminar, alejándose.
—No te alejes de mí, Z.
Él no se detuvo.
Acheron usó sus poderes para inmovilizarlo contra la pared de piedra. Zarek tenía que dar crédito al Dark Hunter. Al menos Acheron tenía mejor criterio que tocarlo. Ni una vez en dos mil años Acheron le había colocado una mano encima. Era como si el Atlante entendiera cuánta angustia mental ese contacto le causaba.
En una forma extraña, sentía como si Acheron lo respetara.
Acheron encontró su mirada y la sostuvo. —El pasado está muerto, Z. El mañana se convertirá en cualquier decisión que tomes aquí, esta semana. Me ha llevado quinientos años de negociaciones con Artemisa darte esta oportunidad para probarle que puedes comportarte. Por el bien de tu cordura y tu vida, no falles.
Acheron lo soltó y se dirigió tras los turistas.
Zarek no se movió hasta que estuvo solo otra vez. Dejó que las palabras de Acheron lo inundaran mientras se quedaba parado silenciosamente contemplando las cosas.
No quería dejar esta ciudad. Desde el momento en que había visto el gentío reunido en Jackson Square, había estado encantado con Nueva Orleáns.
Sobre todo, él había estado alegre.
No, él no arruinaría esto. Cumpliría con el deber y protegería a los humanos que vivían aquí.
No importa lo que fuera, haría lo que se necesitara para que Artemisa lo dejara quedarse.
Nunca mataría a otro humano...
Zarek había comenzado a caminar por la calle cuando un grupo de cuatro hombres atraparon su vista. Por su altura extrema, el cabello rubio, y la buena apariencia, era seguro que eran Daimons.
Murmuraban entre ellos, pero aún así los podía oír claramente.
—Bossman dijo que ella vive arriba del Club Runningwolf en un loft.
Uno de los Daimons se rió. —Un Cazador Oscuro con una novia. No pensé que tal cosa existiera.
—Oh, sí. La escena será un infierno. Imagina cómo se sentirá cuándo encuentre su cuerpo desnudo, sin sangre, yaciendo en la cama esperándolo a él.
Zarek comenzó a atacarlos en ese mismísimo momento, pero se detuvo mientras un grupo de humanos tropezaban saliendo del bar, a la calle. Atentos a su blanco, los Daimons ni siquiera los miraron.
Los turistas se quedaron en la calle, riéndose y bromeando, sin sospechar que de no ser por un compromiso previo, los Daimons se estarían dirigiendo directamente a ellos.
La vida era una cosa muy frágil.
Apretando los dientes, Zarek supo que tendría que esperar hasta que pudiera esquinar a los Daimons en un callejón donde no serían vistos.
Se hizo para atrás en las sombras donde todavía los podía observar y oír, y seguir hacia el loft de Sunshine.
La cabeza de Astrid dolía mientras seguía a Zarek a través de sus sueños y dejaba que su cólera y dolor se filtraran en ella. Estaba con él en el callejón donde había peleado con los Daimons y luego había sido atacado por los policías.
Y ella estuvo con él en el tejado cuando llamó a Talon para advertirle que cuidara a Sunshine. Sintió la furia de Zarek. Su deseo por ayudar a la gente que sólo podía despreciarlo y recriminarlo.
Juzgándolo erróneamente.
No sabía cómo llegar a ellos.
Así es que los atacaba en lugar de eso. Los atacaba con palabras antes que lo atacaran a él.
Al final, fue demasiado para que ella lo manejara. Tuvo que separarse de él o podría volverse demente por la cruda intensidad de sus emociones.
Era un esfuerzo separarse de él. El suero los ataba muy fuerte queriéndolos mantener unidos, pero como una ninfa, ella era más fuerte.
Convocando a todos sus poderes, rasgó el hilo con él hasta que no fue parte de Zarek y sus recuerdos.
Ahora sólo era una observadora del sueño, así es que podía observar, pero no sentir sus emociones.
Pero podía sentir las de ella y ella sufría por este hombre en un modo que nunca había pensado posible. La crudeza de sus emociones recobradas, la abrumaron. Su pasado y sus cicatrices la atravesaron, haciendo explotar el capullo insensible que la había encajonado por tanto tiempo.
Por primera vez en siglos, sintió la agonía de otra persona. Más que eso, quería serenarlo. Sostener a este hombre que no podía escaparse de lo que era.
Mientras observaba, el sueño de Zarek se oscureció. Lo vio luchar a través de una ventisca feroz. Estaba vestido sólo con un par de pantalones de cuero negros, sin camisa ni zapatos. Sus brazos envueltos a su alrededor, se estremecía del frío y caminaba con pesadez, maldiciendo al aullador viento mientras tropezaba y caía en la profunda nieve helada.
Cada vez que caía, se obligaba a levantarse y continuaba. Su fuerza la asombró.
Los vientos azotaban sus hombros anchos, morenos, alejando su pelo negro de sus bien afeitadas mejillas. Entrecerraba los ojos al tratar de ver a través de la tormenta.
Pero no había nada alrededor. Nada más que el paisaje blanco e inhóspito.
Entumecido por el frío que lo asediaba, Astrid lo siguió.
—No moriré –gruñó Zarek, ganando velocidad mientras caminaba. Contempló el oscuro cielo sin estrellas. — ¿Me escuchas, Artemisa? ¿Acheron? No les daré a ninguno de los dos la satisfacción.
Comenzó a correr, andando con paso pesado a través de la nieve que trituraba, como un niño corriendo tras un juguete. Sus pies estaban rojos del frío, su piel desnuda moteada.
Astrid luchó por continuar.
Hasta que él cayó.
Zarek yació muy quieto en la nieve, boca abajo con un brazo por encima de su cabeza y otro adelante de él, jadeando por su carrera. Ella clavó los ojos en el tatuaje en la base de su columna vertebral, que se movía con sus respiraciones.
Dándose vuelta sobre su espalda, contempló el cielo negro mientras los copos de nieve caían sobre su cuerpo y los pantalones de cuero. Su pelo negro mojado estaba pegado a su cabeza. Él continuó respirando pesadamente mientras sus dientes castañeaban del frío.
Aún así no se movió.
—Solo quiero estar caliente —murmuró. —Una sola vez déjame sentir calor. ¿Hay alguna estrella capaz de compartir su fuego conmigo?
Ella frunció el ceño ante la extraña pregunta, pero claro, en los sueños, las frases y acontecimientos extraños eran bastante comunes.
Zarek se dio vuelta otra vez y se levantó, luego continuó a través de la ventisca.
La condujo hacia una cabaña pequeña, aislada en la mitad del bosque. Sólo tenía una ventana, pero la luz del interior era un faro brillante en la desolación fría de la tormenta ártica.
Se veía tan acogedora.
Astrid oyó risa y conversaciones viniendo del interior.
Zarek tropezó hacia la única ventana. Respirando pesadamente, extendió su mano contra el vidrio escarchado, mientras miraba adentro como un niño pequeño y hambriento parado fuera de un restaurante de lujo donde sabía que nunca sería bienvenido.
Ella se ubicó detrás de él a fin de poder ver adentro, también.
La cabaña estaba llena de Cazadores Oscuros. Celebraban algo mientras un fuego resplandeciente atronaba en la chimenea. Había abundante comida y bebida mientras reían, bebían, y hablaban entre ellos como hermanos y hermanas. Una familia.
Astrid no reconoció a ninguno de ellos, excepto a Acheron. Pero era obvio que Zarek los conocía a todos.
Apretando el puño, se apartó de la ventana y se encaminó a la puerta principal de la cabaña.
Zarek golpeó ferozmente. —Déjenme entrar —demandó.
Un hombre rubio alto abrió la puerta. Vestía una chaqueta negra de motociclista de cuero, con símbolos célticos rojos en ella y un par de pantalones de cuero negros. Sus ojos café oscuros eran desdeñosos y sostenían una mirada sumamente desagradable en su cara hermosa. —Nadie te quiere aquí, Zarek.
El rubio trató de cerrar la puerta.
Zarek afirmó una mano contra el marco de la puerta y la otra contra la puerta a fin de poder evitar que el hombre lo dejara fuera. —Maldición Celta. Déjame entrar.
El celta dio un paso atrás mientras Acheron se ofrecía a bloquear a Zarek.
— ¿Qué quieres, Z?
La cara de Zarek estaba angustiada mientras encontraba la mirada de Acheron. —Quiero entrar —él vaciló y cuando dijo las siguientes palabras, sus ojos estaban brillantes de humillación y necesidad. —Por favor, Acheron. Por favor déjame entrar.
No había emociones en la cara de Acheron. Ninguna.
—No eres bienvenido aquí, Z. Nunca serás bienvenido entre nosotros.
Cerró la puerta.
Zarek golpeó contra la madera y maldijo. — ¡Maldito seas, Acheron! ¡Malditos todos ustedes! —luego pateó la puerta y probó la manija otra vez. — ¡Por qué no me mataste, bastardo! ¿Por qué?
Esta vez cuando Zarek habló, la cólera se había ido de su voz. Era vacía y necesitada, dolorosa, y la afectó aún más que cuando había pedido morir.
—Déjame entrar, Ash, juro que me comportaré, lo juro. Por favor no me dejes aquí solo. No quiero tener frío nunca más. ¡Por favor!
Lagrimas caían por la cara de Astrid mientras miraba a Zarek golpeando contra la puerta, demandando que le abrieran.
Nadie vino.
La risa continuó adentro como si él no existiera.
En ese momento, Astrid entendió completamente la desconsolada soledad que sentía. La soledad y el abandono.
— ¡Váyanse a la mierda! –rugió Zarek. —No necesito a ninguno de ustedes. No necesito nada.
Finalmente, Zarek lanzó su espalda contra la puerta y luego se deslizó para arrodillarse en medio del frío y de los remolinos del viento. Su pelo y pestañas estaban blancos y congelados de la nieve, su piel expuesta estaba roja.
Cerró los ojos como si el sonido de su alegría fuera más que lo que podía soportar. —No necesito nada o a nadie, — murmuró.
Y luego todo en el sueño cambió. La cabaña cambió de forma hasta que se convirtió en su casa temporal en Alaska.
No había más Cazadores Oscuros en su sueño. Ninguna tormenta. Era una noche perfecta, tranquila.
—Astrid —susurró su nombre como un suave ruego. —Desearía poder estar contigo.
Ella no pudo moverse mientras le oía decir esas delicadas palabras.
Nunca había dicho su nombre antes y el sonido de él en sus labios era como una canción melódica.
Contempló el cielo oscuro donde un millón de estrellas brillaban intermitentemente a través de las nubes. —Yo me pregunto —dijo quedamente, citando otra vez El Principito, —si las estrellas están encendidas para que cada cual pueda un día encontrar la suya.
Zarek tragó y enrolló sus musculosos brazos alrededor de las piernas mientras continuaba observando el cielo. —He encontrado mi Estrella. Ella es belleza y gracia. Elegancia y bondad. Mi risa en invierno. Valiente y fuerte. Atrevida y tentadora. A diferencia de cualquier otro en el universo…, y no la puedo tocar. No me atrevo ni siquiera a intentarlo.
Astrid no podía respirar mientras él hablaba tan poéticamente. Ella nunca realmente había pensado el hecho de que su nombre quería decir "estrella" en griego.
Pero Zarek sí.
Seguramente ningún asesino podía tener tal belleza dentro de él.
—Astrid o Afrodita —dijo él suavemente, —ella es mi Circe . Sólo que en lugar de convertir a un hombre en animal ella ha humanizado al animal.
Luego la cólera cayó sobre él y dio una patada a la nieve frente a él. Se rió amargamente. —Soy un estúpido idiota, queriendo una estrella que no puedo tener.
Él miró hacia arriba tristemente. —Pero claro, todas las estrellas están más allá del alcance humano y yo no soy ni siquiera humano.
Zarek enterró la cabeza en sus brazos y lloró.
Astrid no lo podía soportar más. Se salió de este sueño, pero sin ayuda de M'Adoc, no podía despertarse de un sueño.
Todo lo que podía hacer era observar a Zarek. Ver su angustia y su pena que la atravesaban como la glicerina al cristal.
Era tan fuerte en la vida. Una fragua de hierro que podía resistir cualquier golpe. Uno que la emprendía a golpes contra otras personas para mantenerlos a distancia de él.
Solo en sus sueños vio qué había dentro de él. La vulnerabilidad.
Sólo aquí verdaderamente entendió al hombre que no se atrevía a mostrarse a nadie.
El corazón tierno que estaba herido por el desprecio.
Astrid quería aliviar su sufrimiento. Quería tomarle la mano y mostrarle un mundo del que no estaba excluido. Mostrarle lo que era alcanzar a alguien y no ser golpeado a cambio.
Ni siquiera uno en todos los siglos que ella había juzgado, había hecho sentir a Astrid de esta manera. Zarek tocaba una parte de ella que ni siquiera sabía que existía.
Sobre todo, tocaba su corazón. Un corazón que había temido que ya no funcionara.
Pero latía por él.
Ella no podía quedarse parada aquí, mirándolo mientras sufría en soledad.
Antes de pensarlo mejor, se envió a sí misma adentro de su vacía cabaña y abrió la puerta
El corazón de Zarek dejó de latir mientras levantaba la cabeza y veía la cara del cielo. No, ella no era el cielo.
Ella era mejor. Mucho mejor.
Nunca en este sueño nadie había abierto la puerta una vez que él se había quedado fuera.
Pero Astrid la abrió.
Ella se paró en la entrada, su cara tierna. Sus ojos azul claro ya no estaban ciegos. Eran cálidos y acogedores. —Ven adentro, Zarek. Déjame calentarte.
Antes de poder detenerse a sí mismo, se levantó y tomó su mano extendida. Era algo que él nunca habría hecho en la vida real. Sólo en un sueño se atrevería a tocarla.
Su piel era tan calida que lo quemó.
Ella lo empujó a sus brazos y lo mantuvo cerca. Zarek se estremeció ante la novedad de un abrazo, a la sensación de sus pechos contra su pecho. Su respiración en su piel congelada.
Entonces así es como se sentía un abrazo. Caliente. Reconfortante. Asombroso. Milagroso.
Su contacto humano había sido tan limitado en su vida que todo lo que podía hacer era cerrar los ojos y sentir la calidez de su cuerpo rodeándolo.
La suavidad de ella.
Inspiró su perfume calido, dulce y disfrutó las nuevas emociones que se derramaban a través de él.
¿Era esto aceptación?
¿Era esto el nirvana ?
Él no sabía con seguridad. Pero por una vez, no quería despertarse de este sueño.
Repentinamente una manta caliente estaba envuelta alrededor de sus hombros. Sus brazos todavía lo mantenían apretado.
Zarek ahuecó su cara en la mano y presionó su mejilla contra la de ella. Oh, la sensación de su carne tocando la de él...
Ella era tan suave.
Nunca había imaginado a alguien siendo así de suave. Tan tierna y atractiva.
El calor de su mejilla contra la de él quitó el picor quemante del frío. Avanzó a rastras a través de su cuerpo hasta que se desheló completamente. Incluso su corazón, que había estado cubierto de hielo por siglos.
Astrid tembló al sentir la mejilla barbuda de Zarek contra la de ella. Su respiración cayendo amablemente contra su piel.
Su ternura inesperada la atravesó.
Ella había visto suficiente de su vida para saber que la gentileza no era algo con lo que él tenía experiencia y aún así la sostenía tan cuidadosamente.
—Eres tan calida —susurró él en su oído. Su respiración caliente le hizo cosquillas en la nuca, y envió escalofríos por todo ella.
Se hizo para atrás y le clavó los ojos como si ella fuera inexplicablemente preciosa para él. Le pasó sus nudillos sobre la mandíbula. Sus ojos eran tan oscuros y atormentados mientras la miraba, como si fuera incapaz de creer que ella estuviera con él.
Con mirada insegura tocó sus labios con la punta de su índice. —Nunca he besado a nadie.
Su confesión la dejó estupefacta. ¿Cómo un hombre tan atractivo nuca había besado a nadie?
El fuego chispeó en sus ojos. —Quiero saborearte, Astrid. Quiero sentirte, ardiente y mojada debajo de mí. Mirarme en tus ojos mientras te follo.
Ella tembló ante su crudeza. Era lo que esperaba del Zarek consciente, pero se rehusaba a aceptarlo de éste.
Ella lo conocía mejor que eso.
Lo que sugería él estaba prohibido. Ella no tenía permitido cruzar la línea física con los acusados.
El único que alguna vez la había tentado a romper esa regla había sido Miles. Pero se había responsabilizado ante esa tentación y sabiamente se había mantenido a distancia.
Con Zarek no era tan fácil. Algo sobre este hombre la tocaba de un modo como nunca antes.
Levantando la mirada a sus atormentados ojos negros, vio su corazón herido...
Él nunca había conocido la bondad.
Nunca había conocido el calor de una caricia.
No lo podía explicar, pero ella quería ser su primera y quería que él fuera su primero. Quería abrazarlo y mostrarle lo que era ser bienvenido por alguien.
Si haces esto puedes perder tu trabajo como juez.
Era todo lo que ella alguna vez había querido ser.
Si no hacía esto, entonces Zarek podría perder la vida. Si extendía la mano hacia él ahora, entonces tal vez le podría enseñar que estaba bien el confiar en alguien.
Tal vez podría tocar el poeta dentro de él y mostrarle un mundo donde estaría en libertad para mostrar a otras personas su lado más gentil. Mostrarle que estaba bien hacerse de amigos.
Finalmente entendió qué había querido decir Acheron.
¿Pero cómo podía salvar a Zarek? Se había vuelto contra la gente que le habían enviado a proteger y los había matado.
Necesitaba probar que nunca haría eso otra vez.
¿Podría probarlo?
Tenía que hacerlo. No había alternativa. Lo último que quería era verlo sufrir más.
Defendería a este hombre costase lo que costase.
—No follaré contigo, Zarek –murmuró ella. —Nunca. Pero haré el amor contigo.
Él se veía perplejo e inseguro. —Nunca le he hecho el amor a alguien.
Ella levantó su mano fría a sus labios y besó sus dedos. —Si quieres aprender, ven conmigo.
Zarek no podía respirar mientras se alejaba de él. Su cabeza daba vueltas con sentimientos extraños, ajenos y emociones. Tenía miedo de lo que ella le ofrecía.
¿Si ella lo tocaba, lo cambiaría?
Él no esperaba bondad de ella o de cualquiera. Como esclavo lastimoso y horripilante, había muerto virgen y como Cazador Oscuro sólo había jodido con mujeres pocas veces. Ni una vez en dos mil años había mirado los ojos de una amante mientras la tomaba. Nunca había permitido que lo sostuvieran o lo tocaran.
Debería seguir a Astrid, todo eso cambiaría.
En su sueño, ella veía y podía verlo...
Él sería doblegado. Por primera vez en su vida, tendría un laso con alguien. Físico. Emocional.
Si bien esto era un sueño, lo cambiaría hacia ella para siempre porque esto era lo que quería en lo más profundo dentro de él, enterrado en un lugar donde no se atrevía a mirar. Sepultado en un corazón que había sido aplastado con crueldad.
— ¿Zarek?
Elevó la mirada para verla parada en la puerta de su dormitorio. Su rubio cabello largo desplegado alrededor de sus hombros y ella solo vestía una delgada camisa con botones. Sus piernas largas estaban desnudas, tentándolo.
La luz atrás de ella traslucía la tela delgada, perfilando cada preciosa curva de su cuerpo...
Zarek tragó. Si hacía esto, entonces Astrid sola sería única para él en todo el mundo. Ella sería suya.
Él sería de ella.
Él sería doblegado.
Es sólo un sueño...
Pero ni aun en sus sueños nadie alguna vez lo había doblegado.
Hasta ahora.
Su corazón martillaba, fue hacia ella y la levantó entre sus brazos. No, él no sería doblegado. No por esto y no por ella. Pero ella sería suya en este sueño.
Toda suya.
Astrid tembló ante la apariencia feroz, determinada en la cara de Zarek mientras la llevaba a la cama. El hambre llameaba en sus ojos de obsidiana. Tenía la extraña sensación que Zarek estaría bien después de todo.
Un hombre tan salvaje que nunca había hecho el amor con una mujer.
La parte más cuerda suya le decía que se apartara de él. Que detuviera esto antes de que fuera demasiado tarde.
Pero otra parte suya se rehusaba. Esto le diría a ella del verdadero temple del hombre.
La acostó en la cama y rozó sus labios con las puntas de los dedos como si los estuviera memorizando. Saboreándolos. Luego suavemente separó los labios y los cubrió con los suyos.
Astrid estaba completamente desprevenida para la pasión de su beso. La ferocidad de este. Eran ambos, rudo y tierno. Demandante. Caliente. Dulce. Él gruñó ferozmente mientras su lengua rozaba contra la suya, saboreándola antes de explorar cada centímetro de su boca.
Para un hombre que nunca antes había besado, él era increíble. Tembló mientras él saboreaba su paladar, mientras su lengua lanzaba a través de ella dardos de placer.
Ella enterró sus manos en su pelo suave y gimió mientras la lamía y mordisqueaba hasta que estuvo casi inconsciente de éxtasis. Nunca había conocido algo como esto.
Alguien como Zarek.
Había pasado mucho tiempo desde que ella había besado a un hombre, y nunca ningún hombre había sabido mejor que él. Ella se asustó ahora. No sólo de él, sino de sí misma.
Ningún hombre nunca la tocó. Nunca había violado su juramento para no tocar su cargo.
El toque de Zarek le podía costar todo y aun así no podía encontrar dentro de sí misma la fuerza para apartarlo.
Por una vez en su vida, quería algo para sí misma. Quería tocar lo inalcanzable. Darle a Zarek algo especial. Un raro momento de calma con alguien que quería estar con él.
Nadie más apreciaría esto tanto como él lo haría.
Sólo él entendería...
Zarek se hizo para atrás para desabotonarle la camisa. Pero lo que quería hacer era desgarrarla. Quería perderse dentro de ella, aplastarla contra él mientras la poseía con toda la pasión furiosa que sentía.
Pero aun en su sueño, no la trataría de ese modo.
Por alguna extraña razón quería ser tierno con ella. Quería tener sexo con ella como un hombre, no como un animal salvaje.
No quería penetrarla furiosamente, buscando un momento pasajero de placer. Quería que esta noche durara. Quería pasar toda la noche sosteniéndola.
Por una vez en su vida, quería que alguien lo tratara como si él le importase. Como si ella lo cuidase.
Ni siquiera una vez había permitido a sus fantasías o sueños llevarlo hasta aquí.
Esta noche lo hizo.
Ella ahuecó su cara entre sus manos e inclinó su cabeza hasta que pudo ver en sus ojos pálidos, que lo miraban como si él fuera humano. Ojos que veían algo bueno en él.
—Eres tan guapo, Zarek.
Sus palabras calmas, dulces lo desgarraron. No había nada atractivo en él. Nunca lo había habido.
Él no era nada.
Pero mientras miraba su preciosa cara, allí por un instante sintió como si él fuera algo más.
Seguramente una mujer como esta no lo tocaría si él fuera verdaderamente nada.
Ni aun en sus sueños...
Abrió la camisa a fin de poder mirar su cuerpo. Sus pechos eran de tamaño mediano, los pezones rosados y duros y dilatados, simplemente rogándole que los saboreara. Su estómago estaba redondeado muy ligeramente, su piel pálida y tentadora. Pero lo que atrapó su respiración fue la vista de sus piernas ligeramente separadas. La vista de los rizos trigueños, húmedos entre sus piernas que tenían la promesa del paraíso verdadero. O al menos tan cerca a eso como un hombre como él alguna vez podía esperar llegar.
Astrid contuvo su aliento mientras observaba a Zarek contemplando su cuerpo. Su mirada salvaje era tan ardiente que la sentía como un toque real.
Él se movió de la cama para quitarse los pantalones.
Tragó mientras lo veía erecto y duro por ella. Su piel tostada espolvoreada con vello negro y era la vista más increíblemente masculina que ella alguna vez había contemplado. Él era hermoso. Su guerrero oscuro. A diferencia de él, sabía que esta noche era real. Sabía que no debería estar haciendo esto cuando ambos lo recordarían al despertar.
Su trabajo era permanecer imparcial. Pero no era imparcial con este hombre, o con su dolor.
Ella quería reconfortarlo de cualquier forma que pudiera.
Nadie merecía la vida que él había tenido que resistir. Las degradaciones y las hostilidades.
Colocó su cuerpo a través del de ella y la recogió entre sus brazos. Su peso era delicioso. Ella cerró los ojos y solo dejó que el poder y la fuerza la inundaran mientras sentía su cuerpo duro, masculino con cada centímetro del suyo.
Zarek luchó por respirar. La sensación de su cuerpo caliente contra el de él era la sensación más increíble que alguna vez había conocido.
Las manos de ella vagaron por su espalda desnuda mientras él miraba esos ojos que lo calentaban.
No había desprecio. Ninguna cólera.
Eran ojos bellos.
La besó suavemente, tomando su labio superior y chupándolo tiernamente mientras saboreaba la miel de su boca.
Durante su vida humana, las mujeres se habían encogido de miedo cuando se les había acercado. Habían gritado y hasta le habían lanzado cosas.
Él había yacido despierto muchas noches tratando de imaginar como sería tocar a una. Tratando de imaginar la sensación de sus brazos alrededor de él.
La realidad de eso era mucho mayor que cualquier cosa que su mente alguna vez hubiera invocado.
Antes de que este sueño acabara, tenía la intención de reclamarla una y otra vez hasta que ambos suplicaran por misericordia.
Astrid gimió mientras Zarek rompía su beso y seguía con sus labios y su lengua el camino desde su garganta hasta su pecho. Ella sentía su dura erección y suave escroto contra su muslo, ardiente e íntimo, y la hizo temblar.
Él ahuecó su pecho suavemente en su mano mientras envolvía su lengua alrededor de su pezón endurecido, chupando y pellizcando delicadamente.
Ella acunó su cabeza en sus manos y lo observó mientras gemía con dicha. La miraba como si su cuerpo fuera ambrosia para él. Se tomó tiempo para saborearla. Cada centímetro de su piel fue lamido y tentada. Saboreada y saciada. Era como si no pudiera obtener lo suficiente de ella.
A ningún hombre le había permitido hacerle esto y ahora estaba aterrorizada de lo que vendría. Si bien sabía lo que era el sexo, la sensación de este era ajena a ella.
Pero claro, también así eran los sentimientos que removía Zarek.
Se suponía que todas las ninfas de la justicia eran virginales y castas.
Ningún hombre alguna vez podía ponerle la mano encima.
A Astrid ya no le importaba. Seguramente su madre entendería su pasión. Después de todo, Themis había tenido muchos niños. El padre de Astrid había sido un hombre mortal de quien su madre se rehusaba a hablar, y nadie alguna vez supo el nombre o rango del padre de los Destinos.
Seguramente su madre le perdonaría esta única trasgresión.
¿Era una noche demasiado pedir?
Y aún mientras pensaba eso, se preguntaba si una noche con él sería suficiente.
La cabeza de Zarek se sumergió en su dulce esencia y sintió a Astrid en sus brazos. Gruñó mientras lamía y mordía cada centímetro de carne deliciosa y escuchaba sus murmullos de placer. Ella era el sustento que necesitaba para vivir.
Tenía que tener más de ella.
Astrid gritó mientras Zarek separaba sus muslos y la tomaba en su boca.
Ella no podía hablar o respirar mientras el placer supremo atormentaba todo su cuerpo. Cada lamida, cada tierna chupada, enviaba una oleada de agudo éxtasis a través de ella.
Tal cosa era inimaginable para ella.
Debería estar avergonzada de lo que estaban haciendo.
Pero no lo estaba. De hecho, quería más de esto.
Más de él.
Su corazón latía a gran velocidad, bajó la mirada para verlo allí entre sus muslos. Él mantenía los ojos cerrados y su cara mostraba que él obtenía tanto placer en saborearla como ella en ser saboreada.
Abrió más las piernas, otorgándole más acceso mientras enterraba la mano en su pelo sedoso. Zarek se rió misteriosamente contra ella, enviando otro estremecimiento de placer a través de ella, luego él frotó su barba incipiente contra su vagina.
Ella gimió profundamente en su garganta.
Él deslizó sus dedos dentro de ella, rodeando el lugar donde ella palpitaba con dolorosa necesidad de él.
Se tomó su tiempo con ella, y en todo momento su cuerpo ardió con pequeños temblores de placer.
¿Quién hubiera pensado que alguien podía sentirse así?
El éxtasis aumentaba y aumentaba hasta que ella no lo pudo aguantar más. Su nombre se derramó de sus labios mientras ella se corría por primera vez.
Todavía él no se aplacaba. Sólo gruñó ante el sonido de su placer y continuó atormentándola hasta que le rogó que se detuviera.
—Por Favor, Zarek. Por favor ten piedad de mí.
Se hizo para atrás para mirarla. Sus ojos abrasaron los de ella en tanto elevaba una esquina de su boca. — ¿Piedad, princesa? Apenas he comenzado.
Reptó sobre su cuerpo como una bestia gigante y feroz, lamiendo y mordiendo a su camino mientras su cuerpo se sonrojaba con el de ella.
Ahuecó su cara entre sus manos y luego la besó profundamente. Apasionadamente.
Astrid gimió mientras él colocaba la rodilla entre sus muslos. Los crespos vellos acariciaban su piel, haciéndola temblar con expectación.
La cabeza de Zarek zumbaba con el perfume y el sabor de Astrid. La suavidad de sus extremidades sedosas acariciaba las de él. Nada alguna vez podría sentirse mejor que sus manos deslizándose por su espalda hasta ahuecarlas en su trasero y presionándolo más cerca de ella.
Nada sonaba mejor que su nombre en sus labios mientras se corría por él otra vez.
Por primera vez en dos mil años, se sintió humano.
Sobre todo, se sintió deseado.
Se echó para atrás ligeramente a fin de poder mirarla mientras le separaba más las piernas.
Esto era lo que él quería. A ella, salvaje y mojada debajo de él. Sentir su cremosidad cubriéndolo hasta quedar ciego de éxtasis.
Quería verle la cara mientras la penetraba. Quería ver si se lamentaba en permitirle hacer eso.
Preparándose para lo peor, sostuvo su mirada y se deslizó profundamente en el calor aterciopelado de su cuerpo.
Su cabeza se tambaleó ante el placer que le produjo. Por el placer de ella.
Ella siseó, arqueando la espalda mientras se agarraba firmemente a sus hombros.
Pero no había desprecio, ni arrepentimiento.
Sus ojos estaban encendidos con pasión y con otras emociones tiernas que aún no podía comenzar a comprender.
Sonrió a pesar de sí mismo, deleitándose en el milagro de esta mujer y lo que le había dado a él.
Astrid no podía respirar mientras lo sentía duro y palpitante dentro de ella. Había tratado de imaginar como sería tener a un hombre en su interior incontables veces, pero nada la había preparado para esta realidad. Para la sensación de la dureza de Zarek.
La cabalgó despacio y suavemente como si quisiera que este momento durara, como si estar dentro de ella fuese suficiente para él. Ella envolvió sus piernas alrededor de sus caderas y levantó la mirada para contemplarlo mientras él bajaba la suya hacia ella.
Era tan increíble, sentirlo dentro y encima de ella. Adoraba el placer de su peso. La expresión de su cara al mirarla.
—Hola –dijo ella, sintiéndose repentinamente abochornada de verlo allí mientras estaban tan íntimamente unidos.
Su cara era una mezcla de desconcierto y diversión. —Hola, Princesa.
Ella se estiró y tomó sus mejillas entre sus manos mientras la penetraba dura y profundamente, una y otra vez. Oh, sentirlo a él allí. Él estaba tan profundo en su interior que casi podía jurar sentir la cabeza de su pene frotando el interior de su ombligo.
Zarek cerró sus ojos mientras saboreaba sentirla debajo de él mientras sus manos tocaban su cara.
No era de extrañar que los hombres mataran por las mujeres. Entendía eso ahora. Supo por qué Talon había estado dispuesto a morir por Sunshine.
Astrid tocó partes de él que nunca había sabido que existían. Su corazón. Su alma. Lo llevó a alturas inimaginables.
Aquí en sus brazos, por primera vez, sintió paz.
Había una parte de él tan calma ahora, tan tranquila, y otra parte que estaba en fuego, muriendo por tocarla.
Zarek descendió sobre ella para poder mordisquear la carne blanda de su cuello. Su oreja. Sintió los escalofríos que bajaban recorriéndole el cuerpo.
Raspó su piel con los colmillos, tentado a hundirlos.
¿Cómo sabría ella?
¿Qué otras emociones le haría sentir?
— ¿Vas a morderme, Zarek? —preguntó, haciendo vibrar la garganta bajo sus labios.
Él recorrió con la lengua la vena que latía en su cuello. — ¿Quieres que lo haga?
—No. Eso me asusta. No quiero ser como las otras mujeres para ti.
—Princesa, nunca podrías serlo. Tú eres única para mí.
— ¿Soy tu rosa?
Él se rió al pensar en la lección del principito. —Sí, tú eres mi rosa. Hay sólo una de ti en todos los millones de planetas y estrellas.
Ella le contestó con un abrazo.
Ese abrazo lo traspasó de una forma como nunca antes. Algo dentro de él pareció romperse y explotó, abrumándolo con ternura y calor.
Se enterró profundamente en su interior mientras se corría por ella.
Astrid se mordió los labios mientras sentía su clímax. Él se estremeció entre sus brazos. Ella sonrió mientras lo acercaba más y besaba su hombro.
Él estaba tan quieto. Tan tranquilo.
¿Quién hubiera pensado que sería capaz de tal cosa? Siempre era tan feroz y violento.
Su mera presencia hacía que el aire a su alrededor restallara y crepitara.
Pero no ahora. Ahora sólo había silencio.
Zarek yacía sobre ella, débil y agotado, su cuerpo todavía unido al suyo. Él no quería moverse.
No podía.
Su contacto era sublime. Pero más que eso, se sintió conectado con ella. Y él nunca había sentido eso antes.
¿Era esto realmente un sueño? Por favor dioses, no. Por favor dejen que esto sea real.
Necesitaba que fuese real, desesperadamente.
Astrid cerró los ojos mientras Zarek acariciaba con la nariz su cuello otra vez. Por alguna razón sentía como si ella acabara de domesticar una bestia salvaje, incontrolable.
Ella movió sus piernas arriba y abajo de las de él, acunándolo con su cuerpo mientras peinaba con su mano su pelo de ébano. Él se hizo para atrás ligeramente para clavar los ojos en ella con asombro.
Estaba tan contenta que hubiese hecho esto esta noche.
Bajó la cabeza para besarla otra vez.
Ella inspiró su perfume, bebió de la ternura de sus labios. —Oh, Zarek –suspiró ella.
Zarek cerró los ojos con fuerza ante el sonido de su nombre en sus labios. Era tan feroz, que el dolor agridulce lo atravesaba.
Mordisqueó la piel delicada en su cuello, dejando sus colmillos rozar su carne. En la vida real, ya la habría mordido.
Nunca habría tomado su cuerpo con el de él.
Habría compartido sus emociones mientras bebía de ella y se preguntó como sabría en su sueño...
Abriendo la boca, sintió la sangre latiendo en las venas contra su lengua.
Ella sería dulce, eso lo sabía.
— ¿Zarek?
Su garganta vibrada con sus palabras. — ¿Sí?
—Me gustas más cuando eres así de tierno.
Se apartó de ella y frunció el ceño mientras algo cosquilleaba en su estomago.
— ¿Pasa algo malo?
Todo. Éste no era su sueño. Éste era un momento surrealista. Sus sueños nunca eran agradables. Ni siquiera una vez tuvo a una amante en ellos.
Nunca nadie le había hablado en la forma que ella lo hacía.
Nadie alguna vez había abierto la puerta y lo había dejado entrar en la cabaña una vez que Acheron lo había desterrado.
Salió de la cama y se puso los pantalones. Tenía que apartarse. Algo estaba mal. Lo sabía profundamente en su interior. Aquí no era donde él debería estar.
No tenía ninguna relación con ella.
Ni siquiera en sus sueños.
Astrid miró como el pánico atravesaba la cara de Zarek mientras se vestía. Ella envolvió la manta a su alrededor y fue hasta él. —No tienes que huir de mí.
—No huyo de ti –gruñó él. —No huyo de nadie.
Astrid estuvo de acuerdo. No, él no lo hacía. Él era más fuerte de lo que cualquier hombre tenía derecho a ser. Había recibido golpes y golpes que nadie debería tener que soportar.
—Quédate conmigo, Zarek.
— ¿Por qué? No soy nada para ti.
Ella tocó su brazo. —No tienes que apartar a todo el mundo.
Gruñendo, se encogió de hombros para separarse de su contacto. —No sabes de lo que hablas.
—Lo sé, Zarek, —dijo ella, deseando que hubiese una forma para hacerle ver lo que ella quería mostrarle. —Lo sé. Entiendo que quieras lastimar a otras personas antes de que te lastimen.
—Seguro que sí, princesa. ¿Cuándo lastimaste a alguien? ¿Cuándo alguien te lastimó a ti?
—Muéstrame la bondad dentro de ti, Zarek. Sé que está allí. Sé que en alguna parte debajo de ese dolor hay alguien que sabe cómo amar. Alguien que sabe cómo cuidar y proteger.
La estremeció con una risa fría mientras se abotonaba los pantalones. –Tú no sabes una mierda —hizo un gruñido feroz y se dirigió a la puerta.
Astrid comenzó a seguirlo, luego cambió de opinión.
Ella no sabía qué hacer. Cómo alcanzarlo.
Quería que sus palabras los confortaran, no que lo encolerizaran. Pero Zarek nunca reaccionaba en la forma que esperaba.
Frustrada, se vistió y fue tras él.
Aparentemente, la delicadeza no funcionaba con Zarek.
Así es que optó por una ruta diferente.
Lo pasó rozando en el vestíbulo, y le abrió la puerta principal.
Zarek se detuvo, había luz solar afuera de la puerta y él no se había prendido en llamas.
Tal vez este era un sueño.
Tenía que serlo y todavía...
— ¿Qué haces? —preguntó.
—Abriendo la puerta así no te golpea el trasero mientras pasas a través de ella.
— ¿Por qué?
—Dijiste que te querías ir. Así es que vete. Fuera. No quiero tenerte aquí cuando es obvio que te soy repulsiva.
Su lógica lo desconcertó. — ¿De qué estás hablando?
—¿Qué quieres decir... sobre qué estoy hablando? ¿No es obvio? Me acuesto contigo y no puedes dejarme lo suficientemente rápido. Lo siento si no fui lo suficientemente buena para ti. Al menos hice un intento.
¿No bastante buena para él? ¿Estaba bromeando?
Le clavó los ojos con incredulidad. Dividido entre querer maldecirla por su estupidez y quererla reconfortar.
Su cólera salió victoriosa. — ¿Que no vales la pena? ¿Entonces yo qué soy? ¿Sabias que antes de que muriera, estaba por debajo, aún de tener sexo por compasión? Nadie me habría tocado con cualquier parte de su cuerpo. Tenía suerte si usaban una vara para sacarme del medio. Así es que no te pares ahí y actúes como si estuvieses toda dolida y me hables de no tener valor. Nadie nunca ha tenido que pagar a alguien para sacarte de su vista.
Zarek se congeló al darse cuenta de lo que acababa de decirle. Esas eran cosas que él había mantenido profundamente escondidas en su interior por siglos. Cosas de las que nunca había hablado con nadie.
Verdades dolorosas que habían languidecido en su corazón, comiéndolo siglo tras siglo.
Nadie nunca lo había querido cerca.
No hasta Astrid.
Era por lo que no podía quedarse. Ella lo calentaba, y lo aterrorizaba porque sabía que no podía ser real.
Éste era otro tormento cruel que el destino le había infligido.
Cuando se despertara, estaría con ella y no tendría necesidad de él. Él no tenía un sitio con la Astrid real.
Nuca lo tendría.
—Entonces ellos eran ciegos si no podían ver lo que eres, Zarek. Ellos son los perdedores, no tu.
Dioses, cómo quería creerle.
Cómo necesitaba creerle.
— ¿Por qué eres tan agradable conmigo?
—Te lo dije, Zarek. Me gustas.
— ¿Por qué? Nunca le gusté a nadie.
—Eso no es cierto. Has tenido amigos todo el tiempo, pero nunca les has permitido que te ayudaran.
—Acheron –dijo él, murmurando la palabra. —Jess —frunció sus labios al pensar en Sundown.
—Tienes que aprender a extenderte hacia las personas.
— ¿Por qué? ¿Así pueden dispararme en la espalda?
—No, así ellos pueden amarte.
— ¿Amor? —se rió ante el pensamiento. — ¿Quién diantre necesita eso? He vivido toda mi vida sin eso. No necesito eso y estoy malditamente seguro que no lo quiero de nadie.
Ella se paró firmemente ante él. Inquebrantable. —Puedes mentirte todo lo que quieras, pero yo sé la verdad —sostuvo su mano frente a él. —Tienes que aprender a confiar en alguien, Zarek. Has sido valiente toda tu vida. Ahora muéstrame ese coraje. Toma mi mano. Confía en mí y juro que no te traicionaré.
Se quedó parado allí indeciso, su corazón martillando. Nunca había estado más aterrorizado.
Ni siquiera el día que lo habían matado.
—Confía en mí, Por Favor. Nunca te lastimaré.
Él clavó los ojos en su mano. Era larga y agraciada. Delicada. Una mano diminuta.
La mano de una amante.
Quería correr.
En lugar de eso, se encontró levantando su mano y enlazando sus dedos con los de ella.

JessicaGeeh
Otaku

Cantidad de envíos : 87
Escudo de Armas :
Puntos de Agradecimiento : 0
Fecha de inscripción : 02/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por JessicaGeeh el Lun Ago 13, 2012 1:52 am

CAPÍTULO 9

Las lágrimas caían por las mejillas de Astrid, mientras sentía la fuerza caliente de su mano, al ver sus largos dedos entrelazados con los de ella.
Su mano era grande, masculina y envolvía la suya con poder.
Esas manos habían matado, pero también habían protegido. La habían cuidado y le habían dado placer.
Por ese simple acto, supo que finalmente había hecho contacto con él.
Había alcanzado lo inalcanzable.
Luego el contacto se perdió.
La cara de Zarek se endureció al soltar con fuerza su mano. —No quiero ser cambiado. Ni por ti. Ni por nadie.
Gruñendo con ira, la rozó al pasar y caminó hacia la puerta.
Astrid hizo algo que nunca antes había hecho.
Maldijo.
Maldito él por no quedarse. Maldito por ser tan estúpido.
—Te lo dije, es un culo—duro .
Se giró para ver a M'Adoc parado tras ella, mirando fijamente hacia la puerta mientras Zarek se alejaba caminando con paso pesado sobre la nieve.
— ¿Cuánto tiempo has estado escuchando a escondidas? —preguntó al Oneroi.
—No por mucho. Sé cuando no entrometerme en un sueño.
Ella entrecerró sus ojos significativamente. —Mejor que sea así.
Haciendo caso omiso de ella y de su amenaza tácita, se movió para mirar a Zarek abriéndose camino a través de la nieve.
— ¿Qué vas a hacer ahora? —preguntó.
—Golpearlo con una vara hasta que entre en razones.
—No serías la primera en intentarlo –dijo M'Adoc secamente. –El problema es que es inmune a eso.
Ella dejó un largo suspiro, rendida. Era cierto.
—No sé qué hacer —confesó —me siento tan indefensa, desvalida respecto a él.
Algo así sabio brilló detrás de los brillantes ojos pálidos de M'Adoc. —No deberías haberlo atrapado aquí o a ti misma, en todo caso. Es peligroso permanecer en este reino demasiado tiempo.
—Lo sé, ¿pero que otra cosa podía hacer? Él no permanece quieto y estaba decidido a dejar mi cabaña. Sabes que no puedo permitir eso —. Hizo una pausa y le dirigió al Dream Hunter una mirada suplicante. —Necesito una guía, M'Adoc. Desearía poder hablar con Acheron. Él es el único que sé que me podría contar sobre Zarek.
—No. Zarek puede contarte.
—Pero no lo hará.
Él sostuvo su mirada. — ¿Entonces te das por vencida?
—Nunca.
Él le dirigió una rara sonrisa dejándole saber que estaba leyendo sus emociones. –No me imaginé tanto. Me alegra saber que ya no estás desanimada.
— ¿Pero cómo lo alcanzo? Estoy abierta a todas las ideas y sugerencias en este punto.
M'Adoc extendió la mano y un pequeño libro, azul oscuro, apareció en su palma. Se lo dio a ella.
Astrid miró la copia de El Principito en sus manos.
—También es el libro favorito de Zarek –dijo M'Adoc.
No era extraño que Zarek hubiera podido citárselo.
M'Adoc dio un paso atrás. —Es un libro de desengaño y supervivencia. Un libro de magia, esperanza y promesa. Insólito que le llegara al corazón, no?
M'Adoc salió del sueño brillando intermitentemente y la dejó hojeando el libro. Ella vio que M'Adoc había marcado ciertos pasajes y párrafos.
Astrid cerró la puerta y se lo llevó al confortable sillón que repentinamente había aparecido en la cabaña.
Ella sonrió. A todos los dioses del sueño les gustaba hablar en acertijos y metáforas. Rara vez decían algo categóricamente, sino que hacían a las personas procesar sus respuestas.
M'Adoc, el jefe de los Oneroi, había dejado sus pistas en este libro.
Si esto podía ayudarla a comprender a Zarek, entonces leería lo que le había marcado.
Tal vez entonces pudiera tener la esperanza de salvarlo.
Jess se zambulló en la pequeña tienda de artículos varios y se sacudió como un perro mojado saliendo de la lluvia. Estaba tan malditamente frío aquí que no lo podía aguantar.
¿Cómo había sobrevivido Zarek en Alaska antes de la calefacción central? Tenía que darle crédito a su amigo. Un hombre tenía que ser duro y peligroso para vivir aquí sin ayuda de amigos o Escuderos.
Personalmente, prefería ser azotado por pistolas y tirado desnudo en un nido de serpientes cascabel.
Había un señor mayor detrás del mostrador que le dirigió una sonrisa conocedora, como si entendiera por qué Jess había maldecido tan pronto como entró. El hombre tenía la cabeza cubierta de gruesas canas y una barba coloreada tipo sal y pimienta. Su viejo suéter verde tenía remiendos, pero tenía buen aspecto y se veía abrigado. — ¿Lo puedo ayudar?
Jess bajó la bufanda de su cara y asintió brusca y amigablemente al hombre. Los modales dictaban que tenía que quitarse su Stetson negro mientras estaba adentro, pero maldición si lo hacía y dejaba escapar una onza de calor de su cuerpo.
Necesitaba cada pizca de eso.
—Hola, señor –dijo arrastrando las palabras en forma educada. —Estoy en busca de café negro o cualquier otra cosa que tenga, que esté caliente. Realmente caliente.
El hombre se rió y apuntó hacia una cafetera en la parte trasera. —Usted no debe ser de por aquí.
Jess se dirigió hacia el café. —No, señor, y gracias a Dios por eso.
El viejo se rió otra vez. —Ah, quédese por aquí un tiempo y su sangre se espesará lo suficientemente hasta que ni siquiera lo advierta.
Lo dudaba. Su sangre tendría que estar petrificada para no sentir este frío.
Quería regresar su trasero a Reno antes de convertirse en el primer Cazador Oscuro en la historia que se muriese de frío.
Jess vertió café hasta el tope en un vaso térmico y se dirigió al mostrador. Lo apoyó y buscó a través de los cinco millones de capas de abrigo, de la camisa de franela, suéter, y calzoncillos largos de lana, hasta sacar la billetera de su bolsillo trasero, para pagar. Su mirada cayó a una caja de vidrio, en donde alguien había colocado una figura de madera, tallada a mano, de un cowboy sobre un potro salvaje.
Jess frunció el ceño al reconocer al caballo y luego al hombre.
Era él.
Le había enviado a Zarek, por correo electrónico, una foto del verano pasado, de él montando su último semental. Maldición si esa no era una copia exacta de la foto.
—Oiga –dijo el viejo caballero al advertirlo también. —Usted se parece a mi estatua.
—Sí, señor, advertí eso. ¿Dónde la consiguió?
El hombre miraba de la figura a él para comparar sus parecidos. —La subasta anual de Navidad que tuvimos en noviembre pasado.
Jess frunció el ceño. — ¿La subasta de Navidad?
—Cada año el Club Oso Polar se reúne para juntar dinero para los pobres y enfermos. Tenemos una subasta anual, y por los últimos, no sé bien, veinte años o así, Santa ha estado dejando un par de bolsas inmensas con piezas como esta, talladas en madera, que vendemos. Pensamos que es un artista local o algo por el estilo quién no quiere hacer saber donde vive. Todos los meses un giro postal de bastante dinero llega anónimamente a nuestro apartado de correos, también. La mayor parte de nosotros cree que es el mismo tipo.
— ¿Santa, como Santa Claus?
El hombre asintió con la cabeza. —Sé que es un nombre estúpido, pero no sabemos como llamarlo. Es simplemente un tipo que viene en invierno y hace buenas acciones. La policía lo ha visto una o dos veces llevando las bolsas a nuestro centro, pero lo dejan solo. Él palea los caminos de acceso de las personas de edad y talla un montón de esas esculturas de hielo que usted probablemente ha visto alrededor del pueblo.
Jess sintió que su mandíbula se aflojaba, luego rápidamente mordió para cerrarla antes de mostrar sus colmillos. Sí. Él había visto esas esculturas.
¿Pero Zarek?
Difícilmente parecía algo que el ex—esclavo haría. Su amigo era brusco en el mejor de los casos y categóricamente irascible en el peor ellos.
Pero claro, Zarek nunca le había dicho lo que hacía aquí para pasar el rato. Nunca le decía mucho de nada, realmente.
Jess pagó por el café, luego regresó a la calle.
Caminó hasta el final de esta, donde una de las esculturas de hielo descansaba en una intersección. Era un alce, de casi dos metros y medio de altura. La luz de luna brillaba sobre la superficie, que estaba tan intrincadamente esculpida, que parecía que el alce estaba listo para soltarse y correr hacia su casa.
¿El trabajo de Zarek?
Es que no parecía bien.
Jess fue a tomar otro sorbo de café sólo para percatarse que ya se había enfriado.
—Odio Alaska —refunfuñó, lanzando el café al suelo y tapando el vaso.
Antes de que pudiera encontrar un cubo de basura, su teléfono celular sonó.
Comprobó la identificación del que llamaba para ver que era Justin Carmichael, uno de los Escuderos de los Ritos de Sangre que estaban aquí para cazar a Zarek. Parece ser que una vez que los Oráculos se enteraron que Artemisa y Dionisio querían muerto a Zarek, inmediatamente habían notificado al Concejo, quien a su vez había enviado a una banda de Escuderos para cazar y matar al Cazador Oscuro sentenciado.
Jess era todo lo que había entre ellos y Zarek.
Nacido y criado en la ciudad de Nueva York, Justin era un joven, de aproximadamente veinticuatro años, con una actitud repugnante que a Jess no le preocupaba mucho.
Respondió la llamada. —Si, Carmichael, ¿qué necesitas?
—Tenemos un problema.
— ¿Y cuál es?
— ¿Conoces a la mujer que ayudaba a Zarek? ¿Sharon?
— ¿Que sucede con ella?
—La acabamos de encontrar. Recibió una paliza bastante mala y su casa ha sido quemada hasta los cimientos. Te apuesto que Zarek decidió vengarse.
La sangre de Jess se enfrió. —Mierda. ¿Hablaste con ella?
—Confía en mí, ella no estaba en condiciones de conversar cuando la encontramos. Está con los doctores ahora mismo y nosotros nos dirigimos a la cabaña de Zarek para ver si podemos encontrar a ese bastardo y hacerle pagar esto antes de que lastime a alguien más.
— ¿Qué hay acerca de la hija de Sharon?
—Estaba en la casa de un vecino cuando ocurrió. A Dios gracias. He puesto a Mike a cuidar de ella en caso de que Zarek regrese otra vez.
Jess no podía respirar y no era por el aire helado. ¿Cómo podía ocurrir esto? A diferencia de los Escuderos, sabía que Zarek no tenía nada que ver con esto.
Solo él sabía en dónde estaba Zarek realmente.
Ash le había confiado la verdad de lo que estaba pasando y le había encargado que se asegurara que nadie interviniera hasta que la prueba de Zarek hubiese terminado.
Bueno, las cosas iban más al sur que una bandada de gansos en otoño.
—No te muevas hasta que llegue allí —dijo al Escudero. —Quiero ir a su cabaña con ustedes.
— ¿Por qué? ¿Planeas meterte otra vez, en el medio de nuestro camino, cuando lo eliminemos?
Esas palabras lo pincharon como un rebaño de puercos espines. —Chico, mejor tomas ese tono y lo limpias. No soy un Escudero al que le estas hablando; sucede que soy uno de los hombres a los que tienes que responder. No es de tu maldita incumbencia por qué voy. No te muevas hasta que te diga de hacerlo o voy a mostrarte cómo hice una vez que Wyatt Earp se meara en sus pantalones.
Carmichael vaciló antes de hablar otra vez. Cuando lo hizo, su voz era agradable y calma. —Sí, señor. Estamos en el hotel y lo estamos esperando.
Jess colgó el teléfono y lo regresó a su bolsillo.
Se sentía fatal acerca de Sharon. Ella no debería haber estado en peligro para nada. Ninguno de los Escuderos se habría atrevido a lastimarla.
Y a pesar de lo que los otros pensaban, él sabía que Zarek no lo hubiera hecho aún si hubiera podido.
Zarek justamente no era el tipo que golpeaba a aquellos más débiles que él.
¿Pero, quién más se habría atrevido?

Astrid encontró a Zarek en medio de un pueblo medieval quemado hasta los cimientos.
Había cuerpos, quemados y no quemados, desparramados por todas partes. Hombres y mujeres. De todas las edades. La mayoría de ellos tenían desgarradas las gargantas como si un Daimon o alguna criatura similar se hubiese alimentado de ellos.
Zarek caminó entre ellos, su cara sombría. Sus ojos atormentados.
Tenía sus brazos alrededor de él como para protegerse del horror del cual era testigo.
— ¿En dónde estamos? –preguntó ella.
Para su asombro, él contestó —Taberleigh.
— ¿Taberleigh?
—Mi pueblo –murmuró él, su voz angustiada y tensa. —Viví aquí por trescientos años. Había una vieja arpía que me vio una vez cuando era una muchachita. Solía dejarme cosas de vez en cuando. Una pierna de carne de cordero, un odre de cerveza. Algunas veces nada más que una nota para darme las gracias por cuidarlos —miró a Astrid, su cara obsesionada. —Se suponía que debía protegerlos.
Antes de que pudiera preguntarle que había sucedido con el pueblo, oyó los gritos amortiguados de una vieja.
Zarek corrió hacia ella.
La mujer yacía en la tierra envuelta en ropas rotas, su cuerpo viejo quebrado. Estaba cubierta en sangre y magulladuras.
Astrid podía decir por la expresión de Zarek que ésta era la mujer sobre la que había hablado.
Zarek cayó de rodillas al lado de ella y limpió la sangre de sus labios mientras ella trataba de respirar.
Los ancianos ojos grises estaban perforados con acusación mientras los enfocaba en él. — ¿Cómo pudiste?
La vida se desvaneció de los ojos de la mujer, volviéndolos apagados, cristalizados.
Ella se volvió floja en sus brazos.
Zarek gritó con ferocidad. Soltó a la mujer y se obligó a sí mismo a pararse. Caminó de arriba abajo en un ancho círculo, pasando sus manos coléricamente a través de su pelo.
Jadeando, se veía igual de demente como todo el mundo afirmaba.
Astrid sufría por él. Ella no entendía sobre que trataba esto. Lo que él volvía a vivir.
Ella lo siguió. — ¿Zarek, que sucedió aquí?
Con cara angustiada, se dio la vuelta para enfrentarla. Odio y culpabilidad ardían en las profundidades de medianoche de sus ojos.
Él pasó su brazo sobre la escena indicándole los cuerpos alrededor de ellos. —Los maté. A todos ellos —las palabras salieron como si se desgarraran de su garganta. —No sé por qué hice esto. Solo recuerdo la furia, el anhelo de sangre. Ni siquiera recuerdo haberlos matado. Sólo destellos de personas muriéndose mientras se acercaban a mí.
Su cara estaba desolada. Sus ojos llenos con auto aborrecimiento. —Soy un monstruo. ¿Ves ahora por que no puedo tenerte? ¿Por qué no puedo quedarme contigo? ¿Qué pasa si un día te mato también?
Su pecho se encogió ante sus palabras mientras el pánico y el miedo la absorbían.
¿Lo había juzgado mal?
—Todos los hombres son culpables —era la frase favorita de su hermana Atty. —Los únicos hombres honestos son los niños que aún no han aprendido a decir mentiras.
Astrid horrorizada, miró alrededor, los cadáveres...
¿Realmente él podía ser capaz de hacer algo así?
Ella no sabía qué pensar ahora. Quienquiera que fuese responsable de esta matanza merecía morir. Esto más que explicaba por qué Artemisa no lo quería alrededor de las personas.
Astrid hizo una pausa en ese pensamiento.
Espera un momento...
Algo estaba mal.
Mortalmente equivocado.
Astrid miró los cuerpos alrededor de ellos. Cuerpos humanos. Algunos de niños, la mayor parte, de mujeres.
Si Zarek hubiese hecho esto, entonces Acheron lo habría matado instantáneamente. Acheron se rehusaba a tolerar a cualquiera que atacara a los débiles e indefensos. Y especialmente cualquiera que dañara a un niño.
No había manera de que Acheron soportara dejar vivir a un Cazador Oscuro que pudiera destruir y matar a la gente que había sido enviado a proteger. Ella supo eso con cada molécula de su cuerpo.
— ¿Estás seguro que tú hiciste esto? —preguntó.
Él se vio consternado por su pregunta. — ¿Quién más lo habría hecho? No había nadie más aquí. ¿Ves a alguien aparte de mí con colmillos?
—Tal vez un animal.
—Yo fui el animal, Astrid. No había nadie más capaz de hacer esto.
Ella aún no creía en eso. Debía haber otra explicación. —Dijiste que no recordabas haberlos matado. Tal vez no lo hiciste.
Furia y dolor destellaron en sus ojos. —Recuerdo lo suficiente. Sé que hice esto. Todo el mundo lo sabe. Es por eso que los otros Cazadores Oscuro me temen. Por lo que no me hablan. Por lo que fui desterrado a un lugar donde no hay personas para proteger. Por lo que me despierto todas las noches temiendo que Artemisa me aleje de Fairbanks hacia un área donde aún hay menos personas.
Parte de ella temía que él estuviera diciendo la verdad, pero lo descartó.
En su corazón sabía que el hombre atormentado que podía hablar poéticamente y hacer hermosas figuras de arte con sus manos, a quien podía importarle un animal que lo había herido, nunca, jamás haría esto.
Pero necesitaba probarlo.
El instinto no sería prueba suficiente para ofrecer a su madre o a Artemisa. Demandarían alguna prueba de su inocencia.
Probar que él no era capaz de matar humanos.
—Solo quisiera saber por qué hice esto –gruñó Zarek. —Que fue lo que me volvió tan loco para haberlos matado y ni siquiera poder recordarlo.
La miró con ojos desolados. —Soy un monstruo. Artemisa tiene razón. No tengo un sitio cerca de las personas normales.
Las lágrimas fluyeron a sus ojos ante sus palabras. —No eres un monstruo, Zarek.
Ella se rehusaba a creer eso.
Astrid lo empujó a sus brazos, ofreciéndole consuelo, que no estaba segura que él aceptara.
Al principio se quedó rígido como si estuviese a punto de alejarla, luego se relajó. Ella dejó escapar un suspiro lento, agradeciendo que aceptara su abrazo.
Sus brazos tensos y fuertes la sostuvieron contra su cuerpo delgado que se ondeaba con músculos. Ella nunca había sentido nada como esto. Él era tan duro y tierno al mismo tiempo. Su mejilla estaba presionada contra sus firmes músculos pectorales, sus pechos contra sus acanalados abdominales.
Bajó su mano, recorriéndole la espalda, haciéndolo temblar en sus brazos.
Astrid sonrió ante este poder recién encontrado que tenía sobre él. Debido a que era una ninfa de la justicia, su feminidad había tenido que quedar en segundo plano. No había tiempo para sentirse femenina o sensual.
Pero lo sentía ahora.
Por él. Ella tenía conciencia de su cuerpo por primera vez en su vida. Consciente de cómo su corazón latía al mismo tiempo que el de él. La forma en que su sangre hervía a fuego lento al sentir sus brazos envueltos a su alrededor.
En ese instante, quiso hacer algo por él.
Quería hacerlo sonreír.
A regañadientes, se hizo para atrás y le extendió la mano. —Ven conmigo.
— ¿Adónde?
—A algún lugar cálido.
Zarek vaciló. Él sólo confiaba en que las personas lo lastimaran. Y nunca lo habían decepcionado.
Confiar en alguien para que no lo lastimara era completamente distinto.
Profundamente en su interior, quería confiar en ella.
No, necesitaba confiar en ella.
Una sola vez.
Aspirando profundamente, colocó su mano renuente dentro de la de ella.
Ella lo llevó del pueblo a una playa a la orilla del mar brillante. Zarek parpadeó y entrecerró los ojos contra el brillo poco familiar de la luz.
Levantó su mano para cortar el resplandor del sol que casi había olvidado.
Nunca había ido a la playa. Sólo había visto fotos en revistas y en TV.
Y habían pasado siglos desde que hubiese visto la luz del día. Realmente luz de día.
El sol brillaba sobre su piel, caliente.
Dejó que el calor inundara su cuerpo congelado. Dejó que el sol le acariciara la piel y desvaneciera los siglos de sufrimiento y soledad.
Vestido sólo con pantalones de cuero negro, Zarek caminó encima de la playa arenosa, mirando todo y enfocando la atención en nada en particular.
Esto era incluso mejor que su estadía en Nueva Orleáns. El oleaje atronaba alrededor de ellos mientras golpeaba contra la playa, el viento azotaba en su pelo. La arena estaba caliente y se pegaba a sus pies.
Astrid pasó corriendo hacia el borde del agua.
La observó mientras se sacaba las ropas de su cuerpo hasta quedarse son un bikini azul diminuto.
Ella lo miró traviesamente, lo recorrió con una mirada caliente que lo hizo temblar a pesar del calor. — ¿Te gustaría acompañarme?
—Creo que me vería extraño en un bikini.
Ella se rió de él. — ¿Eso fue un chiste? ¿Puede ser que hicieras un verdadero chiste?
—Sí, debo estar poseído o algo.
Seducido realmente. Por una ninfa del mar.
Ella se acercó con un paso determinado.
Zarek esperó, incapaz de respirar. De moverse. Era como si viviera o muriera por el balanceo descarado de sus caderas.
Se detuvo ante él y desabotonó sus pantalones. La sensación de sus dedos rozando contra el parche delgado de pelo que corría de su ombligo a su ingle lo estremeció. Se endureció instantáneamente, queriéndola saborear otra vez.
Ella lentamente abrió la cremallera de sus pantalones mientras levantaba su mirada a través de sus pestañas.
Un pequeño milímetro antes de que liberara su erección, pareció que perdía su audacia. Mordiéndose los labios, arrastró sus manos en dirección contraria, arriba, hacia su pecho.
Zarek aún no podía respirar mientras ella extendía sus manos en su pecho desnudo.
— ¿Por qué me tocas cuando nadie lo hace? —preguntó.
—Porque me dejas. Me gusta tocarte.
Él cerró los ojos mientras su caricia tierna lo chamuscaba. ¿Cómo algo así de simple se podía sentir tan increíble?
Ella dio un paso hacia sus brazos y él instintivamente la abrazó. Sus pechos rozaron sus abdominales, poniéndolo aun más duro, haciéndolo doler.
— ¿Alguna vez hiciste el amor en la playa?
Su respiración quedó atrapada ante sus palabras. —Sólo he hecho el amor contigo, princesa.
Ella se paró en puntas de pie a fin de poder capturarle los labios en un dulce y atormentado beso.
Haciéndose hacia atrás, le sonrió mientras abría la última parte de su cremallera y lo tomaba en su mano. —Entonces, Hombre de Nieve—Zarek , está a punto de hacerlo.
Ash estaba sentado solo en el templo de Artemisa, justo afuera de la sala del trono, en la terraza donde podía mirar la bella cascada multicolor. Su pelo rubio dorado estaba recogido en una cola de caballo, estaba sentado sobre el pasamano de mármol con su espalda desnuda contra una columna acanalada.
La fauna silvestre, a salvo de cazadores y de cualquier otro peligro, por la protección de Artemisa, apacentaba en un patio donde la tierra estaba hecha de nubes. El único sonido venía de la caída del agua y el grito ocasional de un pájaro silvestre.
Debería estar tranquilo aquí y a pesar de su compostura serena Ash estaba agitado.
Artemisa y sus asistentes lo habían dejado para ir a Theocropolis donde Zeus sesionaba sobre todos los dioses del Olimpo. Ella se iría por horas.
Ni aun eso lo podía complacer.
Quería saber qué estaba sucediendo con la prueba de Zarek. Algo estaba mal, lo sabía. Lo podía sentir, pero no se atrevía a usar sus poderes para investigar.
Podía soportar la furia de Artemisa, pero nunca la desataría encima de Astrid o Zarek.
Así que acá estaba sentado, sus poderes restringidos, su cólera y su frustración atadas.
— ¿Akri, puedo desprenderme de tu brazo por un rato?
La voz de Simi quitó una parte del filo de sus emociones. Cuando ella era parte de él, no podía ver u oír algo a menos que él dijese su nombre y le diera una orden. Ella era incluso inmune a sus pensamientos.
Sólo podía sentir sus emociones. Algo que le permitía saber cuando él estaba en peligro, la única vez que ella podía dejarlo sin su permiso.
—Sí, Simi. Puedes tomar forma humana.
Ella se deslizó y se manifestó a su lado. Su largo cabello rubio estaba trenzado. Sus ojos eran de un gris tempestuoso y sus alas de un azul pálido.
— ¿Por qué estás tan triste, akri?
—No estoy triste, Simi.
—Sí lo estas. Te conozco, akri, tienes ese dolor en el corazón como el que siente Simi cuando llora.
—Nunca lloro, Sim.
—Lo sé —se acercó más a él para apoyar su cabeza en su hombro. Uno de sus cuernos negro raspaba contra su mejilla, pero Ash no prestó atención. Ella envolvió sus brazos alrededor de él y lo sostuvo cerca.
Cerrando los ojos, la abrazó fuertemente, ahuecando su pequeña cabeza en una de sus manos. Su abrazo recorrió un largo camino para aliviar su espíritu preocupado. Sólo Simi podía hacer eso. Solo ella lo tocaba sin hacerle demandas físicas.
Ella nunca quería algo más que ser su "bebé".
Aniñada e inocente, era el bálsamo que necesitaba.
— ¿Entonces, puedo comerme a la diosa pelirroja ahora?
Él sonrió ante la pregunta que más seguido le hacía. —No, Simi.
Ella levantó su cabeza y le sacó la lengua, luego se sentó sobre el pasamano cerca de sus pies descalzos. —Quiero comerla, akri. Ella es una persona perversa.
—La mayoría de los dioses lo son.
—No, no lo son. Algunos, si, pero yo prefiero a los Atlantes. Ellos eran muy simpáticos. La mayor parte de ellos. ¿Nunca conociste a Archon?
—No.
—Bueno, él podía ser perverso. Era rubio, como tú, alto como tú, bueno, más alto que tú, y atractivo como tú, pero no tan guapo como tú. No creo que alguien sea tan guapo como tú. Ni siquiera los dioses. Definitivamente eres único cuando hablamos de apariencia... Oh –dijo ella al recordar a su gemelo. — ¿Realmente no eres único, verdad? Pero eres más lindo que el otro. Él es una mala copia tuya. Él sólo desearía ser tan guapo como tú.
La sonrisa de Ash se amplió.
Ella colocó su dedo contra su barbilla y se detuvo por un minuto como si tratara de deducir sus pensamientos. — ¿Ahora donde iba yo con eso? Oh, lo recuerdo ahora. Archon no le gustaba mucho la gente, a diferencia de ti. ¿Sabes, esa cosa que haces cuando realmente te enojas? ¿Esa en donde puedes hacer explotar las cosas y hacer todo fogoso y confuso y desordenado y demás? Él podía hacer eso también, sólo que no con tanta astucia como tu. Tu tienes mucha astucia, akri. Más que la mayoría.
—Pero me salgo del tema. Le gustaba a Archon. Él dijo, 'Simi, eres un demonio de calidad'. ¿Sin embargo, has visto alguna vez un demonio de poca calidad? Eso es lo que yo quisiera saber.
Ash divertido, oía como ella hablaba incansablemente acerca de cómo dioses y diosas le habían rendido culto en su vida. Dioses y diosas que habían muerto hacia muchísimo tiempo. A él le gustaba escuchar su lógica y sus cuentos no lineales.
Era como observar a un niño pequeño tratando de clasificar el mundo y recordar algo. No se podía decir que podría salir de su boca de un minuto a otro. Ella veía las cosas claramente, como un niño.
Si tienes un problema, entonces lo eliminas.
Fin del problema.
Las sutilezas y la política estaban más allá de ella.
Sólo era Simi. Ella no era amoral o cruel, era simplemente un demonio sumamente joven, con poderes que parecían de dioses, que no podía comprender el engaño o la traición.
Cómo le envidiaba a ella eso. Era el por qué la protegía tan cuidadosamente. No quería que aprendiera las duras lecciones que le habían sido impartidas a él.
Merecía tener la infancia que él nunca había tenido. Una que fuese resguardada y protegida. Una en la cual nadie pudiera lastimarla.
Él no sabía que haría sin ella.
Ella no había sido nada más que un infante cuando se la habían dado. Él tenía apenas veintiuno, lo dos habían crecido juntos. Ambos eran los últimos de su especie en la tierra.
Por más de once mil años sólo habían sido ellos dos.
Ella era tan parte de él como cualquier órgano vital.
Sin ella, él moriría.
La puerta del templo se abrió. Simi siseó, dejando al descubierto sus colmillos, haciéndole saber que Artemisa había regresado temprano.
Ash volvió su cabeza para confirmar. Como lo esperaba, la diosa caminaba a grandes pasos hacia él.
Él dejó escapar una respiración cansada.
Artemisa se paró abruptamente al ver a Simi sentada a sus pies — ¿Qué esta haciendo fuera de tu brazo?
—Háblame a mí, Artie.
—Hazla que se vaya.
Simi lanzó resoplidos. —No tengo que hacer nada de lo que me digas, vieja vaca. Y tú eres vieja. De verdad, realmente vieja. Y una vaca, también.
—Simi –dijo Ash, acentuando su nombre. —Por favor regresa a mí.
Simi le dirigió una mirada malvada a Artemisa, luego se convirtió en una sombra oscura, amorfa. Ella se movió sobre él y se extendió a sí misma sobre su pecho para convertirse en un dragón enorme en su torso con espirales fogosas que lo envolvían alrededor y bajaban también por sus brazos.
Ash se rió misteriosamente ante la vista. Era la forma de Simi de abrazarlo y pinchar a Artemisa al mismo tiempo. Artemisa odiaba cuando Simi cubría mucho de su cuerpo.
Artemisa dejó escapar un sonido altamente indignado. —Hazla que se mueva.
Él cruzó los brazos sobre su pecho. — ¿Por qué regresaste tan temprano?
Ella instantáneamente se puso nerviosa.
Su mal presentimiento se triplicó. — ¿Qué sucedió?
Artemisa caminó hacia la columna a sus pies, envolvió el brazo en ella y se apoyó contra mármol. Jugó con el borde dorado de su peplo mientras mordisqueaba su labio.
Ash se sentó derecho, su estómago se anudó. Si ella estaba tan evasiva algo había salido contrario a sus pensamientos. —Dime, Artemisa.
Ella se veía exasperada y enojada. — ¿Por qué debería decirte? Solamente te enojaras conmigo y prácticamente ya lo estás de cualquier modo. Te digo, luego vas a querer irte y no puedes irte y luego me gritarás.
El nudo en su estomago se tenso. —Tienes tres segundos para hablar o yo me olvido de tu miedo a que alguno de los miembros de tu familia descubra que estoy viviendo en tu templo. Usaré mis poderes y averiguaré lo que ha pasado a mi modo.
— ¡No! –chilló ella, empezando a mirarle. —No puedes hacer eso.
Un tic empezó a latir en su mandíbula.
Ella se movió hacia atrás, poniendo la columna entre ellos. Aspiró profundamente como si tomara fuerza, luego habló con la voz de un niño pequeño, asustado. —Thanatos está suelto.
— ¡Qué! —rugió él, bajando sus piernas al piso y quedándose parado.
— ¡Viste! Estas gritando.
—Oh, créeme —dijo entre sus dientes apretados, —esto no es gritar. Aún no me he acercado a eso aún —. Ash se apartó del pasamano y se paseó coléricamente alrededor del balcón largo. Le tomó toda su fuerza no atacarla. —Me prometiste que le ordenarías regresar.
—Lo intenté, pero se escapó.
— ¿Cómo?
—No sé. No estaba allí y ahora él se rehúsa a dejar de perseguirlo.
Ash la miró ferozmente.
Thanatos estaba suelto y el único que podía detenerlo estaba bajo arresto domiciliario en el templo de Artemisa.
Maldición con ella por sus trucos y sus promesas. No había forma de que él pudiera salir de allí. A diferencia de los del olimpo, una vez que él daba su palabra, estaba atada a esta.
Romper su juramento lo mataría. Literalmente.
La cólera rodaba por su cuerpo. Si lo hubiese escuchado la primera vez, entonces no estarían reviviendo esta pesadilla. —Me juraste hace novecientos años, cuando maté al último que no re—crearías a Thanatos. ¿Cuántas personas ha asesinado? ¿Cuántos Cazadores Oscuros? ¿Aún los puedes recordar?
Ella se tensó y devolvió su mirada. —Te lo dije, necesitamos a alguien que acorrale a tu gente. Tú no lo harás. Ni siquiera controlas a tu demonio. Fue la única razón por lo que hice otro. Necesito alguien que los pueda ejecutar cuando se portan mal. Tú, sólo das disculpas por ellos. 'No entiendes, Artemisa. Waa, waa, waa’. Entiendo todo muy bien. Tienes preferencia por cualquiera menos por mí así es que creé a alguien que escucha cuando hablo —lo miró encolerizadamente. —Alguien que realmente me obedece.
Ash contó hasta diez tres veces mientras apretaba y aflojaba sus puños. Ella tenía una forma de hacerlo querer azotarla y lastimarla que se acercaba peligrosamente a contravenir todo su control.
—No me hagas que empiece con eso, Artie. Me parece que 'obedecer' no es una palabra que debe estar en la misma frase que tu ejecutor.
Vuelto loco por su confinamiento y su sed de venganza, el último Thanatos se había desatado a través de Inglaterra con tal fuerza que Ash había tenido que inventar historias de una "plaga", para evitar que la humanidad y los Cazadores Oscuros, supieran la verdad de lo qué realmente había destruido el cuarenta por ciento de la población del país.
Ash pasó sus manos sobre su cara al pensar en lo que había desatado Artemisa sobre del mundo otra vez. Él debería haber sabido cuando le pidió que lo llamara, que era demasiado tarde para hacer eso.
Pero como un tonto, había contado con ella para hacer lo que había prometido.
Debería haber tenido mejor criterio.
—Maldita seas, Artemisa. Thanatos tiene los poderes para congregar a Daimons y hacerlos obedecer sus órdenes. Los puede llamar desde cientos de kilómetros de distancia. A diferencia de mis Hunters, él camina a la luz del día y es imposible de matar. La única vulnerabilidad que tiene les es desconocida.
Ella se mofó de él. —Bien, eso es tu culpa. Deberías haberles contado sobre él.
— ¿Decirles qué, Artemisa? ¿Compórtense o la diosa perra desatará a su asesino demente sobre ustedes?
— ¡No soy una perra!
Él se movió para pararse ante ella, presionándola hacia atrás contra la columna. — ¿Tienes alguna idea de lo qué has creado?
—No es nada más que un sirviente. Puedo ordenarle que regrese.
Él le miró sus manos temblorosas y las gotas de sudor en su frente.
— ¿Entonces por que estás temblando? —preguntó. —Dime cómo se soltó.
Ella tragó. Pero sabiamente le dio la información que él buscaba. —Dion lo hizo. Se jactaba en el vestíbulo acerca de eso justo antes de que viniera a decirte.
— ¿Dionisio?
Ella inclinó la cabeza asintiendo.
Ash se maldijo a sí mismo esta vez. No debería haber removido la memoria del dios de su pelea en Nueva Orleáns. Debería haber dejado al idiota saber exactamente con lo que se estaba enfrentando. Dejar a Dionisio tan asustado de él para que el dios olímpico nunca más se atreviera a confrontarlo ni a él ni a cualquiera de sus hombres.
Pero no, había tratado de proteger a Artemisa. Ella no quería que su familia conociera quién y qué era él.
Para ellos él sólo era su mascota. Una curiosidad humana, fácil de descartar y dejar de lado.
Si sólo supieran...
Había cambiado los recuerdos de todos sobre esa noche así que sólo recordaban que había ocurrido una pelea y quién la había ganado.
Ni siquiera Artemisa recordaba todo.
Artemisa le había prometido que Dionisio no iría tras de Zarek para desquitarse. Pero claro, Artemisa había pensado en matar a Zarek ella misma.
¿Cuándo aprendería él?
Nunca se podía confiar en ella.
Ash se apartó. —No tienes idea lo qué le hace a alguien estar encerrado en prisión. Colocarlos en un hueco donde pasan al olvido.
— ¿Y tú sí?
Ash se cayó mientras suprimía los recuerdos que lo inundaban. Recuerdos dolorosos, amargos que lo obsesionaban cuando se atrevía a pensar en el pasado.
—Mejor reza para que nunca tengas que aprender lo que se siente. La locura, la sed. La cólera. Has creado a un monstruo, Artemisa, y soy el único que lo puede matar.
— ¿Entonces estamos en un pequeño problema, no? No puedes irte.
Él entrecerró sus ojos.
Ella dio un paso atrás otra vez. —Te lo dije, contactaré a los Oráculos y haré que lo traigan a casa otra vez.
—Mejor que sea así, Artemisa. Porque si no lo pones bajo control, el mundo va a convertirse en la misma cosa que te hace despertar gritando en la noche.
Zarek yacía en la playa, aún dentro de Astrid, mientras las olas pasaban por encima de sus cuerpos. Este sueño era tan real e intenso que nunca querría despertarse.
¿Cómo sería tenerla realmente?
Pero todavía pensando en eso, supo la verdad. Una mujer como Astrid no tendría ningún deseo o necesidad de un hombre como él.
Era sólo en sus sueños que él podía ser deseado. Necesitado.
Humano.
Se movió a un lado a fin de poder mirar el agua correr sobre su cuerpo desnudo. Su pelo estaba mojado, pegado a la piel. Parecía una ninfa del mar que había nadado hasta la tierra para deleitarse en los cálidos rayos de sol y seducirlo con sus curvas y su piel sedosa.
Lo contemplaba con una sonrisa dulce, que hacía que su corazón martillara mientras recorría con su mano sus brazos y su pecho.
Astrid yacía en silencio, mirándolo, también. Zarek se encontraba tan perdido, como si el hacer el amor lo hubiera dejado confundido.
Ella se preguntaba que necesitaría para domesticar a este hombre, sólo un poco. Lo suficiente para que las otras personas pudieran ver lo que ella veía.
Al menos ahora él la dejaba tocarlo sin maldecir o sin apartarse de ella.
Era un principio.
Arrastró su mano más abajo, sobre los duros planos de su pecho, sobre las perfectas definiciones de su abdomen. El hambre ardió en sus ojos mientras movía su mano más abajo.
Astrid se lamió los labios, preguntándose si se permitiría ser incluso más atrevida. Todavía no estaba segura cómo reaccionaría él a cualquier cosa.
Jugó con el vello que descendía mas allá de su ombligo, pasando sus dedos a través de este. Él ya empezaba a endurecerse...
Zarek contuvo su aliento mientras la observaba. Su mano se sentía maravillosa en su cuerpo mientras hacía círculos alrededor de su ombligo y arrastraba una uña hacia abajo del vello espolvoreado en su estómago.
Ya la deseaba ardientemente otra vez.
Luego ella movió su mano más abajo.
Gimió mientras ella ahuecaba sus testículos en su palma. Su mano caliente lo encerró, apretándolo exquisitamente.
Su ingle se sacudió con fuerza, y toda la sangre se apresuró hacia la región, endureciéndolo y ansiándola dolorosamente.
Ella recorrió con un dedo su longitud hasta la punta, dónde jugueteó con él.
—Pienso que te agrada cuando hago esto.
Él le contestó con un beso.
Astrid gimió ante la pasión que él exteriorizó. Palpitó en su mano mientras su lengua bailaba con la de ella, excitándola al nivel más alto de necesidad.
Se apartó a regañadientes, desesperada para darle lo que era desconocido para él.
La bondad.
La aceptación.
El amor.
La palabra quedó atrapada en su mente. Sabía que no lo amaba. Apenas lo conocía, y aún así...
La hacía sentir otra vez. Tocaba emociones que había temido que estuvieran perdidas por siempre. Le debía mucho por eso.
Besando sus labios suavemente, se deslizó por su cuerpo hacia abajo.
Zarek frunció el ceño ante sus acciones. No sabía lo que ella planeaba hasta que se extendió a sí misma sobre su estómago. Su espalda desnuda estaba al descubierto para él mientras continuaba acariciándolo con la mano.
Él pasó su mano a través de su largo cabello rubio, mojado, arrastrándolo sobre su espalda desnuda mientras su aliento cosquilleaba su cadera. Su piel era tan suave, tan tierna. No había una mancha en ningún lado.
Ella se movió más abajo.
Zarek se quedó sin aliento cuando tomó la punta de su pene, lentamente en su caliente boca.
Estaba congelado por el placer. Sentir sus labios y su lengua acariciándolo era diferente a cualquier cosa que hubiera experimentado antes. Ninguna mujer salvo Astrid, alguna vez lo había tocado allí. Nunca lo había permitido.
Pero dudaba que pudiera negarle a ella cualquier cosa después de esto. Ella lo había reclamado como nunca nadie.
Astrid gimió ante el sabor salado de él. Cuando sus hermanas le habían contado sobre esto, siempre lo había considerado obsceno y sucio. En ese momento y en los siglos siguientes, nunca pudo imaginarse haciendo algo como esto con un hombre.
Pero lo hacía para Zarek; no había nada obsceno en los sentimientos dentro de ella. Nada obsceno acerca de la forma que él sabía.
Le estaba dando un raro momento de placer, y extraño como parecía, ella lo disfrutaba también.
Él agarró sus hombros y gimió en respuesta a cada lametazo, mordisco, y mamada que ella le daba. Su respuesta caliente la excitó. Ella realmente quería complacerlo. Darle todas las cosas que se merecía.
Zarek arqueó su espalda, dejándola salirse con la suya con él. Lo asombró que le diera permiso de hacer esto. Nunca antes había confiado en un amante con su cuerpo. Él siempre había estado en completo control.
Las mujeres no lo tocaban. En toda la vida.
Ellas no lo acariciaban o besaban.
Él las inclinaba, hacía lo suyo, y se iba.
Pero con Astrid era diferente. Sentía como si se compartiese a sí mismo con ella. Como si ella se compartiera a sí misma con él.
Era mutuo y maravilloso.
Astrid abrió los ojos al sentir que los dedos de Zarek se deslizan por su entrepierna. Abriendo sus piernas para a él, le dio acceso mientras continuaba dándole placer con su boca.
Zarek se giró a un lado entre tanto sus dedos acariciaban y exploraban.
Ella tembló ante la calidez de su contacto mientras el fresco oleaje se apresuraba alrededor de ellos. El calor del sol en su piel era nada comparado con el calor que su toque proveía.
La hizo arder.
Con los codos le separó más las piernas.
Astrid gimió mientras su boca la cubría.
Su cabeza se inundó de placer mientras él movía su lengua sobre el centro de su cuerpo donde ella más deseaba ardientemente su toque. Su lengua la rozaba, traspasándola. Seduciéndola.
Sus manos agarraron sus caderas, presionándole su pelvis más cerca de él a fin de poder torturarla con más malvados placeres.
Zarek se estremeció ante la sensación de saborearla mientras ella lo saboreaba. Lo que estaban compartiendo era mucho más que sexo.
Ella tenía razón, estaban haciendo el amor a cada uno.
Y eso lo sacudió enteramente, hasta su alma perdida.
Se tomaron el tiempo con cada uno, acariciando, asegurándose que ambos estaban saciados. Se corrieron juntos en una explosión pura de emoción.
Astrid se echó atrás mientras Zarek continuaba tomándola.
Estaba tan absorto en ella, que Zarek no estaba poniendo atención al agua. No hasta que una ola pasó sobre ellos.
Él farfulló mientras tragaba una gran cantidad de agua.
La ola se retiró, dejándolos a ambos sofocados y sin aliento.
Astrid se rió, un sonido dulce y vibrante. —Eso fue interesante.
Él la besó mientras se subía a su cuerpo, de tal manera que podía sonreírle desde arriba.
—Más bien exasperante, en mi opinión.
Ella levantó la mano para tocar sus mejillas. –Mi Príncipe Encantado tiene hoyuelos.
Él dejó de sonreír instantáneamente y apartó la mirada.
Le volteó la cabeza hacia ella. —No dejes de sonreír, Zarek. Me gusta ese lado tuyo.
Sus ojos llamearon coléricamente. — ¿Eso significa que a ti no te gusta el otro lado de mí?
Ella hizo un sonido altamente indignado. —Eres tan hosco —recorrió con su mano su espalda hasta que pudo agarrar su trasero desnudo en sus manos.
— ¿Después de hoy, no te has percatado que más bien estoy afectada por todos tus lados? A pesar de que algunos son más espinosos que otros —recorrió con su mano la mejilla cubierta de barba para enfatizar su punto de vista.
Él se relajó un grado. —No debería estar contigo.
—Y yo no debería estar contigo. Aún así aquí estamos y estoy muy feliz por eso —meneó su trasero contra él, haciéndolo gemir en respuesta.
La miraba como si no pudiera creer que ella fuese real, y en su mente ella no lo era. Era sólo un sueño.
Astrid se preguntaba cómo reaccionaría él cuando se despertara. ¿Algo de esto ayudaría o él se distanciaría aún más de ella?
Deseaba poder despojarlo de sus malos recuerdos. Darle una infancia feliz llena de amor y ternura.
Una vida de alegría y amistad.
Él colocó su cabeza entre sus pechos y se quedó allí tranquilo como si estuviera contento por sentir nada más que a ella debajo de él, mientras el sol los calentaba a ambos.
—Cuéntame un recuerdo feliz, Zarek. Una cosa en tu vida que haya sido buena.
Él vaciló por tanto tiempo que pensó que no contestaría. Cuando habló, su voz era tan suave que la hizo doler. —Tú.
Las lágrimas se acumularon en sus ojos. Lo abrazó con su cuerpo, acunándolo, esperando que de algún modo ella pudiese serenar su espíritu preocupado e inquieto.
Astrid supo ahí que ella lucharía por este hombre, y desde el fondo de su mente surgió una idea atemorizante.
Estaba enamoraba de él.
Por un momento, no pudo respirar mientras ese conocimiento colgaba en sus pensamientos como un espectro atemorizante.
Pero allí no se podía negar lo que sentía por él, lo lejos que iría para verlo seguro y feliz.
La respiración él jugaba con su pezón mientras su corazón caía pesadamente contra su estómago.
Nadie la había tocado de la forma que él lo hacía y no era simplemente sexo. La hacía sentir suave y femenina. Deseable.
No la mimaba y aún así él hacía tantas cosas afectuosas para cuidarla.
Cerrando los ojos, dejó que su peso y el agua la empaparan. Dejando que su piel resbalosa y fría la apaciguaran.
¿Qué iba a hacer? Zarek no era el tipo de hombre que dejara a cualquiera amarle.
Especialmente no a una mujer que había sido enviada para sentenciarlo.
Si él alguna vez sabía lo que ella era, la odiaría.
Ese conocimiento la atravesó, robándole la felicidad del día.
Pero eventualmente, tendría que decirle.
Jess dejó al Ford Bronco negro y sacó de abajo del asiento su escopeta.
Por si acaso.
Los vientos de la noche eran muy fríos, la luz de la luna era brillante y extraña al reflejarse en la nieve. Se ajustó sus anteojos oscuros, aunque no hiciera mucha diferencia.
El clima de Alaska era duro para los ojos sensibles de un Dark Hunter.
La casa de Zarek estaba oscura y vacía, pero una máquina de nieve, rojo oscura, estaba estacionada delante de ella. Andy Simms, el Escudero de Jess, quien había subido aquí con él desde Reno, se bajo sin prisa del Bronco y miró suspicazmente la máquina de nieve.
Con apenas un metro ochenta de alto, pelo negro y ojos café, Andy recién tenía veintiún años de edad. Él sólo había trabajado para Jess unos meses y había entrado después de que su padre se retirara la primavera pasada.
Jess había conocido al cachorro desde el día en que nació, y tendía a considerarlo como un hermano menor.
Molesto y demás.
— ¿Es otro Escudero? —preguntó Andy, indicando la máquina de nieve con la cabeza.
Jess sacudió su cabeza. Los Escuderos estaban parados en dos SUVs detrás de ellos.
Hicieron más ruido que un rebaño de ganado nervioso al dejar los doble tracción y reunirse alrededor de él.
Había doce Escuderos en total, pero Jess sólo conocía a un par de ellos.
Otto Carvalletti era el más alto del grupo. Parado media unos buenos dos metros, tenía el pelo negro azabache un poco largo, pero bien estilizado, como si hubiera pasado un montón de tiempo peinándolo.
Él miraba incisivamente todo el tiempo, y Jess creía que si el hombre alguna vez se las arreglara para sonreír, agrietaría su cara.
La mitad de la familia de Otto era de la mafia italiana mientras que la otra mitad era una de las más viejas familias Escuderas conocidas. Un linaje realmente azul, el abuelo de Otto una vez había capitaneado el Concejo de Escuderos.
Tyler Winstead acudió a ellos desde Milwaukee. Apenas un metro setenta y cinco, el hombre rubio era extremadamente bien parecido hasta que mirabas sus ojos. No había nada integro en su mirada. Sólo intensidad.
Eso dejaba a Allen Kirby. Otro Escudero multi-generacional, Allen había sido llamado a Toronto para esta cacería. Ya que Otto nunca decía dos palabras, Allen era el más listo del rebaño.
Pero algo le decía a Jess, que Otto fácilmente podría superar los comentarios sarcásticos de Allen si él quisiera hacerlo.
—Sabía que él estaría aquí –dijo Allen mientras miraba la máquina de nieve con insolente malicia.
Jess lo miró de forma aburrida. —No es Zarek. Créeme, el rojo no es su color.
Pero él sospechaba que la máquina de nieve era de un Dark Hunter. Él ya podía sentir la reducción drástica en sus poderes.
— ¿Cómo sabes que no es él? —preguntó Tyler.
Jess apoyó la escopeta sobre su hombro. —Solo lo sé.
Ordenó a los Escuderos que permanecieran quietos y camino sin prisa hacia la máquina de nieve. Usando sus dientes, jaló el guante de su mano izquierda y la colocó en el motor.
Estaba frío pero eso no significaba nada en esta temperatura subcero, se percató de repente, y se sintió como un idiota por haberse molestado. La máquina de nieve podía haber estado allí cinco minutos o cinco horas. En este tipo de frío, aún un fuego rugiente sería enfriado en minutos.
— ¿Entonces a quién pertenecería?
Miró a izquierda y derecha pero no vio señales de nadie.
Hasta que oyó un ruido sordo a su izquierda. Apenas tuvo tiempo de jalar su escopeta de su hombro antes de que cuatro Daimons irrumpieran a través del follaje.
Hicieron una pausa al verlo, luego bajaron sus cabezas y corrieron de cabeza hacia él.
Jess atrapó uno con un disparo de la escopeta en el pecho, luego lanzó a un segundo por los aires con la culata de la escopeta.
Un golpe de la culata paso por su cara, evitándolo apenas y golpeando a otro Daimon mientras Jess mataba al caído a sus pies. El último atacó, pero no dio más que un paso antes de que otra bala aterrizase en su pecho y cayera hecho polvo.
—Sucias ratas chupasangres.
Él arqueó una ceja ante la suave voz femenina que precedía la aparición de una mujer alta, bien erguida.
Su pelo negro largo, estaba trenzado a su espalda y vestía un traje de pantalones negros ajustados de cuero que le recordaba un poco a Emma Peel de Los Advengers . Sólo que era mucho más devastador en la mujer que se acercaba a él.
Un segundo Cazador Oscuro salió del bosque detrás de ella. Él era unos buenos diez centímetros más alto que Jess con pelo rubio casi blanco y tenía el paso sostenido de un depredador que decía "enrédate conmigo y saldrás herido" Estaba vestido con un abrigo de piel largo y parecía sumamente cómodo en el frió ártico.
La mujer se detuvo al lado de Jess y le ofreció su mano.
—Syra De Antikabe.
Jess inclinó la cabeza y tomó su mano. —Jess Brady, señora, encantado de conocerla.
—Sundown —dijo el otro Cazador Oscuro al unirse a ellos, manteniendo sus manos en los bolsillos. —He oído bastante acerca de ti. Estas bastante lejos de casa.
Jess lo miró suspicazmente. — ¿Y tú eres?
—Bjorn Thorssen.
Él inclinó su cabeza a su vez al guerrero vikingo. El rumor decía que Bjorn había sido uno de los vikingos que había invadido la Normandía de los años oscuros.
—He escuchado sobre ti —dijo a Bjorn, luego miró a Syra. —Sin ofender, señora, a usted no la conozco.
—Seguro que sí. Los entupidos en el aro me llaman Yukon Jane.
Él sonrió a eso. Yukon Jane era un guerrero amazónico del tercer o cuarto siglo a.c. Se rumoreaba que ella era casi tan malhumorada como Zarek. Le gustaba cazar y matar, y estaba situada en el Yukon porque una vez había mutilado a un rey que la molestó.
—Bien, entonces –dijo Jess lentamente con una sonrisa malvada mientras apreciaba su postura elegante una vez mas, —todo lo que puedo decir es que todos aquellos que la insultaron alguna vez nunca han tenido el placer de su compañía, Señorita Syra. De otra manera, la llamarían Reina Jane.
Ella sonrió calurosamente.
—Eres una persona encantadora y educada, también. Ose tenía razón.
La sonrisa de Jess se ensanchó.
Allen se aclaró la voz. –Perdón por interrumpir, Lord Cortes y Lady Letal, si pudiéramos tener un minuto de su tiempo, tenemos a un psicópata que cazar.
Jess miró encolerizadamente sobre su hombro a Allen, pero antes de que él pudiera hacer comentarios, Syra disparó otro perno de su ballesta.
Allen salió volando y aterrizó de espaldas sobre la nieve.
Syra caminó hacia él y lo miró fijamente.
—Particularmente no me gustan los Escuderos y realmente odio la ceremonia de la sangre. Así que ahórrate el dolor y no me hables otra vez. O la próxima vez usaré un perno de Daimon en ti.
Ella se agachó y recogió el perno de cabeza plana que había usado.
Jess reía. A él le gustaba las mujeres con sentido común.
Y con una puntería mortífera.
—Entonces –dijo ella, dando la vuelta y escudriñándolos a todos ellos. —He estado persiguiendo a un grupo de Daimons los últimos cuatro días mientras se dirigían hacia Fairbanks. Bjorn siguió a una tribu de ellos desde Anchorage. Eso explica porque estamos aquí. ¿Qué hay sobre el resto de ustedes? ¿Jess, has perseguido a los Daimons desde Reno hasta Alaska?
Otto se salió del grupo de Escuderos y se detuvo delante de Syra. — ¡Hemos venido a matar a Zarek de Moesia, y si usted se mete en nuestro camino, niñita, la vamos a matar!
—Maldición –dijo Jess, bajando sus anteojos oscuros por el puente de su nariz para clavar los ojos en Otto. —Él habla. O más bien gruñe.
—Pero no por mucho tiempo sino cuida su boca —. Syra le dirigió a Otto una mirada significativa y letal. —Para que conste en acta, Escudero, se necesitaría más hombre que tu, siquiera para rasguñarme.
Otto devolvió su mirada con una sonrisa coqueta. —Vivo por una mujer que rasguña. Solo estate segura que te mantienes atrás, nena. No me gustan las cicatrices.
Otto la pasó rozando.
—Realmente odio a los Escuderos. —Syra gruñó. Ella sacó otro perno plano y lo cargó, luego disparó a Otto.
Moviéndose tan rápido que apenas pudo ser visto, el Escudero dio la vuelta y lo atrapó sin sobresaltarse. Lo sostuvo frente a su nariz y lo inspiró cariñosamente. —Mmm –dijo él. —Rosas. Mi favorito.
Jess intercambió una mirada conocedora con Andy. —Quizá deberíamos dejarlos solos.
—Si —dijo Allen con una risa corta, —esto me recuerda un poco a los ritos de apareamiento del malo y el malhumorado. Todo lo que necesitamos ahora es a Nick Gautier.
Otto lanzó el perno a Allen que gruñó cuando hizo contacto con su estómago.
La cara de Syra estaba roja como una remolacha al mirar a Otto, quien la ignoró y se dirigió hacia la cabaña.
— ¿Tienes un Escudero, Jess? —preguntó ella mientras caminaban con Bjorn a su lado.
Él señaló con la cabeza hacia Andy. —Lo crié desde que era un cachorro.
— ¿Escucha?
—La mayoría de las veces.
—Tienes suerte. Le disparé a mis últimos tres —. Mientras se dirigía hacia la cabaña Syra agregó —y no fue con un perno plano.
Bien, al menos las cosas eran un poco más divertida con las dos adiciones nuevas a su tripulación.
Pero al entrar Jess a la cabaña de Zarek tras Bjorn, Syra, y tres de los Escuderos, su humor murió.
El resto de grupo tuvo que esperar afuera ya que nadie más cabría en el pequeño espacio cuadrado.
Éste no era el caso en que la cabaña era más grande por dentro de lo que se veía afuera. Era al revés.
Adentro el lugar estaba bien conservado, pero restringido y deprimente.
Los Escuderos sostuvieron linternas halógenas, iluminando el austero interior. Había una camilla en el piso con una almohada vieja, gastada y unas cuantas pieles y mantas deshilachadas. La televisión estaba colocada en el piso y las paredes estaban cubiertas de estantes de libros. Los únicos muebles en la casa eran dos alacenas.
—Dios mío –dijo Allen, —vive como un animal.
—No –dijo Syra caminando hacia los estantes de libros para examinar los títulos. —Él vive como un esclavo. Para él, esto es un paso arriba de lo que estaba acostumbrado.
Ella encontró la mirada de Jess. — ¿Lo conoces?
—Sí y tienes razón —. Jess tuvo que eludir el ventilador de techo mientras se movía alrededor del cuarto. Recordó que Zarek era unos cinco centímetros más alto que él.
—Demonios –dijo él al mover el aspa del ventilador de techo con el dedo y recordando otra cosa que Zarek le había dicho.
— ¿Qué? —preguntó Bjorn.
Jess miró al cazador de Alaska que inspeccionaba la despensa de Zarek, que contenía sólo unas pocas latas de comida y una tonelada de botellas de vodka sin abrir. — ¿Cuán caluroso es el verano aquí?
Bjorn se encogió de hombros. —En el corazón del verano puede llegar a los treinta o treinta y cinco grados. ¿Por qué?
Jess maldijo otra vez. —Recuerdo haber hablado una vez con Zarek. Le pregunté qué estaba haciendo. Él dijo, cocinándome —Jess señaló el ventilador de techo. —Ahora me doy cuenta de lo que quiso decir. ¿Pueden imaginarse estar atrapado en este lugar en el verano sin ventanas y sin aire acondicionado?
Syra dejó escapar un bajo silbido. —Tenemos luz de sol prácticamente las veinticuatro horas. Tienes suerte si puedes salir por más de diez minutos al día.
— ¿Qué hace con el cuarto de baño? –preguntó Allen.
Syra indicó una bacinilla en la esquina izquierda.
— ¿Cuánto tiempo ha estado aquí? –preguntó ella a Jess. — ¿Ochocientos, novecientos años?
Jess asintió.
Ella dejó escapar un silbido bajo. —No es extraño que esté demente.
Allen se mofó. —Con el dinero que cobra, el idiota podría haberse construido una mansión.
—No –dijo Jess. —No es su forma de ser. Créeme, cuando estas acostumbrado a nada, no esperas nada.
Syra caminó hacia la esquina en donde una montaña de figurillas talladas en madera estaban amontonadas. — ¿Qué son estos?
Jess frunció el ceño mientras miraba las paredes de la cabaña y se daba cuenta que cada centímetro de ellas estaba cubierta de tallados que hacían juego con las figurillas.
Repentinamente recordó las esculturas de madera que había visto en la tienda de artículos varios.
Las esculturas de hielo que había visto en la ciudad.
El pobre Zarek debía haber tenido épocas de locura y aburrimiento durante los meses que estaba recluido en este cobertizo diminuto.
Demonios, Jess tenía un garaje mayor en su casa. —Diría que es el intento de Zarek de mantener un hilo de cordura mientras estaba encerrado aquí.
Bjorn recogió una figurilla pintada que se parecía a un oso polar con sus cachorros. —Estos son increíbles.
Syra asintió. —Nunca he visto algo como esto. Apenas parece correcto que matemos a alguien que ha tenido que vivir de esta manera todos estos siglos.
Allen bufó. —Apenas parece correcto que él tuviese permiso de vivir después de que asesinara a todo el pueblo que él estaba custodiando.
Otto echó una mirada interesante al Escudero. Si Jess no lo conociera mejor, sospecharía que el hombre tenía dudas acerca de aniquilar a Zarek.
Sus miradas se encontraron.
Nop, sin duda. En verdad, él sospechaba que Otto podía haber sido enviado por otras razones… como él lo había sido.
—Bien, muchachos, esto es entretenido –dijo Bjorn. —Pero mis poderes decrecen por Jess y Syra y todavía tenemos que resolver el pequeño asunto sobre la migración de Daimons. ¿Alguien tiene alguna idea de por qué harían eso?
Todos miraron a Syra que era la mayor.
— ¿Qué? –preguntó ella.
— ¿Alguna vez has visto o has tenido noticias de algo como esto?
Ella negó con la cabeza. —He tenido noticias de Daimons haciendo equipo. Allá, por los siglos antes de que ustedes naciesen, solían tener guerreros Daimons. Pero nadie ha visto a un Spathi al menos en un milenio. Todo esto me supera. Es una lástima que no podamos alcanzar a Acheron. Él podría tener más información.
Bjorn se adelantó y salió de la cabaña.
Jess se acercó a la parte trasera y miró dentro de la choza una vez más.
Demonios. Sentía realmente lástima por su amigo y la vida que Zarek había tenido.
Él no podía imaginar quedarse atorado en el bosque, solo, con temperaturas que se extendían desde menos cuarenta a treinta y cinco.
No era extraño que Ash tuviera piedad con Zarek.
Seis de los escuderos fueron a los SUVs y descargaron envases de gasolina.
— ¿Qué hacen? —Jess preguntó suspicazmente.
—Incendiarlo –dijo un Escudero pelirrojo. —Tu quieres cazarlo, tu...
— ¡Maldición! —Jess agarró el envase de la mano del hombre y lo lanzó hacia el bosque. —Esto es todo lo que él tiene en el mundo. No hay forma que vaya a dejarte apropiarte de esto.
Allen le desdeñó con sarcasmo. —Él golpeó a esa mujer.
Jess estrechó su mirada. —Aún tienes que probármelo.
Allen puso sus ojos en blanco, como si no fuese capaz de entender cómo podía defender a su amigo. — ¿Y si Zarek no lo hizo? ¿Quién lo hizo?
—Yo lo hice.

JessicaGeeh
Otaku

Cantidad de envíos : 87
Escudo de Armas :
Puntos de Agradecimiento : 0
Fecha de inscripción : 02/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por JessicaGeeh el Lun Ago 13, 2012 1:53 am

CAPÍTULO 10

Jess levantó la vista para ver a la manada más grande de Daimons que alguna vez hubiese contemplado en su vida. Allí tenía que haber, por lo menos cuarenta cabezas de ellos, pero era difícil contarlos, especialmente cuando pensaba que no todos estaban a la vista. Su sentido de Cazador Oscuro le decía que había aún más en el bosque actuando como sustitutos.
Algunos vestían abrigos de cueros, otros… de pieles. Algunos eran hombres, otros… mujeres.
Pero tenían en común algunas cosas. El cabello rubio, los colmillos, y ese atractivo antinatural que estaba arraigado en su especie.
Aún así, una mirada era suficiente para identificar a su líder. Era el Daimon que había encontrado cuando había ido tras Zarek. Pero en lugar de rehuirle, como hacían la mayoría de los Daimons, este había corrido tras Zarek.
Persiguiendo a Zarek aún mientras ellos lo hacían.
El líder era una cabeza más alto que los demás y estaba ligeramente delante de ellos. A diferencia de los que estaban detrás de él, no había miedo en su mirada.
Sólo una determinación cruda, tangible. Y una vileza que corría profundamente en su alma.
Syra dejó escapar un sonido que era una mezcla de incredulidad y humor.
— ¿Qué diablos es esto?
El líder Daimon sonrió.
—Diría 'Su peor pesadilla', pero odio los clichés.
—Marone, eres real.
Todo el mundo del lado de los ‘buenos’ giró para mirar a Otto, quien miraba al líder como si estuviese viendo al diablo mismo.
— ¿Conoces a este tipo, Carvalleti? —preguntó Jess.
—Sé de él, en todo caso —dijo con tono intenso y pesado. —Mi padre solía contarme sobre un Daimon llamado Thanatos cuando era niño. Siempre pensamos que él lo inventaba.
— ¿Inventaba qué? —preguntó Bjorn mirando hacia atrás en la dirección de Thanatos.
—Los cuentos de un ejecutor de Cazadores Oscuros llamado Dayslayer . Es una historia que ha sido contada en mi familia por generaciones. Que pasa de Escudero a Escudero.
— ¿Y me dices que ese idiota es él? —Preguntó Bjorn al mismo momento que Syra decía, — ¿Ejecutor de Dark—Hunters?
Otto asintió. —Supuestamente Artemisa una vez creo a un asesino para ustedes, en caso de que se volvieran asesinos. Él puede caminar bajo la luz del día y no necesita sangre para vivir. Dice la leyenda que él es invencible.
Thanatos aplaudió sarcásticamente.
—Muy bien, pequeño Escudero. Estoy impresionado.
Los ojos de Otto se tornaron glaciales.
—Mi padre dijo que Acheron había matado a Thanatos hace miles de años.
—No quiero parecer idiota –dijo Bjorn, —pero él no parece estar muerto.
Thanatos se rió. —No lo estoy. Al menos no más de lo que lo están ustedes.
Thanatos se acercó a ellos lentamente, metódicamente.
Jess se tensó, listo para la batalla.
Thanatos cruzó sus manos a la espalda y sonrió sardónicamente a Otto.
—¿Pregunto, humano, tu padre alguna vez te dijo algo sobre los Spathi Daimons?
Thanatos miró a los Cazadores Oscuros.
— ¿Seguramente ustedes Hunters los recuerdan? —suspiró nostálgicamente. —Ah, qué años aquellos…los Cazadores Oscuros nos daban caza, y nosotros los matábamos. Hicimos nuestras casas en criptas y catacumbas subterráneas donde los Hunters no podían entrar sin quedar poseídos. Fue un tiempo interesante para ser Apolita o Daimon.
Él miró sobre su hombro a la manada de Daimons, que en la mayoría de los casos, los miraban nerviosamente. Había uno o dos que no tenían miedo y esos eran a los que Jess prestaba mayor atención.
Él no sabía nada acerca de los Daimons guerreros, pero sabía como ajusticiar a cualquiera que quisiera saborear un alma humana.
Cuándo Thanatos habló otra vez, su voz era oscura, siniestra.
—Pero eso fue antes de que descubriéramos a la civilización y las comodidades modernas. Antes de que el mundo humano se desarrollase lo suficiente como para que pudiésemos existir en la noche pretendiendo ser uno de ellos. Los Apolitas poseyendo negocios y casas. Los Daimons jugando con el Nintendo. ¿A qué está llegando el mundo?
Thanatos se movió tan rápido que nadie tuvo tiempo de pestañear. Disparó una carga explosiva de sus manos, derribando a todos los Escuderos.
Examinó su caos con una expresión feliz en su cara.
—Ahora antes de que dé a mi gente permiso de alimentarse de todos ustedes y yo mate a los Cazadores Oscuros, quizá deberíamos hablar un poquito, ¿hmm? ¿O quieren ustedes, Hunters, realmente luchar contra mí cuando se están debilitando entre ustedes?
— ¿Hablar sobre qué? —preguntó Jess, moviéndose más cerca de Syra. Si bien sabía que ella podía cuidarse, era un hábito arraigado en él proteger a una mujer.
— ¿Dónde esta Zarek? —dijo Thanatos entre dientes.
—No lo sabemos —respondió Syra.
—Respuesta equivocada.
Uno de los Escuderos desconocidos dejó escapar un alarido. Jess observó con horror como el brazo del hombre era partido en dos por… nadie.
Santa Madre de Dios , él nunca había visto algo como eso.
Bjorn atacó.
Thanatos lo atrapó, y lo lanzó al suelo. Abrió de un tirón la camisa de Bjorn para exponer la marca del arco y la flecha de Artemisa en el hombro de Bjorn.
Thanatos apuñaló la marca de Bjorn con una daga adornada meticulosamente en oro.
Bjorn se desintegró como un Daimon.
Ninguno de ellos se movió.
Jess apenas podía respirar en tanto la furia lo invadía. Eso había sido muy fácil para el Daimon. Hasta ahora, los Cazadores Oscuros habían sido informados que sólo podían morir de tres formas. Total desmembramiento, luz del sol, o decapitación.
Aparentemente, Acheron había omitido una, crucial y extremadamente rápida, forma de morir.
Esto no estaba bien, y ahora mismo él estaba muy enojado de que nadie los hubiese advertido.
Pero eso tendría que esperar. Había personas inocentes aquí y si se oponía a Thanatos en presencia de Syra, ambos estarían peleando con las manos atadas a la espalda, mientras que Thanatos pelearía con su fuerza completa.
— ¿Quieres a Zarek? —preguntó Jess.
Thanatos se puso lentamente de pie. —Por eso es que estoy aquí.
Jess se estremeció por lo que había visto, y aunque él no había conocido a Bjorn bastante, el hombre había parecido lo suficientemente decente. Era una maldita vergüenza perder a un camarada, especialmente por Thanatos.
Se acongojaría más tarde; ahora mismo quería asegurarse que los Escuderos sobrevivieran.
Jess deslizó su mirada a Syra y le envió una proyección mental.
—Salva a los Escuderos. Yo me llevo al Idiota.
En voz alta dijo —Entonces sígueme y trae todo lo que tengas. Zarek va a disfrutar matándote.
Jess corrió a su Bronco.
Zarek aún yacía desnudo en el oleaje, acunando a Astrid contra él. No podía contar cuántas veces habían hecho el amor en las últimas horas. Habían sido tantas, que él se preguntaba si no estaría lastimado cuando se despertara.
Seguramente nadie podía ser así de acrobático, ni siquiera en sueños, y que no quedara algún daño físico a la vista por ello.
Estaba exhausto de hacer el amor, pero sentía una paz como nunca había conocido.
¿Era esto lo que otras personas sentían?
Astrid se apoyó sobre él.
— ¿Cuándo fue la última vez que probaste el algodón de azúcar?
Él frunció el ceño a su pregunta inesperada. — ¿Qué es el algodón de azúcar?
Ella boqueó en estado de shock. — ¿No sabes que es el algodón de azúcar?
Él negó con la cabeza.
Sonriendo, ella se levantó y lo jaló para que se parara.
—Iremos al paseo marítimo.
Bien, ella realmente había perdido el juicio.
—No hay ningún paseo marítimo.
—Oh, sí que hay, justamente al otro lado de esas rocas.
Zarek miró otra vez para ver un muelle que no había estado allí antes.
Qué extraño que hubiera aparecido en su sueño ante su pedido y no al de él. La miró suspicazmente.
— ¿Eres un Dream Hunter Skotos haciéndote pasar por Astrid?
—No —dijo ella sonriendo. —No estoy tratando de tomar nada de ti, Zarek. Sólo trato de darte un recuerdo agradable.
— ¿Por qué?
Astrid suspiró ante la expresión de su cara. La bondad estaba más allá de su comprensión, aún no podía entender por qué ella quería hacerlo sonreír.
—Por que mereces uno.
— ¿Por qué? No he hecho nada.
—Vives, Zarek –dijo ella, acentuando las palabras, haciendo un intento por hacerlo entender. —Tan solo por eso, mereces un poco de felicidad.
La duda en sus ojos la aguijoneó.
Decidida a alcanzarlo, ella "conjuró" para sí misma un par de pantalones cortos blancos y un top azul, luego lo vistió a él con un par de pantalones vaqueros negros y una camisa playera.
Lo condujo hacia el gentío del "sueño".
Zarek guardó silencio mientras caminaban hacia las escaleras que conducían a la anticuada pasarela. Se tensó visiblemente mientras las personas lo pasaban demasiado cerca, casi rozándolo. Ella tuvo la clara impresión que estaba a un paso de pronunciar un cruel comentario.
—Está bien, Zarek.
Él desdeñó con sarcasmo a un hombre que se aproximó demasiado.
—No me gusta que nadie me toque.
Pero no dijo nada acerca del hecho que ella tenía su brazo enganchado con el de él.
Eso la hizo derretirse.
Sonriendo, lo llevó a un pequeño puesto donde una señora vendía salchichas y algodón de azúcar. Ella compró la bolsa más grande y extrajo un puñado del ligero y esponjoso azúcar rosado, luego se lo ofreció a él.
—Aquí va. Un mordisco y sabrás cuál es el sabor de la ambrosía.
Zarek trató de tomarlo, pero ella alejó su mano.
—Quiero dártelo yo.
La furia restalló en sus ojos. —No soy un animal para comer de tu mano.
La cara de ella se ensombreció ante sus palabras y su buen humor se apagó instantáneamente.
—No, Zarek. No eres un animal. Eres mi amante y yo quiero cuidar de ti.
Zarek se congeló ante sus palabras mientras clavaba los ojos en su cara, preciosa y sincera.
¿Cuidar de él?
Una parte de él gruñó ante la idea, pero otro parte, la parte extraña de sí, se despertó de un sacudón ante sus palabras.
Era una parte hambrienta de él.
Una parte anhelosa. Necesitada.
Una parte que él había sellado y abandonado hacía tanto tiempo que vagamente la recordaba.
Apártate.
No lo hizo.
En lugar de eso, se forzó a agacharse y abrir sus labios.
Ella sonrió de una forma que lo quemó del incluso mientras el extraño dulce se desintegraba dentro de su boca.
Ella colocó su mano en contra de su mejilla.
—Ves, no duele.
No, no lo hacía. Se sentía caliente y maravilloso. Incluso alegre.
Pero era un sueño.
Él se despertaría dentro de poco y estaría frío otra vez.
Solo.
La Astrid real no le ofrecería algodón de azúcar y no lo abrazaría en el oleaje.
Lo miraría con miedo y sospecha en su preciosa cara. Estaría protegida por un lobo blanco que lo odiaba tanto como él se odiaba a sí mismo.
La Astrid real nunca se tomaría el tiempo para domesticarlo.
No es que tuviese importancia. Tenía una sentencia de muerte sobre él. No tenía tiempo para la Astrid real.
No tenía tiempo para nada más que la supervivencia básica. Era por eso que este sueño significaba tanto para él.
Por una vez en la vida, había tenido un buen día. Sólo esperaba que cuando se despertase, lo pudiera recordar.
Astrid lo guió por la arcada, jugando en los juegos y comiendo comida chatarra de la que Zarek le dijo que sólo había leído su existencia, en la Web. Si bien él nunca sonrió, era como un niño en su curiosidad.
—Prueba esto –dijo ella, dándole una manzana acaramelada.
Astrid rápidamente supo que comer manzanas acarameladas con colmillos no era una cosa muy fácil de hacer.
Cuando él logro darle una mordida, ella lo miró impacientemente. — ¿Bien?
Él lo tragó antes de contestar.
—Está bien, pero no pienso que esté dispuesto a repetir la experiencia. No es lo bastante bueno como para compensar todo el trabajo para obtenerlo.
Ella se rió mientras él lanzaba la manzana en un gran cubo blanco de basura.
Lo metió a la galería a fin de enseñarle a jugar Skee—Ball, uno de sus juegos favoritos. Él era asombrosamente hábil en eso.
— ¿Dónde aprendiste a tirar así?
—Vivo en Alaska, Princesa, territorio de hielo y nieve. No hay mucha diferencia entre esto y lanzar una bola de nieve.
Ella se sorprendió de eso. Tuvo una imagen divertida de él jugando en la nieve, la cual era totalmente ajena a su forma de ser.
— ¿Con quién te tirabas bolas de nieve?
Él rodó otra bola por la rampa y dio en el círculo central.
—Con nadie. Solía lanzarlas a los osos a fin de que se enfurecieran y se acercaran lo suficiente para que yo los matara.
— ¿Matabas a los osos pequeños?
Él le dirigió una mirada risueña.
—Ellos no eran pequeños, Princesa, lo juro. Y a diferencia de los conejos, se puede hacer más de una comida con ellos y no necesitas a muchos para hacer un abrigo de piel o una manta. En lo más recio del invierno, no hay suficiente para comer. La mayoría de las veces, antes que existieran las tiendas de comestibles, era o carne de oso o morirse de hambre.
El pecho de Astrid se apretó ante sus palabras. Ella suponía que no había sido fácil para él sobrevivir, pero lo que describía le hacía querer extenderse hacia él y abrazarlo fuertemente.
— ¿Cómo los matabas?
—Con mis garras de plata.
Ella estaba consternada.
— ¿Matabas a los osos con una garra? Por favor dime que hay formas más fáciles para hacer eso. ¿Una lanza, un arco y flecha, una pistola?
—Fue mucho antes de las armas, y además, no habría sido justo para el oso. Él no me podía atacar desde lejos. Yo calculaba que él tenía garras y yo también. El ganador se llevaba todo.
Ella sacudió la cabeza de incredulidad.
Tenía que darle crédito, al menos Zarek era deportivo acerca de eso.
— ¿No te lastimabas?
Él se encogió de hombros despreocupadamente, luego arrojó otra bola.
—Mejor que morir de hambre. Además, estoy acostumbrado a ser tajeado —la miró traviesamente. — ¿Quieres un gorro de piel de oso, Princesa? Tengo realmente una colección.
Ella no encontró humor en su pregunta.
Su garganta estaba apretada, Astrid quería llorar por lo que le estaba diciendo. Las imágenes traspasaron su mente... de él a solas, herido, arrastrando a un oso a través de la nieve ártica, que lo sobrepasaba en peso, al menos diez veces, a fin de poder comer.
Y llevar al oso a casa era solo el comienzo. Él tenía que cuerearlo y carnearlo antes que los otros animales olieran su presa o su sangre.
Luego cocinarlo.
Nadie que lo pudiera ayudar y ninguna otra elección, excepto hacerlo o morir de hambre.
Se preguntaba cuántos días había pasada sin nada de comida...
— ¿Qué hay acerca de la comida en el verano, cuándo tienes veintidós horas o más de luz de día? Digo, no podías conservar la carne por tanto tiempo y no te daba bastante tiempo para plantar o cosechar cualquier cosa. ¿Qué hacías entonces?
—Me moría de hambre, Princesa, y rezaba por el invierno.
Las lágrimas fluyeron en sus ojos.
—Lo siento tanto, Zarek.
Él torció la mandíbula. Se rehusaba a mirarla.
—No lo sientas, no es tu culpa. Además, el hambre no era tan malo como la sed. Agradezco a los dioses por el agua embotellada. Antes de eso había algunos días en los cuales no podía llegar al pozo, si bien estaba bastante cerca de mi puerta.
Él trató de alcanzar otra pelota.
Astrid colocó su mano en la de él para detenerle.
Se giró para enfrentarla, sus labios ligeramente separados. Ella lo jaló a sus brazos y lo besó, queriendo darle algún consuelo, algún grado de paz.
Zarek la aplastó contra él. Ella abrió su boca para saborearlo completamente y dejar que su fuerza la inundara.
Él se echó hacia atrás con un gemido.
— ¿Por qué estas acá?
—Estoy aquí por ti, Príncipe Encantado.
—No te creo. ¿Por qué estas realmente aquí? ¿Qué quieres de mí?
Ella suspiró.
—Eres asombrosamente desconfiado.
—No, soy realista y los sueños como éste no me ocurren.
Ella arqueó una ceja.
— ¿Nunca?
—No en los últimos dos mil años, de todas formas.
Ella alisó la línea en su frente con la punta del dedo y le sonrió.
—Bien, las cosas están cambiando.
Zarek irguió la cabeza ante eso, no creyéndolo ni por un minuto.
Algunas cosas nunca cambian.
Nunca.
— ¡Zarek!
Él sintió un extraño tirón en su pecho.
Pero no era Astrid.
— ¿Sucede algo malo? —Astrid preguntó.
— ¡Zarek!
Era la voz de un hombre llamándolo en voz alta. Una que parecía venir de una distancia de muchos kilómetros.
—Me siento repentinamente extraño.
— ¿Extraño cómo?
— ¡Zarek!
La clara pasarela se puso oscura. Su vista comenzó a perder intensidad, su cabeza giraba.
Zarek se sintió a sí mismo alejarse de Astrid. Peleó con toda su fuerza para quedarse con ella.
Para quedarse con su sueño.
No quería que acabara. No quería despertarse en un mundo dónde nadie lo quería.
Tenía que regresar a ella.
Por favor, solo un minuto más.
— ¡Zarek! Maldita sea, chico, no me hagas tener que abofetearte. Lo último que necesito ahora mismo es una concusión. ¡Ahora levántate!
Zarek se despertó para encontrar a Jess inclinado sobre él, sacudiéndolo fuertemente.
Maldiciendo, pateó al vaquero hacia atrás, contra la pared.
El juramento apestoso de Jess hizo juego con el de él mientras Jess rebotaba contra la madera. La espalda de Zarek y el brazo latieron en respuesta a las lesiones de Jess.
Pero a él no le importó. Tenía la intención de añadir tantas lesiones más al vaquero que ninguno de los dos podría caminar sin cojear.
Él tenía una deuda que cobrarse con el bastardo por haberle disparado en su espalda.
Y él siempre se cobraba sus deudas, con intereses.
Zarek salió de la cama gruñendo, listo para la batalla.
— ¡Whoa, Z! —dijo Jess, evadiendo el puño que Zarek oscilaba ante él. —Cálmate.
Zarek lo asechó como un león atisbando a una gacela herida. Uno que tenía la intención de hacer de la gacela su cena...
— ¿Calmarme? Me disparaste en la espalda, hijo de puta.
La cara de Jess se volvió piedra y le dio una mirada helada. —Niño, no te atrevas a insultar a mi mamá, y mejor te detienes y piensas sobre eso por un minuto. Fui un asesino a sueldo desde que tuve suficiente edad para sostener una pistola. Si hubiera disparado a tu espalda no tendrías una cabeza ahora mismo. Habiendo recibido disparos en la espalda de un amigo, seguro no querría devolver ese favor a nadie. Ni siquiera a un irascible espécimen como tú. ¿Y por qué infierno me lastimaría para llegar a ti de cualquier manera? Válgame Dios, chico, usa tu cabeza.
Zarek todavía no estaba listo para creerle. Aunque en su mayor parte había cicatrizado, su espalda era un recordatorio doloroso de que alguien había probado su mejor tiro para matarlo.
— ¿Entonces quién disparó?
—Uno de los idiotas Escuderos. Maldición si supiera cuál. Todos se parecen mucho cuando no son tuyos.
Zarek vaciló mientras trataba de catalogar todo lo que había ocurrido en los últimos días.
Todo estaba un poco borroso en su mente. Lo último que realmente recordaba era que trataba de dejar la cabaña de Astrid...
Él frunció el ceño mientras miraba alrededor, dándose cuenta que aún estaba allí.
Jess lo había despertado mientras él yacía completamente vestido en una cama en la cual no recordaba haberse subido.
Frunció el ceño al ver a Astrid yaciendo en la cama, también.
Los sueños que él tuvo...
¿Qué diablos?
Jess volvió a cargar su escopeta.
—Mira, no tengo tiempo para esto. ¿Conoces quién es Thanatos?
—Si, nos encontramos.
—Bien, porque él realmente asesinó a un Cazador Oscuro esta noche y está atrás de mí. Te necesito arriba y corriendo. Rápido.
El estómago de Zarek fue al sur ante sus palabras.
— ¿Qué?
La cara de Jess era sombría y letal. —Mató a un Cazador Oscuro sin sudar. Nunca he visto algo así en mi vida. Ahora Thanatos viene por ti, Z. Es hora de hacer como un zorro y sacar el infierno de Dallas.
¿Qué significaba eso? Si a Zarek le dolía antes la cabeza, no era nada comparado con el dolor que sintió al tratar de descifrar la última parte de la expresión localista del vaquero.
—Lo que sea que hagas –dijo Jess, su voz intensa y grave al advertirle, —no dejes a Thanatos acercarse a tu marca del arco y flecha. Aparentemente surte efecto, como la mancha de tinta de los Daimons en medio de sus pechos. Una diminuta puñalada y somos polvo.
Zarek frunció el ceño ante sus palabras.
— ¿Qué marca del arco y la flecha? No tengo ninguna.
Jess se burló. —Por supuesto que sí. Todos tenemos una.
—No, yo no.
Jess lo miró sobre su escopeta, su cara completamente divertida.
—Tal vez está en un lugar que no miras. Como tu trasero o algo por el estilo. Sé que tienes una. Es donde Artemisa te tocó cuando ella capturó tu alma.
Zarek negó con la cabeza.
—Artemisa nunca me tocó. Ella no podía estar cerca de mí sin acobardarse, así es que usó una vara para hacerme un Dark Hunter. Te juro, no hay ninguna marca en mí.
La mandíbula de Jess se cayó ante la incredulidad.
—Espera, espera, espera. ¿Estás diciéndome que estas parado aquí en donde no hay Daimons y no tienes un punto débil? ¿Qué tipo de mierda es esa? ¿Vivo en Daimon Central con un maldito Talón De Aquiles que nadie alguna vez se molestó en mencionar, y tú vives donde no hay peligro para ti y aun así no tienes una marca?
Jess caminó de arriba abajo por el piso. Era un hábito del que Zarek se había enterado durante una de sus conversaciones telefónicas nocturnas. Una vez que Jess comenzaba un discurso rimbombante, era difícil sacarlo de él.
— ¿Qué no esta bien en este cuadro? Y luego Ash me pide que suba aquí para salvar tu trasero y aquí nos caemos como moscas mientras tú eres Teflón .
—No, tengo un problema con esto. Te aprecio, hombre, pero demonios. Esto no es justo. Estoy aquí congelando mis pelotas, y tú, tú no necesitas protección. Entretanto tengo un ojo de toro en mi brazo que dice, 'Hey, Daimon con esteroides, mátenme justo aquí’ —siguió divagando Jess. — ¿Puedes creer que metí las llaves en mi boca para sacar mi billetera, para pagar el combustible y se congela allí? ¿Lo último que quiero hacer es morir aquí en este lugar dejado de la mano de Dios, por obra de una cosa enloquecida que nadie alguna vez ha oído nombrar antes, excepto Guido, el Escudero asesino de Jersey? Juro que quiero el trasero de alguien por esto.
Jess tomó aire, pero antes de que pudiera empezar a vociferar otra vez, la puerta principal de la cabaña se abrió de golpe.
La casa entera se estremeció por la fuerza de eso.
Zarek sintió un frío temblor familiar en su columna vertebral.
Una huella débil de un recuerdo pasó como un relámpago por su mente. Era vago y desconcertante.
Él había sentido esto antes...
Sin tiempo para contemplaciones, usó su telequinesia para cerrar la puerta del dormitorio de un golpe.
Apartó de un empujón a Jess hacia la ventana. —Ella tiene a un lobo en alguna parte de la casa. Encuéntralo y llévalo afuera.
Algo golpeó la puerta con fuerza.
—Sal Zarek –gruñó Thanatos, —pensé que a ti te gustaba jugar con los Daimons.
—Sí, jugaré contigo bastardo —Zarek hizo estallar la ventana con su telequinesia y empujó a Jess a través de ella mientras Thanatos continuaba embistiendo la puerta.
Cruzando el cuarto, Zarek agarró a Astrid, quien dormía todavía como un tronco en la cama, y la sacó por la ventana hacia Jess.
—Sácala de aquí.
Jess apenas había tomado a Astrid cuando la puerta estalló.
Zarek se dio vuelta lentamente.
— ¿Tú madre nunca te enseñó que no está bien entrar por la fuerza?
Thanatos estrechó sus ojos, lanzándole una mirada fría y dura.
—Mi madre se desintegró cuando yo sólo tenía un año. Ella no tuvo tiempo de enseñarme nada. Pero tú, por otra parte, me enseñaste adecuadamente cómo cazar y matar a mis enemigos.
Zarek estaba tan conmocionado por las palabras que lo dejó desequilibrado para el primer ataque.
Thanatos lo atrapó con una explosión directa a su pecho.
Zarek rodó, tomando fuerza del dolor.
Era bueno en eso.
Mientras se preparaba sicológicamente para atacar, un arma disparó dos veces. Thanatos se tambaleó hacia adelante, luego se dio la vuelta con un gruñido.
Los ojos de Zarek se ampliaron al divisar dos balazos en la espalda del Daimon. Los balazos se cicatrizaron instantáneamente.
Jess maldijo desde el vestíbulo. — ¿Qué eres?
—Jess —rugió Zarek, —sal. Puedo manejar esto.
Como Thanatos iba por Jess, Zarek se lanzó contra su espalda y lo golpeó contra el marco de la puerta.
— ¡Vete! —le gritó a Jess. —No puedo oponerme a él contigo aquí. Necesito todos mis poderes.
Jess asintió y corrió en busca de la puerta principal. Zarek le oyó hacer una pausa mientras soltaba al lobo.
—Al fin solos —se rió, mientras Thanatos lo enviaba de un empujón contra la pared más lejana. —Oh, el placer del dolor.
Thanatos le dirigió un gesto de desprecio. — ¿Tú realmente estás loco, verdad?
—Apenas. Aunque debo admitir que disfruto de cada minuto —. Zarek dejó que sus poderes emergieran hasta que sus manos ardieron por el calor. Canalizó los iones en el aire y los cargó completamente, luego los dirigió a Thanatos.
La explosión lo derribó en medio del vestíbulo.
Reuniendo más poder, Zarek lo volvió a golpear, esta vez en el estudio. Él continuó golpeando a Thanatos hasta que el hombre aterrizó en el piso al lado de la chimenea.
Si Zarek fuera listo, hubiera aprovechado la ventaja y corrido.
Pero él no era así de listo. Además, Thanatos hubiera ido tras él y él era demasiado viejo y también estaba demasiado enojado para correr.
Thanatos se levantó de nuevo.
Zarek le dirigió otra explosión, derribándolo sobre el sofá donde aterrizó en un montón.
Él sacudió la hacia cabeza el Daimon, quien ya no se movía.
—Te diré algo, ¿por qué no me vas a visitar cuando estés listo para jugar con los chicos grandes?
Zarek salió andando de la casa y convocó a sus poderes para trabar la puerta detrás de él. Podía oír a Thanatos golpeando la puerta, tratando de forzarla.
Sin una mirada atrás, Zarek caminó hasta la máquina de nieve que debía pertenecer a Thanatos. Abrió el tanque de gasolina y se aseguró que hubiera suficiente.
Rompió la manguera del motor, luego chupó con fuerza para llenar de gasolina su boca.
Caminando hacia la cabaña, sacó un encendedor de su bolsillo trasero.
Encendió el encendedor, entonces escupió la gasolina a la casa y observó como la puerta comenzaba a arder.
Después de varios viajes más, dio un paso hacia atrás y examinó las llamas que rápidamente consumían la casa de Astrid.
Era algo bueno que ella fuera rica.
Parecía que iba a necesitar un lugar nuevo para vivir después de esto.
Zarek arrancó un cigarrillo del bolsillo de su abrigo y sonrió. Murmurando se puso a cantar la clásica canción de Talking Heads "trescientos sesenta y cinco grados de… casa consumiéndose en llamas”.
Astrid se despertó por una explosión. Su falta de vista momentáneamente la dejó estupefacta hasta que se percató que había sido sacada de su sueño narcotizado.
¿Si no, cómo?
Ambos, Zarek y ella debían dormir al menos otro día más.
Ella podía decir por los sonidos y la posición vertical de su cuerpo, que ya no estaba en la cama.
Se sentía como en el coche de alguien.
— ¿Zarek? —preguntó con vacilación.
—No, señora –dijo una profunda voz con un arrastrado acento sureño. —Mi nombre es Sundown.
Su corazón martilló.
— ¿Dónde esta Zarek? ¡Sasha!
Una mano tocó su brazo confortantemente. —Tranquila, querida. Todo va a estar bien.
— ¿En dónde está mi lobo?
Por la forma en que el aire frente a su cara se movía, podía decir que Sundown estaba moviendo su mano a pocos centímetros de la punta de su nariz.
—Sí, soy ciega —dijo irritada. —Dígame donde esta Sasha.
—Es la cosa peluda a sus pies.
Ella dejó escapar un pequeño suspiro de alivio, pero eso era sólo la mitad de su preocupación.
— ¿Y Zarek?
—Lo dejamos atrás.
— ¡No! –dijo ella, su corazón martillando otra vez. —Se supone que no debo dejarlo.
—No tuvimos otra...
Astrid no escuchó el resto de su declaración. Estaba demasiado ocupada tratando de abrir la puerta del coche.
Una mano firme la jaló hacia atrás.
—Whoa, señorita, qué lo que estoy haciendo aquí es peligroso. Tengo que llevarla lo mas lejos que pueda de la cabaña. Confíe en mí, si alguien puede manejar esto, es Zarek.
—No, no puede –dijo ella, tratando de ponerse de pie. —Tengo que regresar con él. Si alguien se entera que no estoy con él, entonces está muerto. ¿Entiendes?
—Señori...
Ella apartó su mano. —Thanatos será enviado tras él. Tengo que regresar.
— ¿Usted sabe de Thanatos?
Astrid extendió la mano, tratando de encontrar la boca de Sundown para tratar de tocar colmillos.
Él esquivó su mano.
— ¿Trabaja para Acheron? —preguntó ella.
— ¿Lo hace usted?
—Contéstame. ¿Es uno de sus… hombres?
Él vaciló antes de contestar.
—Sí.
Ella suspiró de alivio. Gracias a Zeus por los pequeños favores.
—Soy el juez de Zarek. Si lo dejo sin acompañante entonces Artemisa llamará a Thanatos para matarlo.
—Odio darle la noticia. Ella ya lo hizo. Justamente los dejé a los dos en su casa para el altercado.
La cabeza de Astrid daba vueltas. ¿Cómo podía ser eso?
— ¿Está seguro que era Thanatos?
—Eso es lo que él dijo y después de la forma en que eliminó a uno de nosotros, Hunters, yo tiendo a creerle.
Astrid se sintió enferma por las noticias. Esto no podía estar ocurriendo.
¿Por qué Artemisa violaría el acuerdo?
Sabía que Artemisa había estado ansiosa por un veredicto, pero así y todo...
—Debe llevarme de regreso. Zarek no lo puede matar. Ninguno de ustedes puede.
— ¿Qué quiere decir?
—Sólo Acheron tiene el poder de matar a Thanatos. Sólo Acheron. Ninguno de ustedes tiene una posibilidad en contra de él.
Sundown maldijo.
—Bien. Aférrese y pido a Dios que usted este equivocada, señora.
Astrid sintió a Sasha moviéndose mientras Jess giraba el coche en un movimiento que le recordaba a un juego de parque de diversiones.
—Shhh, Sasha –dijo ella, agachándose para tocarlo y apaciguarlo.
— ¿Dónde estamos? ¿Qué sucedió?
Lo sintió moverse ligeramente para contemplar a Sundown. Dejó escapar un gruñido bajo.
— ¿Y quién diantre es este refugiado de Por un Puñado de Dólares?
—Él es un amigo. Así que sé agradable.
— ¿Agradable? Bien. No lo morderé. Por ahora —. Sasha se echó apenas para atrás. — ¿Por qué estoy en un camión? ¿Cómo llegue aquí? ¿Y por qué mi cabeza parece que esta a punto de explotar?
—Te drogué.
Ella tuvo la clara sensación que Sasha estrechaba sus ojos y descubría sus dientes.
— ¿Tu qué?
Ella se sobresaltó ante la cólera en su voz.
—No tuve alternativa. Pero grítame más tarde. Tenemos un problema ahora mismo.
— ¿Y es?
—Thanatos anda suelto. Y él ya va tras Zarek.
—Bien, el Dayslayer tiene gusto.
— ¡Sasha!
—No lo puedo remediar. Sabes que no me gusta esa bestia psicótica.
Suspirando, enterró la mano en el pelaje de Sasha y usó sus ojos como suyos. Él trepó a su regazo a fin de poder mirar por la ventana para ella.
Después de algunos kilómetros, ella reconoció el paisaje al acercarse a la cabaña.
Pero lo que la asustó fue la vista de un enorme fuego a lo lejos.
Sundown maldijo y aceleró.
Mientras se acercaban, ella vio su cabaña ardiendo. Había una sombra delante de ella, pero no podía decir si era Zarek o Thanatos.
Aterrada, contuvo su respiración, esperando que fuese Zarek el que estaba vivo.
No fue hasta que Sundown paró que ella pudo decirlo con seguridad.
Ella quedó débil por el alivio. Zarek estaba silueteado por el fuego. Soltando a Sasha, abrió la puerta y corrió hacia donde lo había visto.
Astrid no tenía idea de cómo había sobrevivido a Thanatos o dónde estaba el Ejecutor. Todo lo que tenía importancia era acercarse a Zarek.
Ella quería tocarlo, asegurarse que no estaba herido.
A mitad de camino, un espantoso grito masculino estalló en el aire.
Astrid se deslizó hasta frenar, en tanto intentaba precisar de donde venía.
Escuchó la nieve crujiendo al lado suyo y asumió que era Sundown, dirigiéndose hacia Zarek. Sasha apareció desde atrás y olfateó su mano con su bozal.
No parecía haber venido de ninguno de ellos.
Entonces de repente, hubo una explosión.
Se dejó caer en sus rodillas y usó a Sasha para ver qué ocurría.
Su casa había explotado. Fuego y escombros se dispararon en el aire, mezclándose ominosamente con la aurora boreal.
Surgiendo del centro de los llameantes restos apareció Thanatos. Intacto, sin heridas.
Ni siquiera su pelo estaba chamuscado.
Era una visión horrenda.
Zarek maldijo.
— ¿No te mueres nunca?
Thanatos no contestó. En lugar de eso, se movió para pegar un puñetazo a Zarek que evadió el golpe y asestó uno de regreso.
Sundown se movió hacia ella.
—Yo debo llevarla...
Ella comenzó a correr antes que Sundown terminara la frase.
—Sasha –llamó ella. —Ataca.
— ¡Al diablo! –dijo bruscamente Sasha. —Puedo ser tu guardián pero esa es la mascota de Artemisa. No lo puedo matar. Tendría suerte de desconcertarle. Y tu sabes lo que las personas hacen a los lobos heridos… les disparan.
Astrid se aterrorizó. Ella no podía ver. Solo podía oír los gruñidos del hombre peleando, el sonido de carne golpeando carne.
Alguien la agarró y la tiró al suelo, luego cubrió su cuerpo con el suyo.
Ella gritó.
— ¡Detente! –dijo Zarek, enojado.
Él comenzó a rodar con ella, luego la levantó y la llevó hacia adelante.
— ¿Qué sucede? –preguntó, mientras él la hacía avanzar.
—No mucho —dijo él en un tono aburrido pero jadeante. —Un idiota invencible trata de matarme. Y tú se supone que no deberías estar aquí —, la soltó. —Sácala de aquí, Jess.
—No puedo.
Zarek frunció los labios. Si él fuese capaz de afrontar la disminución de sus poderes, le habría pegado un porrazo a Jess por eso.
En lugar de eso, todo lo que podía hacer era formar remolinos alrededor para enfrentar a Thanatos que lo asechaba implacablemente.
— ¿Qué ocurre, Zarek? ¿Estas asustado de morir?
Él bufó mientras empujaba a Astrid hacia Jess.
—Morir es fácil. Vivir es lo difícil.
Thanatos hizo una pausa como si las palabras lo cogieran por sorpresa.
Eso le dio a Zarek justamente la oportunidad que necesitaba. Jalando la daga Daimon de la funda oculta, dentro de su bota, se arrojó hacia adelante y la incrustó en el pecho de Thanatos, donde una mancha que parecía de tinta debería haber estado. Normalmente el golpe soltaría las almas humanas atrapadas dentro del cuerpo del Daimon. La fuerza de su salida usualmente era la suficiente para despedazar al Daimon, causando su desintegración instantánea.
Esta vez, no surtió efecto.
Thanatos arrancó la daga y se dirigió hacia él.
—No soy un Daimon, Dark Hunter. ¿No lo recuerdas? Fui un Apolita hasta que te encontré.
Zarek frunció el ceño.
Thanatos lo agarró por el cuello y lo mantuvo apretado.
— ¿Recuerdas que asesinaste a mi esposa? ¿A mi villa, que destruiste?
Los recuerdos relampaguearon en su mente. Zarek no vio más que su propia villa.
No, Un Momento. Él recordó algo...
El destello de un Daimon invencible, pero no era el hombre que estaba enfrentando.
Este tenía ojos brillantes, rojos.
No, ése había sido alguien más.
Sus pensamientos regresaron a Nueva Orleáns.
A...
¿Por qué no podía recordar?
Recordaba a Sunshine Runningwolf en el cuarto del almacén con él mientras les decía a Dionisio y a Camulus que se metieran sus órdenes por el culo, y luego la siguiente cosa que recordaba era que dejaba a Acheron en la abarrotada calle.
Un relámpago pasó a través de su cabeza.
Vio algo...
¿Era Acheron?
¿Era él mismo al que veía?
Zarek luchó para poner los recuerdos en orden.
Oh, jódete. El único recuerdo que necesitaba era éste.
Golpeó con la rodilla a Thanatos, en la ingle.
El Daimon se dobló en dos.
—Muerto o vivo las pelotas todavía duelen cuándo son pateadas, ¿uh?
El Daimon siseó y maldijo en respuesta.
Zarek golpeó con sus puños la espalda de Thanatos.
—Si alguien tiene cualquier sugerencia de cómo matar a este tipo, soy todo oídos.
Jess sacudió su cabeza. —No tengo dinamita. ¿Tienes algún explosivo?
—No conmigo.
Thanatos se enderezó.
—Di muerto, Dark Hunter.
—Bien. Muerto, pero ¿por qué no tú? —. Zarek agachó su cabeza y lo embistió. Trabaron sus brazos y golpearon la tierra.
Thanatos se levantó sobre él y abrió de un tirón su camisa. De la forma que movía sus manos, Zarek podía decir que andaba buscando la marca del arco y flecha que Jess había mencionado.
—Sorpresa, estúpido, Mamá se olvidó de contarte algunas cosas sobre mí.
A lo lejos, Zarek oyó acercarse un motor. Oía el ronroneo sobre el sonido de Jess urgiendo a Astrid a irse y la negativa de Astrid mientras Sasha ladraba y la empujaba.
Repentinamente, una máquina de nieve vino volando en el mismo momento que Zarek se separaba de Thanatos.
— ¡Agáchate, rápido!
Zarek no reconoció la voz, y en otro momento no hubiera obedecido, pero ¿qué diablos? Estaba cansado de que este Daimon le patera el trasero.
Golpeó la tierra y rodó del lugar mientras la máquina de nieve verde oscuro volaba encima de él. El hombre estaba vestido de negro con un casco negro. El recién llegado dio un patinazo para frenar y sacó una pistola.
Un destello de luz brillante atravesó la oscuridad. La llamarada golpeó a Thanatos en el centro de su pecho e hizo volar al Daimon.
Thanatos rugió.
— ¡Cómo te atreves a traicionarme! Eres uno de los nuestros.
El hombre pasó una pierna sobre la máquina de nieve y recargó su brillante pistola mientras se dirigía hacia donde yacía Zarek todavía sobre la tierra.
—Bien –dijo él amargamente. —Deberías haberlo pensado antes de deshacerte de Bjorn —, el recién llegado disparó el arma y golpeó otra vez a Thanatos. —Él era el único de ellos al que podía aguantar.
El extraño alcanzó a Zarek y lo ayudó a parase. Se quitó el casco y se lo dio a Zarek. —Toma a la mujer y vete. Apúrate.
Al minuto que cruzó la mirada del extraño lo reconoció.
Éste era el único Cazador Oscuro que él había conocido que era todavía más odiado que él. — ¿Spawn?
El rubio Apolita Cazador Oscuro asintió.
—Vete –dijo, volviendo a cargar. —Soy el único que lo puede mantener alejado, pero no lo puedo matar. Por el bien de Apolo, que alguien contacte a Acheron y le diga que el Dayslayer está suelto.
Zarek corrió hacia Astrid.
— ¡No! —rugió Thanatos.
Zarek vio la explosión antes que dejase la mano de Thanatos. Guiándose por su instinto, se volvió hacia Spawn. Había evadido la explosión, pero había golpeado al lobo de Astrid.
El animal aulló, luego cambió de lobo a hombre y de vuelta a lobo.
Zarek se paró en seco al percatarse que la mascota de Astrid era un Were—Hunter Katagari.
¿Ahora, por qué una mujer ciega con un acompañante Katagari alojaría a un Cazador Oscuro perseguido?
— ¿Sasha? –llamó Astrid.
Jess corrió hacia el Katagari para mantenerlo cubierto mientras Zarek iba hacia Astrid.
—Tu were amigo fue destruido, Princesa.
El miedo revistió su frente.
— ¿Está bien él?
Él la alzó y la llevó hasta Jess, luego maldijo en tanto se daba cuenta que Jess no podría cuidar de ella y el lobo a la vez. Después de una explosión de energía, el Katagari brillaría intermitentemente de una forma a otra por algún tiempo.
Jess luchaba para llevar al hombre—lobo a la seguridad de su Bronco. Tan pronto como pudo, Jess partió.
Zarek puso el casco en la cabeza de Astrid.
—Parece que somos solo tú y yo, Princesa. Sin duda vas a desear que te hubiera dejado aquí con el Daimon.
Astrid vaciló ante la cólera y el odio que escuchó en el tono de voz de Zarek.
—Confío en ti, Zarek.
—Entonces eres una tonta.
Tomó su brazo y la condujo lejos, por lo que ella ya no pudo escuchar a Spawn y Thanatos.
Rudamente la ayudó a subirse a la maquina de nieve.
Esperó que la condujera lejos del sonido de la pelea. En lugar de eso, fueron hacia allí.
Ella se cubrió la cara instintivamente mientras algo colisionaba cerca de ellos.
—Móntate –dijo Zarek bruscamente. —Apresúrate.
Ella sintió hundirse el asiento, luego se alejaron rápidamente de todo el ruido. El corazón de Astrid golpeaba mientras esperaba que alguna otra cosa ocurriera.
Después de lo que pareció horas, pero que debieron de ser unos pocos minutos, Zarek detuvo la maquina de nieve.
Otra vez sintió movimiento en el asiento, como si alguien se bajara. Puesto que los brazos de Zarek todavía la rodeaban, asumió que debía ser Spawn.
—Gracias –dijo Spawn. —Nunca esperé que Zarek de Moesia viniera a rescatarme.
—Ídem, Spawn. ¿Desde cuándo los Daimons se oponen a los suyos?
La voz de Spawn destilaba veneno.
—Nunca fui un Daimon, romano.
—Y yo nunca fui un jodido romano.
Spawn rió amargadamente. — ¿Tregua, entonces?
Sintió a Zarek indeciso detrás de ella.
—Tregua —. Zarek pareció dar la vuelta y mirar en la dirección de la que habían venido. — ¿Tienes alguna idea qué es esa cosa que viene tras de mí?
—Creo que Terminator. La única diferencia es que él tiene la aprobación de Artemisa.
— ¿Qué quieres decir?
—Mi gente tiene una leyenda del Dayslayer. Dice que Artemisa escogió a uno de los nuestros para ser su guarda personal. Más amado que cualquiera de su gente, el Dayslayer no tiene vulnerabilidad conocida. Una vez que él es desatado, su meta es destruir Cazadores Oscuros.
— ¿Me estás diciendo que él es el Hombre de la Bolsa?
— ¿Dudas de mí?
—No. No después de lo que he visto.
Ella oyó a Spawn dejar escapar un largo suspiro. —Oí que Artemisa había llamado a una cacería de sangre por ti. Creí que sería Acheron quien te mataría.
—Bien, confía en mí, aún no he sido ejecutado. Necesitarán más que esa cosa para vencerme —Zarek hizo una pausa. — ¿Sólo por curiosidad, qué están haciendo todos ustedes aquí de todos modos? ¿Acheron llamó a una reunión y no me invitó?
—Bjorn vino porque estaba persiguiendo a un grupo de Daimons. Yo vine porque sentí el llamado.
— ¿El llamado? –preguntó Astrid. Con toda sinceridad, ella sabía muy poco acerca de los Apolitas y Daimons. Ese era el dominio de Apolo y Artemisa.
—Es como un faro emitiendo luz –explicó Spawn, —y es irresistible para cualquiera con sangre Apolita. Puedo sentir a Thanatos aún ahora gritándome. Creo que la única razón por la que puedo resistirlo es porque soy un Dark Hunter. Si no lo fuera… Digamos que estás a punto de experimentar un infierno, de un modo espeluznante.
Zarek se burló.
—Lo dudo. ¿Entonces, cómo lo mato?
—No puedes. Artemisa lo hizo a fin de que él pudiera rastrearnos y apresarnos. Él no tiene ninguna vulnerabilidad conocida. Ni siquiera la luz del día. Aún peor, él destruirá a cualquiera que trate de refugiarte.
Refugiarlo.
Otra vez, la mente de Zarek recordó su villa.
A la anciana mujer que murió en sus brazos...
¿Qué estaba tratando su cerebro de decirle?
— ¿Thanatos alguna vez vino tras de mí? —preguntó a Spawn.
Spawn se burló. –Todavía vives, así que obviamente la respuesta es no.
Aun así...
Zarek se bajó de la maquina de nieve.
—Ten, lleva a Astrid y...
— ¿No me has escuchado, Zarek? No la puedo llevar. Thanatos la matará por haberte albergado. Ella estará muerta si la dejas.
—Ella estará muerta si se queda conmigo.
—Todos nosotros tenemos problemas y ella es el tuyo. No el mío.
Astrid tuvo la clara impresión que Zarek tiraría por los aires a Spawn.
—Ni en tu mejor día, griego –dijo Spawn confirmando su sospecha.
Zarek se sentó otra vez en la maquina de nieve.
— ¿Hey, Zarek? –Preguntó Spawn. — ¿Tienes un teléfono celular contigo?
—No, se perdió con la casa.
Ella oyó los pasos de Spawn golpeando ruidosamente la nieve mientras regresaba a ellos.
—Toma esto y llama a Acheron cuando estés a salvo. Tal vez él pueda ayudarte con la mujer.
—Gracias –el tono de la palabra fue más de beligerancia que de gratitud. — ¿pero qué vas a hacer sin teléfono y sin vehículo?
—Congelar mi trasero completamente —. Hubo una pequeña pausa. —No te preocupes por mí. Te aseguro que estaré bien.
Los brazos de Zarek la rodearon otra vez. Lo escuchó encender el motor otra vez.
— ¿Adónde vamos?
—A subir por un arroyo de mierda, sin remos.

JessicaGeeh
Otaku

Cantidad de envíos : 87
Escudo de Armas :
Puntos de Agradecimiento : 0
Fecha de inscripción : 02/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por JessicaGeeh el Lun Ago 13, 2012 2:18 am

CAPÍTULO 11


—Bien, —Astrid dijo con un tono igual de sarcástico —espero que tengas un mapa. Nunca he estado antes allí.
—Confía en mí, lo conozco como la palma de mi mano. Estuve viviendo ahí la mayor parte de mi vida.
Insegura si debía reír o gemir, Astrid se agarró rápido al tanque frente a ella mientras Zarek aceleraba la máquina de nieve al máximo. Vibraba de una forma que ella medio esperaba que el motor se desintegrara debajo de ellos.
—Capitán —dijo ella, con su mejor acento ‘Scotty’ . —No creo que ellas aguanten. Los motores no pueden soportar más. Va a explotar.
Si ella no lo conociera mejor, juraría que realmente escuchó el retumbar de la risa de Zarek.
—Ellas aguantarán —dijo con una profunda y penetrante voz, en su oído derecho. Le produjo escalofríos, que no tenían nada que ver con la glacial temperatura.
—Creo que puedo estar agradecida de mi ceguera, después de todo. Algo me dice que si pudiera ver la “velocidad temeraria” a la que estas conduciendo, probablemente tendría un ataque.
—Sin duda.
Puso los ojos en blanco ante su rápido acuerdo. — ¿No tienes ni idea de cómo consolar a alguien, no?
—En caso de que no lo hayas notado, Princesa, las habilidades sociales no son mi fuerte. Diablos, tienes suerte que no haya entrado a la fuerza.
Oh, él era un malvado.
Pero había algo casi encantador acerca de sus respuestas cáusticas. Eran mordaces y airadas, pero rara vez perversas, y ahora que ella había visto al verdadero Zarek, el que él mantenía oculto de todo el mundo, conocía esas púas por lo que eran.
Una armadura.
Eran sacadas para mantener a distancia a todo el mundo. Si no dejas entrar a nadie en tu corazón, entonces nunca serás herido por la traición.
Ella no sabía cómo soportaba vivir así. En el constante dolor y soledad. Dejando que el odio guiara todo lo que hacía o decía.
Zarek era un hombre rudo, lleno de más veneno que la Hydra de nueve cabezas. Pero hasta la Hydra, eventualmente, había encontrado quien pudiera contra ella.
Esta noche, Zarek había encontrado quien pudiera con él y no era Thanatos.
Astrid no iba a perder las esperanzas con él.
Anduvieron hasta que sus oídos zumbaron y su cuerpo estuvo helado hasta los huesos. Ella se preguntaba si alguna vez podría deshelarse.
Zarek, quién parecía ajeno al tiempo glacial, continuamente zigzagueaba su rumbo, como si tratara de evitar que Thanatos los siguiera.
Zarek finalmente se detuvo, justo cuando llegó a estar segura que era un mito el concepto de que los inmortales no podían morir congelados.
Él apagó el motor.
El silencio repentino fue ensordecedor. Opresivo.
Esperó a Zarek para que le ayudara a levantarse y a bajar de la máquina de nieve, pero todo lo que él hizo fue sacarle el casco de la cabeza. Él lo arrojó con una maldición.
Lo escuchó golpear la tierra, luego el silencio regresó, solo interrumpido por sus respiraciones.
La furia de Zarek la alcanzó como una amenaza tangible. Era vibrante y atemorizante.
Parte de él quería lastimarla, ella lo podía sentir, pero debajo de eso ella podía sentir su dolor.
— ¿Quién eres? —. La voz de Zarek era demandante y cada pizca era tan fría como el invierno ártico. Él dejó sus brazos alrededor de ella y su voz estaba en su oído.
—Te lo dije.
—Me mentiste, Princesa –gruñó él. —No puedo leer las mentes, pero sé que no eres lo que aparentas. Las mujeres humanas no tienen acompañantes Katagaria. Quiero saber quién eres realmente y por qué estabas en mis sueños.
Ella se estremecía de nervios. ¿Qué haría él con ella ahora?
¿La dejaría con Thanatos?
Tenía miedo de decirle la verdad, pero aún así, las mentiras no era algo que ella usara a menos que tuviera que hacerlo.
Él tenía derecho a estar enojado con ella. No es que ella le hubiera mentido; sólo había tenido el descuido de no decirle unas pocas cosas. Cosas como su propósito real, el por qué lo había ayudado, y el hecho de que el lobo que él odiaba podía convertirse en un hombre...
Bien, ella había mentido acerca de que Sasha estaba muerto, pero Sasha se lo había merecido.
Y ella lo había drogado.
Si, bien, ella no se presentaría para Miss Simpatía este año, pero claro, tampoco Zarek.
Especialmente no con su humor actual.
Sentía la respiración caliente de Zarek contra su expuesta mejilla. — ¿Qué eres? —repitió.
Astrid decidió que el tiempo para los engaños estaba terminado. Él merecía saber la verdad, y ya que Artemisa había roto el acuerdo y enviado a Thanatos, ¿qué propósito tenía proteger a la diosa mucho más?
—Soy una ninfa.
—Espero que hayas cambiado una letra a esa palabra, Princesa.
— ¿Perdón? Le tomó un segundo entender lo que quería decir. Cuándo lo hizo su cara llameó. — ¡No soy una ninfo ! Soy una ninfa. Ninfa. ¡Sin o!
Él no se movió o habló por varios minutos.
Zarek dejó escapar su respiración lentamente mientras consideraba a la mujer delante de él y trataba de por una vez refrenar su furia.
Una jodida ninfa. Él debería haber sabido que había algo así.
Oh, sí, claro. Como si la idea de una ninfa griega en Alaska fuese algo que se le debería haber ocurrido. Su tipo usualmente andaba rondando playas, océanos, y bosques o se quedaba en el Olimpo.
No se caían de pronto en una tormenta de nieve y arrastraban a un Cazador Oscuro herido sin razón en sus casas.
Su estómago se encogió cuando la razón de su presencia se estrelló contra él.
Alguien la había enviado aquí.
Por él.
Él agarró los manillares con ferocidad, reacio a dejarlos por miedo de lo que pudiera hacerle a ella. — ¿Qué clase de ninfa eres, Princesa?
—De la justicia –dijo ella quedamente. —Sirvo a Themis y fui enviada aquí para juzgarte.
— ¿Juzgarme? —dejó escapar un sonido sumamente disgustado. —Oh, tú eres jodidamente increíble.
Zarek nunca había querido lastimar a alguien tanto en su vida. Levantándose de la maquina de nieve, antes de sucumbir a su temperamento, puso espacio entre ellos.
¿Esta era su suerte o qué?
Finalmente había encontrado a alguien que pensaba que no lo juzgaría y ella realmente era un juez cuyo propósito exclusivo era enjuiciarlo a él y su forma de vida.
Oh, bravo, él realmente sabía elegir.
Los dioses todavía deberían estar riéndose. Burlándose de él.
Todos ellos.
Enfurecido, se paseó alrededor de la maquina de nieve a fin de poder mirarla sentada en el asiento, mirando toda remilgada y decorosa con sus manos dobladas en su regazo y su cabeza baja.
Toda femenina.
¡Cómo se atrevió ella a enredarse con él! ¿Quién pensaba que ella era?
Estaba cansado de personas entrometiéndose con él. Cansado de juegos y de mentiras.
Un juez. Acheron había enviado a un juez antes de que lo mataran. Ooo, Zarek estaba simplemente encantado por la consideración.
Tal vez debería sentirse halagado de que le dieran una presunción de imparcialidad. Era muchísimo más de lo que habría tenido como un esclavo acusado.
—Esto era solo un juego para ti princesa, ¿no? 'Ven, Zarek, siéntate sobre mi regazo. Dime por que no te comportaste como debías’. —Su vista se oscureció. Mortalmente. —Jódete, señora, y jódanse todos.
Su cabeza se levantó rápidamente. — ¡Zarek, Por Favor!
—Entonces, ¿qué? ¿Decidiste que Acheron tenía razón? Soy un psicópata, ¿así es que enviaste tus perros a matarme?
Ella se levantó y giró hacia donde oía que venia la voz. —No. Se suponía que Thanatos no vendría por ti. Por lo que respecta a Acheron, él nunca te condenó. De no ser por él, estarías muerto ahora. Él negoció quién sabe qué con Artemisa a fin de que pudiera venir a ti y encontrar la manera de salvar tu vida.
Él bufó. —Sí, claro.
—Es la verdad, Zarek –dijo ella con voz sincera. —Niégalo todo lo que quieras, pero eso no altera el hecho de que estamos de tu lado.
La recorrió con una mirada repugnante que él sólo deseaba que hubiera podido ver y apreciar. —Debería dejarte aquí para que te murieras de frío. Oh, espera, eres una ninfa inmortal. No puedes morir.
Ella levantó su barbilla y se paró como si se afirmara para esperar lo peor de él. —Puedes dejarme si es lo que quieres. Pero el hombre que he llegado a conocer no es tan insensible o cruel. Él nunca dejaría a alguien para muriera.
Él apretó los dientes. —No sabes nada de mí.
Astrid dejó la maquina de nieve. Caminó lentamente, extendió la mano, queriendo hacer contacto físico con él. Lo necesitaba, y algo le decía que él también. —He estado dentro de ti, Zarek. Sé lo que nadie más sabe.
— ¿Qué más da? ¿Se supone que eso me volverá cálido y ablandarme por ti? Mira, la pequeña princesa se escabulló en mis sueños para salvarme. Ooo, estoy tan emocionado. ¿Debería llorar ahora?
Ella agarró su brazo.
Sus músculos, como él, estaban tensos y duros. Feroz. — ¡Detente!
Ella se estiró para tocar sus mejillas heladas con ambas manos. Estaban irritadas por el viaje, y aún así lograron calentar sus dedos helados.
Medio esperando que él se apartara, se asombró cuando no lo hizo. Se quedó parado allí como una estatua. Sin moverse. Frío. Inflexible.
Astrid tragó, anhelando una forma de hacerlo entender. Anhelando una forma de poder alcanzarlo a fin de que dejara de ser tan autodestructivo.
¿Por qué no vería él la verdad?
Zarek no podía respirar mientras ella acunaba su cara entre sus manos calientes. Era tan bella, con diminutos copos de nieve en sus pestañas y pelo rubio. Él vio el dolor en su cara, la ternura.
Parecía que ella quería ayudarle, pero él aun no podía creerlo.
Las personas eran siempre egoístas. Todas ellas.
Ella no era la excepción.
Y aun así, él quería creer en ella.
Quería llorar.
¿Qué le había hecho ella?
Por un breve tiempo en sus sueños había comenzado a pensar que tal vez no era tan malo. Que merecía algún tipo felicidad.
Dioses, era un tonto.
¿Cómo pudo ser él tan estúpido y confiado? Tenía mejor criterio.
La confianza era sólo un arma que se usaba para matar personas.
No tenía lugar en su mundo.
Astrid acarició sus mejillas con sus pulgares. —No quiero que mueras, Zarek.
—Aquí está la sorpresa, Princesa. Yo sí.
Las lágrimas llenaron sus ojos y derritieron los copos de nieve de sus pestañas. —No te creo. Thanatos gustosamente te habría cumplido ese deseo y aún así te opusiste a él. ¿Por qué?
—Hábito.
Ella cerró los ojos como si estuviese frustrada con él. Sus manos apretaron más su cara, luego para su completo asombro, ella estalló de risa. — ¿Realmente no puedes evitarlo, no?
Él estaba completamente perplejo por su reacción. — ¿Evitar qué?
—Ser un idiota —ella dijo, su voz quebrada por la risa.
Como ella continuaba riéndose, le clavó los ojos con incredulidad. Nadie se había atrevido a reírse de él antes. Al menos no desde el día en que había muerto.
Luego ella hizo la cosa más inesperada de todas. Se metió entre sus brazos y lo abrazó. Su risa atrajo su cuerpo hacia el suyo, prendiéndolo fuego.
Le recordaba tanto a su sueño...
Ella le pasó los brazos alrededor del cuello y lo mantuvo cerca.
Nadie alguna vez lo había sostenido así. Él no sabía si debía abrazarla o apartarla a empujones.
Al final, se encontró colocando sus brazos torpemente alrededor de ella. Ella se sentía como en su sueño. Igual de maravillosa.
Él odió eso sobre todo.
Ella le dio un fuerte apretón. —Estoy tan contenta que Acheron me enviara contigo.
— ¿Por qué?
—Porque me gustas, Zarek, y creo que cualquiera, aparte de mí, ya te habría matado a estas alturas.
Aún más sospechoso de ella que antes, la soltó y dio un paso atrás. — ¿Por qué te importa lo que me ocurra? Has estado dentro de mí; dime honestamente que no te asusté.
Ella suspiró. —Honestamente, Sí. Me asustas, pero de la misma manera, he visto bondad en ti, también.
— ¿Y el pueblo que te mostré en mis sueños? El que destruí.
Ella frunció su frente. —Estaba quebrado y fragmentado. No me pareció un recuerdo, parecía otra cosa.
— ¿Qué?
—No sé. Pienso que allí sucedió más de lo que recuerdas.
Él negó con la cabeza. ¿Cómo ella podía tener fe en él cuando él no la tenía en sí mismo? — ¿Realmente eres ciega?
—No. Te veo, Zarek. En una forma que creo nadie lo hizo antes.
—Te lo aseguro, Princesa, si vieras al yo real, estarías corriendo para refugiarte —se mofó él.
—Sólo si supiese que tu estarías esperándome en el refugio.
Él estaba apabullado por lo que ella dijo.
Ella no lo decía de verdad.
Era otro juego. Otra prueba.
Nadie, nunca, lo había querido. Ni su madre, ni su padre. Ni sus dueños. Ni siquiera él querría estar consigo mismo.
¿Entonces cómo podría ella?
Zarek hizo una pausa al sentir un pequeño temblor psíquico recorrerlo. —Thanatos esta viniendo.
Sus ojos se agrandaron del miedo. — ¿Estás seguro?
—Sí.
La empujó hacia la maquina de nieve. Amanecería dentro de poco tiempo.
Él estaría atrapado, pero Thanatos...
El Daimon podía caminar a la luz del día.
Zarek envolvió sus brazos alrededor de Astrid. La debería dejar aquí por lo que ella le había hecho, entregarla a Thanatos para que le diera más tiempo para escapar. Pero él tenía esta idea alocada de protegerla.
No, no era una idea. Era un anhelo que él tenia de mantenerla a salvo.
Resignado a su estupidez, echó a andar la maquina de nieve y se dirigió hacia su propiedad.
Astrid aspiró profundamente mientras reanudaban el viaje. Había violado más reglas de las que quería pensar.
Y aun así, al sentir a Zarek rodeándola, supo que valía la pena. Ella tenía que salvarle.
No importa lo que costara.
Ella nunca se había sentido tan decidida. O más segura de sí misma. Él le daba una confianza y una fuerza que nunca había conocido.
Él la necesitaba. A pesar de lo que dijera o pensara. La necesitaba de un modo que era doloroso.
El hombre no tenía a nadie en el mundo. Y por alguna razón que ella no podía entender, quería ser la única persona en quien él confiara. La única persona que lo pudiera domesticar.
Él los condujo por casi una hora antes de que se detuviesen otra vez.
— ¿Dónde estamos? —preguntó mientras él se bajaba de la maquina de nieve.
—Mi cabaña.
— ¿Es segura?
—Ni un poco. Y parece que todo un infierno se desató aquí.
Zarek se quedó parado en atónita incredulidad mientras miraba alrededor. Aun había sangre sobre la nieve, pero de quién era, no podía decirlo.
La vista lo desgarró al ver la realidad de su casa.
Un Cazador Oscuro había muerto aquí.
Los de su clase no morían a menudo y él sintió un dolor peculiar por el hombre que había muerto esta noche. No era correcto.
No era justo.
Si alguien debía pagar ese precio, entonces debería haber sido él. Él debería haber estado aquí para enfrentar a Thanatos.
El pensamiento de un hombre inocente convertido en una Shade le hizo querer la sangre de Artemisa.
¿Y dónde diablos estaba Acheron? Para alguien que estaba supuestamente dispuesto a poner su trasero en la línea por los Cazadores Oscuros, el Atlante estaba asombrosamente ausente.
Frunciendo los labios, regresó a la maquina de nieve.
—Vamos –dijo él, —tenemos mucho que hacer.
Él se alejó dejándola encontrar su propio camino.
—Necesito tu ayuda, Zarek. Necesito que me digas donde están las cosas así no me meto en cualquier lado
Estaba en la punta de su lengua recordarle el hecho que ella había afirmado que podía cuidarse así misma. Luego sus recuerdos emergieron y recordó lo que era poder ver sólo sombras.
Llevarse objetos por delante porque no los podía ver.
Él no quería tocarla más.
Odiaba el sólo pensamiento de eso, porque cada vez que la sentía, la deseaba más ardientemente.
En contra de su voluntad, se encontró tomando su mano en la suya. —Vamos, Princesa.
Astrid refrenó su sonrisa. Su tono era rudo, pero ella sintió una victoria pequeña dentro de su corazón. Sin mencionar el hecho que él había dejado de usar "Princesa" como un insulto. Ella no creía que él se diera cuenta de que ahora cuando la llamaba así, su voz se suavizaba muy ligeramente.
En algún momento durante sus sueños, el insulto que él había usado para mantenerla a distancia se había transformado en una palabra de afecto.
Zarek la dirigió a su cabaña.
—Párate aquí —le dijo, colocándola a la izquierda al pasar la entrada.
Ella le oyó murmurando a su derecha. Mientras él estaba ocupado, ella pasó su mano contra la pared para llegar hasta él. Lo que encontró allí la asombró.
Frunciendo el ceño, pasó su mano sobre los profundos planos y depresiones de la pared. Era una sensación táctil increíble. Intrincada. Compleja. Pero lo que tocaba era tan grande que realmente no podía entender lo que representaba.
Mientras seguía el diseño con la mano se dio cuenta que cubría la pared entera.
— ¿Qué es esto? —preguntó.
—Un paisaje de la playa —él dijo distraídamente.
Ella arqueó una ceja. — ¿Un paisaje de la playa esta tallado en tu pared?
—Estaba aburrido ¿Ok? –dijo él bruscamente. —Así que tallo cosas. Algunas veces en el verano me quedo sin madera y tallo las paredes y los estantes.
Algo así como el lobo que había tallado en su casa.
Astrid se tropezó con algo mientras trataba de alcanzar la siguiente pared. Varias cosas se derribaron, desparramándose sobre sus pies.
Zarek maldijo. —Pensé que te dije que te quedaras donde te puse.
—Lo siento —. Ella se inclinó para recoger las cosas para encontrarse que eran animales tallados en madera.
Parecía que había docenas de ellos.
Se asombró por lo intrincado de cada pieza al pasar los dedos sobre ellos, levantándolos del suelo. — ¿Hiciste todos estos?
Él no contestó mientras los agarraba rápidamente y los amontonaba otra vez.
—Zarek –dijo ella en tono severo, —háblame.
— ¿Para decir qué? Sí, talle las malditas piezas. Usualmente hago tres o cuatro de ellas en una noche. ¿Y qué?
—Entonces debería haber más de ellas. ¿Dónde están las demás?
—No sé –dijo él con un tono menos hostil, —llevé algunas al pueblo y las regalé y el resto las quemé cuando los generadores se apagaron.
— ¿No significan nada para ti?
—No. Nada significa una mierda para mí.
— ¿Nada?
Zarek hizo una pausa al verla arrodillarse al lado de él. Sus mejillas estaban irritadas, la piel ya no estaba suave y protegida como había estado cuando la despertó en su cabaña. Tenía la mirada fija sobre su hombro, pero él supo que era así porque no estaba realmente segura de dónde él estaba.
Sus labios estaban ligeramente separados, su pelo desordenado.
En su mente podía verla entre sus brazos, sintiendo su piel resbalando contra la de él. Y en ese momento, hizo un descubrimiento sorprendente.
A él sí le importaba algo.
Ella.
Si bien ella le había mentido y engañado, no quería que se hiciera daño. No quería ver su piel delicada dañada por el clima extremo.
Ella debería estar protegida de tal dureza.
Cómo se odiaba por esa debilidad.
—No, Princesa –murmuró él, la mentira atascándose en su garganta. —No me preocupo por nada.
Ella extendió la mano para tocarle la cara. — ¿Esa mentira es para tu beneficio o el mío?
— ¿Quién dice que es una mentira?
—Yo, Zarek. Para un hombre que no le importa nada, has hecho un gran esfuerzo para asegurarte que estoy a salvo —ella le sonrió. —Te conozco, Príncipe Encantado. Yo realmente veo que hay dentro de ti.
—Estas ciega.
Ella negó con la cabeza. —No tan ciega como tú.
Luego ella hizo la cosa más inesperada de todas. Se inclinó hacia delante y capturó sus labios con los de ella.
Algo dentro de él se hizo pedazos ante el contacto, ante la sensación de sus dulces labios húmedos. De su lengua tocando la de él.
Éste no era un sueño.
Esto era real.
Y era maravilloso. Tan buena como había sabido ella antes, era mucho mejor ahora.
La aplastó contra él, asumiendo el control del beso. Quería devorarla. Tomarla ahora mismo en el piso hasta que su erección se consumiera y saciara.
Pero si sus sueños eran un índice, entonces le llevaría más que un sólo acto sexual aliviar el fuego de su ingle.
Él podía amar a esta mujer durante toda la noche y todavía mendigar por más cuando la mañana llegara.
Astrid no podía respirar por la fiereza de su beso. El calor de su cuerpo prendió fuego al de ella.
Él era verdaderamente indomable, su guerrero.
Él deslizó su mano fresca bajo su camisa hasta que pudo tomar su pecho. Ella tembló cuando sus dedos apartaron a un lado el encaje de su sostén a fin de que él pudiera pasar la palma contra su pezón dilatado.
Ella nunca había permitido que alguien la tocara así. Pero en verdad, ella había hecho un montón de cosas con él que nunca antes había hecho.
Toda su vida, había sido recatada y correcta. El tipo de mujer que vivía de acuerdo a las reglas y que nunca trató de romperlas o siquiera torcerlas.
Zarek liberó algo dentro de ella. Algo descabellado y maravilloso.
Algo inesperado.
Él se apartó de sus labios mientras su mano se movía más abajo, sobre su estomago, bajando hacia su cintura.
Tembló mientras le desabotonaba los pantalones, luego deslizó el cierre. En el sueño, aún había cierta protección de que no era real. De que todo era un sueño.
Esta noche la barrera había desaparecido. Una vez que él la tocara en este reino, no habría vuelta atrás.
¿Qué diablos? No había vuelta atrás para ella de cualquier manera. Nunca sería la misma.
— ¿Me dejarías joderte en mi piso, Princesa? —preguntó, su voz quebrada y profunda con hambre.
—No, Zarek –suspiró ella. —Pero puedes hacer el amor conmigo donde sea que quieras.
Tomo su mano en la de ella y la deslizó dentro de los pantalones, adentro de sus bragas de algodón.
La respiración de Zarek fue salvaje al abrir ella las piernas, incitándolo. La miró extendida sobre el piso. Su camisa arrugada estaba levantada, mostrando su estómago redondeado mientras su mano descansaba contra su ropa interior rosa claro. Delgados mechones de pelo se asomaban de abajo de la cinturilla mientras él masajeaba su montículo delicadamente.
Ella abrió la cremallera de sus pantalones, liberando su erección. Él no pudo moverse mientras lo tomaba entre sus cálidas manos.
Su cuerpo estaba en llamas, deslizó su mano a través de los rizos húmedos en la unión de sus muslos a fin de poder tocarla íntimamente mientras ella lo acariciaba.
Estaba tan mojada ya, sus labios inferiores hinchados, implorando por más. Sus manos lo masajearon, causándole que se endureciera al extremo del dolor.
Él deslizó sus dedos en su hendidura, deleitándose con el sonido de su quejido de placer.
Él hundió su cabeza en su pecho, para juguetear con su pezón. Lo chupó y probó, tomándose el tiempo para saborearla.
Queriendo más de ella, deslizar sus dedos dentro de ella, sólo para tocar algo que lo dejó estupefacto. Algo que no había estado allí en el sueño.
Se congeló.
Haciéndose para atrás, frunció el ceño al sentir su himen bajo el sondeo de sus dedos. — ¿Eres virgen?
—Sí.
Él maldijo y se alejó de ella.
—Eres una virgen —él repitió. — ¿Cómo diantre puedes ser virgen?
—Fácil. Nunca me he acostado con un hombre.
—Pero en mis sueños...
—Esos eran sueños, Zarek. Ese no era realmente mi cuerpo.
Su vista se oscureció. Los celos lo mordieron. Su pequeña ninfa había encontrado una maldita escapatoria. — ¿A cuántos hombres has jodido en tus sueños?
— ¡Eres un bastardo! –dijo ella enojada, levantándose hasta quedar sentada en el piso. — ¡Si pudiera encontrar tu cara, entonces te abofetearía!
Enojada, se enderezó la ropa y se alejó de él. Sus mejillas estaban ruborizadas, sus manos temblando, mientras continuaba maldiciendo a los dos entre dientes.
Fue ahí cuando él lo supo.
Ella no estaría así de enojada si fuera culpable de lo que le había dicho.
Ella nunca había estado con otro hombre.
Sólo con él.
Ese conocimiento lo devastó.
Él no podía comenzar a entender porque ella le ofrecería algo que no había ofrecido a nadie más.
No tenía sentido en su mundo.
— ¿Por qué quieres estar conmigo?
Ella hizo una pausa al vestirse y miró furiosamente en su dirección. —No tengo idea. Eres malhumorado. Grosero. Aborrecible. Nunca en mi vida vi a alguien más maleducado y… y… irritante. No respetas a nadie, ni siquiera a ti mismo. Todo lo que puedes hacer es provocar, provocar, provocar. Ni siquiera sabes ser feliz.
Astrid abrió la boca para continuar, pero se detuvo al darse cuenta del tono de voz de Zarek cuando le planteó la pregunta.
Había sido amablemente indagatorio. No acusatorio.
Sobre todo, había provenido muy profundamente de dentro de él.
Y así que le contestó desde su corazón.
— ¿Quieres saber la verdad, Zarek? Quiero estar contigo porque hay algo en ti que me pone caliente y me estremece. Cuando te siento cerca de mí, quiero extender la mano y tocarte. Deslizarte dentro de mí a fin de poder mantenerte cerca y decirte que todo va a estar bien. Que no voy a dejar que nadie te lastime.
—No soy un niño –dijo él enojado.
Astrid extendió la mano a través de la oscuridad y encontró su mano en el piso delante de ella. La tomó entre las de ella y la sostuvo fuertemente.
—No, no eres un niño. Nunca lo fuiste. Se supone que los niños deben ser protegidos y cuidados. Nunca nadie te abrazó cuando llorabas. Nadie alguna vez te consoló. Nunca te contaron historias o hicieron que te rieras cuando estabas triste.
La tragedia de su vida tuvo mayor alcance para ella en ese momento, penetrando en su corazón, haciéndole querer llorar por toda la injusticia que había recibido.
Las cosas que ella había dado por supuesto cuando niña, le habían sido negadas a él. Amistad, felicidad, familia, regalos. Y sobre todo, amor.
Su vida había sido tan injusta.
Ella arrastró su mano por su brazo musculoso, para enterrarla en su pelo a fin de poder acariciar su cuero cabelludo.
—Has el amor conmigo, Zarek. No puedo quitar tu pasado, pero te puedo abrazar ahora. Quiero compartir mi cuerpo contigo, aún si es sólo por poco tiempo.
La tiró con fuerza contra él y la besó apasionadamente. Ella gimió, arqueando su espalda mientras la colocaba en el piso.
Astrid pateó sus zapatos, luego removió sus pantalones y bragas. Se quitó de encima la camisa y desabrochó su sostén.
Debería estar avergonzada, ya que nunca se había desnudado delante de alguien. Nunca había estado desnuda cuando los demás estaban vestidos.
Pero ella no estaba avergonzada.
Se sentía poderosa con él. Femenina. Sabía que él la deseaba y ella sólo deseaba complacerlo.
Ella yacía recostada contra su piso helado.
Zarek fascinado, no podía moverse al ver a Astrid doblar las rodillas y abrir las piernas en invitación.
Sus pezones estaban arrugados de frío y de deseo. Su pelo estaba suelto, derramado sobre sus hombros, y sus manos descansaban sobre su estómago.
Pero era su centro en donde él clavó los ojos. Ella estaba ya mojada para él, su cuerpo abotagado con necesidad igual que estaba el de él.
—Tengo frío, Zarek –murmuró ella. — ¿Me calentarías?
Él debería levantarse y dejarla allí así.
Él no podía.
Nunca nadie le había ofrecido un regalo tan precioso.
Nadie sino Astrid.
Él agarró las mantas de su jergón y la cubrió con ellas. Se quitó sus ropas, luego se unió a ella. Separando sus muslos aún más, se tomó un momento para mirar la parte mas privada de su cuerpo.
Ella era tan bella.
Recorrió con sus dedos su abertura, haciéndola temblar aún más bajo el calor de las pieles. Usando sus pulgares, le separó los labios y entonces bajó la cabeza para tomarla en su boca.
Astrid se quedó sin aliento al sentir la lengua de Zarek recorriéndola. Él lamió y probó, mientras su respiración le calentaba el trasero.
Sus manos calientes tomaron sus caderas, jalándola más cerca a su boca y a la áspera piel de su cara.
Él gimió como si el sabor de ella fuese paradisíaco. Relamiéndose los labios, Astrid se estiró hasta ahuecar su cara en sus manos mientras le daba placer.
Su corazón martilló al sentir su mandíbula moviéndose bajo sus manos.
En sus sueños su toque había sido increíble, pero en la realidad era mucho más intenso.
Mucho más satisfactorio.
Su cabeza giró mientras su corazón se aceleraba. El éxtasis desenfrenado bailó a través de ella y la dejó pronunciando su nombre al presionarse a sí misma más cerca de sus labios.
Y cuando ella se corrió, gritó, sosteniendo su cabeza contra ella, mientras su cuerpo se desintegraba en mil chispas de placer.
Él continuó lamiéndola y probándola hasta que lloriqueó de placer.
Zarek se hizo para atrás para verla jadeando en el piso. La parte superior estaba cubierta de pieles y mantas, pero la parte inferior estaba al descubierto, resplandeciendo en la suave luz de la linterna, con la combinación de sus jugos con los de él.
Su cara estaba excitada, sus ojos brillantes.
Él nunca había tenido a una mujer en su cabaña antes. Más especialmente, una desnuda.
Él apartó las mantas. Ella se quedó sin aliento al sentirlas raspar sus pechos abotagados, sensibles. Zarek se aparto sólo el tiempo suficiente para quitarse las ropas.
Ella lo alcanzó mientras extendía su cuerpo sobre el de ella y dejaba que su calor lo calentara.
Zarek gruñó al rozar sus pezones duros con su pecho. La punta de su pene presionando contra los vellos húmedos entre sus piernas.
Astrid los cubrió a ambos con las mantas otra vez y lo acunó con su cuerpo.
Dioses, qué bien la sentía bajo él, en esta forma. Cara a cara. Sus piernas envueltas alrededor de su cintura. Sus manos acariciando su espalda desnuda.
Inclinó la cabeza y la besó, explorando su boca con la lengua.
Pero no era su boca lo que quería penetrar...
Arrastró su mano por su brazo hasta que pudo entrelazar sus dedos con los de ella. Sosteniendo sus manos encima de sus cabezas, él hizo más hondo el beso.
Astrid tragó al sentir a Zarek levantar su peso, dejando todo su lujurioso, ondulante cuerpo masculino sobre el de ella.
Presionó la punta de su pene contra su centro. Ella arqueó la espalda, esperando que la llenara.
Él hizo más hondo su beso y, con un empuje se deslizó profundamente en su interior.
Astrid se encogió y lloriqueó ante la punzada de dolor que pasó sobre su placer.
Zarek se salió inmediatamente. — ¿Oh, Dios mío, Astrid, te lastimé? Lo siento. No sabía que iba a doler.
Su arrepentimiento fue tan inmediato y sincero que la dejó aún más estupefacta que el dolor.
Las disculpas y Zarek eran dos cosas que iban tan juntas como los puercos espines y los globos.
Obviamente, él no sabía lo que ella sí.
—Está bien –dijo ella, besándolo hasta que se relajó. —Se supone que duele la primera vez.
—No me dolió la primera vez que lo hice. Créeme.
Ella se rió de eso. —Es cosa de mujeres, Príncipe Encantado. Está bien, de verdad.
Ella bajó la mano por su cuerpo y lo encontró todavía duro y latiendo. Él gimió profundamente en su garganta mientras ella lo acariciaba.
Mordiéndose los labios, lo dirigió hacia ella.
Él se tensó, rehusándose a dejar que ella lo atrajese a su nido. —No quiero lastimarte.
La alegría la llenó. —No lo harás, Zarek. Te quiero dentro de mí.
Él vaciló algunos minutos más antes de deslizase lentamente en ella otra vez.
Ambos gimieron.
Astrid arqueó su espalda ante la increíble percepción intensa y dura de él en su interior. Él era tan grande. Tan dominante.
Ella subió y bajó sus manos sobre sus hombros y musculosa espalda.
Lo único que haría esto más perfecto sería poder ver en sus ojos mientras la amaba. Eso era lo único que ella extrañaba de tenerlo en sus sueños. Si bien la sensación de él era más intensa ahora, ella deseaba poder verlo otra vez.
Gimiendo su nombre, él enterró sus labios en su garganta, raspando su piel con sus colmillos mientras la penetraba lentamente, enérgicamente.
El corazón de Zarek latía a gran velocidad mientras saboreaba la calidez, la humedad de ella. Dejó que la suavidad de su cuerpo lo apaciguara.
Su toque era el paraíso. Lo era en el sonido de su nombre en los labios de ella.
Ni siquiera una vez soñó que tomar a una mujer de esta forma, lo podía hacer sentir como ella lo hacia.
Ella ahuecó su cara entre sus manos.
— ¿Qué estas haciendo? –murmuró él.
—Quiero verte.
Él colocó su mano encima de la de ella y luego giró su cara a fin de poder besarle la palma abierta.
Astrid se derritió ante la ternura de sus acciones mientras se movía despacio y duro contra ella. Su barba pinchaba sus manos, pero sus labios eran suaves, tiernos.
Era como una pantera domesticada. Una que todavía era salvaje en el corazón pero que podía venir y acariciar con la nariz tu mano siempre que tuvieras cuidado de él y no te movieras demasiado rápido.
Se inclinó hacia delante sobre ella y enterró sus labios contra su cuello. Ella tembló al pasar sus manos sobre su fuerte espalda, hasta sus caderas.
Cómo amaba esa percepción de él allí. La percepción de sus caderas empujando contra las de ella.
Rodeándolo, trajo las manos hacia delante, y las deslizó entre sus cuerpos. Sus vellos raspaban su piel mientras ella rodeaba su mojado pene con las manos a fin de poder sentirlo deslizándose dentro y fuera de ella.
Zarek contuvo la respiración mientras ella lo tocaba cuando él la penetraba. Oh, la dulzura de sus manos sobre él...
La besó mientras ella exploraba en donde se unían, y cuando ella delicadamente apretó sus testículos gruñó al acercase peligrosamente al orgasmo.
—Tranquila, Princesa –susurró, apartándole las manos. —No quiero correrme aún. Quiero sentirte por un poco más de tiempo.
Astrid sonrió por sus palabras roncas. Él le sostenía los brazos por encima de la cabeza y sumergió la suya para pellizcarle suavemente su pecho.
Cómo amaba a este hombre.
Sus defectos, irritabilidad y todo.
—Soy toda tuya, cariño –murmuró ella. —Tómate tu tiempo.
Y él lo hizo. Besó cada centímetro de ella que pudo alcanzar mientras todavía estaba dentro de ella.
El efecto de cada caricia tierna estaba intensificado porque ella era consciente de la rareza del gesto. Éste no era un hombre que se abrazara con cualquiera. Él no se iba voluntariamente con cualquier mujer que le sonriera.
Él era su zorro que sólo dejaba su guarida cuando oía el sonido de sus pasos.
Ella sola lo había domesticado.
Él nunca pertenecería a nadie en la forma que le pertenecía a ella.
Astrid se corrió otra vez pronunciando su nombre.
Zarek aceleró sus embates y se unió a ella en el éxtasis, su cabeza dando vueltas.
Él yació jadeando y débil sobre ella, escuchando el latir de su corazón contra su pecho.
No había ningún lugar que él quisiera estar más que con ella, dejando que el olor de su piel dulce y sudorosa lo arrullara y serenara.
Nunca había estado tan caliente. Tan saciado.
Tan feliz.
Todo lo que quería era yacer aquí desnudo con ella y olvidarse completamente del resto del mundo.
Desgraciadamente, era la única cosa que no podía hacer.
Besándola dulcemente, se echó hacia atrás. —Deberíamos vestirnos. No sé si Thanatos vendrá aquí, pero apuesto que lo hará.
Ella asintió con la cabeza.
Zarek vaciló al ver la sangre en sus muslos, ya que le había roto su himen.
Apretando los dientes, se dio media vuelta, avergonzado del hecho de haberla tomado en el piso como un animal después de todo. Ella no merecía esto.
Ella no lo merecía a él.
¿Qué había hecho?
La había arruinado.
Ella se sentó y tocó su hombro. La sensación de eso lo desgarró, atravesándolo. Era familiar.
Era sublime.
¿Entonces por qué le hacía doler el estómago?
— ¿Zarek? ¿Algo está mal?
—No —mintió incapaz de decirle lo que pensaba. Ella nunca debería haber yacido con alguien como él. Estaba tan por debajo de ella que no merecía su bondad.
Él no merecía nada.
Y aún así ella extendió la mano y lo tocó. No tenía sentido para él.
Ella apoyó su mejilla contra su espalda y rodeó su cintura con el brazo. Él apenas podía respirar al sentir como pasaba su mano sobre su pecho en un gesto reconfortante.
—No tengo arrepentimientos, Zarek. Espero que sientas lo mismo.
Él se apoyó contra ella y trató en no dejar que su corazón dolorido ensombreciera lo que habían compartido.
— ¿Cómo podría lamentar la mejor noche de mi vida? —se rió él amargamente al recordar todo lo que había ocurrido desde que Jess lo sacudiera hasta despertarlo. —Bien, excepto por el Terminator que va tras nosotros y la diosa que me quiere muerto y...
—Me hago una idea –dijo ella riéndose. Ella acarició con la nariz su cuello, enviando escalofríos sobre él. —Parece no haber esperanza, ¿no?
Él pensó en eso. –Sin esperanza significaba que alguna vez hubo ‘esperanza’. Y esa es otra palabra que no entiendo. La esperanza sólo existe para las personas que pueden elegir.
— ¿Y tu no?
Él jugueteó con una hebra de su rubio cabello. —Soy un esclavo, Astrid. Nunca he conocido la esperanza. Sólo hago lo que me dicen.
—Aún así nunca la tuviste.
Eso no era exactamente cierto. Como humano, nunca se había atrevido a abrir la boca para protestar por algo. Había tomado paliza tras paliza, degradación tras degradación, y no había hecho nada.
Fue solamente como Cazador Oscuro que había aprendido a pelear.
— ¿Piensas que Sasha está bien?
Su cambio brusco de tema lo asombró. —Lo creo. Jess es un genio con los animales. Incluso los Katagaria.
Ella se rió de eso. –Por qué creo, Zarek, que estás aprendiendo a reconfortar a alguien después de todo. Medio esperaba que dijeras que estabas deseando que yaciera en una zanja en alguna parte.
Él miró hacia abajo, a su mano pequeña sobre su piel, descansando simplemente sobre su corazón. Era cierto. Ella lo había domesticado.
Cambiado.
Y lo asustó más que el monstruo que estaba fuera para matarlos.
Podía tratar con Thanatos, pero con estas emociones...
Él estaba indefenso ante ella.
—Si, pues bien, con suerte él estará más allá de toda ayuda.
Ella se rió de eso, luego lo besó suavemente en la espalda. Ella se apartó para vestirse.
Zarek la observaba, su corazón martillaba. ¿Que había en ella que lo hacia querer ser algo más que lo que él era?
Por ella, él realmente quería ser bueno. Amable.
Humano.
Cosas que él nunca había sido.
Forzándose a parase, lanzó sus ropas viejas en el basurero y sacó nuevas de su ropero. Al menos ya no tendría el agujero en la parte trasera de su abrigo. Le tomó un par de minutos ponerle una de sus viejas parkas.
— ¿Qué es esto? —preguntó ella mientras él se la acomodaba sobre los hombros.
—Te mantendrá más caliente que tu abrigo.
Ella pasó los brazos por las mangas demasiado largas mientras él recogía guantes, gorros, y bufandas para ellos.
— ¿Adónde vamos? ¿No amanecerá pronto?
—Sí, y ya lo verás. En cierto modo.
Una vez que él la vistió apropiadamente y se hubo puesto sus botas aislantes, movió a un lado la estufa a leña a fin de poder alcanzar la puerta trampa que estaba abajo de ésta.
Él ayudó a bajar Astrid por el hueco, luego descendió tras ella y cerró la puerta. Usando su telequinesia, hizo retroceder la estufa a leña.
— ¿En dónde estamos?
—En los túneles.
Zarek encendió su linterna. Estaba más oscuro que una tumba aquí abajo y más frío que el infierno. Pero estarían seguros. Por un tiempo, al menos.
Si Thanatos regresaba durante el día, él no sabría de este lugar. Nadie sabía.
— ¿Qué son los túneles?
—Abreviando, mi aburrimiento. Después de tuve tallada mi cabaña, empecé a excavar debajo de ella. Calculaba que me daría más espacio para moverme durante el verano, y no es tan caliente aquí abajo en el verano o tan frío en el invierno. Sin mencionar que siempre estuve paranoico de que Acheron viniera a matarme algún día. Quería una ruta de escape de la cual él no supiera.
—Pero la tierra esta sólidamente congelada. ¿Cómo te las arreglaste?
—Soy más fuerte que un humano y tuve novecientos años para trabajar en esto. Estar atrapado y aburrido tiende a las personas a hacer cosas dementes.
— ¿Como tratar de cavar un túnel a China?
—Exactamente.
Él la condujo por el corredor estrecho hacia un cuarto pequeño donde tenía armas almacenadas.
— ¿Nos quedaremos acá durante el día?
—Puesto que no quiero arder espontáneamente por el sol, pienso que es la cosa más segura de hacer, ¿no crees?
Ella asintió con la cabeza.
Una vez que él tuvo tanta potencia de fuego como podía cargar, la llevó al final del túnel más largo. La puerta trampa encima de ellos conducía al denso bosque que rodeaba la cabaña. Sería un lugar seguro del que salir después del anochecer.
— ¿Por qué no te adelantas y duermes un poco? –dijo él.
Sin pensar, se quitó de encima su parka de buey almizclero y le hizo una pequeña cama en el piso.
Astrid comenzó a protestar, luego se contuvo. Los actos bondadosos eran ajenos a Zarek. Ella no iba a quejarse sobre su buen acto.
En lugar de eso, ella se acostó sobre su abrigo.
Pero él no hizo ningún movimiento para unirse a ella. Paseó alrededor del espacio limitado y pareció estar esperando que ella se durmiera.
Curiosa por ver que planeaba, cerró los ojos y fingió somnolencia.
Zarek esperó varios minutos antes de tomar el teléfono celular que Spawn le había dado. Subió las escaleras y abrió la puerta—trampa hacia el bosque a fin que el teléfono tuviera señal.
Se aseguró de no dejar entrar la luz del preamanecer.
Zarek no sabía si esto podía funcionar o no, pero tenía que intentarlo.
Marcó el número de Ash y apretó ‘llamar’.
—Vamos, Acheron —dijo susurrando. —Contesta el maldito teléfono.
Astrid yació en silencio, sabiendo que el teléfono celular nunca sornaría donde Ash estaba. Artemisa no lo permitiría.
Pero vamos, Artemisa no controlaba todo.
Usando sus limitados poderes, Astrid "ayudó" a la señal.
Ash se despertó de golpe en el mismo momento en que su teléfono sonó. Por costumbre, se dio vuelta en la cama para tratar de alcanzar su mochila, solo para recordar dónde estaba él y que no tenía permiso de contestar su teléfono mientras estuviese en el templo de Artemisa.
Pensándolo mejor, su teléfono no debería estar sonando. No era como si hubiera una torre en el Olimpo para llevar la señal.
Lo cuál quería decir que tenía que venir de Astrid...
Pero si Artemisa lo atrapaba hablando con la ninfa, entonces ella se enojaría mucho y reaccionaria violentamente retractándose de su acuerdo. No es que a él le importase lo que le hiciera a él, pero él no quería desatar el temperamento de Artemisa contra Astrid.
Apretando los dientes, sacó su teléfono y dejó que su casilla de voz respondiera mientras él escuchaba el mensaje.
Lo que oyó hizo que su vista se oscureciera.
No era Astrid. Era Zarek.
—Maldición, Acheron, ¿dónde estas? –gruñó Zarek, luego siguieron unos pocos segundos de silencio. —Yo…yo... necesito tu ayuda.
El estómago de Ash se contrajo al escuchar las cuatro palabras que nunca había esperado que Zarek pronunciase.
Debía estar realmente mal para que el ex—esclavo admitiera que necesitaba alguna cosa de alguien. Especialmente de él.
—Mira Acheron, yo sé que soy un hombre muerto y no me importa. No estoy seguro cuánto sabes de mi situación, pero hay alguien conmigo. Su nombre es Astrid y ella dice que es una ninfa de justicia. Esta cosa, Thanatos, está tras de mí y él ya ha matado a un Cazador Oscuro esta noche. Sé que si él coloca sus manos en Astrid, la matará, también. Tienes que protegerla por mí, Acheron… por favor. Necesito que vengas a buscarla y la mantengas segura mientras me enfrento a Thanatos. Si no lo quieres hacer por mí, entonces hazlo por ella. Ella no merece morir porque trató de ayudarme.
Ash se sentó en la cama. Sostenía el teléfono ferozmente apretado en su mano.
Él quería contestarle. Pero no se atrevió. La furia y el dolor emergieron a través de él.
Cómo se atrevía Artemisa a traicionarlo otra vez.
Maldita ella por esto.
Él debería haber sabido que ella no acorralaría a Thanatos como había prometido. ¿Qué era una vida más aniquilada para ella?
Nada. Nada tenía importancia para ella excepto lo que ella quería.
Pero a él le importaba. A él le importaba en un modo que Artemisa nunca comprendería.
—Estoy en mi cabaña con el teléfono de Spawn. Llámame. Necesitamos sacarla fuera de aquí tan pronto como sea posible.
El teléfono quedó muerto.
Ash arrojó hacia atrás las mantas y se puso sus ropas encima de su cuerpo. Furioso, tiró el teléfono en su mochila y abrió las puertas del dormitorio con estruendo.
Artemisa estaba sentada en su trono con su hermano gemelo, Apolo, parado frente a ella.
Ambos saltaron mientras él entraba.
No era extraño que Artemisa le hubiera dicho que él necesitaba descansar.
Ella sabía que era mejor no dejar que él y Apolo estuvieran en el mismo lugar. Se llevaban aun "mejor" que lo que lo hacían Artemisa y Simi.
Apolo cargó contra él.
Ash estiró la mano y devolvió el golpe al dios. —Mantente lejos de mí, niño brillo de sol. No estoy de humor para ti hoy.
Ash se dirigió hacia la puerta sólo para encontrarse a Artemisa bloqueando su camino otra vez. — ¿Qué haces?
—Me voy.
—No puedes.
—Salte de mi camino, Artemisa. En el humor que estoy, solo podría lastimarte si continúas parada allí.
—Juraste que te quedarías aquí por dos semanas. Si dejas el Olimpo, morirás. No puedes faltar a tu palabra, sabes eso.
Ash cerró los ojos y maldijo a la única minúscula cosa que había olvidado en su cólera. A diferencia de los dioses olímpicos, su juramento era obligatorio. Una vez que él pronunciaba un juramento, estaba atado a él por más que lo quisiera de otra manera.
— ¿Qué esta haciendo él aquí? —gruñó Apolo. —Me dijiste que él ya no vendría aquí nunca más.
—Cállate, Apolo —dijeron él y Artemisa al unísono.
Ash miró a Artemisa mientras ella daba un paso hacia atrás. — ¿Por qué me mentiste acerca de Thanatos? Me dijiste que había sido encerrado otra vez.
—No mentí.
— ¿No? ¿Entonces por que él anduvo suelto anoche en Alaska, matando a mi Dark Hunter, después que me dijiste que estaba encerrado otra vez?
— ¿Mató a Zarek?
Él frunció los labios. —Borra esa expresión de esperanza de tu cara. Zarek está vivo, pero alguien más fue asesinado.
Se le cayó la cara. — ¿A quién?
— ¿Cómo podría saberlo? Estoy pegado aquí contigo.
Ella puso tiesa por la forma en que él dijo eso. —Les dije a los Oráculos que lo encerraran después de que Dion lo liberara. Asumí que habían hecho eso.
— ¿Entonces quién lo dejó salir esta vez?
Ambos miraron a Apolo.
—No lo hice –dijo Apolo bruscamente. —Ni siquiera sé dónde alojas a esa criatura.
—Mejor que no lo hayas hecho –gruñó Ash.
Apolo le sonrió sarcásticamente. —No me asustas, humano. Te maté una vez, lo puedo hacer nuevamente.
Ash sonrió lentamente, fríamente. Eso fue entonces, esto era ahora, y ellos estaban en un dominio enteramente nuevo con un conjunto de reglas completamente nuevas que él daría cualquier cosa por presentárselas al dios. —Por favor has un intento.
Artemisa se paró entre ellos. —Apolo, vete.
— ¿Qué hay acerca de él?
—Él no es de tu incumbencia.
Apolo sintió como si ambos lo rechazaran. —No puedo creer que admitas a algo como él en tu templo.
Con su cara ruborizada, Artemisa miró a otro lado, demasiado avergonzada para decirle algo a su hermano.
Era lo que Ash esperaba de ella.
Avergonzada de él y su relación, Artemisa siempre había tratado de mantener a distancia a Ash de los otros olímpicos tanto como podía. Por siglos, los otros dioses supieron que él la visitaba. Las habladurías sobre lo que hacían juntos abundaban y sobre cuánto tiempo él se quedaba con ella, pero Artemisa nunca había confirmado una relación entre ellos. Nunca se había dignado a tocarlo en presencia de cualquier otra persona.
Lo molestaba que después de once mil años todavía fuera su sucio secreto. Después de todo lo que habían hecho, ella difícilmente tratara de mirarlo cuando otros estaban alrededor.
Y aun así ella lo tenía atado a ella y se rehusaba a dejarlo ir.
Su relación era enfermiza y bien que él lo sabía.
Desdichadamente, él no tenía opción en el asunto.
Pero si él alguna vez pudiera librarse de ella, correría tan rápido como pudiera. Ella lo sabía tan bien como él.
Era por eso que ella lo tenía agarrado tan apretadamente.
Apolo se inclinó a modo de burla. —Tsoulus.
Ash se puso rígido ante el antiguo insulto griego. No era la primera vez que él había sido llamado eso. Como un ser humano, él había respondido a eso provocadoramente, con un tipo de enfermo regocijo.
Lo único que realmente le dolió fue saber que once mil años más tarde, era igual de aplicable a él como lo había sido entonces.
Sólo que ahora él no disfrutaba del título.
Ahora lo hería intensamente en el alma.
Artemisa agarró a su hermano por la oreja y lo empujó hacia la puerta. —Vete –gruñó ella al empujarlo afuera y cerrar de un golpe la puerta.
Ella se volvió para enfrentar a Acheron.
Ash no se había movido. El insulto todavía ardía a fuego lento profundamente en su interior.
—Él es un idiota.
Ash no se molestó de contradecirla. Él estaba completamente de acuerdo.
—Simi, toma forma humana.
Simi flotó fuera de su manga para mostrarse al lado de él. — ¿Sí, akri?
—Protege a Zarek y Astrid.
— ¡No! –protestó Artemisa. —No la puedes dejar ir, podría decirle a Zarek todo lo que ocurrió.
—Entonces déjala. Es hora que él entienda.
— ¿Entender qué? ¿Quieres que sepa la verdad acerca de ti?
Ash sintió una ola atravesándolo y supo que sus ojos relampaguearon cambiando de plata a rojo. Artemisa dio un paso atrás, prueba suficiente de ello.
—Es la verdad sobre ti la que impedí que sepa –dijo Ash dijo entre dientes apretados.
— ¿Fue eso, Acheron? ¿Fue realmente acerca de mí o borraste sus recuerdos de esa noche porque tenías miedo de lo que él hubiera pensado de ti?
La ola se hizo más profunda.
Ash levantó las manos para silenciar a Artemisa antes de que fuera demasiado tarde y sus poderes asumieron el control de él. Había pasado demasiado tiempo desde la última vez que se había alimentado y él estaba demasiado volátil para controlarse.
Si continuaban peleando, no podría decir que sería capaz de hacer él.
Miró hacia Simi que esperaba al lado de él. —Simi, no hables con Zarek pero asegúrate que Thanatos no mate a ninguno de los dos.
—Dile que no mate a Thanatos, tampoco.
Ash comenzó a discutir, luego se detuvo. Ellos no tenían tiempo, ni él tenía el suficiente control sobre sí mismo. Si Thanatos mataba a Zarek y Astrid, entonces la vida sería bastante más complicada para todo el mundo.
—No mates a Thanatos, Simi. Ahora, vete.
—De acuerdo, akri, los protegeré —. Simi desapareció.
Artemisa estrechó sus ojos verdes en él. —No puedo creer que la enviases sola. Es peor que Zarek y Thanatos combinados.
—No tengo alternativa, Artie. ¿Has pensado en lo que ocurriría si Astrid muere? ¿Cómo piensas que sus hermanas reaccionarán?
—Ella no puede morir a menos que ellas lo decidan.
—Eso no es cierto y lo sabes. Hay algunas cosas sobre las que ni siquiera los Destinos tienen control. Y te aseguro que si tu mascota loca destruye a la hermanita amada, entonces demandarán tu cabeza por eso.
Ash no tuvo que decir nada más que eso. Porque si Artemisa perdía su cabeza, entonces el mundo que todos conocían se volvería algo verdaderamente aterrador.
—Iré a hablar con los Oráculos.
—Bien, has eso, Artie, y mientras estas en ello, mejor piensa en ir tras de Thanatos tu misma y traerlo a casa.
Ella frunció los labios. —Soy una diosa, no un criado. No voy a traer a nadie.
Ash se movió para parase tan cerca de ella que apenas el ancho de una mano los separaba. El aire entre ellos ondeó con sus poderes en pugna, con la ferocidad de sus crudas emociones. —Tarde o temprano, todos tenemos que hacer cosas que están por debajo de nosotros. Recuerda eso, Artemisa.
Él se alejó de ella y le dio la espalda.
—Sólo porque tú te vendes tan barato, Acheron, no significa que yo tenga que hacerlo.
Él se congeló, su espalda todavía hacia ella, mientras sus palabras lo desgarraban. Eran crueles y rudas. Estuvo a punto de maldecirla por eso.
Él no lo hizo y ella fue condenadamente afortunada por su control.
En lugar de eso, él habló serenamente, y escogió cada palabra deliberada, cuidadosamente. —Si yo fuera tú, Artie, rezaría por nunca obtener lo que verdaderamente te mereces. Si Thanatos mata a Astrid, ni siquiera yo seré capaz de salvarte.

JessicaGeeh
Otaku

Cantidad de envíos : 87
Escudo de Armas :
Puntos de Agradecimiento : 0
Fecha de inscripción : 02/08/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bailando con el diablo - Sherrilyn Kenyon.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:19 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.